domingo, 31 de enero de 2010

VIVENCIAS PERSONALES: Santa Misa por TV/Internet desde la Gruta de las Apariciones, Lourdes, Francia

Queridos amigos y hermanos del Blog: quiero invitarlos a compartir, desde cualquier parte del mundo por Internet, la Santa Misa que celebraré, Dios mediante, en la Gruta de las Apariciones de la Santísima Virgen, Nuestra Señora de Lourdes, en Lourdes, Francia.

Día: martes de 2 de febrero de 2010.

Hora: 9 de la mañana en España.
5 de la mañana en Argentina.

Para VER y ESCUCHAR esta SANTA MISA ingresar a:
http://fr.lourdes-france.org/tv-lourdes/

Les cuento que en esta dirección se encuentra una Web/Cam que transmite la imagen y el sonido de la Gruta de las Apariciones de la Virgen a Bernardette, las 24 horas de todos los días.

Los espero y rezaré por las intenciones de todos los que a través de Internet participen de la Misa.

Con mi bendición.
P. José Medina

viernes, 29 de enero de 2010

VIVENCIAS PERSONALES: "Qué suerte he tenido de nacer"

Queridos amigos y hermanos del Blog: un nuevo cumpleaños en mi vida, y ya se han ido sumando 47 años. Coincido con el tango que dice que “20 años no es nada”, pero… 47 ya son algunos. Agradezco a Dios el don de la vida, el don de mi familia de origen, el don de la fe y del sacerdocio, el don de la amistad. Agradezco a Dios en este día y siempre la gracia de haber estado de pié en el anden de la estación y al pasar el tren de la vida haberme subido y seguir el viaje, dispuesto a no bajar nunca los brazos.

Entre las muchas cosas que podría compartirles en el día de mi cumpleaños a ustedes, mis queridos amigos de tantas partes del mundo que visitan mi blog, que es también parte de mi vida, les comparto el texto de una canción titulada “Que suerte he tenido de nacer” de ese gran poeta de la vida que es Alberto Cortez. Esta canción es desde mi adolescencia parte del ritual de mi cumpleaños, cada año la escucho porque me recuerda pautas que hace tiempo he hecho mías, y que espero ser fiel a ellas, mientras tenga vida.
(Y de paso les comparto una foto con su autor, como muestra de cariño y homenaje hacia su persona y arte).

Me encomiendo en este día de mi cumpleaños, que lo pasaré lejos, muy lejos, de mi familia y amigos, y de mi entrañablemente amada Argentina, pero junto a alguien muy especial para mí y arropado al calor de la Madre de Lourdes, ¿creo que será un cumpleaños inolvidable, no?.
Ojalá que como dice la canción de Cortez, ustedes y yo podamos
“ser río en lugar de ser laguna, y ser lluvia en lugar de ver llover”...
Con todo mi cariño les dejo mi bendición.
P. José.


QUE SUERTE HE TENIDO DE NACER

(texto de Alberto Cortez – fuente: http://www.albertocortez.com/ )

Qué suerte he tenido de nacer,
para estrechar la mano de un amigo
y poder asistir como testigo
al milagro de cada amanecer.

Qué suerte he tenido de nacer,
para tener la opción de la balanza,
sopesar la derrota y la esperanza
con la gloria y el miedo de caer.

Qué suerte he tenido de nacer,
para entender que el honesto y el perverso
son dueños por igual del universo
aunque tengan distinto parecer.

Qué suerte he tenido de nacer,
para callar cuando habla el que más sabe,
aprender a escuchar, ésa es la clave,
si se tiene intenciones de saber.

Qué suerte he tenido de nacer,
y lo digo sin falsos triunfalismos,
la victoria total, la de uno mismo,
se concreta en el ser y en el no ser.

Qué suerte he tenido de nacer,
para cantarle a la gente y a la rosa
y al perro y al amor y a cualquier cosa
que pueda el sentimiento recoger.

Qué suerte he tenido de nacer,
para tener acceso a la fortuna
de ser río en lugar de ser laguna,
de ser lluvia en lugar de ver llover.

Qué suerte he tenido de nacer,
para comer a conciencia la manzana,
sin el miedo ancestral a la sotana
ni a la venganza final de Lucifer.

Qué suerte he tenido de nacer…

Pero sé, bien que sé...
que algún día también me moriré.
Si ahora vivo contento con mi suerte,
sabe Dios qué pensaré cuando mi muerte,
cuál será en la agonía mi balance, no lo sé,
nunca estuve en ese trance.

Pero sé, bien que sé...
que en mi viaje final escucharé
el ambiguo tañir de las campanas
saludando mi adiós, y otra mañana
y otra voz, como yo, con otro acento,
cantará a los cuatro vientos...

Qué suerte he tenido de nacer...

Junto a Alberto Cortez en Madrid en marzo de 2009.

miércoles, 27 de enero de 2010

CATEQUESIS PAPA: "San Francisco de Asís es un auténtico gigante de la santidad"

Miércoles, 27 ene (Radio Vaticano).- Benedicto XVI ha dedicado la catequesis de la Audiencia General de hoy a la figura de “un gigante de la santidad”, como el mismo ha dicho: san Francisco de Asís. Un santo de la Iglesia que “atrae todavía hoy a una gran multitud de personas de todas las edades y de todas las creencias”. Un hombre alegre, sencillo y humilde, enamorado de Cristo, cuyo estilo es seguido por un número infinito de partidarios. Con su muerte no desaparece “ese sentimiento de hermandad universal” expresado por Francisco en su ‘Cántico de las criaturas” y que para la humanidad de hoy, ha afirmado Benedicto XVI, permanece un mensaje muy actual.

“Como recordaba en mi reciente encíclica Caritas in veritate, sólo es sostenible un desarrollo que respete la creación y no dañe el ambiente, y en el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año he subrayado que también la construcción de una paz sólida está unida al respeto del medio ambiente”. El Papa en el aula Pablo VI dirigiéndose a miles de fieles llegados en peregrinación de todo el mundo ha explicado que la transformación que sufrió el pobrecito de Asís fue una “elección radical de vida” que se produjo después de comprender las palabras del Crucificado que le dijo por tres veces: “Francisco ve, y restaura mi Iglesia en ruinas”.

Francisco lo dejó todo y se consagró a Dios en la pobreza, anunciando el Evangelio. “Su intuición y su ideal eran los de ser como Jesús, contemplarlo, amarlo intensamente, imitándolo y adorándolo”. “San Francisco -ha recordado el Santo Padre- tenía un inmenso respeto por los sacerdotes, que han recibido el don de consagrar la Eucaristía. El santo de Asís exigía de ellos una gran pureza. Que el mensaje y las exigencias de san Francisco, ha señalado el Papa, en este año sacerdotal ayuden a los numerosos sacerdotes a vivir su vocación. También ha evocado el Pontífice el encuentro de san Francisco de Asís con un sultán, lo que dio origen en 1219 a la apertura del diálogo eficaz entre cristianos y musulmanes. Cantor y poeta de la creación, pues vivía en total armonía con la naturaleza, el mensaje de fraternidad universal y de amor por la creación de su célebre Cántico, continúa siendo muy actual, ha señalado el Papa.

El Pontífice ha invitado a que cultivemos todos también el camino de la pobreza interior “para crecer en la confianza de Dios y encontrar un estilo de vida que concuerde con la naturaleza” y esté despegado de los bienes materiales de la tierra. “El Pobrecito de Asís siempre estaba dichoso, en cualquier situación: de hecho -ha dicho Benedicto XVI- existe una relación directa entre la santidad y la alegría. El secreto de la verdadera felicidad está allí: llegar a ser santo”.

Oigamos a continuación a Benedicto XVI en el resumen de su catequesis que ha hecho en español para los fieles de nuestra lengua presentes en el Aula Pablo VI del Vaticano.

“Queridos hermanos y hermanas: Hoy quisiera presentaros la figura de San Francisco de Asís, de familia rica y juventud azarosa. Sin embargo, joven aún, inició un proceso de conversión que le llevó a una vida de santidad que, después de ochocientos años, sigue fascinando a tanta gente de toda edad y de diferentes credos religiosos. Su ideal era ser como Jesús, contemplarlo en el Evangelio, amarlo e imitar sus virtudes. En especial la pobreza interior y exterior, según la Bienaventuranza evangélica. Como del amor a Cristo nace el amor universal, Francisco progresó de manera eminente en el sentido de fraternidad con todos y de amor a las criaturas, que nos hablan de la bondad de Dios, y a través de las cuales podemos en cierto modo hablar con Él.
Este mensaje de Francisco es hoy muy actual ante los problemas del respeto por el medio ambiente. Muy amante de la Eucaristía, recordó a los sacerdotes la necesidad de vivir santamente, en coherencia con el Misterio que celebran, y exhortó a todos a respetar a los sacerdotes. Muchos se unieron a Francisco en sus ideales y forma de vida, y él puso este carisma al servicio de la Iglesia, que el Papa aprobó en mil doscientos nueve, y que ha dado abundantes frutos de santidad y de servicio a la Iglesia y a la paz.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, venidos de España, México y otros países latinoamericanos. Que el ejemplo de San Francisco aumente la confianza en Dios y fomente un estilo de vida sobrio, sin apego a los bienes materiales. Muchas gracias.”

Como siempre antes de terminar la Audiencia General, el pensamiento del Papa se ha dirigido a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados a quienes ha deseado a cada uno en su condición que contribuya con generosidad a difundir la alegría de amar y servir a Jesucristo.

viernes, 22 de enero de 2010

FE Y VIDA: Haití, un Cristo en la Cruz y el misterio del sufrimiento de Cristo y del hombre

Queridos amigos y hermanos del Blog: todos sabemos y estamos rezando mucho –y espero que no sólo rezando- por las consecuencias del tremendo terremoto que ha desolado a Haití y ha puesto de luto al mundo entero. Yo quiero detenerme en un signo, quizás desapercibido para muchos. La Catedral de Haití se desplomó, como tantos otros y muchos edificios de la ciudad. Pero entre los escombros ha quedado erguida la Cruz con el Cristo que vemos en la foto. Cristo en la Cruz, erguido, de pie, entre los escombros.

El misterio de la Cruz, ayer, hoy y siempre. El misterio del sufrimiento de Cristo, ayer, hoy y siempre. El misterio del sufrimiento del hombre, ayer, hoy y siempre.

Estaba intentando escribir algo para ilustrar mis sentimientos y trasmitírselos, y recordé que hubo un discurso que Juan Pablo II en el 2002 escribió y no pronunció al final del Vía Crucis, porque prefirió ofrecer en su lugar una meditación espontánea sobre la muerte y resurrección de Cristo.

El discurso se titulaba así: “Hoy, Viernes Santo, testimoniamos la victoria de Cristo crucificado”. Hoy en este “viernes santo” de Haití y de la humanidad creo que pueden ser las mejores palabras para iluminar ese misterio eterno: El misterio de la Cruz, ayer, hoy y siempre. El misterio del sufrimiento de Cristo, ayer, hoy y siempre. El misterio del sufrimiento del hombre, ayer, hoy y siempre.

* * *

1. «Crucem tuam adoramus, Domine!» – ¡Adoramos tu Cruz, oh Señor!

Al final de esta sugestiva conmemoración de la pasión de Cristo, nuestra mirada queda fija en la Cruz. Contemplamos en la fe el misterio de la salvación, revelada por ella. Jesús muriendo ha quitado el velo de delante de nuestros ojos, y ahora la Cruz brilla en el mundo con todo su esplendor. El silencio pacificador de Aquel, que la maldad humana ha colgado en aquel Leño, comunica paz y amor. En la Cruz muere el Hijo del hombre, haciéndose cargo de todo sufrimiento humano e injusticia. En el Gólgota muere por nosotros Aquel que con su muerte redimió al mundo.

2. "Mirarán al que traspasaron" (Jn 19, 37)

En el Viernes Santo se cumplen las palabras proféticas que el evangelista Juan, testigo ocular, refiere con meditada precisión. Al Dios hecho hombre, que por amor aceptó el suplicio más humillante, lo contemplan multitudes de toda raza y cultura. Cuando los ojos son guiados por la intuición profunda de la fe, descubren en el Crucificado al "testigo" supremo del Amor.
En la Cruz Jesús reúne en un solo pueblo a judíos y paganos, manifestando la voluntad del Padre celeste de hacer de todos los hombres una única familia reunida en su nombre.

En el dolor agudo del Siervo sufriente se vislumbra ya el grito triunfante del Señor resucitado. Cristo en la Cruz es el Rey del nuevo pueblo rescatado del peso del pecado y de la muerte. Aunque el curso de la historia pueda aparecer convulso y confuso, nosotros sabemos que, caminando tras la huellas del Nazareno crucificado, alcanzaremos la meta. Entre las contradicciones de un mundo dominado a menudo por el egoísmo y el odio, nosotros, los creyentes, estamos llamados a proclamar la victoria del Amor. Hoy, Viernes Santo, testimoniamos la victoria de Cristo crucificado.

3. «Crucem tuam adoramus, Domine!»

Sí, te adoramos, Señor elevado en la Cruz entre la tierra y el cielo, Mediador único de nuestra salvación. ¡Tu Cruz es el estandarte de nuestra victoria!

Te adoramos, Hijo de la Virgen Santísima, erguida al pie de tu Cruz, con actitud valiente de compartir tu sacrificio redentor.

Por medio del Leño en el cual has sido crucificado ha venido al mundo entero la alegría – «Propter Lignum venit gaudium in universo mundo». De esto somos hoy aún más conscientes, mientras nuestra mirada se proyecta hacia el prodigio inefable de tu resurrección. "¡Adoramos, Señor, tu Cruz, alabamos y glorificamos tu santa resurrección!".

Su Santidad Juan Pablo II


La Catedral de Haití se desplomó, pero entre los escombros ha quedado erguida la Cruz con el Cristo.

Cristo en la Cruz, erguido, de pie, entre los escombros.

jueves, 21 de enero de 2010

CATEQUESIS PAPA: "A perseverar en la oración y en los esfuerzos para alcanzar la unidad"

Miércoles, 20 ene (Radio Vaticano).- En su catequesis de la Audiencia General, Benedicto XVI invita a todos los fieles, en esta semana de oración por la unidad de los cristianos, a perseverar en la oración y en los esfuerzos para alcanzar los objetivos comunes. El Papa reconoce que las relaciones entre la Iglesia y las otras confesiones cristianas han dado pasos hacia delante, en particular en el año 2009. “El diálogo es un signo positivo que manifiesta el deseo intenso de unidad”.

Benedicto XVI ha dedicado la catequesis de hoy, durante la habitual Audiencia General de los miércoles, a la tradicional Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que, como cada año, celebramos estos días y que constituye un tiempo propicio para reavivar el espíritu ecuménico entre los seguidores de Cristo, “para encontrarse, conocerse, rezar y reflexionar juntos”. Ya lo hizo el Santo Padre el domingo, invitando a todos a rezar incesantemente por la plena unidad de los cristianos, y volvió a insistir asimismo el lunes, al inicio del octavario de oración, recibiendo a una delegación ecuménica de la Iglesia Luterana en Finlandia.

El Papa dice que “perseverar en la oración para conseguir la plena comunión entre los discípulos del Señor es la manifestación más auténtica, la más profunda de toda la búsqueda y de la tarea ecuménica, porque la unidad es ante todo un don de Dios”. En esta semana de oración, “la llamada de la exigencia de un testimonio común de Cristo subraya la importancia para sus discípulos de engrandecer la profesión de fe común y el testimonio unánime al Señor resucitado, a pesar de que la comunión sea todavía parcial”.

El movimiento ecuménico, señala el Pontífice, “favorece no solamente las relaciones fraternas entre las Iglesias y las Comunidades Eclesiales cristianas, sino que al mismo tiempo estimula la investigación y la búsqueda teológica”. Es más, implica un camino concreto en los campos que interesan la vida pastoral y sacramental. El Papa ha hablado de la importancia del Concilio Vaticano II en lo que respecta a las relaciones fraternas con las demás iglesias y comunidades cristianas.

“Un diálogo teológico que ha llevado a encontrar convergencias y consenso sobre diversos puntos, en lo que ha significado una profundización de los lazos y vínculos de comunión”. El Papa ha reconocido que las relaciones entre la Iglesia y las otras confesiones cristianas han dado pasos hacia delante en el curso de los últimos 50 años y en particular en el año 2009. “El diálogo es un signo positivo que manifiesta cuán intenso sea el deseo de unidad, a pesar de los problemas que se oponen”.

Este ha sido el resumen que de su catequesis ha hecho Benedicto XVI en español para los fieles de nuestra lengua presentes en el Aula Pablo VI del Vaticano.

“Queridos hermanos y hermanas, Estamos celebrando estos días la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, en la cual se nos invita a rezar pidiendo al Señor por la unidad de todos sus discípulos, puesto que ésta es ante todo un don que viene de Dios. El tema propuesto este año nos recuerda la exigencia de dar un testimonio común de Cristo, ya que la división de los cristianos dificulta el anuncio eficaz del Evangelio en el mundo. El movimiento ecuménico moderno se ha desarrollado de manera notable, hasta convertirse en el último siglo en un elemento importante en la vida de la Iglesia.

A partir del Concilio Vaticano II, la Iglesia Católica ha establecido relaciones fraternas con todas las Iglesias de Oriente y las Comunidades eclesiales de Occidente, organizando con la mayor parte de ellas diálogos teológicos bilaterales, que han servido para alcanzar consensos sobre varias cuestiones, profundizando de esta manera los vínculos de comunión. Os pido a todos vuestra oración para superar las divergencias y promover el diálogo y la fraternidad, así como para que los cristianos de hoy puedan dar un nuevo testimonio común de fidelidad a Cristo.

Saludo cordialmente a los fieles de lengua española aquí presentes, y os animo a todos a intensificar vuestra vida de oración y vuestra participación ferviente en la Eucaristía, para que unidos cada vez más a Cristo trabajéis en la Iglesia y en el mundo por la salvación y el bien de vuestros hermanos. Muchas gracias.”

Como siempre antes de terminar la Audiencia General, el pensamiento del Papa se ha dirigido a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados, a los que hoy ha querido “exhortar a que los traduzcan precisamente en gestos concretos, la oración por la unidad de los cristianos”. “Que estos días de reflexión constituyan para vosotros, queridos jóvenes -ha dicho Benedicto XVI- una invitación para ser en todas partes agentes de paz y reconciliación; que sea para vosotros, queridos enfermos, un momento propicio para ofrecer vuestros sufrimientos por una comunión de los cristianos más plena; y para vosotros, queridos recién casados, la ocasión para vivir todavía más vuestra vocación especial con un solo corazón y una sola alma”.

lunes, 18 de enero de 2010

VIVENCIAS PERSONALES: "Soy un cura puntano en Lourdes"

Queridos amigos y hermanos del Blog: quiero compartirles el reportaje que en el día de ayer publicó EL DIARIO DE LA REPÚBLICA, de la provincia de San Luis, República Argentina. Agradezco a su Directora General: Lic. Feliciana Rodríguez Saá y a la Periodista Raquel Wolansky la realización del mismo. En la vida debemos ser agradecidos y el compartir con ustedes este reportaje es un signo de agradecimiento al noble pueblo puntano en cuyo suelo me formé para ser sacerdote y viví los primeros años de mi ministerio. Los dejo con el reportaje:


Un referente de la iglesia de San Luis en la década del 90

“Soy un cura puntano en Lourdes”
Es desde diciembre Capellán del conocido Santuario francés. Dijo que no olvida el cariño de los sanluiseños que no deja de llenarlo de orgullo y emoción.
Cuando José Antonio Medina recorría las callecitas de tierra del Volcán rezando el rosario, nunca se le habría cruzado por su cabeza que los misterios de la vida le destinaban -20 años después- ser capellán del Santuario de Lourdes, en Francia, el lugar religioso más visitado por los católicos después del Vaticano. El padre, un referente de la iglesia cristiana en San Luis durante la década del ’90, habló con El Diario, recordó su paso por la provincia, a la que se refiere como la cuna de su sacerdocio, el cariño de los puntanos que no deja de llenarlo de orgullo y emoción y se definió como un “cura puntano en Lourdes”.

Su residencia en San Luis fue breve, no más de 6 años, pero muy intensos. Era el responsable del área de difusión en los medios del Obispado de San Luis y literalmente estaba en todos lados. Participaba de cuanto programa de radio era invitado, tenía columnas propias, programas en Canal 13 y un suplemento dominical en el que era El Diario de San Luis.

- Mis años en San Luis fueron pocos pero muy vividos con una proyección muy grande de mi persona por los distintos medios. A la gente le ha quedado esa imagen mía. Realmente siento que me quieren demasiado y desmedidamente, no creo ser merecedor de tanto. Me llena de orgullo, alegría y de emoción todo lo que me quieren en San Luis

- ¿Cuáles son los recuerdos más fuerte de su paso por la provincia? San Luis es la madre de mi sacerdocio. Me formé en el seminario del Volcán, allí estudie para sacerdote y el 29 de septiembre de 1991 me ordenó el Obispo Rodolfo Laise. Fui cura desde septiembre de 1991 a octubre del 1996 y todo el tiempo en la Parroquia de San Charbel, primero como seminarista, diacono, vicario y finalmente como párroco. San Charbel fue mi primer parroquia y yo fui el primer párroco de ellos, asi que hay lazos de cariño muy grandes.

En ese tiempo hacía el cierre de transmisión todas las noches en Canal 13 y los domingos al mediodía realizaba un programa de evangelización, en el que proyectábamos películas religiosas y yo las presentaba. En la radio tuve una presencia muy grande en los programas de Nino Romero, los cuales visito cada vez que paseo en San Luis. Y El Diario era como parte de mi parroquia, yo iba los sábados a la mañana a diagramar el suplemento del domingo por muchos años.

-¿Cómo es recibido cuando vuelve? La ultima vez que fui celebré una misa en San Charbel, hacía un tiempo que no iba y me ganó la emoción de esa gente que llenó la iglesia, que me sigue llamando, escribiendo y que visita mi blog. En febrero voy a predicar un retiro en Mendoza y ya hay muchos puntanos anotados para hacerlo también.

-¿Cómo llegó a ser capellán en Lourdes? Mi obispo de Buenos Aires me solicitó hace dos años que haga unos estudios a Europa. Cursé hasta el año pasado un Master en Mística y Ciencias Humanas en la Universidad Católica de Ávila en España y ahora desde hace unos meses estoy en Lourdes como capellán en español mientras preparo mi tesis. Como estamos en pleno invierno, no viene mucha gente y eso me permite celebrar mis misas y confesiones diarias y a la vez dedicarle horas a la computadora para escribir la tesis.

-¿Cómo vive un cura puntano ser el capellán del Santuario de Lourdes? Después del Vaticano, Lourdes es el sitio católico que recibe mayor cantidad de turistas y peregrinos. En esta época del año, viene mucha gente de América, porque están es su periodo de vacaciones. Es muy grande la emoción de la gente cuando se encuentra con un sacerdote argentino. El otro día un matrimonio de San Luis vino de visita, no sabían que yo estaba acá y la mujer me reconoció y no lo podía creer. Fue muy lindo, sacamos fotos, recordamos viejos tiempos.

Sacerdotalmente hablando, para mí es una experiencia inolvidable. A veces pienso que me forme en el Volcán, que salía a rezar el rosario por ese pueblito tan hermoso, hoy después de tantos años, soy capellán del santuario de Lourdes. Realmente la vida tiene muchos misterios, pero creo que Dios me da la gracia de no olvidar nunca mis orígenes y así como el año pasado estuve en España y ahora en Francia, no me olvido de mis orígenes. Soy un cura puntano.

-¿Espera volver a ejercer el sacerdocio en San Luis? Siempre vuelvo porque tengo muchas familias y sacerdotes amigos. Habitualmente cuando voy, paso algunos días de oración en el Volcán. Siempre estoy volviendo, aunque no como algunos tienen la ilusión de que lleve una parroquia.

Ahora que tengo 46 años me doy cuenta que he sido demasiado inquieto, pero creo que la vida acá en la tierra es una sola y uno tiene que vivirla y aprovecharla. Yo me imagino la vida como un tren. A veces hay gente que se queda en la estación viendo pasar los trenes, yo he sido siempre de subirme, de no tener miedo a nuevas experiencias. Volver a San Luis para quedarme definitivamente, en el hoy de mi vida, es imposible. Pero estoy siempre volviendo en el recuerdo y en el cariño.




“En 1992 un niño de Tilisarao encontró milagrosamente una imagen de la Virgen de Lourdes en un papel. El Diario en ese tiempo apoyó mucho el hallazgo y tuvieron la delicadeza de poner un tiempo después un cuadro con la imagen en la entrada del edificio y yo la bendije. Estamos ahí, Alberto Rodríguez Saá, la directora Ángela Gatto, el niño que tuvo esa aparición Federico Morla y su mamá”.

jueves, 14 de enero de 2010

CATEQUESIS PAPA: "Los santos son los verdaderos reformadores de la Iglesia, jamás la defraudan"

Miércoles, 13 ene (Radio Vaticano).- Con un apremiante llamamiento a la comunidad internacional, Benedicto XVI ha asegurado su cercanía y la inmediata movilización de la Iglesia católica para ayudar a los hermanos haitianos asolados por un trágico terremoto. Un llamamiento que el Papa ha realizado durante la tradicional audiencia general de los miércoles de hoy y cuya catequesis ha estado dedicada a las Órdenes mendicantes surgidas en el siglo XIII. “Gracias a ellas – ha dicho- hubo una renovación eclesial estable y profunda”.

Benedicto XVI ha culminado su Audiencia General de hoy - la primera de este 2010 - con un apremiante llamamiento y su cercanía al pueblo de Haití, que acaba de sufrir un trágico terremoto de 7 grados en la escala de Richter: «Deseo dirigir un llamamiento ante la dramática situación en que se encuentra Haití. Mi pensamiento va, en particular, a la población duramente golpeada – hace pocas horas - por un devastador terremoto, que ha causado graves pérdidas en vidas humanas, un gran número de personas sin techo, de desaparecidos y de ingentes daños materiales. Invito a todos a unirse a mi oración al Señor por las víctimas de esta catástrofe y por aquellos que lloran su muerte».

En estas horas de dolor y necesidad, el Papa se ha dirigido a la comunidad internacional para que se ponga en marcha la ayuda urgente, asegurando asimismo la caridad activa e inmediata de la Iglesia católica: «Aseguro mi cercanía espiritual a quienes han perdido su vivienda y a todas las personas probadas de distinta manera por esta grave calamidad, implorando de Dios consuelo y alivio en sus sufrimientos. Apelo a la generosidad de todos, con el fin de que no falte a estos hermanos y hermanas que viven un momento de necesidad y de dolor, nuestra solidaridad y el apoyo activo de la comunidad internacional. La Iglesia católica se movilizará activa e inmediatamente a través de sus instituciones caritativas para salir al paso de las necesidades más inmediatas de la población».

Ante unos nueve mil fieles, en el Aula Pablo VI, el Papa ha dedicado su catequesis de esta audiencia general, al nacimiento y al extraordinario desarrollo de las órdenes mendicantes que dieron a la Iglesia en el siglo XIII un nuevo impulso, promoviendo una renovación eclesial estable y profunda. Al lado de tristezas y experiencias negativas, vemos el florecimiento de las reformas y una renovación que demuestra “la interminable novedad de Dios, que da siempre nuevas fuerzas para ir hacia delante”.

La historia, ha dicho Benedicto XVI, atestigua que los santos son los verdaderos reformadores de la Iglesia y en este sentido jamás la han defraudado. Fue así también en el siglo XIII, cuando san Francisco de Asís y santo Domingo de Guzmán, supieron interpretar con inteligencia los signos de los tiempos y fundaron las órdenes mendicantes que toman su nombre precisamente del hecho que sus miembros recurrían humildemente al apoyo y a la ayuda económica de la población para vivir el voto de pobreza y cumplir así su misión.

La manera de vivir de las órdenes mendicantes permitió poner fin progresivamente al éxito de ciertos movimientos cuyas doctrinas eran incompatibles con la fe católica. La cualidad del testimonio de las órdenes mendicantes fue ejemplar. Ante todo, los que formaban parte de ellas llegaron a ser maestros espirituales que desplegaron una intensa actividad en la predicación ayudando a los fieles a alimentar y a profundizar su vida con la oración y la fe.

Nacieron así las tres órdenes franciscanas y la dominica. Todas ellas supieron favorecer la necesidad de una “santidad laica”. Rápidamente sus miembros se convirtieron en maestros intelectuales, pues su resplandor e influencia se extendió hasta el mundo de las universidades. Por “la caridad de la inteligencia” ellos jugaron un papel esencial en el desarrollo de la teología escolástica y contribuyeron también de manera notable al desarrollo del pensamiento occidental. Con esta renovación espiritual, las órdenes mendicantes ofrecieron al mundo y a la Iglesia una nueva etapa de juventud.

Este ha sido el resumen que de su catequesis el Papa ha hecho en español para los fieles de nuestra lengua presentes en el Aula Pablo VI del Vaticano.

“Queridos hermanos y hermanas: En el siglo trece surgieron las órdenes mendicantes, llamadas así porque buscaban la ayuda de la gente para poder vivir y cumplir su misión. Las más conocidas fueron los franciscanos y los dominicos, fundados por Francisco de Asís y Domingo de Guzmán, respectivamente, los cuales supieron enfrentarse a los desafíos de la Iglesia de su época. Frente a la pretensión de algunos que, anhelando una vida cristiana más autentica, se alejaban de la comunión eclesial, demostraron que era posible vivir la pobreza evangélica sin separarse de la Iglesia.

Se entregaron con incansable celo a la predicación, a la enseñanza y al acompañamiento espiritual de los fieles, satisfaciendo la necesidad que sentían de una vida espiritual más intensa. Supieron también adaptarse con flexibilidad a las necesidades pastorales provocadas por el crecimiento de las ciudades en detrimento de las zonas rurales. Participando activamente en la vida cultural de su tiempo, llegaron a incidir significativamente en el desarrollo del pensamiento. En definitiva, la aparición de las órdenes mendicantes es un ejemplo concreto de cómo lo santos son los auténticos reformadores de la Iglesia, capaces de promover una renovación eclesial estable y profunda.”

sábado, 9 de enero de 2010

VIVENCIAS PERSONALES: Un Lourdes diferente, bajo el manto puro de la nieve...

Queridos amigos y hermanos del Blog: sigo en el Santuario de Lourdes, Francia, por gracia de Dios y ternura infinita de nuestra Madre del Cielo. Y los que estamos en este lugar en el mundo estamos experimentando este frío intenso que afecta prácticamente a toda Europa y que, según se vaticina, se agudizará este fin de semana con temperaturas que pueden llegar a -15 grados en algunas zonas del viejo continente. La madrugada del domingo será especialmente gélida y tendremos varios días sin tregua, hasta mediados de la próxima semana, cuando se espera que el termómetro suba de forma significativa.

Y en este marco temporal ayer, aniversario del Bautismo de Santa Bernardette, Lourdes amaneció nevada y con una intensidad muy pocas veces vista, según cuentan sus lugareños. En este post quiero compartirles algunas fotos para que puedan apreciar esta postal, no tan conocida, de este bendito lugar elegido por la Virgen para proclamar su Inmaculada Concepción y desde ese momento -hace ya más de 150 años- convertirlo en un centro de irradiación de su amor maternal y de su protección siempre eficaz.

Los dejo con las imágenes y les recuerdo que en estos meses en Lourdes los tengo muy presentes en cada Santa Misa, en cada Rosario y en cada visita a la Virgen en la Gruta, pidiendo a la Madre Inmaculada por sus intenciones y necesidades… Ah, ustedes no se olviden de rezar por mí, por favor.
Con mi bendición.
Padre José Medina

El Calvario preside la explanada de ingreso al Santuario de la Virgen.

Estatuas que evocan el tiempo de Bernardette en Bartrès.

La gran explanada de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario.

Basílica de la Inmaculada Concepción y la Gruta de las Apariciones.

Junto a la Madre Inmaculada en el Gruta de las Apariciones.

jueves, 7 de enero de 2010

CATEQUESIS PAPA: "Como demostraron los reyes magos, la ciencia necesita también de la fe"

Miércoles, 6 ene (Radio Vaticano).- Puntualmente, a las doce del mediodía, Benedicto XVI ha celebrado la fiesta de la Epifanía, el misterio de la Manifestación del Señor a todas las gentes, dirigiendo el rezo del Ángelus en la plaza de san Pedro ante miles de familias, que poco antes habían asistido al paso de una cabalgata por la via della Conciliazione hasta el Vaticano.

El Papa ha manifestado que “los Magos venidos de Oriente llegaron a Jerusalén siguiendo una estrella”, interpretada “como el signo del nacimiento del Rey, del Mesías, anunciado por los profetas”. Pero tuvieron necesidad de las indicaciones de los sacerdotes y de los escribas para conocer exactamente el lugar hacia donde dirigir sus pasos, es decir, a Belén, la ciudad de David: “La estrella y las Sagradas escrituras fueron las dos luces que guiaron el camino de los Magos, los cuales aparecen como modelos de los auténticos buscadores de la verdad”.

Efectivamente, los magos, ha explicado el Pontífice, “eran sabios que escrutaban los astros y conocían la historia de los pueblos”. Eran hombres de ciencia que observaban el cosmos casi como si fuera “un gran libro lleno de signos y de mensajes divinos para el hombre”. Su saber, por tanto, lejos de considerarse autosuficiente, “estaba abierto a ulteriores revelaciones y llamadas divinas. Y no por ello se avergonzaban de pedir instrucciones a los jefes religiosos judíos”. “Hubieran podido decir –ha señalado el Papa- lo hacemos solos, no tenemos necesidad de nadie, evitando así, según nuestra mentalidad moderna, cualquier tipo de ‘contaminación’ entre ciencia y la Palabra de Dios. Y en cambio, los magos escuchan las profecías y las acogen”.

De camino hacia Belén, los Magos -ha proseguido el Papa- ven de nuevo la estrella, como confirmando la “perfecta armonía entre investigación humana y la Verdad divina. Una armonía que llena de alegría sus corazones de auténticos sabios. El culmen de su itinerario se realiza cuando finalmente descubren al niño con María, su madre y se postran ante Él y lo adoran. “Podrían haber quedado desilusionados o escandalizados y, en cambio, como verdaderos sabios, se manifiestan abiertos al misterio” que de manera sorprendente se presenta ante ellos. “Con sus dones simbólicos reconocen en Jesús al Rey y al Hijo de Dios”.

El Santo Padre ha destacado un último aspecto de “la unidad entre inteligencia y fe” en los Magos, en el hecho de que, advertidos por un sueño, no volvieron a ver a Herodes en Jerusalén, como hubiera sido natural anunciando y dando resonancia a su descubrimiento, sino que regresaron a sus países por otro camino. Los Magos que han elegido como su soberano al Niño-Dios lo custodian escondiéndolo, siguiendo el estilo de María, o mejor, de Dios mismo, y así como habían aparecido, desaparecen en el silencio, apagados, cambiados por el encuentro con la Verdad. Habían descubierto un nuevo rostro de Dios, una nueva realeza: “la del amor”.

Después del rezo mariano del Ángelus, Benedicto XVI ha saludado en diversas lenguas dirigiendo en primer lugar una felicitación particular a los hermanos y hermanas de las Iglesias de Orientales que celebran mañana la Santa Navidad. “Que el misterio de luz sea fuente de alegría y de paz para toda familia y comunidad”, ha dicho el Papa.

Como siempre ha saludado también en español: “Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española presentes en esta oración mariana. La Iglesia celebra hoy la solemnidad de la Epifanía del Señor, la manifestación del Mesías a todos los pueblos. San Mateo nos narra en su evangelio como unos personajes, venidos de Oriente, son guiados por una estrella hasta Belén y, adorando al Niño Jesús, le reconocen como el único Salvador del Mundo. Queridos hermanos, os invito a imitar la obediencia de estos Magos que, gracias a su docilidad a la acción providente de Dios, pudieron recibir la luz sin ocaso: Cristo, el Señor. Feliz fiesta de la Epifanía. Muchas gracias”.

lunes, 4 de enero de 2010

INTENCIONES PAPA: Enero de 2010

Queridos amigos y hermanos del Blog: en este mes de enero que hemos comenzado, el Santo Padre Benedicto XVI nos pide oraciones. Es la propuesta que hace en las intenciones de oración para cada mes del año contenidas en la carta pontificia que el Papa ha confiado al Apostolado de la Oración, iniciativa que siguen cerca de 50 millones de personas en los cinco continentes. El obispo de Roma presenta dos intenciones, una general y la otra misionera. Vamos a reflexionar un poco sobre estas intenciones:

La intención general para el mes de enero 2010 es: “Para que los jóvenes sepan utilizar los medios modernos de comunicación social para su crecimiento personal y para prepararse mejor para servir a la sociedad”.

El moderno Internet se comenzó a desarrollar en los años 80, pero en esa década se limitó aún a círculos restringidos. Se difundió masivamente recién en la década de los 90. Por lo tanto, el enorme impacto que ha tenido en la sociedad y en la cultura esta red comunicacional es un fenómeno muy reciente. Su existencia ha marcado una innegable revolución tecnológica y cultural, tanto que el Papa se refiere a los jóvenes de hoy como “la generación digital”. El crecimiento de usuarios de internet aumentó a nivel mundial en 300% entre 2000 y 2008. Se proyecta que el 22 % de la población mundial usará internet regularmente al año 2011, el 76% de la población de Estados Unidos estará “conectada”, e India, China y Brasil tendrán los más altos ritmos de crecimiento en la incorporación de nuevos usuarios. Hoy, niños y adolescentes encabezan la cantidad de usuarios si los distribuimos por fajas etarias.

Además del popular correo electrónico, se encuentra en la red todo tipo de información, noticias, clubes de amigos, …hasta la posibilidad de escapar a un mundo virtual con una identidad ficticia para vivir una segunda vida, donde se puede comprar tierras, conocer gente, participar en eventos, etc., todos virtuales. La promoción de la industria del sexo ocupa lamentablemente cientos de miles de páginas de internet. En algunos países, 70% de los usuarios de internet varones entre 18 y 34 años visitan con cierta regularidad sitios pornográficos. Esto último, además de video juegos y otros atractivos de la red, hace que sea cada vez más frecuente el desarrollo de la adicción a internet, muchas veces como un escape a las duras exigencias de la vida real.

Atentos a discernir los peligros, los cristianos también reconocemos en las nuevas tecnologías digitales (que incluyen también la televisión y el teléfono celular, ya más antiguos) grandes oportunidades para hacer el bien. El Papa nos dice que responden a un deseo de conectividad y comunicación muy propio del ser humano. Nos invita a utilizarlas para crear una cultura de respeto, de diálogo y de amistad. Las posibilidades tecnológicas para crear redes de movilización social a favor de causas nobles son inigualables en comparación a otras épocas de la humanidad. El Papa desafía a los jóvenes a usar estos medios “para su crecimiento personal y para prepararse mejor para servir a la sociedad”. Su uso discernido les ha de ayudar a ser hombres y mujeres para los demás. Tocará a esta generación digital, sobre todo, usar con creatividad esta gran tribuna universal para que el Reino de Dios sea cada día más real y no solo una segunda vida virtual.

La intención misionera para enero 2010 es: “Para que todos los creyentes en Cristo tomen conciencia de que la unidad entre todos los cristianos constituye una condición para hacer más eficaz el anuncio del Evangelio”.

“Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica” rezamos en el Credo cada domingo. La unidad de la Iglesia es una de sus notas características. Cuando mostramos entre los cristianos divisiones y peleas, levantamos un verdadero obstáculo para la eficacia del anuncio del Evangelio. La intención misionera de este mes constituye un llamado más del Santo Padre a orar y trabajar por la necesaria unidad entre los cristianos. No podemos banalizar la gravedad de esta situación objetiva de división. Ha habido avances que nos alientan, y podemos agradecer que en estas últimas cuatro décadas hemos recuperado la fraternidad entre las distintas iglesias cristianas.

Pero hay aún un largo camino por recorrer para alcanzar el deseo de Nuestro Señor expresado en Jn 17,20-23: “Que sean uno”. Será arduo para muchos creer “en” Cristo si con nuestros hechos les hacemos difícil creer “a” Cristo. Nos pidió permanecer unidos a él y unidos entre nosotros. El mundo no creerá que Él es el enviado del Padre y que el Padre ama a todos tanto como a Él, si sus discípulos contradecimos esto.

La unidad visible de la Iglesia es la que debe mostrar su identidad de ser “en Cristo como un sacramento, es decir signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano” (LG 1, en el Vaticano II). ¿Cómo ser signo e instrumento de unidad, si no nos queremos? En el Decreto de Ecumenismo del mismo Concilio (1a) dice: “promover la restauración de la unidad entre todos los cristianos es uno de los principales propósitos del Concilio ecuménico Vaticano II”.

Nuestro empeño ecuménico exigirá que trabajemos con enorme honestidad y desde la clara afirmación de nuestra identidad, pero alentados por la certeza que es mucho más lo que nos une que lo que nos divide. La Iglesia crecerá no por proselitismo sino por atracción, como Cristo atrae todo a sí con la fuerza de su amor. La Iglesia atrae cuando vive en comunión, pues los discípulos de Jesús serán reconocidos si se aman los unos a los otros como Él nos amó (cfr. Rm 12,4-13; Jn 13,14).

Con mi bendición
Padre José Medina

viernes, 1 de enero de 2010

VIRGEN MARÍA: Solemnidad de Santa María, Madre de Dios

Queridos amigos y hermanos del Blog: ¡Feliz Año Nuevo! Éste es el deseo que todos nos estamos expresado en estos días, deseo esperanzado de un año y un mundo mejor. Cada año que comienza representa para todos un nuevo desafío, ¡a grandes cosas estamos llamados!, y en este comienzo de año, tenemos la oportunidad de probar nuestra grandeza de alma, y poner todo nuestro empeño para construir una familia, una patria y una Iglesia mejor. Contamos con la gracia de Dios para ello, pero no olvidemos que debemos poner lo nuestro, según aquel refrán de nuestros mayores españoles: “A Dios rogando y con el mazo dando”.

La Iglesia consagra a María el primer día del año, y la proclama como Santa María, Madre de Dios. Esta es la fiesta mariana más antigua que se conoce en Occidente. Ya en las catacumbas o en los antiquísimos subterráneos que están cavados debajo de la ciudad de Roma y donde se reunían los primeros cristianos para celebrar la Misa, en tiempos de las persecuciones, hay pinturas con este nombre. El título "Madre de Dios" es el principal y el más importante de la Virgen María, y de él dependen todos los demás títulos, cualidades y privilegios que Ella tiene.

Este día de la Octava de Navidad fue el día en que a su Hijo le fue impuesto el nombre, según nos narra el Evangelio de San Lucas, capítulo 2, versículo 21: “Cuando se hubieron cumplido los ocho días (de su nacimiento) le dieron el nombre de Jesús”. Y la consideración de un niño “de ocho días” no puede separarse del recuerdo de su Madre, y por eso la liturgia se dirige espontáneamente a María, la Virgen Madre, presente siempre, aunque discretamente, donde quiera que se encuentre su Hijo.

Mirando a Cristo niño la Iglesia invoca la intercesión maternal de María sobre todos los creyentes, y por eso rezamos en la Santa Misa de hoy: “Dios y Señor nuestro, concédenos experimentar la intercesión de aquélla de quien hemos recibido al autor de la vida, tu Hijo Jesucristo". Los creyentes son bendecidos por intercesión de María, porque sólo la pureza y el amor de la Virgen nos hacen dignos de recibir “al autor de la vida”, Jesucristo.

María es Madre de Dios, no sólo porque le ha dado la carne y la sangre, sino también porque ha penetrado íntimamente en su misterio y se ha unido a él de la manera más profunda. María se consagró totalmente a la persona y a la obra de su Hijo, sirviendo al misterio de la redención con él y bajo él. En este primer día del año la Iglesia al poner su mirada en María, implora a Dios el don de la Paz, que exige nuestra oración y el trabajo decidido y solidario para hacerla eficaz y presente entre los hombres.

Por María llegó a la historia del mundo la paz: Cristo el “Príncipe de la Paz”; que por su intercesión le llegue la verdadera paz a nuestro pobre mundo de hoy que tanto la necesita, pero que la busca incansablemente donde no la va a encontrar, porque la verdadera paz, es fruto de un alma reconciliada con Dios y con sus hermanos.

Por esto, en Cristo y María, una vez más y con todo el corazón, ¡Feliz Año Nuevo!

Con mi bendición.
Padre José Medina