viernes, 5 de agosto de 2011

ACTUALIDAD: La crisis económica española multiplica la ayuda de la Iglesia Católica

Queridos amigos y hermanos del blog: me pareció más que interesante el documentado artículo que escribió Armando Rubén Puente, corresponsal madrileño de AICA (Agencia Informativa Católica Argentina). El mismo trata sobre la ayuda que la Iglesia Católica está brindando en estos momentos de delicada situación económica y social a aquellos hermanos que menos tienen y más necesitan a lo largo de todo el territorio español. Se los comparto:

La crisis económica española afecta a la Iglesia, que con menos recursos debe hacer frente a la creciente demanda de ayuda de una población cada vez más empobrecida. En 2009 la Iglesia tuvo que atender a más de un millón y medio de personas y se estima que en 2010 se pasó largamente de los dos millones, cuando en 2008 eran 870.000 las personas que acudían a pedir alimentos, ropa y ayuda económica para pagar sus deudas.

En muchas parroquias y conventos funcionan lo que en la Argentina se llaman “ollas populares” y se forman largas filas de personas que gracias a la Iglesia pueden hacer una comida al día.

Además de la ayuda que se presta a los desocupados (un 21% de la población activa; la más alta de Europa), la Iglesia atendió a 3.600.000 personas en 2009, ancianos, huérfanos, drogadictos, lo que representó un aumento del 32% con respecto al año precedente.

Tan enorme esfuerzo se hizo a pesar de que disminuyeron las colectas ordinarias de las parroquias, es decir, los donativos que realizan los fieles durante las misas, que registraron un descenso del 12%, lo que obligó a la Iglesia a reducir los gastos de mantenimiento de los templos, para ayudar a los necesitados.

“Hay una profunda crisis económica, que se inició hace cuatro años, pero sobre todo hay una aún más profunda crisis del hombre, que busca respuestas pero no las encuentra”, dijo Giménez Barriocanal al presentar un resumen de las actividades de la Conferencia Episcopal Española en el año 2009.

“A causa de la crisis aumentó el número de suicidios  -4.500 el año pasado-  y de medicamentos antidepresivos (un incremento del 30%).

“La Iglesia tiene una respuesta para esta crisis del hombre español y puede dar soluciones en el plano personal”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario