martes, 17 de mayo de 2011

ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS: Formación permanente para reavivar el carisma de Dios

Queridos amigos y hermanos del blog: les comparto un artículo periodístico, que he escrito para la edición de mayo de “Padre de todos” la Revista de la Diócesis de Getafe, España:

Formación permanente para reavivar el carisma de Dios

Uno de los frutos del Año Sacerdotal, que bajo la figura y amparo del santo Cura de Ars, hemos vivido, ha sido el pedido del Santo Padre de consolidar en cada presbiterio diocesano la formación permanente del clero.

El número 70 de la Exhortación apostólica Pastores Dabo Vobis, partiendo del fundamento bíblico (2 Tim 1, 6): "Te recomiendo que reavives el carisma de Dios que está en ti"; nos dice, "La formación permanente encuentra su propio fundamento y su razón de ser original en el dinamismo del sacramento del orden".

Don Joaquín y Don Rafael como primeros responsables de la formación permanente, buscan que todos sus presbíteros seamos fieles al don y al ministerio recibido, como el Pueblo de Dios nos quiere; esta responsabilidad de nuestros obispos en comunión con su presbiterio ha realizado un proyecto y establecido un programa capaz de estructurar la formación permanente, no como mero episodio, sino como propuesta sistemática de contenido que se desarrolle por etapas y modalidades precisas (Cf. PDV 79).

¿Cómo debe ser la formación permanente en la vida del sacerdote? El Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros, en el no. 74, responde: “Tal formación debe comprender y armonizar todas las dimensiones de la vida sacerdotal; es decir, debe tender a ayudar a cada presbítero: a desarrollar una personalidad humana madurada en el espíritu de servicio a los demás, cualquiera que sea el encargo recibido; a estar intelectualmente preparado en las ciencias teológicas y también en las humanas en cuanto relacionadas con el propio ministerio, de manera que desempeñe con mayor eficacia su función de testigo de la fe; a poseer una vida espiritual profunda, nutrida por la intimidad con Jesucristo y del amor por la Iglesia; a ejercer su ministerio pastoral con empeño y dedicación. En definitiva, tal formación debe ser completa: humana, espiritual, intelectual, pastoral, sistemática y personalizada”.

En el Cerro de los Ángeles, los sacerdotes de Getafe, encontramos un marco inmejorable para vivir ésta, nuestra formación permanente en sus tres dimensiones fundamentales: formación intelectual-pastoral (a través de conferencias y testimonios) formación espiritual (a través de diversos días de retiro) y una vivencia profunda de fraternidad (compartiendo desayunos, comidas, ratos de conversación y sincero trato).

Nos encomendamos a nuestro pueblo y a su oración por nosotros, sus pastores, a vosotros que sois, la razón más profunda de nuestro ser y servicio eclesial, para que con ella y vuestra compañía en el día a día de nuestra vida, “reavivemos el carisma de Dios que está en nosotros”, como Jesucristo, sacerdotes para siempre.

P. José Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario