miércoles, 27 de enero de 2010

CATEQUESIS PAPA: "San Francisco de Asís es un auténtico gigante de la santidad"

Miércoles, 27 ene (Radio Vaticano).- Benedicto XVI ha dedicado la catequesis de la Audiencia General de hoy a la figura de “un gigante de la santidad”, como el mismo ha dicho: san Francisco de Asís. Un santo de la Iglesia que “atrae todavía hoy a una gran multitud de personas de todas las edades y de todas las creencias”. Un hombre alegre, sencillo y humilde, enamorado de Cristo, cuyo estilo es seguido por un número infinito de partidarios. Con su muerte no desaparece “ese sentimiento de hermandad universal” expresado por Francisco en su ‘Cántico de las criaturas” y que para la humanidad de hoy, ha afirmado Benedicto XVI, permanece un mensaje muy actual.

“Como recordaba en mi reciente encíclica Caritas in veritate, sólo es sostenible un desarrollo que respete la creación y no dañe el ambiente, y en el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año he subrayado que también la construcción de una paz sólida está unida al respeto del medio ambiente”. El Papa en el aula Pablo VI dirigiéndose a miles de fieles llegados en peregrinación de todo el mundo ha explicado que la transformación que sufrió el pobrecito de Asís fue una “elección radical de vida” que se produjo después de comprender las palabras del Crucificado que le dijo por tres veces: “Francisco ve, y restaura mi Iglesia en ruinas”.

Francisco lo dejó todo y se consagró a Dios en la pobreza, anunciando el Evangelio. “Su intuición y su ideal eran los de ser como Jesús, contemplarlo, amarlo intensamente, imitándolo y adorándolo”. “San Francisco -ha recordado el Santo Padre- tenía un inmenso respeto por los sacerdotes, que han recibido el don de consagrar la Eucaristía. El santo de Asís exigía de ellos una gran pureza. Que el mensaje y las exigencias de san Francisco, ha señalado el Papa, en este año sacerdotal ayuden a los numerosos sacerdotes a vivir su vocación. También ha evocado el Pontífice el encuentro de san Francisco de Asís con un sultán, lo que dio origen en 1219 a la apertura del diálogo eficaz entre cristianos y musulmanes. Cantor y poeta de la creación, pues vivía en total armonía con la naturaleza, el mensaje de fraternidad universal y de amor por la creación de su célebre Cántico, continúa siendo muy actual, ha señalado el Papa.

El Pontífice ha invitado a que cultivemos todos también el camino de la pobreza interior “para crecer en la confianza de Dios y encontrar un estilo de vida que concuerde con la naturaleza” y esté despegado de los bienes materiales de la tierra. “El Pobrecito de Asís siempre estaba dichoso, en cualquier situación: de hecho -ha dicho Benedicto XVI- existe una relación directa entre la santidad y la alegría. El secreto de la verdadera felicidad está allí: llegar a ser santo”.

Oigamos a continuación a Benedicto XVI en el resumen de su catequesis que ha hecho en español para los fieles de nuestra lengua presentes en el Aula Pablo VI del Vaticano.

“Queridos hermanos y hermanas: Hoy quisiera presentaros la figura de San Francisco de Asís, de familia rica y juventud azarosa. Sin embargo, joven aún, inició un proceso de conversión que le llevó a una vida de santidad que, después de ochocientos años, sigue fascinando a tanta gente de toda edad y de diferentes credos religiosos. Su ideal era ser como Jesús, contemplarlo en el Evangelio, amarlo e imitar sus virtudes. En especial la pobreza interior y exterior, según la Bienaventuranza evangélica. Como del amor a Cristo nace el amor universal, Francisco progresó de manera eminente en el sentido de fraternidad con todos y de amor a las criaturas, que nos hablan de la bondad de Dios, y a través de las cuales podemos en cierto modo hablar con Él.
Este mensaje de Francisco es hoy muy actual ante los problemas del respeto por el medio ambiente. Muy amante de la Eucaristía, recordó a los sacerdotes la necesidad de vivir santamente, en coherencia con el Misterio que celebran, y exhortó a todos a respetar a los sacerdotes. Muchos se unieron a Francisco en sus ideales y forma de vida, y él puso este carisma al servicio de la Iglesia, que el Papa aprobó en mil doscientos nueve, y que ha dado abundantes frutos de santidad y de servicio a la Iglesia y a la paz.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, venidos de España, México y otros países latinoamericanos. Que el ejemplo de San Francisco aumente la confianza en Dios y fomente un estilo de vida sobrio, sin apego a los bienes materiales. Muchas gracias.”

Como siempre antes de terminar la Audiencia General, el pensamiento del Papa se ha dirigido a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados a quienes ha deseado a cada uno en su condición que contribuya con generosidad a difundir la alegría de amar y servir a Jesucristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario