viernes, 19 de noviembre de 2010

VIRGEN MARÍA: Santísima Virgen de la Divina Providencia

Queridos amigos y hermanos del blog: hoy viernes 19 de noviembre celebramos a la siguiente Advocación Mariana: La Santísima Virgen de la Divina Providencia. ¿Cómo surgió esta devoción? En el año 1744 el Papa Benedicto XIV concedió a la Congregación de Clérigos Regulares de San Pablo (Barnabitas) la misa en honor de santa María Virgen "Madre de la Divina Providencia", venerada en Roma, en la iglesia de san Carlos, llamada vulgarmente "ai Cataniri", para ser celebrada el sábado antes del tercer domingo de noviembre. Esta memoria la celebran también muchos otros Institutos religiosos.

Se dice que el nombre de Divina Providencia, le fue asignado a la Virgen por San Felipe Benicio, quinto superior de los Siervos de María, quien en una ocación en la que él y sus frailes no tenían nada que comer, invocó la protección de su Patrona, al poco tiempo se oyó toques en la puerta del convento, encontrando al abrirla dos canastas llenas de alimentos.

Con este título la función que Dios, cuya providencia nunca se equivoca, encomendó a la santísima Virgen, para que fuera: bondadosísima Madre de Cristo, ya que, en el providencial designio de Dios, la bienaventurada Virgen María engendró al Salvador del mundo; madre providente de los hombres, confiados a ella por Jesucristo en la cruz; y dispensadora de gracia; ella, en efecto, en Caná de Galilea suplicó al Hijo en favor de los esposos, ahora, entronizada como reina a la derecha de su Hijo, atiende a las necesidades de toda la Iglesia.

La santísima Virgen, por tanto, es llamada "Madre de la Divina Providencia" porque Dios providentísimo nos la ha dado como madre providente, para que con su intercesión nos proveyera de los bienes celestiales. A semejanza de Dios, que no puede olvidarse de su pueblo, más aún, que lo consuela como una madre, la santísima Virgen se compadece de nosotros, intercede por nosotros, atiende a las necesidades de la Iglesia, nos llena de consuelo.

Desde el principio de esta advocación su representación iconográfica tocó las fibras más sensibles del pueblo católico. El tierno conjunto de la Virgen María, en cuyo regazo duerme en confiado abandono el Niño Dios, y la misma Divina Providencia despiertan profunda simpatía en el alma del cristiano, que ve también en la Imagen el símbolo de su propia identidad, ya que el hombre de fe debe ser naturalmente inclinado al amor a los niños, al amparo de los huérfanos y a todos los ejercicios de una providencia misericordiosa.

La imagen original venerada por los Siervos de María y otras órdenes religiosas italianas, es un hermoso óleo en el que aparece la Virgen con el Divino Niño dormido plácidamente en sus brazos. María se inclina sobre el Niño, que en total actitud de confianza duerme plácidamente en su regazo. Las manos de la Virgen se unen en oración mientras sostiene suavemente la mano izquierda del Divino Infante. El conjunto sugiere ternura, abandono, devoción y paz.

Italia vio el nacimiento de la advocación, dos siglos antes del descubrimiento de América, y se propagaba la misma por Francia y España (tiene un santuario en su honor en Tarragona, Cataluña). Luego llega a Puerto Rico en manos de un obispo catalán, Don Gil Esteve y Tomás, precisamente a mediados del siglo pasado. Es Puerto Rico en la actualidad el país que prácticamente se la ha apropiado, haciéndola algo característico suyo. Ya que es la única nación del mundo que venera a la Santísima Virgen, como patrona, bajo este título o advocación.

La isla de Puerto Rico (llamada por los indígenas "Borinquén"), fue descubierta el 19 de noviembre de 1493, cuando Colón desembarcó en ella durante su segundo viaje. Por tal motivo dicha fecha fue elegida para su solemnidad en 1969, cuando S. S. Pablo VI declaró a Nuestra Señora Madre de la Divina Providencia, como patrona principal de la isla de Puerto Rico, en el decreto del Papa se indicaba que la fecha de la Virgen debía trasladarse del dos de enero (aniversario de la llegada de la imagen a la isla), al 19 de noviembre, uniendo de esa forma la veneración a la Santísima patrona, con el descubrimiento de la isla.

4 comentarios:

  1. Gracias que maría nuestra madre nos enseñe a ser como ella un saludo en Cristo Jesús

    ResponderEliminar
  2. Qué así sea, Lourdes.
    gracias por visitar el blog.
    + Bendiciones.
    Padre José Medina

    ResponderEliminar
  3. donde y cuando aparecio esa virgen y quien la vio? y cual es su simbologia? y su significado porfa tengo tarea de valores

    ResponderEliminar
  4. Padre José. ¿Por las dudas no tendría los propios del oficio divino para publicarlos en mi sitio?

    Luis Alberto
    www.liturgiadelashoras.com.ar

    ResponderEliminar