jueves, 29 de octubre de 2009

VIVENCIAS PERSONALES: Dr. Ismael Yurie, un merecido homenaje para un gran humanista

Queridos amigos y hermanos del Blog: en esta serie de “vivencias personales” hoy quiero compartirles una carta que envié a “Cartas de lectores” del Diario Uno de Mendoza, Argentina y que tuvieron la delicadeza de publicármela el pasado 23 de junio. Al recuperarla hoy en mi Blog vuelvo a hacer mío todo lo expresado en esa oportunidad y rindo desde aquí, mi humilde y sentido homenaje, al Dr. Ismael Yurie.

Señor director:

A poco más de dos años del fallecimiento del recordado doctor Ismael Yurie, médico y ex intendente constitucional del departamento de San Martín, el Gobierno municipal de dicho departamento, en la persona de su intendente, Jorge Omar Giménez, le rindió un justo homenaje al imponer su nombre al flamante Centro de Salud del barrio Libertad, de General San Martín.

Yo felicito como sanmartiniano y bendigo como sacerdote de la Iglesia Católica la iniciativa del actual intendente municipal, porque creo y estoy convencido de que si no reconocemos nuestro pasado y quienes lo construyeron, nunca podremos entender el presente y mucho menos proyectar un futuro mejor.

Hubo hombres en el pasado reciente de nuestra provincia y de nuestra patria que dieron lo mejor de sí y pusieron fundamentos sólidos para edificar otro tipo de nación, donde los valores de caridad, justicia, fraternidad, derechos humanos, no eran ideas abstractas de trasnochados religiosos o políticos, sino que fueron los móviles de su accionar diario.

Para las nuevas generaciones de jóvenes mendocinos que quizás hoy escuchan hablar por primera vez del doctor Ismael Yurie, les cuento brevemente algunos aspectos de su vida pública. Recibido de médico en 1956, ejerció su profesión siempre en San Martín, fue durante 30 años médico del hoy llamado hospital Perrupato. En dicho nosocomio fue el fundador del Servicio de Anestesiología y fue el primer anestesista de San Martín, siendo también por aquellos años uno de los fundadores del Sanatorio Argentino de dicha ciudad, llegando a ejercer por casi 50 años su profesión de servicio, hasta que su alicaída salud se lo impidió.

Pero también, y sin dejar de ejercer la medicina, tuvo una admirable vocación política, cuando todavía los hombres no habíamos ensuciado tanto esa palabra y muchos, como don Ismael, la ejercían como una vocación de servicio orientada al bien de todos, especialmente a los más necesitados y desprotegidos del pueblo.

Fue intendente municipal constitucional de San Martín desde el 25 de mayo de 1973 hasta fines de 1974, renunciando cuando luego de morir el general Perón prefirió retirarse del poder antes que abdicar de sus principios. Esto parece fábula en nuestros tiempos, cuando tantos que por el bien de la Nación deberían dejar sus lugares siguen aferrados a ellos por cuestiones espurias y no por el bien común de la patria. También fue concejal del departamento de San Martín desde 1994 a 1998, presidiendo el Concejo durante el primer año de su período.

Pero hay cosas que escapan de las frías crónicas que a veces los hombres hacemos y es lo quedó oculto en su consultorio y trabajo cotidiano: cuántos nunca pagaron por su servicio, y no una vez, porque él sabía que nada tenían para pagar; cuántos consejos de vida llenos de sabiduría recibimos los que quizás sólo íbamos a verlo por un problema de salud y cuántos encontramos a un padre adonde la chapa de la puerta sólo decía médico.

Sólo recordar en lo personal los años en que fui párroco de San Roque, Chapanay, Tres Porteñas y El Divisadero. Don Ismael ya estaba retirado y junto con su esposa me acompañaban algunas veces a las misas que yo celebraba en esos lugares y pude comprobar el afecto, la admiración, y quizás, por qué no, la veneración de tantas almas sencillas que se acercaban con delicado respeto a saludarlo, con rostros y palabras de profunda gratitud.

Gracias, querido doctor Ismael: por tu gran capacidad de dar y de darte, por tu humildad, sobriedad, austeridad y honestidad “innegociable” en todos los aspectos de tu vida. Actitudes que siempre nos transmitías con tu inalterable paz y tu delicadísima prudencia. Queda tu ejemplo como consigna, ojalá que cada uno en su estado de vida y condición nos animemos a seguirlo.

José Antonio Medina Pellegrini
Sacerdote, Ávila, España

El Gobernador de Mendoza y el Intendente de San Martín junto a la esposa e hijos del Dr. Ismael Yurie al inaugurar el Centro de Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario