jueves, 17 de diciembre de 2009

CATEQUESIS PAPA: "Separando razón y libertad se cae en una dictadura del relativismo"

Miércoles, 16 dic (Radio Vaticano).- Gran entusiasmo, cantos y olas humanas esta mañana cuando ha llegado Benedicto XVI a la Aula Pablo VI, para presidir la tradicional audiencia general de los miércoles a unos 9 mil fieles y peregrinos, llegados de todo el mundo. En su catequesis, dedicada hoy a la figura de Juan de Salisbury, teólogo medieval del siglo XII, el Papa ha destacado que en nuestra época, “sobre todo en algunos países, asistimos a una disgregación preocupante entre la razón, que tiene como tarea descubrir los valores éticos legales relacionados con la dignidad de la persona humana, y la libertad, que tiene la responsabilidad de acogerlos y promoverlos”.

Contrastando la situación actual con la obra de Juan de Salisbury, el Pontífice ha observado “que son conformes con la equidad sólo las leyes que tutelan la sacralidad de la vida humana y rechazan la licitud del aborto, de la eutanasia y de las frívolas experimentaciones genéticas. Son justas las leyes que respetan la dignidad del matrimonio entre un hombre y una mujer, que se inspiran en la correcta laicidad del Estado, lo cual comporta siempre la salvaguarda de la libertad religiosa, y que persiguen la subsidiariedad y la solidaridad a nivel nacional e internacional”.

De otro modo, ha advertido el Papa, “acabaría por instaurarse la que Juan de Salisbury define la tiranía del príncipe, y que nosotros llamamos la dictadura del relativismo”. “Existe -ha dicho el Papa- una verdad objetiva e inmutable, cuyo origen está en Dios, accesible a la razón humana y que se refiere al obrar práctico y social. Se trata de un derecho natural, al cual las leyes humanas y las autoridades políticas y religiosas deben inspirarse, con el fin de promover el bien común”.

Este ha sido el resumen que de su catequesis ha hecho el Santo Padre en español para los peregrinos de nuestra lengua, presentes en el aula Pablo VI, que han participado en la audiencia:

“Queridos hermanos y hermanas: En la catequesis de hoy quiero presentar la figura de Juan de Salisbury, nacido en Inglaterra a principios del siglo doce. Recibió su formación en las escuelas más importantes de la época, París y Chartres. Completados sus estudios, fue consejero de los distintos Prelados de la Sede de Canterbury, poniendo a su disposición sus amplios conocimientos y sus dotes diplomáticas. Ya anciano, fue elegido Obispo de Chartres, donde ejerció su ministerio hasta su muerte.

De entre las obras de Juan de Salisbury destacan dos por su vigente actualidad. La primera, titulada Metaloghicon, se centra en la defensa de la cultura como la conjunción entre la elocuencia y la sabiduría. Hoy, en efecto, los numerosos instrumentos y medios de comunicación necesitan de mensajes dotados de sabiduría e inspirados en la verdad. En la segunda obra, dedicada al hombre de gobierno, y titulada Polycráticus, sobresale el tema de la relación entre ley natural y el ordenamiento jurídico. Poner en el centro de toda acción social la verdad objetiva del hombre continúa siendo una necesidad ineludible.”

Saludo a los fieles de lengua española provenientes de España y diversos países de Latinoamérica, en particular a los sacerdotes recientemente ordenados deseo recordarles que, con ocasión del Año Sacerdotal, aprendan de san Juan María Vianney el amor a Cristo y su generoso servicio a la Iglesia. Que vuestra donación sea siempre total, plena y gozosa, sin olvidar nunca la predilección del Señor por vuestras vidas.

Antes de finalizar la Audiencia General, como siempre, el Santo Padre se ha dirigido a los jóvenes a los enfermos y a los recién casados. En este tiempo de Adviento, el señor por boca del profeta Isaías nos dice: “Vuélvanse a mí, y serán salvados”. A vosotros, queridos muchachos y muchachas, que procedéis de tantas escuelas y parroquias de Italia, dejad espacio en vuestro corazón a Jesús que viene, para testimoniar su alegría y su paz. A vosotros, queridos enfermos, acoged al Señor en vuestra vida para encontrar con Él consuelo y consolación. Y a vosotros, queridos recién casados, haced del mensaje de amor de la Navidad regla de vida de vuestra familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario