miércoles, 9 de septiembre de 2009

CATEQUESIS PAPA: "Saber ponerse a la escucha de Dios y conversar con Él"

Miércoles, 9 sep (RV).- Con el anhelo de que Jesús pueda ser verdaderamente el centro de nuestra vida, también en medio de las preocupaciones cotidianas, Benedicto XVI ha centrado su catequesis de hoy en san Pedro Damián, una de las grandes figuras de la Iglesia del siglo XI. En el Aula Pablo VI, ante miles de fieles y peregrinos venidos de tantas partes del mundo, evocando la ejemplaridad de la vida y obras de este santo monje y cardenal, el Papa ha hecho hincapié en la importancia –también en este tiempo nuestro- de saber ponerse a la escucha de Dios y conversar con Él. Así como de la unidad de la Iglesia, en comunión con Cristo. Recordando que la vida de este santo estuvo iluminada por el misterio salvífico de la Cruz de Cristo, el Santo Padre ha invitado a seguir el ejemplo de San Pedro Damián y a “Mirar la cruz como supremo acto de amor de Dios hacia el hombre”.

Éstas son las palabras de Benedicto XVI resumiendo su catequesis y saludando en nuestra lengua: "Queridos hermanos y hermanas: En la audiencia de hoy contemplamos la figura de uno de los grandes santos del siglo once, Pedro Damián. Nacido en Ravena, muy pronto perdió a sus padres quedando huérfano al cuidado de sus hermanos, los cuales le dieron una magnífica formación, tanto jurídica como en la cultura clásica latina. En su primera juventud se dedicó a la enseñanza y compuso grandes obras literarias, pero muy pronto sintió la llamada a la vida eremítica e ingresó en el Monasterio de Fuente Avellana. Durante décadas se dedicó de manera ejemplar a la vida monacal.

Largas horas de contemplación y meditación, nos han legado algunas piezas de alto valor teológico, así como magníficos sermones y cartas sobre el amor que brota de la Cruz y el valor de la Palabra de Dios en la vida espiritual del monje y del cristiano. Esta labor de pensamiento, por la cual exhortaba a todos a poner en el centro de su vida a Cristo, estaba encaminada a la búsqueda de una profunda reforma de la Iglesia. De ahí que en varias ocasiones fuera llamado por los Papas para desarrollar una actividad pastoral más directa o para solucionar problemas que acuciaban a la Iglesia en ese momento. Es un gran don poder contar con una figura como San Pedro Damián, que gastó sus energías espirituales y físicas por amor a Cristo y a su Iglesia, y que testimonia una vez más el primado de Dios sobre todas las cosas.

Saludo a los fieles de lengua española, en particular a los peregrinos agustinos del Perú, así como a los grupos provenientes de Puerto Rico, Costa Rica, México y España. Os invito a todos, siguiendo el ejemplo y la enseñanza de este santo monje, a acoger nuevamente la llamada a caminar decididamente hacia la santidad. Muchas gracias."

Benedicto XVI ha señalado que espera con alegría la visita que realizará a la República Checa, en los días del 26 al 28 de este mes de septiembre. Con un cordial saludo a un grupo de peregrinos de Krnov y Praga, el Santo Padre ha agradecido sus oraciones. Dirigiéndose a los peregrinos polacos, el Benedicto XVI ha recordado la festividad de la Natividad de la Bienaventurada Virgen María, que la Iglesia celebró ayer. Poniendo de relieve que el nacimiento de la Madre de Dios ha sido “para el mundo un anuncio de la salvación, que es el fin último de la vida de cada uno de nosotros”, el Santo Padre ha deseado que María “obtenga para todos la gracia de la fe, de la paz del alma y de la esperanza de la vida eterna”.

También en sus saludos a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados, que acuden cada semana a las audiencias generales, el Papa se ha referido a la memoria litúrgica de la Natividad de la Bienaventurada Virgen María: “El Concilio Vaticano II dice que María nos precede en el camino de la fe porque ‘ha creído en el cumplimiento de las palabras del Señor” (Lc 1,45), ha recordado Benedicto XVI, pidiendo “a la Virgen Santa el don de una fe cada vez más madura para los jóvenes”. “Una esperanza cada vez más firme para los enfermos”. Y “un amor cada vez más profundo y duradero para los recién casados”.

1 comentario:

  1. Estoy convencido que solo el amor puede mover el mundo por unos cauces en los que todos encontramos un punto de unión. Para alcanzar este punto debemos ponernos a la escucha de Dios, que es amor.
    Amigo Jose Antonio, enhorabuena por tu blog y ánimo diario para seguir elaborándolo. Espero tu colaboración sobre "La espiritualidad en la Tercera Edad". Saludos, amigo

    José Ramón

    ResponderEliminar