martes, 25 de mayo de 2010

ACTUALIDAD: Bicentenario Argentino: ¿Ya es hora de pensar la patria, no?


Queridos amigos y hermanos del blog: hoy les propongo que hablemos de política, pero quédense tranquilos, no voy hacer propaganda partidista, sino hablar en el sentido más amplio y más noble del término; hablaré como argentino de nuestro ser “independientes” como nación. Esto en relación, por supuesto, a la celebración del Bicentenario de la República Argentina que tiene lugar hoy 25 de mayo de 2010, doscientos años después de la Revolución de Mayo de 1810 en la cual se destituyó al virrey español Baltasar Hidalgo de Cisneros, dando lugar a la creación de una Junta de gobierno conformada por destacados representantes del pueblo. Así tuvo su origen el primer gobierno patrio.

Se conoce como el surgimiento del Estado Argentino al período de la historia de la Argentina durante el cual la autoridad de la monarquía española llega a su fin en el virreinato del Río de la Plata, el cual se disgrega en diversas unidades políticas y se produce la conformación jurídico-política de lo que hoy es la República Argentina. Con el primer antecedente en las invasiones inglesas, este proceso se inicia propiamente con la Revolución de Mayo y culmina con la sanción de la Constitución Nacional en 1853.

La abdicación de Carlos IV y su hijo Fernando VII dejó vacante el trono español por lo que los virreinatos podían tomar decisiones por sí solos. En Buenos Aires, se declaró al Cabildo como órgano representante de la voluntad popular y depositario de la soberanía y se conforma la Junta Provisional Gubernativa, o Primera Junta, que juró en la tarde del 25 de mayo de 1810. Su formación marcó el comienzo del ejercicio del poder por parte de los criollos, prescindiendo de las autoridades existentes en España.

El resto de la organización virreinal siguió intacta: audiencias, gobernadores, intendentes y cabildo permanecían en sus funciones. La Junta envió una circular a las provincias solicitando la designación de representantes para unírseles. El 28 de mayo la Junta dictó su propio reglamento. Las milicias fueron transformadas en regimientos regulares, dando origen al ejército de la revolución. Así comienza el proceso de “independencia” de la Nación Argentina.

Según el diccionario ser independiente es “no depender de otras personas”, y es lo mismo que decir ser autónomo o libre. Y según esta definición, la Argentina lo es en parte. No será del todo independiente mientras no sepa “pensar sola”. Y para desarrollar estas ideas le cedo la palabra a uno de los hombres que más “pensó” la patria, el P. Leonardo Castellani, que quizás sea –desgraciadamente- alguien a quien poco o nada se citará en la celebración. En un libro póstumo llamado “Las ideas de mi tío el cura”, nos presenta su esquema de los grados de “ser independiente” en la persona humana, realidad que podemos aplicar análogamente a una nación:

Del nacimiento hasta sus 7 años el hombre no piensa solo ni enseñado: por eso a los 7 años ponemos el uso de la razón naciente. La actividad intelectual se va elaborando entonces por medio de un intenso y gozoso arraigo de sensaciones. Es la época en que el niño hace “el descubrimiento del ser”, de la realidad que lo rodea.

De sus 7 a los 14 años el hombre no piensa sólo pero sí enseñado: Es el tiempo de la escuela. Es el tiempo del creer, de empezar a usar la memoria y la imaginación, el tiempo del construir. A los 14 años se comienza a pensar solo.

De los 14 a los 21 años el hombre puede pensar solo: y no sólo que puede sino que debe pensar solo. Es el tiempo de la ciencia, de la acción y de la filosofía, acompañado como de la mano por la fe, la creencia y la enseñanza. Pero es el momento de enfrentarse a solas con la Verdad. A los 21 años dado ya por maduro llega a la mayoría de edad y el disfrute y responsabilidad de sus bienes.

Comparemos la Argentina a esto que hemos explicado: ¿Cree Usted que la Argentina piensa sola? No. Hasta ahora y a lo largo de estos doscientos años han pensado por nosotros España, Francia, Italia y, ¿hace falta decirlo? Estados Unidos. Hemos copiado nuestra Constitución como quien alza de un mueble un reloj y lo pone en otro. Hemos hecho ciudades europeas y norteamericanas. Hasta la literatura europea hemos copiado. Todo esto lo hemos hecho bien, honestamente, como buenos discípulos.

Pero ya es hora de dejar de copiar y empezar a pensar solos y construir solos nuestra patria. Seremos independientes, cuando tengamos el cerebro despegado y las manos libres. Pero para esto hay que estudiar en serio, trabajar en serio, gobernar en serio, y por sobre todo, rezar en serio.

La patria grande que soñamos la construimos desde Cristo o nunca será una realidad. Que nuestra Señora de Luján, Patrona de la República Argentina, nos ayude a “pensar la patria” y de su mano empezar a construirla.

Desde la que es –con razón- la Madre Patria, a cada hermano argentino que visita mi blog, con “corazón argentino” les mando mi bendición. ¡Feliz Bicentenario Patrio!

Padre José Medina


3 comentarios:

  1. UN GRAN ABRAZO PADRE JOSÉ, ESPERO QUE ESTÉ BIEN POR ALLÁ EN ESPAÑA, AQUÍ ESTAMOS PELEANDOLA COMO SIEMPRE, LOS ARGENTINOS SOMOS DE LUCHA CONSTANTE Y USTED LO SABE, PERO AMAMOS LA PATRIA Y EL ALTÍSIMO HA QUERIDO QUE VIVAMOS AQUÍ, SU VOLUNTAD ES SUPREMA Y COMO ME ENSEÑÓ: DIOS NO SE EQUIVOCA""" UN ABRAZO Y FELIZ DÍA PATRIO. SEBASTIAN

    ResponderEliminar
  2. Gracias Padre por toda su "información tan formativa" Ruego a Jesús y a su Santa Madre, nos conceda la gracia,en este momento tan difícil que está padeciendode nuestra Amada Iglesia,ser parte de aquellos Amigos fuertes de Dios, que desean y luchan y si fuese posible hasta dar la vida,para que El reine en plenitud en cada corazón.

    ResponderEliminar
  3. Gracias estimado amigo por visitar el blog y participar. Es así, nuestros tiempos no son buenos, pero, ¿algunas vez lo fueron?. "Amigos fuertes de Dios" es una buena consigna, si la hacemos vida, nos iremos encaminando a la edificación del Reino.
    + Bendiciones.
    P. José.

    ResponderEliminar