martes, 1 de junio de 2010

INTENCIONES PAPA: Junio de 2010

Queridos amigos y hermanos del blog: les comparto las intenciones del Santo Padre Benedicto XVI para este mes de junio de 2010 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Claudio Barriga, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración.

La INTENCIÓN GENERAL para el mes de JUNIO de 2010 es: "Para que todas las instituciones nacionales y transnacionales se comprometan a garantizar el respeto de la vida humana, desde la concepción hasta su fin natural.".

Comentario: He venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia, es la palabra de Jesús a los suyos (Jn 10,10). El Dios de la vida se ha manifestado en nuestra tierra para conducir a todos sus hijos e hijas a una vida plena. Fiel a la enseñanza del Maestro, la Iglesia siempre ha defendido la vida de las personas, desde su inicio antes de nacer, hasta su fin natural. Garantizar este respeto por la vida humana es la preocupación del Papa en la intención de este mes.

No todos los grupos u organizaciones muestran coherencia en sus luchas por defender la vida. Algunos se proclaman grandes defensores de los derechos humanos, y de hecho hacen una encomiable labor, pero fallan a la hora de defender el derecho de los más indefensos, los no nacidos. Propugnan la inaceptable tesis que el aborto es un derecho de la mujer sobre su cuerpo. El derecho a nacer es el primero y más básico de los derechos, no sujeto a la arbitraria decisión de la madre. En ocasiones, estos mismos grupos apoyan la eutanasia, que es un modo de aprobar el dudoso derecho a matar.

Por otro lado, hay quienes son enérgicos y activos en la lucha contra el aborto o la eutanasia, con gran celo por la doctrina de la Iglesia, pero guardan silencio ante los atropellos a los derechos de los pobres y otras graves injusticias sociales. Algunos de estos grupos en ciertos países desarrollados han incluso apoyado y sostenido la injustificable guerra contra Iraq. Este planteamiento no es fiel al conjunto del magisterio de la Iglesia que promueve siempre la paz y la justicia.

Las cifras del daño a la vida a nivel mundial son escalofriantes: 45 millones de abortos al año, 2000 millones de personas en la miseria, 1500 de estos sin siquiera tener acceso al agua potable, 70 millones los refugiados y desplazados, 300.000 los niños soldados …y mucho más.
La coherencia en la defensa de la vida desde su inicio hasta su fin natural pasa también hoy por la defensa del medio ambiente. En el hábitat donde ha de nacer y crecer la vida, atentar contra él es atentar contra la vida.

La preocupación del Papa este mes constituye un llamado a las instituciones sociales nacionales e internacionales a ejercer su misión de promover la vida en favor de sus pueblos. Se requiere el esfuerzo mancomunado de todos los agentes sociales para contrarrestar las fuerzas de quienes siembran muerte en el mundo.

Son interminables los links de instituciones y personas que desarrollan acciones y proyectos a favor de la vida. Nos limitamos a algunos:

· Servicio Jesuita a Refugiados
· Naciones Unidas - Declaración Universal de Derechos Humanos
· Naciones Unidas - Derechos Humanos
· Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos
· Indice universal de los derechos humanos sobre los Documentos des las Naciones Unidas
· The Refuge Media Project (is developing several video documentaries and other resources for those working with immigrant torture survivors)
· FIDH (Federación Internacional para los Derechos Humanos)
· Human Rights Watch
· Acción por la Vida y la Paz (Organización peruana por la defensa de la vida y una cultura de Paz)
· Un video de denuncia contra el aborto, con imágenes muy fuertes, impactante: (SPA – ENG)
· Wikipedia ofrece un listado de numerosas organizaciones de defensa de la vida (contra el aborto) en distintos países del mundo



La INTENCIÓN MISIONERA para JUNIO de 2010 es: "Para que las Iglesias en Asia, que constituyen "una pequeña grey" entre poblaciones no cristianas, sepan comunicar el Evangelio y testimoniar con gozo su adhesión a Cristo.".

Comentario: En los países asiáticos el porcentaje de católicos suele ser muy bajo. Con la excepción de Filipinas y Timor Oriental, en todo el resto son grupos minoritarios y, en muchos de ellos, casi inexistentes en comparación al total de la población. Viven su fe y desarrollan su misión cristiana rodeados de millones de personas que jamás han oído el anuncio de Cristo. Muchas veces lo hacen en condiciones de sospecha o de abierta hostilidad, fruto de gobiernos nacionales intolerantes o grupos fundamentalistas fanatizados (ver el comentario a la intención general de Abril).

Entre los países que Occidente llama “del lejano Oriente”, algunos han alcanzado altos niveles de desarrollo económico y tecnológico (como Japón, Taiwán, Corea del Sur) y otros, como China, se encaminan a él a grandes pasos. Pero en muchos casos el precio que se paga por este éxito material son altos índices de agotamiento(estrés) y de insatisfacción en las personas, debido a la enorme presión y al exceso de trabajo a que se ven sometidos en aras de la productividad. Esto se observa incluso en los niños, fuertemente exigidos por sus padres para alcanzar el éxito académico. Podemos definirlas, en muchos casos, como sociedades en crisis: Crisis de valores y de ausencia de Dios, aún cuando el budismo en algunas partes goza de vitalidad y popularidad entre la población. Han alcanzado el progreso de acuerdo a patrones occidentales, pero se han debilitado sus estructures familiares, sociales y religiosas tradicionales. Muchos no saben ya hacia dónde mirar.

Es aquí donde los cristianos en estos países tienen una oportunidad de testimoniar la Buena Nueva de Jesucristo, en respuesta a la intención del Papa para este mes. Muchos hombres y mujeres cansados y desorientados aceptarían gustosos un anuncio capaz de dar nuevo sentido a sus vidas. (Tanto en japonés como en chino, la palabra “crisis” significa dos cosas: peligro y oportunidad.) En este contexto cultural y político difícil, que daña a muchas personas, los cristianos encuentran la vida nueva de Jesucristo y la ofrecen a sus hermanos. La fuerza nueva del Resucitado transforma la oscuridad en luminosidad, según las palabras del Señor, “agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño” (Mc 16,18).

También constatamos con esperanza cómo la Iglesia en algunos de estos países, como India, Vietnam e Indonesia, vive una vigorosa expansión y un sostenido florecimiento, también en el número de vocaciones a la vida religiosa. La sangre de muchos mártires que en estas regiones han dado su vida por la fe está dando sus frutos. Oremos intensamente este mes junto al Santo Padre para que este pequeño rebaño tenga la fuerza del Espíritu para poder, en un contexto desafiante, “comunicar el Evangelio y testimoniar con gozo su adhesión a Cristo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario