martes, 6 de abril de 2010

INTENCIONES PAPA: Abril de 2010

Queridos amigos y hermanos del Blog: el Santo Padre Benedicto XVI indica para cada año y para cada mes, cuales son las intenciones generales y misioneras de la Iglesia en todo el mundo, por las que quiere que se ore. Éstas intenciones las confía al Apostolado de la Oración, quienes propagan en el mundo entero la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, a fin de que éste las difunda con la mayor amplitud posible. Les comparto ahora las intenciones para este mes de abril de 2010 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Claudio Barriga, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración.
La INTENCIÓN GENERAL para el mes de ABRIL de 2010 es: "Para que toda tendencia hacia el fundamentalismo y el extremismo sea contrarrestada por el constante respeto, la tolerancia y el diálogo entre todos los creyentes.".

Comentario: El fenómeno del extremismo y el fundamentalismo en distintos ámbitos de la convivencia humana parece haber aumentado estos últimos años. Se entiende por fundamentalismo la observancia muy estricta de los principios fundamentales de un grupo u organización. En lo religioso, el fundamentalismo considera sus dogmas como verdad absoluta, indiscutibles, y por lo tanto, está cerrado al diálogo con quien es de otra creencia. Suele intentar imponer sus ideas a otros grupos, incluso por la fuerza. En toda religión algunas personas pueden llegar a ser fundamentalistas.

Se llama extremismo la acción fanática de individuos o grupos que se han radicalizado y se encuentran más allá del centro político de la sociedad. Hay grupos religiosos que usan métodos extremistas, léase la violencia, para promover la obediencia a sus doctrinas mediante la coacción o el miedo. Lamentablemente el nombre de Dios no lo viven todos como un nombre de paz. Hoy se multiplican los ejemplos de quienes usan su nombre para matar y destruir. Es claro que la religión no es la causa real ni la verdadera inspiración para la violencia, ella es más bien la excusa que se toma para reivindicar otras posiciones o para denunciar injusticias o defectos del sistema.

Las noticias nos alarman con el aumento de las tensiones y la violencia anti-cristiana en algunos estados de India, o en Mosul, Irak, o en algunas partes de Indonesia, o Filipinas. Muchos países y regiones musulmanes implantan como ley civil una interpretación de la sharia, la ley islámica, de manera estricta, intolerante y violenta hacia todo el que no se somete a ella. En estos y otros lugares crece el poder político de grupos fanáticos y extremistas, donde se ha prácticamente institucionalizado una violencia “de Estado”, justificada livianamente por ideologías que desprecian la vida de quien no es “de los suyos”.

También nosotros los cristianos, incluidos los católicos, podemos caer y hemos caído en actitudes fundamentalistas e intolerantes. Cuando y donde hemos estado en posiciones mayoritarias, no siempre hemos respetado los derechos de quienes profesaban otra religión. Actualmente, no siempre acogemos y defendemos al inmigrante, al de otra cultura o religión. Muchas veces desde posiciones cristianas integristas despreciamos con poca humildad pensamientos distintos. Junto al Santo Padre, oremos este mes para que en nuestro mundo pueda prevalecer el entendimiento por sobre el enfrentamiento. Que seamos capaces de construir la paz basada en el constante respeto, la tolerancia y el diálogo.

La INTENCIÓN MISIONERA para ABRIL de 2010 es: "Para que los cristianos perseguidos por causa del Evangelio, sostenidos por el Espíritu Santo, perseveren en el fiel testimonio del amor de Dios por toda la humanidad".

Comentario: Los cristianos en India son grupos muy minoritarios en la sociedad, a nivel nacional son sólo el 2% de la población. Muchas veces el trabajo desarrollado por la Iglesia, básicamente en obras educativas y de promoción de los más pobres, es contestado con odio y violencia. Ante las persecuciones sufridas, ellos se han preguntado la razón de tanta animadversión en su contra, siendo que son pocos y con poco poder. Es clara la razón.

Sus esfuerzos por anunciar una buena noticia a los más marginados de esa sociedad y el apoyo a sus legítimas reivindicaciones contrarían los intereses de quienes los explotan, que se ven privados de un grupo humano sometido y dócil a sus abusos. Y lo que es más grave para ellos, estas reivindicaciones apuntan a un cambio en injusticias que tienen raíces milenarias. La semilla del evangelio quiere ser aquí la levadura en la masa para un nuevo modelo de cultura y convivencia, sin que eso anula nada de la enorme riqueza de las tradiciones locales. En cada cultura el Evangelio está llamado a hacer posible la convivencia como hijos de Dios para todos sin distinción, y esto encuentra resistencia en grupos fundamentalistas fanatizados.

Esta semilla seguirá creciendo y los cristianos seguirán actuando, reconfortados por las palabras de Jesús a sus discípulos:

•Jn 15,18-21: Si el mundo los odia, sepan que a mí me odió primero
•Lc 23,31: Si tratan así al leño verde, qué no harán con el seco
•Mt 5,10: Felices los perseguidos por causa de la justicia
•Mt 10,24 : El discípulo no es más que el maestro

La Iglesia seguirá trabajando por humanizar las vidas de los excluidos del sistema de castas, ayudándoles a tomar conciencia de sus derechos. Serán (y son) perseguidos e incluso asesinados, acusados de subversivos y de atentar contra la identidad religiosa de la India. ¿No nos resuenan estas acusaciones como las mismas causas “político-religiosas” aducidas para dar muerte a Jesús?

Hay también otros modos de persecución a quienes profesan la fe, menos visibles y menos violentos, pero que limitan la libre expresión de la fe. Me refiero a la dificultad que viven quienes son cristianos observantes en las sociedades modernas fuertemente marcadas por el secularismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario