viernes, 21 de agosto de 2009

SANTORAL: San Pío X: ¡Todos Catequistas!

Queridos amigos y hermanos, hoy recordaremos al Papa santo del siglo XX: San Pío X, quien subió a la silla de Pedro en el año 1903.
Adoptó como lema de su pontificado: “Instaurar todas las cosas en Cristo”. Esta fue la consigna por la que trabajó con sencillez de espíritu, pobreza y fortaleza, dando así un nuevo incremento a la vida de la Iglesia. Murió el 20 de agosto de 1914.
Uno de los grandes aportes de este Papa santo fue la edición del “Catecismo Mayor” y su trabajo incansable por la difusión y la enseñanza del Catecismo, por eso en su día, el 21 de agosto, se celebra todos los años, el Día del Catequista.
Esto nos lleva como de la mano para reflexionar juntos sobre el hecho palpable de que una gran cantidad de cristianos no conocen, ni siquiera las más elementales enseñanzas del Catecismo, y por esto andan a tientas por el mundo.
Por esto muchos hermanos se dejan extraviar por doctrinas llamativas y extrañas que tantos predicadores y mensajeros de confesiones inciertas predican a diario por las casas o en los Medios de Comunicación Social. Quien quiera a Jesucristo y a su camino de salvación no puede estar impasible ante esta realidad de ver a tantos hermanos sin fe y sin esperanza, sin un camino concreto por el que puedan transitar.
Tenemos todos que enseñar el catecismo, la doctrina evangélica, los mandamientos de la ley de Dios y todas las enseñanzas de la Iglesia, sin miedos, con la certeza de estar sembrando la buena semilla. Que muchos sigan a Cristo depende, en gran parte, de que alguien les enseñe sobre su existencia y mensaje.
Pero..., aquí aparece el “pero” de todas las obras buenas. Usted me puede decir: “estoy tan ocupado”, “se tan poco el catecismo”, “tengo tan poca paciencia para los niños”, y tantas otras objeciones... A pesar de todos los “peros”, tenemos que ser “todos catequistas”. ¿Cómo? La receta es simple, y se reduce a tres cosas:
1) Un cristiano enseña catecismo, siempre que obra como cristiano.
2) Un cristiano enseña catecismo, siempre que habla como cristiano.
3) Un cristiano enseña catecismo, siempre que se interesa por los que se dedican a enseñarlo, ayudándoles con su dinero (poco o mucho), con su trabajo personal y perseverante, y por encima de todo y en primer lugar: con su oración de todos los días.
La fórmula es simple, solo falta la voluntad firme para vivirla. Sí, todos tenemos que ser catecismos vivos, ¡Que con sólo vernos y oírnos los demás comprendan la doctrina de nuestra santa religión!
Que San Pío X interceda ante el Señor para que seamos ¡Todos catequistas!

Con mi bendición.
Padre José Medina

1 comentario:

  1. Siempre le tuve una especial devoción a San Pío X, porque uno de mis hermanos es nacido el 21 de agosto, siempre le rezaba por él y cuando leí el libro Pío X, el Papa Santo, más aún. Quizo el Señor despertar en mí la gracia de ponerme a estudiar con las hermanas Pías del Instituto Mater Dei de San Luis. Pero para ello primero tenía que ser catequista, me entregué a ellas en el Instituto San Pío X. Hoy en día el título que más quiero es el de catequista. Y honro y me encomiendo siempre a mi Patrono. Dora.

    ResponderEliminar