lunes, 2 de noviembre de 2009

SANTORAL: Conmemoración de los fieles difuntos

Queridos amigos y hermanos del blog, en este 2 de noviembre junto con toda la Iglesia conmemoramos a los fieles difuntos, rezamos y traemos a la memoria a nuestros queridos difuntos, a aquellos que queremos pero que la muerte ha separado de nuestra compañía. Ellos siguen viviendo, en espera de la resurrección del último día, cuando se reunirán de nuevo las almas, cada alma, con su propio cuerpo. Nosotros hemos de sobreponernos al natural temor a la muerte, que todos de una forma u otra, sufrimos. Si tenemos fe, si vivimos la fe, la muerte ha de ser para nosotros la puerta que nos abra la entrada a la vida definitiva, a la eternidad.

Sin embargo, e incluso con la fe, el pensamiento de la muerte, de lo desconocido, del no seguir viviendo en la tierra en compañía de las personas queridas, nos puede producir tristeza, pesar. Es lógico, natural; y ese sentimiento nos acercará al Señor, si le pedimos ayuda para que el dolor de la separación no se convierta en pesadumbre, en desesperanza.

Nos dice Cristo: “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en Mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que vive y cree en Mí, no morirá para siempre” (cfr. Jn 11). Unamos siempre el recuerdo de la muerte, de los difuntos, a la realidad de la inmortalidad del alma y de la resurrección. Cuando llega el día de los fieles difuntos, o el día del aniversario del fallecimiento de un ser querido, llenamos su tumba de flores, de adornos, y el recuerdo se hace más vivo y entrañable.

Pensar en las personas queridas que nos han precedido en el camino terreno, nos mueve a pedir perdón por las ofensas que hayamos podido hacerles, a agradecer tantos beneficios que de ellas hemos recibido, y, lo más importante, a rezar más al Señor para que, si todavía el alma de algún conocido permanece en el Purgatorio, nuestras oraciones y su misericordia le ayuden para alcanzar el Cielo. Recordemos estas palabras de la Biblia: “Es santa y saludable la obra de rogar por los muertos, para que sean libres de sus pecados” (2 Mac 12, 46). Nuestras oraciones por los difuntos hacen bien a ellos y nos hacen mucho bien a nosotros. Con ellas, manifestamos nuestra fe y nuestra esperanza en la resurrección, revivimos la unidad y la comunión con toda la Iglesia.

Para fortalecer la esperanza de la resurrección, al pensar y recordar a nuestros fieles difuntos, escuchemos a Cristo: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día” (cfr. Jn 6, 53-59). Que la recepción digna de la Eucaristía sea para todos prenda de vida eterna y adelanto del encuentro definitivo con el Señor y con nuestros fieles difuntos.

Con mi bendición y mi oración por vuestros fieles difuntos.
Padre José Medina

1 comentario:

  1. Yo creo en la comunión de las almas, y despues de la muerte los espiritus vuelven a Dios, pero hoy dia el pensar que los cuerpos fisicos van a volver a recobrar la vida, salvo tal vez algunos incorruptos, pero ni así, no me parece lógico, aunque ya se que la fe es algo que no tiene porqué ser entendible. Si el cuerpo se desintegra y vuelve a la naturaleza formando parte de otros seres, ¿Como va a ser posible que pueda volver atras y reconstituirse otra vez tal y como era cuando murió? Es una pregunta que seguramente nos hagamos todos, pero que no se si es posible responder. Solo la fe en las palabras de Jesus y su interpretación por la Iglesia es lo que nos da la luz necesaria para poder rezar el credo con todo su significado (¨..creo en la resurección de los muertos...¨)

    ResponderEliminar