jueves, 16 de diciembre de 2010

CATEQUESIS DEL PAPA: "Santa Verónica Giuliani y su correspondencia al amor de Cristo"

CIUDAD DEL VATICANO, 15 DIC 2010 (VIS).-En la audiencia general de hoy, celebrada en el Aula Pablo VI, el Papa habló sobre Santa Verónica Giuliani, monja clarisa capuchina, de quien el próximo 27 de diciembre se conmemora el 350 aniversario de su nacimiento.

Nacida en Mercatello (Italia) en 1660, "era la última de siete hermanas, de las cuales tres abrazaron la vida monástica", explicó el Papa. Recibió el nombre de Ursula. A los 17 años entra en el monasterio de las Clarisas Capuchinas de Città di Castello, donde permanece durante el resto de su vida. Allí recibe el nombre de Verónica. (...) Un año después hace la profesión religiosa solemne e inicia un camino de configuración con Cristo a través de muchas penitencias, grandes sufrimientos y algunas experiencias místicas relacionadas con la Pasión de Jesús. (...) En 1716, a los 56 años, llega a ser abadesa del monasterio y es confirmada en ese cargo hasta su muerte en 1727, después de una dolorosa agonía de 33 días". Fue proclamada santa el 26 de mayo de 1839 por el Papa Gregorio XVI.

El Santo Padre señaló que la principal fuente para reconstruir el pensamiento de la santa es su diario de 22.000 páginas manuscritas. "Santa Verónica tiene una espiritualidad marcadamente cristológico-esponsal: la experiencia de ser amados por Cristo, Esposo fiel y sincero, y de querer corresponder con un amor cada vez más participativo y apasionado".

"Ofrece sus oraciones y sacrificios por el Papa, su obispo, los sacerdotes y todos aquellos que lo necesitan, incluidas las almas del purgatorio", continuó. "Verónica vive de una manera profunda la participación en el amor sufriente de Jesús. (...) Llega a pedir a Jesús que sea crucificada con El".

Benedicto XVI puso de relieve que la santa "está convencida de participar ya en el Reino de Dios, pero al mismo tiempo invoca a todos los santos de la Patria celestial para que la ayuden en el camino terreno de su donación, en espera de la bienaventuranza eterna; ésta es la aspiración constante de su vida".

"Los momentos fuertes de la experiencia mística de Verónica -añadió- nunca se separan de los acontecimientos salvíficos celebrados en la liturgia, donde ocupa un lugar especial la proclamación y la escucha de la Palabra de Dios. La Sagrada Escritura, por lo tanto, ilumina, purifica, confirma la experiencia de Verónica, haciéndola eclesial. (...) Ella, de hecho, no sólo se expresa con las palabras de la Sagrada Escritura, sino que también vive de ellas".

El Santo Padre subrayó que "Verónica se revela, en particular, un valiente testigo de la belleza y del poder del amor divino. (...) También con la Virgen María mantiene una relación de profunda intimidad".

"Santa Verónica Giuliani -concluyó el Papa-, nos invita a hacer crecer en nuestra vida cristiana la unión con el Señor, abandonándonos a su voluntad con confianza plena y total, y la unión con la Iglesia, Esposa de Cristo; nos invita a participar en el amor sufriente de Jesús Crucificado por la salvación de todos los pecadores, nos invita a mantener los ojos fijos en el cielo, meta de nuestro camino terrenal, donde viviremos junto con muchos hermanos y hermanas la alegría de la plena comunión con Dios; nos invita a alimentarnos cotidianamente de la Palabra de Dios para encender nuestro corazón y orientar nuestra vida. Las últimas palabras de la santa se pueden considerar la síntesis de su experiencia mística apasionada: "¡He encontrado el Amor, el Amor se ha dejado ver!".

Como es habitual el Santo Padre al final de la audiencia ha saludado a los jóvenes a los enfermos y a los recién casados. A vosotros, queridos jóvenes, especialmente a los muchachos de Acción Católica, deseo que dispongáis vuestros corazones para acoger a Jesús, que viene a salvarnos con la potencia de su amor. A vosotros, queridos enfermos, que en vuestra experiencia de enfermedad compartís con Cristo el peso de la Cruz, las próximas fiestas navideñas os traigan serenidad y consuelo. Os invito a vosotros, queridos recién casados, que desde hace poco tiempo habéis fundado vuestra familia, a crecer cada vez más en aquel amor que Jesús en su Natividad nos ha dado.

En el marco de esta audiencia el Papa ha recibido a la delegación religiosa y civil procedente de Guanajuato México, con motivo de la iniciativa que este año llega a su tercera edición, Navidad Mexicana en el Vaticano, este año bajo el título “"Guanajuato, Alma de la Navidad Mexicana en el Bicentenario". El Santo Padre ha contemplado el nacimiento y las decoraciones navideñas que han sido colocadas a la entrada del Aula Pablo VI del Vaticano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario