miércoles, 16 de septiembre de 2009

CATEQUESIS PAPA: "Conocemos a Dios, no por los libros, sino por medio de la experiencia espiritual"

Miércoles, 16 sep (RV).- “Conocemos a Dios verdaderamente no a través de los libros sino por medio de la experiencia espiritual”. Lo ha recordado esta mañana Benedicto XVI a los fieles reunidos en el Aula Pablo VI del Vaticano en el curso de la Audiencia General. En su catequesis el Papa ha evocado la figura de Simeón el Nuevo Teólogo, nacido en año 949 en Asia Menor, indicado su itinerario espiritual, como ejemplo a seguir. Este santo monje oriental, ha afirmado el Pontífice, nos llama a todos a poner de nuevo más atención en la vida espiritual. “Si justamente nos ocupamos de cuidar nuestro crecimiento físico, humano e intelectual, es todavía más importante -ha añadido- no desatender nuestro crecimiento interior, que consiste en el conocimiento de Dios y en la comunión con Él, para experimentar su ayuda en cualquier momento y circunstancia”.

De su Santidad el Papa, ha llegado después una admonición a los sacerdotes, a los laicos “pero sobre todo a los jóvenes” para que se confíen a “buen padre espiritual”, capaz de acompañar cada uno de nosotros en el conocimiento profundo de sí mismos, y conducirlo a la unión íntima con el Señor”. “Para ir hacia Dios -ha dicho el Papa- tenemos siempre la necesidad de un guía, de diálogo, no podemos hacerlo solamente con nuestras discusiones”. Y “el amor de Dios crece en nosotros -ha proseguido el Santo Padre-, si permanecemos unidos a Él con la oración y con la escucha de la Palabra”. Solamente el amor divino nos abre el corazón a los demás y nos hace sensibles a sus necesidades, convirtiéndonos a todos como hermanos e invitándonos a responder con amor al odio y con el perdón a la ofensa”.

Este ha sido el resumen que de su catequesis ha realizado Benedicto XVI en español y sus saludos a los fieles en nuestra lengua:

“Queridos hermanos y hermanas: Hoy hablamos de Simeón el Nuevo Teólogo, un monje oriental de Asia Menor nacido en el año 949, que abandonó su carrera civil al servicio del Emperador para emprender el camino de la unión con Dios, bajo la guía espiritual de Simeón el Piadoso, en un monasterio de Constantinopla. Murió en mil veintidós, y sus escritos han tenido un notable influjo en la teología y la espiritualidad de Oriente. Su reflexión se centra en la presencia del Espíritu Santo en los bautizados, que han de ser conscientes de esta realidad espiritual, que todos ellos han recibido y que los lleva a la unión íntima y personal con el Señor. Éste es el cometido de la vida cristiana, en la que la comunión con Dios lleva a sentir su ayuda en todo momento. A su vez, el amor al prójimo, incluso a los enemigos, hizo ver aún mejor a Simeón que este amor no podía salir de él mismo, sino de Cristo que habitaba en él, mostrando así que la verdadera fuente del amor es la presencia divina en el alma.”

“No tengáis miedo en permanecer, como María bajo la Cruz, para encontrar la valentía de superar cada obstáculo de vuestra existencia”. Esta ha sido la invitación que ha dirigido el Papa a los jóvenes tras el rezo mariano y antes de que terminara la Audiencia General. Saludando, como es habitual, a los jóvenes, enfermos y recién casados, al final de los saludos en lengua italiana, Benedicto XVI ha recordado la memoria litúrgica que celebramos ayer martes: Nuestra Señora de los Dolores, que con fe, se detuvo al lado de la cruz de su Hijo, Jesús”.

A los enfermos, el Papa les ha deseado que podrán encontrar “en María consuelo par aprender del Señor Crucificado el valor salvífico del sufrimiento”; mientras a las parejas de recién casados, el Papa les ha aconsejado que se dirijan “con confianza en los momentos de dificultad a la Virgen de los Dolores, que les ayudará a afrontarlos con su materna intercesión”.

1 comentario:

  1. Que bella catequesis, que sencilla y a la vez que profunda, busca que nos miremos a nosotros mismos, nos conozcanos y aceptemos para encontrarnos en intimidad con Dios , sin perder de vista las necesidades de nuestros hermanos, es allí, en la acción aopstólica donde se completa esta experiencia única de Amor...gloria a Ti Señor.Fer

    ResponderEliminar