sábado, 16 de abril de 2011

ACTUALIDAD: Ganó la sensatez, el Gobierno de Zapatero no aprobó la realización de la “procesión” atea del próximo Jueves Santo


Queridos amigos y hermanos del blog: en el momento en que las firmas de 100.423 ciudadanos se estaban entregando en la Delegación del Gobierno socialista en Madrid, el Ejecutivo se rendía a la presión ciudadana y anunciaba que la mascarada blasfema no tendrá lugar.

Después de múltiples dudas y de pedir un informe a la Abogacía del Estado así como de darse por enterada de la decisión del Ayuntamiento madrileño, contraria a la anunciada provocación de los convocantes, la delegada de Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, consideró “que la manifestación atea coincide en el espacio público con procesiones católicas cuyos recorridos ya son conocidos desde hace años", y además "existe una apreciación unívoca por parte de todas las Administraciones que tuvieron conocimiento de esta convocatoria, coincidiendo en que no debe llevarse a cabo".

Más de cien mil ciudadanos activos han exigido en los últimos diez días, a través de sus firmas y de la alerta activada por HazteOir.org, la prohibición de la “procesión” atea convocada para este Jueves Santo. Esta alerta se ha convertido en la que más repercusión ha tenido en los 10 años de existencia de HazteOir.org.

Según Olga Cuquerella, portavoz de HazteOir.org, "estamos ante el triunfo de cada uno de los más de 100.000 ciudadanos que han reclamado durante estos días el estricto cumplimiento de la ley".

Desde 2004, el Gobierno del PSOE ha estado crispando a la sociedad española con sus leyes y decretos laicistas, tratando de convertir a los católicos en enemigos públicos de la democracia y a la Iglesia en freno de los avances sociales. Pero solo ha logrado parcialmente su objetivo: ha conseguido trasladar a la calle su laicismo para dar rienda suelta a comportamientos radicales cada vez más violentos. Pero también ha despertado la reacción de una ciudadanía harta de imposiciones.

Agitando las peligrosas aguas del radicalismo laicista, el PSOE y su Gobierno han alentado y justificado la reacción violenta de sus seguidores más conspicuos, convertidos en fuerza de choque dedicada a asaltar y profanar iglesias y a insultar y agredir a los católicos.

Pero 100.423 ciudadanos han puesto pie en pared y el Gobierno del PSOE se ha visto obligado a dar marcha atrás. Con la prohibición de la “procesión” atea, la Delegación del Gobierno socialista en Madrid reconoce el valor de la presión ciudadana.

Según informó el diario ABC, el Ayuntamiento de Madrid ya había manifestado su rotunda oposición a que la celebración de la "primera procesión atea" se considere una manifestación o un acto festivo, como ha venido a considerarla la nueva delegada del Gobierno, María Dolores Carrión. "No vamos a autorizar en ningún caso ninguna burla dirigida a la fe y las convicciones de los ciudadanos, ya sea católicos o de cualquier otra confesión". Más claro, agua. Así lo expresó el vicealcalde, Manuel Cobo, en relación a la celebración de la polémica 'procesión atea', convocada entre graves ofensas a los católicos para el próximo Jueves Santo. Pero no fue ese el único mensaje rotundo que realizó el responsable municipal.

El segundo, y no por ello menos importante, fue la advertencia a la Delegación del Gobierno de que, de autorizar dicho acto en la fecha e itinerario solicitados, "podría haber problemas de orden público por la concentración multitudinaria de miles de personas que acuden a las procesiones, la coincidencia con otros actos y las características del lugar solicitado". Por esos motivos, el Ayuntamiento de Madrid había emitido un informe contrario a la celebración de dicho acto en Lavapiés, coincidiendo con las procesiones del Jueves Santo.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, consideró "muy acertada" la prohibición, ya que, según señaló, "ofender cualquier religión está penado por la ley y es un delito. Lo que no se hubiera atrevido nadie a hacer contra otra religión, por ejemplo, contra la musulmana, sin embargo, parece que es gratis ofender a los católicos", ha dicho.

A su vez, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, aseguró que celebra y apoya que la Delegación de Gobierno haya decidido no autorizar la llamada 'marcha atea' porque considera que tenía "voluntad de provocación", al celebrarse "el mismo día, a la misma hora y en el mismo lugar" que las procesiones de Semana Santa.

La organización HazteOir.org ha manifestado su agradecimiento a la decisión y a la firmeza de todos y cada uno de los 100.423 ciudadanos que se han manifestado contra esta agresión laicista.

¡Muchas gracias por defender la libertad religiosa en nuestro país!

1 comentario:

  1. .......... "No vamos a autorizar en ningún caso ninguna burla dirigida a la fe y las convicciones de los ciudadanos, ya sea católicos o de cualquier otra confesión".
    .....Totalmente de Acuerdo !!!
    Gracias........ A DIOS !!!

    ResponderEliminar