martes, 27 de octubre de 2009

SANTORAL: Santos Vicente, Sabina y Cristeta, mártires, Patronos Principales de Ávila

Queridos amigos y hermanos del Blog: en este año que tengo la gracia de vivir en Ávila, quiero rendir homenaje a los Patrones Principales de ésta hermosa ciudad española, Patrimonio de la Humanidad. Ellos son San Vicente, Sabina y Cristeta, mártires, que hoy 27 de octubre celebran su fiesta litúrgica. Además, tengo la enorme dicha de celebrar a diario la Santa Misa en la Basílica levantada en honor de ellos. Les comparto, para edificación de todos, el Acta del Martirio de estos santos hermanos (vale aclarar que dejo tal cómo están los términos y estilos literarios del español de esa época, que refleja -en gran parte- el espíritu de la narración):


Basílica de San Vicente, Sabina y Cristeta, Ávila, España


“Entre los más ilustres mártires de Jesucristo, son dignos de especial mención los hermanos, San Vicente, Sabina y Cristeta. Fueron naturales de la Villa de Talavera de la Reina, sita en la Provincia de Toledo, España. El cruel Daciano fue enviado a España con el perverso fin de perseguir y si pudiera exterminar a los cristianos, y después de sacrificar muchas víctimas en Barcelona, Zaragoza y Toledo, llegó a Talavera.

Allí le fue denunciado como cristiano, el joven Vicente, quien sin temor al tirano, al ser preguntado por su religión, intrépidamente confesó que era cristiano. Irritado el Gobernador, ordena inmediatamente ofrezca sacrificios a los dioses del imperio. A lo que Vicente contestó: “Carecería de sólido entendimiento, si menospreciando al Dios verdadero que creó el cielo y formó la tierra, penetró los abismos y ciñó los mares, diose culto a los falsos dioses de leña y piedra, representados en estatuas vanas. Júpiter a quien tu invocas, fue un hombre inútil cuyas maldades y torpezas publican vuestros mismos libros, pero mi Dios es Santo e inmaculado, uno en esencia y trino en personas, quien por su infinito poder y suma bondad hizo las obras admirables, que en el cielo y la tierra vemos y sabemos, las cuales por todas partes publican su divinidad”.

Irritado Daciano con esta confesión, ordenó fuese llevado a ofrecer sacrificios a Júpiter, sopena de los mayores tormentos. Más llevado ante el dios falso, apenas el joven santo puso sus pies en la piedra del ara de aquél dios pagano, convirtiose su dureza en blandura, quedando en ella impresas las plantas de nuestro santo como en blanda cera, con cuyo milagro muchos gentiles se convirtieron, y pretextando, que deseaba tres días para resolverse, lo llevaron a la cárcel. Estando el joven Vicente en la prisión acudían a visitarle muchos fieles y paganos de los que convirtió a la fe. Cada día crecía más su fe y su confianza en Dios, sin temor de lo que pudiera sucederle.

Sus dos hermanas huérfanas, Sabina y Cristeta, acudieron también a visitarle, y con lágrimas en los ojos, no para apartarle de la fe, sino para que con su presencia y compañía tener quien les sostuviese y confirmase en ella, le propusieron huyese de la cárcel. “Ya ves, le decían, bañadas en lágrimas, nuestra soledad, huérfanas de padre y madre y sin más amparo que el tuyo, si esto nos falta ¿Quién defenderá nuestra pureza del furor de los bárbaros? ¿Quién fortalecerá nuestro ánimo? Oye nuestras súplicas, sal de la prisión para que huyamos juntos, si bien para librarte ahora, no para que se nos niegue otra ocasión en que los tres consagremos a Dios nuestras vidas y si llega el caso, vivamos las dos contigo con decoro y aumento de santidad”. Ante estas consideraciones de la protección del santo y valido de la protección de los guardas, huyó con sus dos hermanas con dirección a Ávila, y siempre puesta su confianza en la voluntad del Señor.

Enterado el cruel Daciano de la huída del joven Vicente y sus dos hermanas, ordenó a sus ministros saliesen en su persecución, los cuales no pudieron darle alcance hasta la ciudad de Ávila. Inmediatamente los crueles ministros se apoderaron de los santos y desahogando toda su rabia y odio contra ellos, les extendieron sobre un potro, azotaron con crueldad y descoyuntaron los huesos. En medio de este cruel suplicio los tres hermanos no cesaban de alabar y bendecir a Dios, llenos de gloria, porque se consideraban dignos de padecer por amor a Jesucristo, que en la cruz había expirado por ellos.

Más como esto irritase más a los verdugos, para saciar su odio, poniendo las cabezas de los tres santos sobre unas piedra, con otras y con palos les dieron tan recios golpes, que destrozaron sus cráneos, logrando así los tres hermanos la corona del martirio el día 27 de octubre de año 307, en este mismo lugar en que está edificada la suntuosa Basílica a ellos dedicada. La crueldad inhumana de aquellos bárbaros verdugos dejó a merced de las aves y las fieras los santos cuerpos, más Dios Nuestro Señor, que aún de los males saca bienes, dispuso que de las breñas saliese una enorme serpiente que defendiese los sagrados cadáveres.

En estas circunstancias un judío poderoso de la ciudad trató de profanar aquellas sagradas reliquias, pero al llegar donde estaban, la serpiente se enroscó en su cuerpo, apretándole tan fuertemente, que ponía en peligro su vida, a más de atemorizarle con sus silbidos espantosos. En este trance aquel hombre vuelve sus ojos al Dios verdadero, prometiéndole convertirse y dar sepultura a los sagrados cuerpos, si se veía libre de aquel peligro. Dios oyó su súplica, y la serpiente huyó, y recibiendo aquel hombre el bautismo, dio sepultura a los sagrados cuerpos, y edificó la primera Iglesia dedicada a los tres santos hermanos mártires en el mismo lugar en que derramaron su sangre por la fe. Aprendamos el amor de Dios, estando dispuestos, si fuera necesario, a dar nuestra vida por Dios.”

Cenotafio (monumento funerario) en honor de los hermanos mártires

9 comentarios:

  1. "Nuestro Señor "NOS" Exhorta a la Paciencia, a la Fortaleza y a la Esperanza. Estas Virtudes son Particularmente Necesarias a Quienes Deseamos la Propagación del Reino de Dios. (Como Hicieron Nuestros Queridos Martires San VICENTE Santa SABINA y Santa CRISTETA) Es necesario Saber Esperar a que la Semilla Sembrada, con la Gracia de Dios y con la Cooperación Humana, Vaya Creciendo, Ahondando Sus Raíces en la Buena Tierra y Elevándose Poco a Poco hasta Convertirse en Árbol.... (Basílica Romanica).... Hace falta, en Primer lugar, Tener Fe en la Virtualidad —Fecundidad— Contenida en la Semilla del Reino de Dios. Esa semilla es la Palabra....,(los MARTIRES)..., es también la Eucaristía, que se Siembra en nosotros Mediante la Comunión. Nuestro Señor Jesucristo Se Comparó a Sí Mismo Con el «Grano de Trigo que Cuando Cae en Tierra y Muere (...) Da Mucho Fruto» (Jn 12,24).
    GRACIASSS !!! A los Tres Hermanos: Vicente Sabina y Cristeta!!! Que Se Hicieron "Grano" de Trigo en el Año 307 Después de Cristo !!! Hoy 27 de Octubre del 2009 Después de CRISTO !!! Nos Exhortan a Seguir Dando Fruto !!!
    Muchas GRACIAS por Su VALENTÍA !!!
    GRACIAS y FELICIDADES !!!

    ResponderEliminar
  2. Agradezco tu aporte, que complementa de la mejor manera lo que yo he presentado.
    ¡Dios te bendiga!
    Padre José Medina

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones por este blog, lo encontré hace poco y me pareció super interesante.

    saludos desde Argentina

    ResponderEliminar
  4. Gracias querido/a hermano/a:
    Ojalá que nos sigas visitando y te sientas siempre en él, como en casa.
    + Bendiciones.
    Padre José Medina

    ResponderEliminar
  5. Es la fe en el Dios de cada uno lo que da fuerzas para soportar el martirio y la muerte. Dios es solo uno para todo el mundo pero cada religion lo llama de una manera. Hay martires en todas las religiones porque ellos tambien estan convencidos de que su Dios es el verdadero y su religion es la que les hace sentirse seguros y protegidos bajo el manto de su Dios creador. Entonces ¡Que maravilla¡ pensamos que luchamos contra los demas porque nuestra fe es la verdadera y la debemos imponer a los otros sea como sea a la fuerza o sin ella, y resulta que no solo no son los demas nuestros enemigos sino que son nuestros hermanos en la fe y no nos damos cuenta, todos estamos bajo el mismo manto protector y en la manos paternales del mismo Dios, pero nuestras diferencias culturales y de costumbres,(que es como ponernos gafas de diferente color) hacen que pensemos que el Dios en el que creemos cada uno sea el único y verdadero pero no nos damos cuenta que es el mismo que compartimos todos los humanos pero que cada uno lo ve de un color, pero es solo eso, que tenemos gafas diferentes. Un hombre o una mujer o un gay o una lesbiana (en definitiva: una persona) nunca deberia sentir odio hacia su herman@ porque siente que le quitan el amor de su padre, ya que el Dios de todos es el padre de todos y no desistirá hasta que como todo buen padre reuna a sus hijos dispensos por el mundo llamense como se llamen y sean de donde sean, porque al final todos sabremos que el Dios único que habita en el corazón de todas las "personas" reinará en el mundo.

    ResponderEliminar
  6. Estimado/a Galilea:
    Quiero aprevechar este comentario para agradecerte éste y todos los comentarios que has realizado desde la existencia de mi Blog. Coincido contigo, Dios es Padre Bueno de todos: del bueno y del malo, del rico y del pobre, del negro y del blanco, del gay y de la lesbiana, de vos y de mi... El día que descubramos que todo hombre es mi hermano, el mundo cambiará, sin ninguna duda.
    + Con mi bendición.
    Padre José Medina.
    Escríbeme a: joseamedina63@hotmail.com

    ResponderEliminar
  7. Que fortaleza y entrega hay que desarrollar para estar dispuesto a ofrecer TODO por Cristo, quiera Dios que yo pueda ofrecer lo poco de mi sufrimiento físico para dar Gloria al TODO PODEROSO!!!Que martires ejemplares...

    ResponderEliminar
  8. Desde muy antiguo se dice en la Iglesia: "La sangre de los mártires es semilla de cristianos". Que el ejemplo de estos hermanos mártires sea para nosotros un camino a imitar y seguir.
    + Bendiciones.
    Padre José Medina

    ResponderEliminar
  9. se necesitan muchos cristianos que invadan estos espacios para luchar contra tantos jupiters actuales y reivindicar la sangre de tantos mártires hermanos de CRISTO hijos de MARIA.
    Juan María. Uruguay

    ResponderEliminar