lunes, 6 de julio de 2015

SANTORAL (audios): Santa María Goretti (6 de julio)




Oración

Señor Dios,
que eres fuerza de las almas inocentes
y te complaces en los corazones limpios,
tú que otorgaste a santa María Goretti
la palma del martirio en la edad juvenil,
concédenos, por su intercesión,
la constancia en tus mandamientos,
el perdonar a los que nos ofenden
y danos a nosotros también,
así como a esta virgen le diste
la victoria en el combate,
la posibilidad de que podamos
librar el nuestro,
tomados de la mano de María.
Por nuestro Señor Jesucristo,
tu Hijo y Señor Nuestro,
que vive y reina contigo en unidad
con el Espíritu Santo y es Dios.
Por los siglos de los siglos. Amén.

domingo, 5 de julio de 2015

EVANGELIO DOMINICAL: “Y se extrañó de su falta de fe”

Domingo XIV del tiempo ordinario
Ciclo B
Evangelio: Marcos 6,1-6

En aquel tiempo, Jesús fue a su patria, y sus discípulos le seguían. Cuando llegó el sábado se puso a enseñar en la sinagoga. La multitud, al oírle, quedaba maravillada, y decía: «¿De dónde le viene esto? y ¿qué sabiduría es ésta que le ha sido dada? ¿Y esos milagros hechos por sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?». Y se escandalizaban a causa de Él.

Jesús les dijo: «Un profeta sólo en su patria, entre sus parientes y en su casa carece de prestigio». Y no podía hacer allí ningún milagro, a excepción de unos pocos enfermos a quienes curó imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Jesús recorría las poblaciones de los alrededores, enseñando a la gente.

Palabra del Señor.


Este relato del Evangelio según san Marcos (6, 1-6) nos presenta a Jesús rechazado por sus coterráneos en Nazaret, la aldea donde se había criado y a la que regresa con sus discípulos. Teniendo en cuenta también los otros textos bíblicos de este domingo [Ezequiel 2, 2-5; 2 Corintios 12, 7b-10], meditemos sobre el sentido de lo que nos dice hoy la Palabra de Dios.

1. Sólo podemos conocer de verdad a las personas si superamos nuestros prejuicios

Lo primero que encontramos es la verificación de una realidad que no sólo corresponde a la época de Jesús, sino a toda la historia de la humanidad: los prejuicios siempre constituyen un muro que impide reconocer la verdad de las personas. Para aquellos paisanos, Jesús no podía ser más que el carpintero -o el hijo del carpintero, el hijo de José, como dicen respectivamente los textos paralelos de Mateo (13, 53-58) y Lucas (4, 16-30)-. Según Mateo y Marcos, Jesús era conocido también en su tierra como el hijo de María, y en ambos evangelios se habla de sus hermanos y hermanas. Esto último es objeto de polémica entre las diversas interpretaciones de los Evangelios. En la oficial de la Iglesia Católica el término se entiende como los parientes o como los “primos”.

Pero, más allá de tales discusiones, vale destacar la resistencia de los coterráneos de Jesús a creer en sus enseñanzas y sus milagros, precisamente porque lo habían visto crecer como miembro de una familia pobre y humilde. Este prejuicio los lleva a cerrarse a la acción iluminadora y sanadora de Jesús. El Evangelio de Juan también se refiere a esta actitud de rechazo, en un contexto mucho más amplio que el de Nazaret y que corresponde a todos los que decían creer en Dios y no acogieron su Palabra hecha carne: Vino a los suyos, y los suyos no lo recibieron (Juan 1, 11).                

2. No es posible experimentar la acción sanadora de Jesús sin una actitud de fe

Jesús, el “profeta” por excelencia, es incomprendido y rechazado por sus coterráneos. La frase de Jesús dio origen a un famoso refrán popular: Nadie es profeta en su tierra. Pero, ¿qué significa en este contexto ser “profeta”? En griego, este término corresponde al vocablo hebreo nabí, que quiere decir llamado. Los textos bíblicos lo aplican a la persona que habla y actúa por inspiración divina o en nombre de Dios, y  por eso es capaz no sólo de interpretar el sentido trascendente de las experiencias cotidianas, sino también de predecir los acontecimientos futuros. Esta última capacidad es con la que más se asocia hoy comúnmente el término, pero en el Evangelio su significado es el primero: “profeta” es quien que ha sido llamado por Dios para hablar y actuar en su nombre, como en el siglo VI antes de Cristo lo fue por ejemplo Ezequiel,  cuya vocación o llamamiento se narra en la  primera lectura de este domingo.

Como en aquel tiempo entre los habitantes de Nazaret, también hoy entre muchos que indagan sobre la vida de Jesús surge la cuestión acerca de qué tipo de formación tuvo durante su juventud. Resuena así la pregunta de sus paisanos: ¿Qué sabiduría es esa que le han enseñado? A juzgar por los relatos de los evangelistas, Jesús no parece haber salido de Nazaret antes de cumplir sus 30 años de edad. Sin embargo, no faltan quienes  intentan probar, no sólo que fue instruido en la comunidad de los esenios, establecida en el desierto cerca de la desembocadura del río Jordán, sino que incluso estuvo en la India, donde aprendió las doctrinas hindúes y budistas. Todas éstas son especulaciones.

Lo que sí podemos suponer es que debió tener una sólida formación humana y una instrucción muy completa en los contenidos religiosos del judaísmo. Pero lo más importante y que escapa a quienes se encierran en parámetros meramente humanos, es que en Él actuaba de manera especial y plenamente el Espíritu Santo, lo cual sólo iban a reconocer sus primeros discípulos gracias al don de la fe pascual después de la muerte y resurrección de Jesús.  

3. Sólo podemos recibir la fuerza de Cristo cuando reconocemos nuestra debilidad

“Muy a gusto presumo de mis debilidades, porque así residirá en mí la fuerza de Cristo”, escribe san Pablo en la segunda lectura, refiriéndose a lo que él llama simbólicamente una espina que lleva clavada en su carne, entendida aquí la “carne” como la condición material humana. Pablo no especifica cuál es esa “espina”.

Podría tratarse de una enfermedad, como también de una tentación o cualquier otro tipo de problema inherente a su propia realidad personal, con el que Pablo tuvo que enfrentarse constantemente durante el ejercicio de su apostolado. Pero lo que sí indica él es que esa debilidad lo lleva a reconocer humildemente la necesidad de la fuerza sanadora y salvadora del Señor, que le dice interiormente: “Te basta mi gracia; la fuerza se realiza en la debilidad”. Esas mismas palabras son también hoy para nosotros.

Gabriel Jaime Pérez, S.J.

EVANGELIO DOMINICAL (audios): 14º Domingo Tiempo Ordinario – Ciclo B

“Jesús en Nazaret”  (Mc 6, 1-6)

sábado, 4 de julio de 2015

DIÁLOGOS DE FE CON SAN JUAN PABLO II (audios): Fidelidad a la fe en Cristo recibida en el Bautismo



DÉCIMO SÉPTIMO PROGRAMA DEL CICLO


“San Pablo, tras narrar la historia de su conversión al Rey Agripa, agrega: “Desde ese momento, Rey Agripa, nunca fui infiel a esta visión celestial” (Hch 26, 19). La Iglesia, a pesar de las debilidades de algunos de sus hijos, siempre será fiel a Cristo y, apoyada en el poder de su Fundador y Cabeza –quien estará con sus discípulos hasta el fin del mundo– (cf. Mt 28, 20), seguirá proclamando el Evangelio y bautizando a los hombres en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Este proceso de progresiva maduración en la fe bautismal, que se ha llevado a cabo en la evangelización del mundo, debe madurar también en la vida de cada cristiano. Para esto debemos actualizar la memoria del propio bautismo. Ello nos dará ocasión de renovar nuestra fidelidad personal a la vocación cristiana que nace de ese sacramento.”

(San Juan Pablo II, Discursos en Argentina, 8 de abril de 1987, Salta).

viernes, 3 de julio de 2015

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS (audios): Él es nuestro mejor consuelo





















“Señor Jesús, tú eres el verdadero consuelo de los corazones angustiados. Sólo tú tienes palabras de vida eterna que dan consuelo y que dan paz. Cuando los intereses mundanos se diluyen, cuando los amigos terrenos nos abandonan, cuando la fuerza y la ilusión nos faltan, ¿a quién deberíamos ir, sino a Ti, fuente inagotable de todo consuelo?

Nada queremos saber de consuelos humanos, vanos, inseguros, pasajeros. Te necesitamos a Ti, Señor, únicamente a Ti buscamos y queremos que tu Corazón sea nuestro divino refugio y allí solamente encontrar nuestras fuerzas, esperanzas y alivio.

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confiamos, en vos nos refugiamos, de vos esperamos el dulce consuelo que cure nuestras heridas y nos de la fuerza de empezar cada día, como si fuese el primero, como si fuese el último, como si fuese el único. Amén.”

SANTORAL (audios): Santo Tomás, Apóstol (3 de julio)




Oración a Santo Tomás, Apóstol

Dios todopoderoso, concédenos celebrar
con alegría la fiesta de tu apóstol santo Tomás;
que él nos ayude con su protección,
para que tengamos en nosotros vida abundante
por la fe en Jesucristo, tu Hijo, a quien tu apóstol
reconoció como su Señor y su Dios, exclamando:
¡"Señor mío y Dios mío"!.
Que vive y reina contigo,
por los siglos de los siglos.
Amén.

jueves, 2 de julio de 2015

IGLESIA HOY: Los padres de Santa Teresita serán canonizados durante el Sínodo de la Familia

El papa Francisco presidió, el 27 de junio, un Consistorio ordinario Público para la canonización de cuatro beatos, entre ellos Louis Martin y Zelie Guérin, padres de Santa Teresa de Lisieux.

El Santo Padre decretó que sean inscritos en el libro de los santos el próximo 18 de octubre. La canonización de los padres de Santa Teresita tendrá lugar en pleno Sínodo Ordinario de la Familia, que se celebrará del 4 al 25 de octubre y será, la primera vez en la historia de la Iglesia que los integrantes de un matrimonio son canonizados en la misma ceremonia.

Precisamente, el Sínodo lleva como tema principal “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y el mundo contemporáneo”.

De hecho, en la Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos que se celebró en Roma del 5 al 19 de octubre de 2014 sobre el tema “Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización”, estuvieron presentes las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús y las de sus padres, para que inspirasen los trabajos de reflexión.

Un matrimonio santo

Louis Martin nació en Burdeos (Francia) el 22 de agosto de 1823 y falleció en Arnières-sur-Iton (Francia) el 29 de julio de 1894. Maria Zelie Guérin nació en San Saint-Denis-Sarthon (Francia) el 23 de diciembre de 1831 y falleció en Alençon (Francia) el 28 de agosto de 1877.

Fueron beatificados el 19 de octubre de 2008 por el entonces papa Benedicto XVI. Santa Teresita de Lisieux es la Patrona de las misiones y fue proclamada doctora de la Iglesia por el papa san Juan Pablo II en 1997.

Casados en 1858, Louis y Zelie tuvieron nueve niños, de los cuales cuatro murieron en la infancia y cinco siguieron la vida religiosa.

El milagro por el que serán elevados a los altares los padres de Santa Teresa de Lisieux tiene como protagonista a Carmen, una niña que nació en Valencia (España) en 2008.

Durante el embarazo, la madre de Carmen tuvo numerosos problemas. Después de muchos cuidados, la niña nació a los seis meses de gestación y con graves complicaciones.

Las primeras palabras de la partera fueron “hay que esperar lo peor”. La niña tenía una hemorragia ventricular de grado 4 (sangrado severo en el cerebro). “Comenzó con una hemorragia cerebral pero se complicó con los pulmones, el corazón”, recuerdan los padres.
Carmen no respondía a los tratamientos médicos, por lo que temían su muerte. Sin embargo, como la pequeña nació en la Fiesta de Santa Teresa de Ávila, el padre decidió pedirle a Santa Teresa que intercediera por ella.

Acudió a uno de los conventos que las Carmelitas Descalzas tienen cerca de la ciudad y a través de un intercomunicador las contó la situación y pidió que rezasen por Carmen. El domingo siguiente regresó con su mujer a Misa y volvieron a pedir el rezo de las religiosas, quienes, días más tarde y ante el empeoramiento del estado de salud de la niña, sugirieron pedir la intercesión de Lois y Zelie, padres de Santa Teresita.

Las Carmelitas pensaron que quizás se obrase el milagro, como sucedió con el niño de Milán (Italia) que se curó milagrosamente y gracias al cual fueron beatificados.

Finalmente, Carmen se sanó de manera milagrosa y los diferentes médicos confesaron que se trata de “algo extraordinario”.

La hermana “rebelde”, también próxima beata

La causa de beatificación de Leonia Martin, la tercera hija de Louis y Zelia y hermana de Santa Teresita del Niño Jesús, comenzó a estudiarse recientemente, según anunció el Obispo de Bayeux-Lisieux (Francia), Mons. Jean-Claude Boulanger.

Religiosa de la Orden de la Visitación, Leonia fue una niña frágil, insegura, e introvertida, que dio más de un dolor de cabeza a sus padres y que también luchó por vivir su vocación a la vida religiosa.

Actualmente la causa se halla en su proceso histórico –la recogida de todos los textos relacionados con su vida–, y antes de iniciarse oficialmente, el Obispo de Bayeus-Lisieux debe recibir el nihil obstat, la aprobación oficial de la Iglesia Católica desde el punto de vista moral y doctrinal que otorga la Congregación para las Causas de los Santos.

miércoles, 1 de julio de 2015

INTENCIONES DEL PAPA: Mes de JULIO de 2015

Queridos amigos y hermanos del blog: el Santo Padre Francisco indica para cada año y para cada mes, cuales son las intenciones generales y misioneras de la Iglesia en todo el mundo, por las que quiere que se ore. Éstas intenciones las confía al Apostolado de la Oración, quienes propagan en el mundo entero la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, a fin de que éste las difunda con la mayor amplitud posible. Les comparto ahora las intenciones para este mes de julio de 2015 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Frederic Fornos, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración.


La INTENCIÓN UNIVERSAL para JULIO 2015 es: 

“Para que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad”.

COMENTARIO PASTORAL: Cuando hablamos de responsabilidad política, muchos pensamos en los gobiernos nacionales. Jesús parece más bien crítico acerca de ellos. Dice: "Como ustedes saben, los que se consideran jefes de las naciones actúan como dictadores, y los que ocupan cargos abusan de su autoridad. Pero no será así entre ustedes" (Mc 10, 42). A los fariseos y a las autoridades del templo en Jerusalén los juzga de la misma manera: "Preparan pesadas cargas, muy difíciles de llevar, y las echan sobre las espaldas de la gente, pero ellos ni siquiera levantan un dedo para moverlas” (Mt 23, 4). Mirando el mundo de hoy, ¿qué diría Jesús? Creo que repetiría las mismas palabras.

Podemos pensar en los bien conocidos dictadores y caudillos de África, China, Siria, Corea del Norte, y otros. Vemos líderes ricos extremadamente corruptos y una gran mayoría de pobres reprimidos. Las democracias occidentales son diferentes. Pero en ellas la gente juzga también a sus gobiernos de tener hambre de poder y de no cuidarse de los pobres. En Alemania hay un partido llamado UDC (Unión Demócrata Cristiana). Algunos dicen: Si los miembros de este partido fueran honestos, quitarían la C. A menudo se oye decir: Política y cristianismo son incompatibles. Desgraciadamente, sobre Economía y sus enormes empresas hay que decir lo mismo: otro campo de irresponsabilidad política.

El Papa Francisco lo pone en cuestión. Y tiene razón, por supuesto. La historia conoce muchos políticos y economistas genuinamente cristianos. Para ellos la política y el cristianismo van muy bien juntos. El Papa nos pide que creamos en el poder de la oración que puede hacer cambiar también a los otros políticos. Su ministerio, también, podría ser una "elevada forma de la caridad".

No es tarea fácil, ciertamente, pero ¡qué cambio no significaría para todo un país y para el mundo entero! Incluso el pequeño funcionario que tras su ventanilla nos fastidia, porque se cree un dios todopoderoso, puede cambiar mediante la oración. Este puede ser un buen punto de partida: rezar en vez de alimentar nuestra frustración e ira.

Otra idea práctica: Quizás podríamos formar un pequeño grupo de amigos. Discutamos qué político puede ser quien necesite más urgentemente de nuestras oraciones. Luego pidámosle al Señor que toque sus corazones.

Véase también otra cara para esta intención de oración: El Papa Francisco no cree en la oración sin acción. Nos llama a la oración y a la acción. Cada uno de nosotros tiene una cierta responsabilidad política: Como padre en una escuela, como feligrés, como trabajador en un municipio, como director de una empresa, etc. Dondequiera que estemos, podemos actuar de forma egoísta o bien crecer y trabajar por el bien común, siendo como políticos responsables. La oración por nosotros mismos nos permitirá actuar así. Nos guiará para servir al bien común, junto con los políticos "de oficio". Nos ayudará a no dejarnos llevar del oído, de conjeturas y de rumores, sino a investigar y actuar a partir de hechos. De este modo, toda nuestra vida será una "una elevada forma de caridad".

P. Konrad Landsberg, sj
Secretario Nacional del AO en Zimbabwe

La INTENCIÓN POR LA EVANGELIZACIÓN para JULIO 2015 es: 

“Para que, ante las desigualdades sociales, los cristianos de América Latina den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna”.


COMENTARIO PASTORAL: La intención evangelizadora del Papa para este mes nos pide un testimonio creíble de amor a los pobres y un compromiso real en la construcción de una sociedad más justa dónde se viva la fraternidad.

La desigualdad social de América Latina es profunda y generalizada. La región tiene los más altos niveles de desigualdad del ingreso en el mundo. Existen grandes brechas entre ricos y pobres con respecto a la prestación de servicios básicos y marcadas diferencias entre zonas urbanas y rurales, entre poblaciones indígenas y afrodescendientes y grupos blancos, entre hombres y mujeres. Sin embargo debe reconocerse que en las últimas dos décadas la región ha realizado algunos avances tanto en reducir la pobreza como en reducir las desigualdades, en cierta medida. Aunque hay datos alentadores falta mucho para llegar a construir una América Latina justa y fraterna, dónde los pobres, que son los preferidos de Jesús, puedan tener las necesidades básicas cubiertas y vivir dignamente, en relaciones de igualdad, con derechos y obligaciones ciudadanos para todos y todas, sea cual sea su origen social.

En este contexto de injusticia y desigualdad social, los que nos llamamos y queremos ser de verdad cristianos en América Latina, tenemos un gran compromiso que brota de la oración creyente en el Dios de Jesús y que nos lleva a jugarnos la vida por construir una sociedad dónde reine la justicia y el amor del evangelio. Ser cristiano es seguir a Jesús e identificarse con sus sentimientos, valores y estilo de vida en el contexto actual. Significa reconocerlo como el centro y Señor de nuestras vidas, en la construcción de su proyecto de que otro mundo es posible, formando una comunidad de amor que se deja guiar de su Espíritu. Ser cristiano en Latinoamérica es ser “Discípulos y Misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan vida.”, como nos dijo la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Aparecida.

La recreación del AO significa renovación y conversión en nuestro modo de ser cristianos. Ésta intención del Papa Francisco nos invita a formar una Iglesia pobre para los pobres, cómo nos dice él, profundizando una clara opción evangélica por los pobres, asumiendo la pluralidad de nuestras culturas, defendiendo la tierra y la ecología, para que demos testimonio creíble de que Dios es Dios de la vida y la esperanza.

Daniel de Ycaza Oehlke SJ, Director Nacional del AO en Ecuador
Fuentes: Christian Aid abril 2012. Ser cristiano en América Latina, de Víctor Codina SJ.
Documento Conclusivo de Aparecida, del CELAM, 2007.

martes, 30 de junio de 2015

SANTORAL (audios): Primeros Mártires Romanos (30 de junio)




Oración

Señor, Dios nuestro, que santificaste los comienzos de la Iglesia romana con la sangre abundante de los mártires, concédenos que su valentía en el combate nos infunda el espíritu de fortaleza y la santa alegría de la victoria en este mundo nuestro que hemos de llevar hasta Ti. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

lunes, 29 de junio de 2015

SANTORAL (audios): Santos Pedro y Pablo, Apóstoles (29 de junio)




Oración por el Papa Francisco

Oh Jesús, Rey y Señor de la Iglesia: renuevo en tu presencia mi adhesión incondicional a tu Vicario en la Tierra, el Papa.

En él Tú has querido mostrarnos el camino seguro y cierto que debemos seguir en medio de la desorientación, la inquietud y el desasosiego.

Creo firmemente que por medio de él tú nos gobiernas, enseñas y santificas, y bajo su cayado formamos la verdadera Iglesia: una, santa, católica y apostólica.

Concédeme la gracia de amar, vivir y propagar como hijo fiel sus enseñanzas.

Cuida su vida, ilumina su inteligencia, fortalece su espíritu, defiéndelo de las calumnias y de la maldad.

Aplaca los vientos erosivos de la infidelidad y la desobediencia, y concédenos que, en torno a él, tu Iglesia se conserve unida, firme en el creer y en el obrar, y sea así el instrumento de tu redención.

Amén.

domingo, 28 de junio de 2015

EVANGELIO DOMINICAL: ¿Hay vida después de la vida?

Domingo XIII del tiempo ordinario
Ciclo B
Evangelio: Marcos 5,21-43

En aquel tiempo, Jesús pasó de nuevo en la barca a la otra orilla y se aglomeró junto a Él mucha gente; Él estaba a la orilla del mar. Llega uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verle, cae a sus pies, y le suplica con insistencia diciendo: «Mi hija está a punto de morir; ven, impón tus manos sobre ella, para que se salve y viva». Y se fue con él. Le seguía un gran gentío que le oprimía.

Entonces, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años, y que había sufrido mucho con muchos médicos y había gastado todos sus bienes sin provecho alguno, antes bien, yendo a peor, habiendo oído lo que se decía de Jesús, se acercó por detrás entre la gente y tocó su manto. Pues decía: «Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, me salvaré». Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que quedaba sana del mal. Al instante, Jesús, dándose cuenta de la fuerza que había salido de Él, se volvió entre la gente y decía: «¿Quién me ha tocado los vestidos?». Sus discípulos le contestaron: «Estás viendo que la gente te oprime y preguntas: ‘¿Quién me ha tocado?’». Pero Él miraba a su alrededor para descubrir a la que lo había hecho. Entonces, la mujer, viendo lo que le había sucedido, se acercó atemorizada y temblorosa, se postró ante Él y le contó toda la verdad. Él le dijo: «Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad».

Mientras estaba hablando llegan de la casa del jefe de la sinagoga unos diciendo: «Tu hija ha muerto; ¿a qué molestar ya al Maestro?». Jesús que oyó lo que habían dicho, dice al jefe de la sinagoga: «No temas; solamente ten fe». Y no permitió que nadie le acompañara, a no ser Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegan a la casa del jefe de la sinagoga y observa el alboroto, unos que lloraban y otros que daban grandes alaridos. Entra y les dice: «¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no ha muerto; está dormida». Y se burlaban de Él. Pero Él después de echar fuera a todos, toma consigo al padre de la niña, a la madre y a los suyos, y entra donde estaba la niña. Y tomando la mano de la niña, le dice: «Talitá kum», que quiere decir: «Muchacha, a ti te digo, levántate». La muchacha se levantó al instante y se puso a andar, pues tenía doce años. Quedaron fuera de sí, llenos de estupor. Y les insistió mucho en que nadie lo supiera; y les dijo que le dieran a ella de comer.

Palabra del Señor.


Tratemos de descubrir el sentido de este relato (Marcos 5, 21-43), teniendo en cuenta también la primera lectura (Sabiduría 1, 13-15; 2, 23-24) y el Salmo 30 (29). La segunda lectura (2 Corintios 8, 7. 9. 13-15) es significativa por la exhortación del apóstol Pablo a compartir los bienes materiales como compartimos la fe en Jesucristo.

1. Jesús le dice al jefe de la sinagoga: -No temas, basta que tengas fe.

Jairo, cuyo nombre en hebreo significa el que fue iluminado, dirigía la sinagoga de Cafarnaúm, ciudad de Galilea situada junto al lago de Tiberíades. La “sinagoga” (término griego derivado del hebreo beit knéset –casa de oración–), era entonces y sigue siendo hoy para los judíos un recinto destinado a escuchar la sagrada escritura, a orar y a recibir la instrucción acerca de las prescripciones morales y rituales.

Ante la noticia que le dan a Jairo de la muerte de su hija, Jesús lo invita a no desanimarse a pesar de este hecho que nubla sus esperanzas. Las palabras “no temas, basta que tengas fe”, son dirigidas también a nosotros, especialmente en las situaciones en las que se nos oscurece el horizonte. Una enseñanza de Jesús consignada en otro pasaje de los evangelios dio origen al refrán “la fe mueve montañas”. La invitación del Señor a tener fe se constituye así en el mensaje central de su palabra en este domingo.

2. Jesús les dice a quienes lloran: -La niña no está muerta, está dormida […]. Luego entra donde está la niña, la toma de la mano y le dice: […] Levántate.

Los relatos de milagros de resucitación obrados por Jesús durante su vida terrena (el de la hija de Jairo, el del hijo de la viuda de Naím y el de su amigo Lázaro) -como también los de aquellos que habían sido realizados por los profetas Elías y Eliseo y son narrados en el primer libro de los Reyes del Antiguo Testamento, y los que cuenta el libro de los Hechos de los Apóstoles que realizaron san Pedro y san Pablo-, difieren del misterio de la resurrección gloriosa a una vida eterna. La vida terrenal de esas personas, después de haber sido revivificadas, iba a terminar algún día como sucede con todos los seres humanos. Sin embargo, todos podemos tener la esperanza en una vida eterna después de nuestra existencia en este mundo, y éste es precisamente el núcleo del mensaje pascual de la resurrección de Cristo, prenda de nuestra resurrección futura.

Jesús dice que la niña no está muerta, sino dormida. No ocurre exactamente lo mismo con el hijo de la viuda en el pueblo Galilea llamado Naím, pero sí le dice “levántate” (Lucas 7, 12-1-15). Luego comentará con respecto a su amigo Lázaro el de Betania: “Nuestro amigo Lázaro se ha dormido, pero voy a despertarlo” (Juan 11, 11). La Iglesia emplea también en su liturgia la metáfora del sueño para referirse a la muerte, cuando por ejemplo al rezar por los difuntos en la Misa decimos: “Acuérdate también Señor de nuestros hermanos y hermanas que durmieron en la esperanza de la resurrección”. Pero esta metáfora se aplica a quienes han pasado de esta vida a la eternidad, por cuyo “descanso eterno” le rogamos al Dios que “creó al ser humano para la inmortalidad y lo hizo a imagen de su propio ser”, como dice la primera lectura.

El relato de la resucitación de la hija de Jairo en el Evangelio de este domingo, nos invita a reconocer con fe el poder creador y renovador de Dios, que se manifiesta presente en Jesús, en quien actúa el Espíritu Santo, “Señor y dador de vida”, como lo llama la fórmula extensa del Credo. Animados por la fe en este poder del Dios que da la vida, podemos decir, a pesar de la experiencia dolorosa de la muerte, la frase del Salmo: Cambiaste mi luto en danzas. Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre.

3. ¿Vida después de la vida?

Los tres relatos evangélicos de resucitación, así se trate de muertes reales como también insisten los evangelistas en declararlo, nos presentan hechos de reanimación o revivificación después de experiencias que podrían ser asimiladas a las que presentan las narraciones contemporáneas de personas que han “vuelto a la vida” y dicen que Dios “les ha dado una segunda oportunidad”.

No son pocos los relatos de quienes han tenido la llamada “experiencia del túnel”, después de haber sido declarados clínicamente muertos o de haber sufrido estados de catalepsia, o de haberse detenido por un tiempo considerable los latidos de sus corazones, y “han vuelto a la vida”. Tales relatos tienen en común la vivencia de una especie de túnel oscuro y una luz al final que atrae a quien deja la vida material. Lo que subyace a tales experiencias es la pregunta por el misterio de la muerte.

¿Cómo afrontar este misterio? La respuesta nos la ofrece Jesús: “No temas, basta que tengas fe”. Dejemos que esta frase del Señor de la vida se convierta en un aliento de esperanza en medio del dolor que nos produce la separación de nuestros seres queridos que parten de este mundo -incluso aunque no regresen a la vida material como ocurrió en el caso de la hija de Jairo  o en otros casos de resucitación-, y ante el temor que nos produce la certeza de que también nosotros algún día vamos a morir. Y pidámosle constantemente que fortalezca en nosotros la fe en el paso, después de esta vida material, a una vida nueva en la eternidad para participar plenamente de la gloria de Jesucristo resucitado.

Gabriel Jaime Pérez, S.J.

EVANGELIO DOMINICAL (audios): 13º Domingo Tiempo Ordinario – Ciclo B

“La hija de Jairo” (Mc 5,21-43) 

sábado, 27 de junio de 2015

SANTORAL (audios): San Cirilo de Alejandría (27 de junio)




Oración de San Cirilo de Alejandría 
a María, Madre de Dios 
- Pronunciada en el Concilio de Éfeso -

 Te saludamos, María, Madre de Dios, tesoro digno de ser venerado por todo el orbe, lámpara inextinguible, corona de la virginidad, trono de la recta doctrina, templo indestructible, lugar propio de aquel que no puede ser contenido en lugar alguno, madre y virgen, por quien es llamado bendito, en los santos Evangelios, el que viene en el nombre del Señor. 

Te saludamos a ti, que encerraste en tu seno virginal a aquel que es inmenso e inabarcable; a ti, por quien la Santa Trinidad es adorada y glorificada; por quien la cruz preciosa es celebrada y adorada en todo el orbe; por quien se alegran los ángeles y arcángeles; por quien son puestos en fuga los demonios; por quien el diablo tentador cayó del cielo; por quien la creatura, caída en el pecado, es elevada al cielo; por quien toda la creación, sujeta a la insensatez de la idolatría, plega al conocimiento de la verdad; por quien los creyentes obtienen la gracia del bautismo y el oleo de la alegría; por quien han sido fundamentadas las iglesias en todo el orbe de la tierra; por quien todos los hombres son llamados a la conversación. 

Y ¿qué más diré? Por ti el hijo unigénito de Dios ha iluminado a los que vivían en tinieblas y en sombra de muerte; por ti los apóstoles predicaron la salvación a los gentiles; por ti los muertos resucitan; por ti reinan los reyes, por la Santísima Trinidad.

viernes, 26 de junio de 2015

PRO VIDA: ¿Cuidamos animales pero despreciamos embriones humanos?

El Arzobispo de Granada (España), Mons. Javier Martínez, animó a "leer, a ojear y releer” la encíclica Laudato Si para “ir asumiendo las verdades, las enseñanzas, las propuestas que nos hace". En ese sentido el Arzobispo comparó el cuidado a ciertas especies de animales y “lo poco protegido que está el embrión humano, el feto, el anciano, el pobre”.

En su homilía de la Misa que celebró el domingo, Mons. Javier Martínez señaló dos de los puntos recogidos en esta encíclica en los que se destaca que "no somos dueños de la Creación" y que "no podemos concebirnos como hombres aislados".

"No somos los dueños del mundo; no somos los dueños, ni siquiera, de nuestro propio cuerpo o de nuestra propia vida. Somos criaturas y administradores de unos bienes que nos han sido dados. Y cuando uno ama al que te da el regalo, uno cuida de esos bienes", explicó el Arzobispo y apuntó que los hombres no pueden concebirse como "seres aislados" y "que todo lo que sucede" en este mundo "nos importa, nos afecta y refleja nuestro modo de concebirnos a nosotros mismos".

"Cuánto nos preocupamos por la vida de ciertas especies de animales, que son preciosas -que son preciosas porque todo en la Creación es un regalo del amor de Dios-, y qué poco nos preocupamos a veces por eso que el Papa y otras personas han llamado la 'ecología humana'. Qué protegidas están ciertas especies de animales, incluso por las legislaciones del mundo, y qué poco protegido está el embrión humano, el feto, el anciano, el pobre", explicó.

Además el Arzobispo explicó que es necesaria una "verdadera revolución cultural" especialmente en el mundo desarrollado ya que “si seguimos por el camino que vamos, nuestro horizonte, casi inevitable, es la destrucción y la muerte”.

Mons. Martínez indicó también que el poco cuidado del mundo enviará un mensaje a las futuras generaciones de que "no amábamos nuestra vida y no les amamos a ellos", que nos lleva a tener un "resentimiento contra la Creación" y una "actitud explotadora que destruye la Creación en la medida en que primero nos destruye a nosotros mismos”.

Y subrayó que esta actitud “destruye nuestra esperanza, destruye nuestra capacidad de gratitud y de amor. Eso es el centro de la revolución cultural a la que el Papa nos invita: recuperar nuestra capacidad de gratitud y de amor por ese don precioso que el Señor nos da que es nuestra propia vida y el mundo en que vivimos".

Por Blanca Ruiz para ACI Prensa.

jueves, 25 de junio de 2015

CATEQUESIS DEL PAPA: “¿Somos conscientes del peso que tienen nuestras opciones en el alma de los niños?”

Catequesis del papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 24 de junio de 2015 en la Plaza de San Pedro.

Catequesis sobre sobre la Familia

"Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

en las últimas catequesis hemos hablado de la familia que vive la fragilidad de las condición humana, la pobreza, las enfermedades, la muerte. Hoy sin embargo reflexionamos sobre las heridas que se abren precisamente dentro de la convivencia familiar. Cuando, en la familia nos hacemos mal. ¡Lo más feo!

Sabemos bien que en ninguna historia familiar faltan momentos en los cuales, la intimidad de los afectos más queridos son ofendidos por el comportamiento de sus miembros. Palabras y acciones (¡y omisiones!) que, en vez de expresar el amor, lo sustraen o, peor aún, lo mortifican. Cuando estas heridas, que son aún remediables, se descuidan, se agravan: se transforman en prepotencia, hostilidad, desprecio. Y a ese punto se pueden convertir en heridas profundas, que dividen al marido y la mujer, e inducen a buscar en otra parte comprensión, apoyo y consolación. ¡Pero a menudo estos “apoyos” no piensan en el bien de la familia!

El vacío de amor conyugal difunde resentimientos en las relaciones. Y a menudo la disgregación se trasmite a los niños.

Esto es, los hijos. Quisiera detenerme un poco en este punto. A pesar de nuestra sensibilidad aparentemente evolucionada, y todos nuestros análisis psicológicos refinados, me pregunto si no nos hemos anestesiado también respecto a las heridas en el alma de los niños. Cuanto más se trata de compensar con regalos y pasteles, más se pierde el sentido de las heridas -más dolorosas y profundas- del alma. Se habla mucho de trastornos del comportamiento, de salud psíquica, de bienestar del niño, de ansiedad de los padres y de los niños… ¿Pero sabemos qué es una herida del alma? ¿Sentimos el peso de la montaña que aplasta el alma de un niño, en las familias en las que se trata mal y se hace mal, hasta romper la unión de la fidelidad conyugal? ¿Qué peso tienen nuestras elecciones -elecciones a menudo erróneas- en el alma de los niños?

Cuándo los adultos pierden la cabeza, cuando cada uno piensa a sí mismo, cuando papá y mamá se hacen daño, el alma de los niños sufre mucho, siente desesperación. Y son heridas que dejan marca para toda la vida.

En la familia todo está entrelazado: cuando su alma está herida en algún punto, la infección contagia a todos. Y cuando un hombre y una mujer, que se han comprometido a ser “una sola carne” y a formar una familia, piensa obsesivamente en las propias exigencias de libertad y de gratificación, esta distorsión afecta profundamente el corazón y la vida de los hijos. Tantas veces los niños se esconden para llorar solos… Debemos entender bien esto. Marido y mujer son una sola carne. Pero sus criaturas son carne de su carne. Si pensamos en la dureza con la que Jesús advierte a los adultos sobre no escandalizar a los pequeños -hemos escuchado el fragmento del Evangelio- podemos comprender mejor también su palabra sobre la grave responsabilidad de custodiar la unión conyugal que da inicio a la familia humana. Cuando el hombre y la mujer se convierten en una sola carne, todas las heridas y todos los abandonos del papá y de la mamá inciden en la carne viva de los hijos.

Es verdad, por otra parte, que hay casos en los que la separación es inevitable. A veces se puede convertir incluso en moralmente necesaria, cuando se trata precisamente para proteger al cónyuge más débil, o a los hijos pequeños, de las heridas más graves causadas por la prepotencia y la violencia, del enfado o del aprovecharse, de la alienación y de la indiferencia.

No faltan, gracias a Dios, aquellos que, sostenidos por la fe y el amor por los hijos, testimonian su fidelidad y una unión en la cual han creído, en cuanto aparece imposible hacerlo revivir. No todos los separados, sin embargo, sienten esta vocación. No todos reconocen, en la soledad, una llamada del Señor dirigida a ellos. En torno a nosotros encontramos familias en situaciones llamadas irregulares. A mí no me gusta esta palabra. Y nos planteamos muchos interrogantes. ¿Cómo ayudarlas? ¿Cómo acompañarlas? ¿Cómo acompañarlas para que los niños no se vuelvan rehenes del papá o de la mamá?

Pidamos al Señor una fe grande, para mirar la realidad con la mirada de Dios; y una gran caridad, para acercarse las personas con su corazón misericordioso.