miércoles, 19 de mayo de 2010

ACTUALIDAD: Multitudinaria muestra de solidaridad, afecto y reconocimiento a la persona y magisterio de Benedicto XVI

Queridos amigos y hermanos del blog: El Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone, señaló que la multitudinaria demostración de solidaridad y apoyo al Papa Benedicto XVI ante los ataques mediáticos del que es objeto, y que reunió a unas 200 mil personas el pasado domingo en la Plaza de San Pedro para el rezo del Regina Caeli, son una muestra del deseo de muchos cristianos de renovar "el corazón de la Iglesia".

En declaraciones a Radio Vaticano, comentó que "la manifestación que se ha desarrollado aquí en Roma dice todo del afecto que circunda al Papa", no sólo de los católicos italianos sino de los fieles de todo el mundo. Esta presencia masiva "también habla de la voluntad, de los buenos propósitos de los cristianos auténticos –pertenecientes a los diversos movimientos– de renovar desde lo profundo el corazón de la Iglesia, de hacer penitencia por los pecados que están en la Iglesia y el mundo; y de desarrollar un esfuerzo por un testimonio límpido, claro y coherente con el Evangelio de Cristo".


Éste, continuó el Secretario de Estado, "es el sentido más bello de esta manifestación y de las grandes manifestaciones en Portugal", concluyó refiriéndose al reciente viaje del Papa Benedicto XVI en el que rezó junto a cientos de miles de peregrinos a los pies de la Virgen de Fátima.

EL PAPA AGRADECE LA CERCANIA
DE LA IGLESIA Y DEL PUEBLO ITALIANO

CIUDAD DEL VATICANO, 16 MAY 2010 (VIS).-Después del rezo del Regina Coeli, el Papa agradeció la "presencia y confianza" de las 200.000 personas presentes en la Plaza de San Pedro y en Via della Conciliazione. "Hoy mi primer saludo -dijo- se dirige a los fieles laicos procedentes de toda Italia y al cardenal Angelo Bagnasco, que les acompaña como presidente de la Conferencia Episcopal. ¡Os doy las gracias de corazón, queridos hermanos y hermanas, por vuestra cálida y numerosa presencia!".

"Respondiendo a la invitación del Consejo Nacional Italiano de las Asociaciones Laicales, habéis adherido con entusiasmo a esta hermosa y espontánea manifestación de fe y de solidaridad, en la que participa también un importante grupo de parlamentarios y de administradores locales. A todos deseo expresar mi más sentido reconocimiento. Saludo también a los miles de inmigrantes, conectados con nosotros desde la Plaza de San Juan de Letrán, junto al cardenal vicario Agostino Vallini, con motivo de la "Fiesta de los Pueblos".

"Queridos amigos -continuó-, hoy demostráis el gran afecto y la profunda cercanía de la Iglesia y del pueblo italiano al Papa y a vuestros sacerdotes, que diariamente os atienden, para que en el compromiso de renovación espiritual y moral podamos servir cada vez mejor a la Iglesia, el Pueblo de Dios, y a cuantos se dirigen a nosotros con confianza".


El Santo Padre afirmó que "el verdadero enemigo que hay que temer y combatir es el pecado, el mal espiritual, que a veces, por desgracia, también contagia a los miembros de la Iglesia. Vivimos en el mundo, dice el Señor, pero no somos del mundo, aunque tenemos que estar precavidos ante sus seducciones. Por el contrario, debemos tener miedo del pecado y por este motivo estar profundamente arraigados en Dios, siendo solidarios en el bien, en el amor, en el servicio. Es lo que la Iglesia, sus ministros, unidos a sus fieles, han hecho y siguen haciendo con ferviente compromiso por el bien espiritual y material de las personas en todas las partes del mundo. Es lo que especialmente vosotros tratáis de hacer habitualmente en la parroquias, en las asociaciones y en los movimientos: servir a Dios y al hombre en el nombre de Cristo".


El Papa concluyó animando a "seguir juntos con confianza en este camino, y que las pruebas, que el Señor permite nos lleven a una mayor radicalidad y coherencia. Es hermoso ver hoy esta multitud en la Plaza de San Pedro, así como ha sido emocionante para mí ver en Fátima la inmensa multitud que, escuchando a María, ha rezado por la conversión de los corazones. Renuevo hoy este llamamiento, alentado por vuestra presencia tan numerosa. ¡Gracias!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario