viernes, 9 de octubre de 2009

SACRAMENTOS: ¿Qué es la Santa Misa y cuáles son sus fines y efectos?

Queridos amigos y hermanos del Blog, ¿Qué es la Santa Misa, y cuales son sus fines y efectos? Es la pregunta que hoy trataremos de responder:
La Santa Misa es substancialmente el mismo sacrificio de Cristo en la cruz, con todo su valor infinito: la misma víctima, la misma oblación, el mismo sacerdote principal. No hay entre ellos sino solo una diferencia accidental, el modo de realizarse, que fue de forma cruenta en la cruz y de forma incruenta en el altar.
El valor de la Santa Misa es, en sí mismo, rigurosamente infinito, pero sus efectos, en cuanto dependen de nosotros, no se aplican sino en la medida de nuestras disposiciones interiores.
La Santa Misa, como reproducción del sacrificio de nuestro Señor, tiene, lo hemos dicho, los mismos fines y produce los mismos efectos que su muerte redentora, a saber:
1) Adoración: la Misa rinde a Dios adoración absoluta, digna y rigurosamente infinita, y esto es así por la dignidad infinita del Sacerdote Principal, que es Cristo, y por el valor de la Víctima ofrecida, que es el mismo Cristo.
2) Reparación: con ella, ofrecemos al Padre la reparación infinita de nuestro Señor Jesucristo con toda su eficacia redentora, aunque su efecto se aplique según nuestras disposiciones personales.
3) Petición: Jesús se ofrece en la Santa Misa a Dios Padre para obtenernos por el mérito infinito de su oblación, todas las gracias de vida divina que necesitamos. Así nuestra oración personal, incorporada a la del Señor Jesús en la Misa obtiene una dignidad y una eficacia especial.
4) Acción de Gracias: por medio de la Santa Misa, ofrecemos a Dios Padre un sacrificio de acción de gracias que supera la deuda contraída por nuestros pecados y sirve para agradecer los inmensos beneficios de todo orden que hemos recibido de sus manos; porque es el mismo Cristo el que se inmola por nosotros, y en nuestro lugar da gracias a Dios.
Y podríamos seguir enumerando tantas realidades profundas con respecto al Santo Sacrificio del Altar, pero basten éstas para decir: ¡Cuántas riquezas hay encerradas en cada Santa Misa, y qué poco la valoramos!
Que el Señor nos conceda la gracia de valorar cada vez más la Santa Misa, y el milagro que en ella se realiza: la Sagrada Eucaristía, fuente y culmen de toda la vida cristiana.
Con mi bendición.
Padre José Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario