miércoles, 17 de febrero de 2010

CATEQUESIS PAPA: "La Cuaresma es camino de conversión y apertura al amor de Dios"

Miércoles de Ceniza
Hoy es el miércoles llamado “de Ceniza”, día en que comienza la Cuaresma, período de 40 días en el cual los cristianos se dedican a la oración, la penitencia y los actos de caridad y misericordia, como preparación para celebrar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. En este día se efectúa el rito de la imposición de la ceniza en la cabeza de los fieles, con las palabras: “Recuerda que eres polvo y al polvo volverás”. Durante estos días la liturgia adopta el color morado para las celebraciones, símbolo de la austeridad cuaresmal.

Ayuno y abstinencia
El miércoles de Ceniza es uno de los dos días del año -el otro es el Viernes Santo- en que los cristianos, desde los 18 años hasta los 60, hacen ayuno y abstinencia. El ayuno consiste en hacer una sola comida importante en el día, que puede ser el almuerzo o la cena. La abstinencia, desde los 14 años, es la privación de carne y sus derivados en las comidas del día, o de bebidas alcohólicas. Esta abstinencia puede reemplazarse por una obra de caridad, o por una práctica de piedad.

Catequesis Papal

Miércoles, 17 feb (Radio Vaticano).- Con la imposición de la ceniza comenzamos hoy el tiempo de Cuaresma. La invitación a la oración, el ayuno y la limosna, que nos hace la liturgia del Miércoles de Ceniza, nos indica el camino a seguir en este tiempo particularmente fuerte del año litúrgico, en el que todos estamos llamados a la conversión, que nos prepara para celebrar el Misterio Pascual, centro de la fe y de la vida de la Iglesia. Un tiempo - dice el Papa - en el que renovamos nuestro compromiso de seguir a Jesús, dejándonos transformar por su misterio pascual, para vencer el mal y hacer el bien.

“La conversión a la cual estamos llamados, no debe entenderse como un simple ajuste de nuestra vida - explica el Papa - sino como un verdadero cambio”. El tiempo de Cuaresma nos hace vivir de manera más intensa. Convertirse significa propiamente “ir a contracorriente”. “A menudo nos arrastra un estilo de vida superficial e incoherente, nos domina y nos hace prisioneros del mal y de la mediocridad. “Mucho más que una decisión moral, - subraya el Santo Padre -, la conversión revela para el creyente una elección de fe que le introduce en una comunicación más profunda con la persona de Cristo. Así pues, convertirse y creer en el Evangelio no son dos cosas distintas

La imposición de la ceniza nos recuerda nuestra fragilidad, comprendida la muerte. “Pero aunque somos sólo polvo - afirma el Pontífice - nuestro polvo es precioso a los ojos de Dios que hace de nuestra muerte, que ha compartido Jesucristo, el camino de la Resurrección gloriosa”. Estamos pues invitados a sumergir nuestra vida más profundamente en el misterio pascual a través de la Eucaristía y en la vida de caridad, que nace de la Eucaristía y que en ella encuentra su plenitud.

Este ha sido el resumen que de su catequesis ha hecho Benedicto XVI en español para los fieles de nuestra lengua presentes en el Aula Pablo VI del Vaticano.

“Queridos hermanos y hermanas: Iniciamos hoy, Miércoles de Ceniza, el camino cuaresmal que nos preparará a la celebración de la Pascua del Señor. En este itinerario espiritual, la Iglesia nos sostiene con la Palabra de Dios, que encierra un programa de vida espiritual y de penitencia, y con la gracia de los Sacramentos. La liturgia de este día contiene el significativo rito de imposición de la ceniza, en el que se pueden utilizar dos fórmulas. La primera dice: “Convertíos y creed en el Evangelio”. Esta llamada a la conversión es una invitación a dejar un estilo de vida superficial e incoherente, para entrar en comunión con la persona de Jesús, entregando nuestra vida al Evangelio.

La segunda fórmula que puede pronunciar el sacerdote cuando impone la ceniza dice así: “Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás”. Con estas palabras, la liturgia cuaresmal, por un lado, nos recuerda la muerte, exhortándonos al realismo y a la sabiduría, y, por otro, nos alienta a acoger y vivir la novedad inesperada que la fe cristiana desvela en la realidad misma de la muerte. Con la imposición de la ceniza, pues, renovamos nuestro compromiso de seguir a Jesús, dejándonos transformar por su misterio pascual, para vencer el mal y hacer el bien. Durante la Cuaresma, tiempo de oración y penitencia, invoquemos con confianza la protección y el auxilio de la Virgen María, la primera creyente en Jesucristo. Muchas gracias.

Como siempre antes de terminar la audiencia general, el pensamiento del Papa se ha dirigido a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. Queridos jóvenes, os exhorto a vivir la Cuaresma con un auténtico espíritu penitencial, como una vuelta al Padre, que a todos atiende con los brazos abiertos. Queridos enfermos, os animo a ofrecer vuestros sufrimientos con Cristo por la conversión de cuantos todavía se encuentran lejos de Dios; y deseo a vosotros, queridos recién casados, que construyáis con valentía y generosidad vuestra familia sobre la sólida roca del amor divino.

3 comentarios:

  1. ♥♥cuando ay retiros y cuanto costaria♥☻☻

    ResponderEliminar
  2. Estimado/a hermano/a:
    En cuanto a mi persona y ministerio no tengo en lo inmediato ningún retiro planificado para dar.
    Averigua en tu parroquia donde seguramente te informarán sobre algún retiro de Cuaresma.
    Gracias por ser parte del Blog.
    Con mi bendición.
    Padre José Medina.

    ResponderEliminar
  3. Estoy buscando por Internet un retiro que hacer en Cuaresma. Me apetece estar un tiempo a solas con el Señor sacramentado. Prefiero repetir, de vez en cuando, oraciones litúrgicas que oir clases o reflexiones. Vivo en Madrid y soy una profesional de 38 años. Si alguien supiera de un retiro así, ruego me lo haga saber. Gracias. mariandres2002@hotmail.com

    ResponderEliminar