viernes, 6 de agosto de 2010

JESUCRISTO: La Transfiguración del Señor


Queridos amigos y hermanos del blog: hoy 6 de agosto celebra la Iglesia la Fiesta de la Transfiguración del Señor que nos presenta uno de los más grandes milagros que Jesucristo realizó, no delante de una multitud, ni siquiera de los doce apóstoles, sino solamente delante de tres, Pedro, Santiago y Juan. Esta Fiesta que se venía celebrando desde muy antiguo en las iglesias de Oriente y Occidente, pero el papa Calixto III, en 1457 la extendió a toda la cristiandad para conmemorar la victoria que los cristianos obtuvieron en Belgrado, sobre Mahomet II, orgulloso conquistador de Constantinopla y enemigo del cristianismo, y cuya noticia llegó a Roma el 6 de agosto

El Evangelista San Mateo en el capítulo 17, versículos 1 al 9, relata este hecho de la siguiente manera: “Seis días después tomó Jesús a Pedro, a Santiago y a Juan, su hermano, y los llevó aparte, a un monte alto. Y se transfiguró delante de ellos, su rostro brilló como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz.

Y se les aparecieron Moisés y Elías hablando con El. Tomando Pedro la palabra, dijo a Jesús: ‘Señor, ¡qué bien estamos aquí! Si quieres, haré aquí tres carpas, una para ti, una para Moisés y otra para Elías’. Aún estaba hablando él, cuando los cubrió una nube resplandeciente, y salió de la nube una voz que decía: ‘Este es mi Hijo muy amado, en quien tengo mi complacencia, escuchadle’.

Al oírla, los discípulos cayeron sobre su rostro, sobrecogidos de gran temor. Jesús se acercó, y tocándolos dijo: ‘Levantaos, no temáis’. Alzando ellos los ojos no vieron a nadie, sino sólo a Jesús. Al bajar del monte les mandó Jesús: ‘No deis a conocer esta visión a nadie hasta que resucite de entre los muertos’.”

Este milagro de Cristo que acabamos de leer es la síntesis del misterio de la muerte y resurrección del Señor y la expresión característica de la vocación del cristiano. Fue para los apóstoles un fortalecimiento para que no se abatieran ante los sufrimientos que Jesús había de padecer. Era necesario que comprendieran que la pasión del Señor en lugar de ser aniquilamiento de la gloria del Hijo de Dios era el paso obligado que lo condujo a esa misma gloria.

Pero esta visión beatificante de Cristo no era más que un anticipo de la gloria de la resurrección y un viático para seguir con más fuerzas a Jesús en el camino del Calvario. Es esto lo que dijo claramente la voz que vino del cielo: ‘Este es mi Hijo muy amado, en quien tengo mi complacencia, escuchadle’. El Padre se complace en el Hijo porque aceptó ocultar sus resplandores bajo el velo de la carne humana y hasta bajo la ignominia de la cruz.

El Señor, momentáneamente, dejó entrever su divinidad, y los discípulos quedaron fuera de sí, llenos de una inmensa dicha, que llevarían en su alma toda la vida. “La transfiguración les revela a un Cristo que no se descubría en la vida de cada día. Está ante ellos como Alguien en quien se cumple la Alianza Antigua, y, sobre todo, como el Hijo elegido del Eterno Padre al que es preciso prestar fe absoluta y obediencia total” (Juan Pablo II, Homilía 27-II-1983), al que debemos buscar todos los días de nuestra existencia aquí en la tierra

Nosotros que somos sus discípulos actuales tenemos que escucharle siempre, y aún más atentamente cuando habla de la cruz e indica el camino. Nuestra vocación de cristianos es conformarnos a Cristo Crucificado para poder ser un día conformados y revestidos de su gloria.

Pidamos a Nuestra Señora que sepamos ofrecer con paz el dolor y la fatiga que cada día trae consigo, con el pensamiento puesto en Jesús, que nos acompaña en esta vida y que nos espera, glorioso al final del camino. “Y cuando llegue aquella hora en que se cierren mis ojos humanos, abridme otros, Señor, otros más grandes para contemplar vuestra faz inmensa. ¡Sea la muerte un mayor nacimiento!” (J. Margall, Canto espiritual), el comienzo de una vida sin fin.

Con mi bendición.
Padre José Medina

2 comentarios:

  1. Que difícil fue en algunos momentos de mi vida poder comprender las cruces, aceptarlas y abrazarlas. Renegué de ellas, las maldije, le grité al Padre enojado que eran demasiadas cruces para mi.
    Solo el tiempo y la distancia de los hechos me ha dejado comprender que las cruces que he encontrado en mi camino, solo han servido para hacerme crecer espiritualmente.
    Solo con cruces grandes se puede abrazar a Cristo y sentir que su presencia nos abarca. Bendita sean las cruces que ya han pasado, Bendita sean las que tengo hoy en mis espaldas y Benditas las que vendrán, porque estoy seguro de que El no me dejará solo, El caminará mi lado, aunque en esos momentos tal vez yo no lo sienta, no lo crea o no lo sepa.
    Le pido a nuestro Papá bueno, que no solo en la calma puedo comprender esto, sino también en el medio de las tormentas

    Le mando un abrazo grande en Cristo

    Mariano

    ResponderEliminar
  2. Querido Mariano: quien comprende el misterio de la Cruz, en sí misma y en la vida personal, está muy cerca del camino de la sabiduría. Gracia que pido para tí y para mí.
    Un fuerte abrazo.
    P. José.

    ResponderEliminar