viernes, 18 de marzo de 2011

ARTICULOS PERIODISTICOS: ¿Vale la pena ser sacerdote hoy?

Queridos amigos y hermanos del blog: les comparto un artículo periodístico, que he escrito para la edición de marzo de “Padre de todos” la Revista de la Diócesis de Getafe:

¿Vale la pena ser sacerdote hoy?

Hoy es más que un lugar común afirmar que vivimos un tiempo de crisis, quizás una de las más radicales de la historia. La humanidad, como un gigantesco hijo pródigo, pidió a Dios la parte de su herencia, para aventurarse a vivir libremente y con total autonomía. Las distintas sociedades jaqueadas por una subversión de todos los valores que habían fundado la grandeza de la sociedad cristiana, han quedado libradas a sí mismas, girando desquiciadamente sobre sí.

Y dentro de estos tiempos de contratiempos nos encontramos nosotros: los sacerdotes de Jesucristo. ¿Qué sentido tiene ser sacerdote hoy en un mundo que ha llegado a su ‘meta-tentación’?: “La tentación del rechazo de Dios en nombre de su propia humanidad” (Juan Pablo II, Discurso a los obispos de Francia, 1º de junio de 1980). La Iglesia nos llama a los sacerdotes y seminaristas a no dejarnos llevar por el desaliento que puede invadir nuestra alma, principalmente al advertir cómo en el mundo secularizado de hoy nuestra identidad sacerdotal no es ni comprendida ni debidamente valorada. El sacerdote se encuentra como si de golpe la sociedad le hubiera negado sentido a su existencia. La sociedad cree poder vivir sin nosotros, y en ocasiones no teme decírnoslo con total franqueza.

Por esto el sacerdote debe volver siempre a la pregunta sobre su identidad y misión, pero para preguntarle a quién sólo nos puede dar la respuesta verdadera: el Divino Maestro, preguntémosle quiénes somos, cómo quiere Él que seamos, cuál es, ante Él, nuestra identidad. Y Él nos dirá: “Sois sacerdotes! ¡Sois necesarios, más aún, imprescindibles”.

Juan Pablo II en su alocución al clero español en 1982 resumía nuestra identidad en tres palabras: “llamados, consagrados, enviados”. Esta triple dimensión explica y determina la identidad del ya sacerdote y perfila la del seminarista camino a las sagradas órdenes. Sí, somos –y debemos decirlo con humildad pero con santo orgullo- depositarios de la salvación para los hombres, testigos de un Reino que se inicia en este mundo, pero que llegará a su perfección en el más allá.

No debemos olvidar nunca que lo que se pide al sacerdote en estos tiempos tan difíciles por los que atraviesa el mundo y la Iglesia es que dé a Jesucristo, con sus palabras y sobre todo con el ejemplo de su fe. “Sacerdos, Alter Christus” (El Sacerdote, otro Cristo).

¿Qué significa ser sacerdote hoy? Hoy, como siempre, ser sacerdote es aceptar el compromiso de vivir completamente al servicio de Dios, extendiendo su Reino en el mundo. Pueden cambiar las circunstancias, lo que no cambia es la elección que Cristo ha hecho de nosotros desde la eternidad. Somos los mensajeros de un anuncio que el mundo necesita. Trabajemos sin descanso y descubriremos la alegría de ser un obrero de la viña del Señor. Nuestro trabajo es ante todo de orden espiritual y seremos tanto más eficaces cuanto más estemos unidos a la Vid verdadera, que es Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote.

Al concluir estas palabras convierto en afirmación la pregunta inicial: ¡Sí, vale la pena ser sacerdote hoy! - Porque nuestro sacerdocio, según el apremiante llamado del Papa Benedicto XVI a la Nueva Evangelización, debe ser presentado al hombre de hoy a través de “nuevos métodos, nuevo ardor y nueva expresión”, pero en exquisita fidelidad al sacerdocio de siempre, porque es una participación en el sacerdocio eterno de Cristo, que es el mismo ayer, hoy y siempre.

Renovemos los sacerdotes el deseo de una vida santa para Gloria de Dios y bien de las almas; que renueven los seminaristas el deseo de seguir caminando, firme y decididamente, en pos del sacerdocio; que nuestros jóvenes se animen a mirar a los ojos a Jesucristo, quien mirándolos con amor los llamará vivir la más apasionante de todas las aventuras: la de dejarlo todo para seguirlo a Él.

D. José Medina

1 comentario:

  1. Padre José Medina...que Dios lo Bendiga..hoy llegó a mis manos un ejemplar de la Revista y me estoy leyendo su artículo..el porqué porque mi único hijo Mateo esta en la foto...en su artículo "El sacerdote, don de Dios para el mundo"...Mateo es colombiano y llevamos 8 años en España...su alegría se capta muy rápido y se orgullese de que vá a ser sacerdote....le escribo porque quiero esa foto de alguna manera me gustaría conseguirla, si está en su manos me puede ayudar???,Mateo está en primera fila con polo rojo y sueter a rombos grisis y rojo..reciba mi admiración y mis respetos...a la espara de su ayuda y colaboración..mi correo es rociopadron@msn.com

    ResponderEliminar