jueves, 10 de diciembre de 2009

CATEQUESIS PAPA: "El mal en el hombre está en el uso equivocado que hace de la libertad"

Miércoles, 9 dic (Radio Vaticano).- En su catequesis ante unos 8 mil fieles y peregrinos el Papa ha hablado de “la paciencia y la benevolencia de Dios ante el hombre pecador”, a través de las páginas escritas por el monje benedictino, Ruperto de Deutz.

Benedicto XVI ha dedicado de nuevo su catequesis de la audiencia general de los miércoles a un monje del siglo XII, el benedictino Ruperto de Deutz, que vivió toda su vida en el monasterio de san Lorenzo de Lieja, localidad cercana a Colonia. En su catequesis ante unos 8 mil peregrinos, el Papa ha hablado de “la paciencia y la benevolencia de Dios ante el hombre pecador” a través de las páginas escritas por este monje, que en 1120 fue nombrado Abad de Deutz. Ruperto fue un teólogo de gran profundidad, que se distinguió por su rectitud moral y por su apego a la Sede de Pedro. En diversas ocasiones, ante las controversias que surgían en la Iglesia, mostró como la referencia al ministerio petrino garantiza la fidelidad a la sana doctrina y da serenidad y libertad interior.

San Ruperto afirma con fuerza la continuidad entre el Cuerpo del Verbo y Aquel que está presente en las Especies de la Eucaristía. “Para conciliar la bondad y el máximo poder de Dios con la existencia del mal, señala que Dios, bueno como es, no puede querer sino el bien”; “el origen del mal está en el hombre y en el uso equivocado que hace de la libertad humana”. Sostuvo asimismo que la Encarnación estaba prevista desde la eternidad para que la creación pueda rendir alabanza a Dios y amarlo como una única familia reunida en torno a Cristo. En su interpretación del Cantar de los Cantares, Ruperto de Deutz nos ha dejado una bonita presentación de los privilegios y las virtudes de la Virgen María, viendo en Ella la parte más santa de toda la Iglesia.

Este ha sido el resumen que de su catequesis ha hecho el Santo Padre en español para los peregrinos de nuestra lengua, presentes en el Aula Pablo VI, que han participado en la audiencia:

“Queridos hermanos y hermanas: Como en las últimas catequesis, hoy quisiera presentar la figura de otro monje del siglo doce. Se llama Ruperto di Deutz. Según una costumbre de la época, siendo aún niño fue acogido en el monasterio benedictino de San Lorenzo, donde recibió una esmerada educación. Desde muy temprana edad, manifestó su amor por la vida monástica y su adhesión total a la Sede de Pedro. En el año mil ciento veinte lo nombraron Abad de Deutz, donde vivió hasta su muerte.

Ruperto nos ha dejado una gran cantidad de obras que todavía hoy suscitan un enorme interés. Fue muy activo en diversas discusiones teológicas, como por ejemplo en la defensa de la presencia real de Cristo en la Eucaristía, o en su convicción de que el origen del mal se encuentra en un uso erróneo de la libertad humana, defendiendo así la absoluta bondad de Dios. En el centro de su reflexión teológica y bíblica nos encontramos siempre con Jesucristo, como punto de unidad de toda la historia de la salvación, desde la Creación hasta el final de los tiempos.

Queridos amigos, Ruperto de Deutz es una figura ejemplar de un teólogo fervoroso que, como todos los representantes de la teología monástica, supo conjugar el estudio racional de los misterios de la fe con la oración y la contemplación, considerada ésta como el culmen de todo conocimiento de Dios.”

Antes de finalizar la audiencia general, como siempre, el Santo Padre se ha dirigido a los jóvenes a los enfermos y a los recién casados. La solemnidad de la Inmaculada que ayer celebramos, nos recuerda la adhesión singular de María al proyecto salvífico de Dios. Queridos jóvenes, esforzaos en imitarla con un corazón puro y límpido, dejándoos plasmar por Dios que en vosotros quiere “hacer grandes cosas” (cfr Lc 1,49). Queridos enfermos, con la ayuda de María fiaros siempre del Señor, que conoce vuestros sufrimientos y, uniéndolos a los suyos, las ofrece por la salvación del mundo. Y vosotros, queridos recién casados, haced que vuestra casa, imitando la casa de Nazaret, sea acogedora y abierta a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario