sábado, 2 de octubre de 2010

INTENCIONES DEL PAPA: Octubre de 2010

Queridos amigos y hermanos del blog: les comparto las intenciones del Santo Padre Benedicto XVI para este mes de octubre de 2010 con un breve comentario que nos ayuda a comprender la importancia y necesidad de acompañar con nuestra oración la propuesta oracional del Papa.

La INTENCIÓN GENERAL para el mes de OCTUBRE de 2010 es: "Para que las Universidades Católicas sean cada vez más lugares donde, gracias a la luz del Evangelio, sea posible experimentar la armónica unidad que hay entre fe y razón".

Comentario pastoral: Toda universidad tiene como objetivo la investigación, la enseñanza de la verdad y el servicio a la sociedad, pero junto a ellas, una Universidad Católica, por compromiso institucional, aporta también la inspiración y la luz del mensaje cristiano y la propuesta de hacer vida la fe tal como es presentada y querida por la Iglesia.

Una universidad es y se dice católica ante todo por su compromiso institucional católico. Esto significa que no basta que las personas que la dirigen sean católicas; ni tampoco que cuente con una facultad o departamento de teología católica, ni siquiera que proporcione un servicio pastoral a la comunidad universitaria. Es a la universidad, como institución que le corresponde ser católica y conformar con esta identidad todos los actos oficiales y todas sus actividades fundamentales: la investigación, la formación profesional, el diálogo con la cultura.

Este compromiso institucional abarca a todos y a cada uno de los que tienen responsabilidades en la universidad: profesores, estudiantes, personal administrativo. Ciertamente es una realidad perfectamente legítima la presencia de profesores no católicos, ante los cuales hay que mostrar un gran respeto y espíritu de apertura. No obstante, se pide justamente que los no católicos respeten en su investigación y en su enseñanza el carácter católico de la institución donde trabajan, es decir la doctrina y la moral católicas.

La universidad es, en su mismo origen, una de las expresiones más significativas de la solicitud pastoral de la Iglesia y se vincula íntimamente con su misión de anunciar la fe, ya que la fe que la Iglesia anuncia en una fe que impregna la inteligencia y el corazón del hombre; una fe que debe ser pensada para ser vivida. Por tanto, la presencia eclesial en la universidad no se limita a una intervención meramente cultural y científica, sino que busca integrar la vida con la fe, ofreciendo la posibilidad efectiva de un encuentro personal con Jesucristo.

No existe ninguna contraposición entre la finalidad específica de una universidad y la fidelidad de las universidades católicas a la misión evangelizadora de la Iglesia. Si el primer objetivo de toda universidad es la investigación de la verdad y su transmisión desinteresada a los jóvenes, la Universidad Católica, iluminada por la Verdad que procede de Cristo, goza de una mayor capacidad para la búsqueda desinteresada de tal verdad.


La INTENCIÓN MISIONERA para OCTUBRE de 2010 es: "Para que la celebración de la Jornada Misionera Mundial sea ocasión para comprender que la tarea de anunciar a Cristo es un servicio necesario e irrenunciable que la Iglesia está llamada a desempeñar en favor de la humanidad".

Comentario pastoral: En el mes de octubre, la Iglesia Católica celebra el Mes de las Misiones, puesto que fue en este mes, que se descubrió el continente Americano, abriendo así una nueva página en la historia de la Evangelización.

Este debe ser considerado en todos los países como el mes de la misión universal. El penúltimo domingo de Octubre, proclamado "Jornada Mundial de las Misiones" constituye el punto culminante. En algunos países, como por ejemplo en la República Argentina, por ser el tercer domingo de Octubre el Día de la Madre, esta Jornada se anticipa para el 2º domingo. Esta Jornada se celebrará en todas las Iglesias locales como fiesta de la catolicidad y de la solidaridad universal. Este día, los cristianos del mundo entero tomarán conciencia de su responsabilidad común frente a la evangelización del mundo. "Los Obispos y las Conferencias Episcopales elaborarán invocaciones especiales por las misiones, que se añadirán a la oración de los fieles durante la Misa" (Estatutos de las OMP 11, Motu Proprio "Ecclesiae Sanctae" III, 3).

La Jornada Misionera Mundial, orientada a sensibilizar sobre el problema misionero, así como a recoger donativos, es una cita importante en la vida de la Iglesia, porque enseña cómo se ha de dar: en la celebración eucarística, esto es, como ofrenda a Dios, y para todas las misiones del mundo (RM 81). La finalidad fundamental de esta Jornada es dar a conocer la actividad misional de la Iglesia, en su más amplio sentido, tanto evangelizador como de desarrollo y promoción humana.

A esta jornada se la conoce popularmente con el nombre de DOMUND, término acuñado en 1943 por Monseñor Ángel Sagarminaga, primer Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias en España, quien guiado por su imaginación y su sentido de animación misionera, unió las dos sílabas iniciales de las palabras Domingo Mundial y lanzó a la calle el eslogan: DOMUND.

El Papa Pío XI fue el gran impulsor del Domund. Electo Papa en 1922, toma un gran cariño a las Misiones, demostrado en la Fiesta de Pentecostés de ese mismo año cuando interrumpió su Homilía, despertando un silencio azaroso; tomó su solideo blanco y lo hizo circular entre los Cardenales, Obispos, Sacerdotes y Fieles en la Basílica de San Pedro de Roma, haciéndose así el mismo recaudador de una colecta en favor de las misiones. A pedido de los miembros de las OMP, Pío XI el 14 de abril de 1926 instituyó la JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES.

Ese día debía ser celebrado en toda la Iglesia católica del mundo, el penúltimo domingo de octubre. (Recordemos que el último domingo era la recién creada Fiesta de Cristo Rey) Así se vinculaba la obra de las misiones con el Reinado de Cristo. Nació así la "Jornada Mundial de las Misiones", que más tarde recibió el nombre oficial de "Domingo Mundial de las Misiones", popularizada con el nombre de "DOMUND".

Sucesor de Pío XI, y gran promotor de la Evangelización de los pueblos, Pablo VI recuerda: "Fue una genial intuición en la vida de la Iglesia, una oportunidad de hacer sentir la vocación misionera de la Iglesia a nuestros hermanos los obispos, al clero, a los religiosos y religiosas y a todos los católicos; una ayuda insustituible a las misiones; un acicate a la fe tanto de las Iglesias de muchos siglos de fundación como de las Iglesias jóvenes, un gran días de la catolicidad".

4 comentarios:

  1. Hace un mes aproximadamente en una visita pastoral a la parroquia, tuvimos la suerte de compartir un reunión con el Obispo, junto con otros catequistas.
    El mensaje principal que nos dejó fue simple y claro. Es necesario que nuestra iglesia sea misionera, es necesario salir a anunciar a Cristo en todos los ambientes y lugares. Estamos acostumbrados a una vida religiosa y espiritual que es casi exclusivamente sacramental.
    Estamos acostumbrados a llevar o entregar la palabra de Cristo solo a aquel que se esta preparando para recibir un sacramento.
    Como catequistas muchas veces nos olvidamos de los que están afuera, de los que no tienen un contacto con la iglesia.

    En lo personal, mas allá de las catequesis en la catequesis en la que participo y mis actividades parroquiales desde hace un tiempo me había propuesto ayudar de una manera social a personas que lo necesiten.
    Hoy veo que esa ayuda tiene muy poco sentido si no va acompañada del anuncio de Cristo, todo es por El y para El.

    Un abrazo grande.

    Mariano

    ResponderEliminar
  2. Querido Mariano:
    No niegues esos santos deseos de ayudar materialmente a aquellos que lo necesiten. Pero hazlo con un coración y con una intencionalidad misionera. Toda obra de la Iglesia debe ser esencialmente misioners, porque la Iglesia es esencialmente misionera. Si llevas pan, hazles descubrir el hambre del "pan verdadero", aquel que sacia la peor de las hambres, que es el hambre de Dios.
    Un fuerte abrazo.
    P. José.

    ResponderEliminar
  3. Querido Padrecito y Amigo:

    En estos momentos estamos ayudando o tratando de ayudar a un conocido, es un joven de mi edad, casado con dos niños chicos; él sufrió un ACV hace aproximadamente un año, su situación económica, de salud, familiar y anímica en estos momentos, como te imaginarás no es para nada buena.
    Estamos recolectando dinero para pagarle unas inyecciones que necesita para sus músculos para poder continuar con su rehabilitación.
    Hoy te pido especialmente oración por él, se llama igual que yo, Mariano, oración para que tenga ánimo, para que salga de la depresión en la que se encuentra, para que podamos recolectar el dinero necesario y principalmente, para que mientras tanto el pueda ir descubriendo a Cristo en medio de su dolor y angustia.

    Te mando un abrazo grande

    Marian

    ResponderEliminar
  4. Querido Mariano:
    Cuenten con mi oración y, por encima de todo, con la Providencia de Dios, que nunca se deja ganar en generosidad y moverá los corazones para que encuentren la ayuda económica necesaria. Háblale de Jesús Misericordioso, llévale una estampa o un cuadro, que busque en la Divina Misericordia su refugio y consuelo.
    Cuenten con mi oración por Mariano.
    Un fuerte abrazo.
    P. José.

    ResponderEliminar