viernes, 2 de octubre de 2009

SANTORAL: Fiesta de los Santos Ángeles Custodios

Queridos amigos y hermanos del Blog, en los últimos años se ha dado una vuelta muy fuerte a los santos ángeles, incontables libros sobre la doctrina y la devoción angélica pueblan los estantes de las librerías; por eso creo necesario que recordemos hoy un punto del catecismo, que es el gran referente sobre éste y otros temas, hablaremos sobre los Santos Ángeles. Y especialmente hablaremos de aquellos que hoy, 2 de octubre, celebramos: los Santos Ángeles Custodios, o como comúnmente los llamamos los Ángeles de la Guarda.

Dios ha creado a estos seres llenos de poder y puramente espirituales. Y los hizo inteligentes y con una voluntad libre, pero como carecen de cuerpo, no los podemos ver. Dios en su amor los ha creado para que pudieran contemplarle y vivir con Él por toda la eternidad. Por sus propias fuerzas no eran capaces de ello, por este motivo Dios les hizo participar de su propia vida divina.

Pero antes de que los ángeles pudieran contemplarlo cara a cara, tuvieron que someterse a una prueba. Parte de ellos no la resistió, sino que se sublevó contra Dios. En castigo, fue creado para ellos el infierno. Estos “ángeles caídos” se llaman “espíritus malos”, cuya cabeza es el diablo, o Satanás, que quiere decir “enemigo”. Odian a Dios y nos odian a nosotros, y tratan de causarnos daño, en el cuerpo y en el alma, y están empeñados en conseguir nuestra eterna condenación.

Los ángeles que permanecieron fieles contemplan ahora a Dios, le adoran y alaban en eterna felicidad. Aman a Dios, le sirven y trabajan por su reino. Nos dan a conocer su voluntad, guardan nuestro cuerpo y nuestra alma y ruegan por nosotros. La Sagrada Escritura menciona diversos coros de ángeles, por ejemplo, los querubines y serafines. Cómo príncipe de los ángeles buenos en su lucha contra Satanás y sus secuaces, veneramos al Arcángel San Miguel.

Dios, en su amor, ha puesto al lado de cada uno de nosotros un ángel, el santo ángel de la guarda, o ángel custodio, que nos ama, nos protege de las tentaciones y peligros, nos exhorta al bien y nos guía en nuestro caminar hacia la casa de nuestro Padre Celestial. Dios ha asignado a cada hombre un ángel para protegerle y facilitarle el camino de la salvación mientras está en este mundo. Afirma a este respecto San Jerónimo: “Grande es la dignidad de las almas cuando cada una de ellas, desde el momento de nacer, tiene un ángel destinado para su custodia”.

Muchas veces se piensa en el ángel de la guarda como algo infantil, pero no debía ser así, pues si pensamos que la persona crece y que con este crecimiento se tendrá que enfrentar a una vida con mayores dificultades y tentaciones, el ángel custodio resulta de gran ayuda. Para que la relación de la persona con el ángel custodio sea eficaz, necesita hablar con él, llamarle, tratarlo como el amigo que es. Así podrá convertirse en un fiel y poderoso aliado nuestro. Debemos confiar en nuestro ángel de la guarda y pedirle ayuda, pues además de que él nos guía y nos protege, está cerquísima de Dios y le puede decir directamente lo que queremos o necesitamos. También se les pueden pedir favores especiales a los ángeles de la guarda de otras personas para que las protejan de determinado peligro o las guíen en una situación difícil.

Pidamos al Señor, la gracia de una profunda devoción a nuestro ángel de la guarda. Que no sea un extraño en nuestra vida, recémosle con insistencia y que él, nos tome de la mano y nos conduzca eficazmente a nuestra morada y estado definitivo, la vida eterna en comunión de vida y amor con Dios y con nuestros hermanos. ¿Le rezamos como cuándo éramos niños? “Ángel de la guarda, dulce compañía, no nos desampares, ni de noche, ni de día, hasta que descansemos en los brazos de Jesús, José y María. Santo Ángel de la guarda, ruega por nosotros”.

Con mi bendición.
Padre José Medina

2 comentarios:

  1. Qué reconfortante y hermoso es saber esto, me había olvidado de rezarle e mi Angel de la guarda, les enseñé la oración a mis hijos y la rezan siempre, pero yo al mio, no se me había ocurrido hacerlo de grande.Le rezaré a el esta noche,agradeciendole su protección y le pediré perdón por haberlo olvidado tanto tiempo...FER

    ResponderEliminar
  2. Que imagen tan entrañable la del angel de la guarda detras del niño para protegerle, una imagen muy parecida a esta la veia colgada en una pared de la casa de mis abuelos durante toda mi niñez, al volver a verla he revivido recuerdos maravillosos y como dice FER le pediré perdon y le rezaré despues de tanto tiempo y tendré mas presente que nos acompaña sobre todo en los momentos dificiles.
    Por cierto ¿Los que no creen en los angeles, tambien tienen su angel custodio? Supongo que si, anunque se aburrirá de que no le hacen caso.
    Aprovecho este comentario para agradecer al padre Jose Medina este espacio, y la oportunidad para conocer, con sus enseñanzas, y la de los demas amigos del blog, de manera clara, la doctrina de la Iglesia Catolica, que aunque seamos bautizados, no llegamos a conocerla del todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar