miércoles, 30 de marzo de 2011

CATEQUESIS DEL PAPA: "Los sacerdotes son un signo visible de la misericordia infinita de Dios" (San Alfonso María de Ligorio)


CIUDAD DEL VATICANO, 30 MAR 2011 (VIS).-En la audiencia general de este miércoles, celebrada en la Plaza de San Pedro, el Papa habló sobre san Alfonso María de Ligorio, obispo, doctor de la Iglesia, "insigne teólogo moralista y maestro de vida espiritual".

"Perteneciente a una noble y rica familia napolitana, san Alfonso -dijo- nació en 1696", ejerció brillantemente la profesión de abogado, que abandonó para ordenarse sacerdote en 1726.

El Santo Padre explicó que el santo "inició en los ambientes más humildes de la sociedad napolitana una labor de evangelización y de catequesis, a los que le gustaba predicar, instruyendo sobre las verdades fundamentales de la fe".

En 1732 fundó la Congregación religiosa del Santísimo Redentor. Sus miembros "guiados por Alfonso, fueron auténticos misioneros itinerantes, que llegaban incluso a las aldeas más remotas, exhortando a la conversión y a la perseverancia en la vida cristiana, especialmente a través de la oración".

Benedicto XVI recordó que san Alfonso falleció en 1787, fue canonizado en 1839 y en 1871 fue declarado doctor de la Iglesia. Este título responde a muchas razones. En primer lugar, porque propuso una rica enseñanza de teología moral, que expresa adecuadamente la doctrina católica, por lo que fue proclamado por el Papa Pío XII "Patrono de todos los confesores y moralistas".

"San Alfonso -continuó el Papa- no se cansaba de repetir que los sacerdotes son un signo visible de la misericordia infinita de Dios, que perdona e ilumina la mente y el corazón del pecador para que se convierta y cambie de vida. En nuestra época, donde hay claros signos de pérdida de la conciencia y moral y -hay que admitirlo con preocupación- de una falta de estima por el Sacramento de la Confesión, la enseñanza de San Alfonso sigue siendo muy actual".

El Santo Padre explicó que "junto con las obras de teología, san Alfonso compuso muchos otros escritos, destinados a la formación religiosa del pueblo", como "Las máximas eternas", "Las glorias de María", "La práctica de amar a Jesucristo", obra -esta última- que representa la síntesis de su pensamiento y su obra maestra".

Tras poner de relieve que el santo napolitano "insiste mucho en la necesidad de la oración", el pontífice señaló que "entre las formas de oración recomendadas por san Alfonso destaca la visita al Santísimo Sacramento o, como diríamos hoy, la adoración breve o prolongada, personal o comunitaria, ante la Eucaristía".

"La espiritualidad alfonsiana es eminentemente cristológica, centrada en Cristo y su Evangelio. La meditación sobre el misterio de la Encarnación y de la Pasión del Señor es con frecuencia objeto de su predicación. (...) La piedad alfonsiana también es exquisitamente mariana. Era muy devoto de María, e ilustra su papel en la historia de la salvación".

Benedicto XVI terminó la catequesis resaltando que "san Alfonso María de Ligorio es un ejemplo de pastor entregado, que conquistó las almas mediante la predicación del Evangelio y la administración de los sacramentos, junto con un modo de actuar basado en una bondad suave, que nacía de una intensa relación con Dios, bondad infinita. Tenía una visión muy optimista de los recursos de bien que el Señor da a cada ser humano y dio importancia a los afectos y sentimientos del corazón, así como la mente, para poder amar a Dios y al prójimo".

martes, 29 de marzo de 2011

PRO VIDA: España unida, de pié, gritó por las calles: ¡Sí a la vida y No al aborto!

Queridos amigos y hermanos del blog: una inmensa muchedumbre de españoles se movilizaron el pasado fin de semana en más de 70 ciudades, convocados por 48 organizaciones cívicas, para gritar "¡Sí a la vida" y no al aborto!, en el marco del Día Internacional de la Vida que en Madrid ha congregado una multitudinaria manifestación.

La plataforma ciudadana HazteOir (HO) señala que "son familias enteras, desde los abuelos a los recién nacidos, para simbolizar ese clamor cívico que dirigen a sus representantes políticos, exigiendo un firme compromiso con la defensa del primer derecho humano, la vida, desde su inicio en la gestación hasta la muerte natural, a lo que se enfrenta abiertamente el aborto y la eutanasia que tratan de imponerse a nuestra sociedad".

La manifestación de Madrid comenzó al mediodía (hora local), en la que el presidente de HO, Ignacio Arsuaga, destacó la ejemplar respuesta de los jóvenes ante las amenazas del aborto y la eutanasia: "es maravilloso constatar cómo nuestros jóvenes toman conciencia y se comprometen con la vida", resaltó.

En medio de un ambiente de fiesta con miles de globos blancos y azules, banderolas, cantos y lemas a favor de la vida, la multitud escuchó también las palabras de Gádor Joya, portavoz de la plataforma Derecho a Vivir (DAV), quien señaló que esta manifestación busca "demostrar la unidad cívica en defensa de esta causa justa, la de la dignidad humana; las leyes pueden aprobarse, pero las leyes injustas se derogan".

"Tenemos la perseverancia, la imaginación y la alegría necesarias para atraer cada vez a más conciudadanos. Los políticos deben elegir. O están con la sociedad o están contra ella. O con la vida o contra ella".

En un escenario de más de 100 metros cuadrados, Joya agradeció a "todas las personas que hoy están celebrando el Día Internacional de la Vida en 80 ciudades de España, resto de Europa e Iberoamérica, gracias por vuestro ejemplo. Hoy los niños por nacer, los enfermos, los ancianos y los que son distintos están más seguros gracias a todos vosotros. Hoy la vida es un poco mejor y más civilizada gracias a todos vosotros".

En representación de los organizadores, el cineasta Miguel Ángel Tobías, leyó el Manifiesto por la Vida en el que se exhorta a la sociedad para que "se avive la conciencia del valor de toda vida humana y se exija su respeto y protección legal, desde la concepción hasta la muerte natural", proclamando y festejando "el don de la vida, como un derecho natural, primordial e innegociable de todo ser humano".

El mensaje está dirigido a las distintas fuerzas políticas y sus programas electorales, a los medios de comunicación "para que difundan una imagen positiva de la vida, de la maternidad y del embarazo", al Gobierno, a los profesionales de la salud "para solidarizarse y exigir que se respete su derecho a la objeción de conciencia".

El manifiesto concluye con un compromiso de los manifestantes para "trabajar activamente por la defensa de la vida y de la familia, sea de forma individual o uniendo nuestras voces a las organizaciones que luchan por estos ideales".


viernes, 25 de marzo de 2011

JESUCRISTO: La Anunciación del Señor


Queridos amigos y hermanos del blog: el nombre 'Jesús', significa 'Salvador'. Este mismo Jesús, que vivió treinta años en Nazaret, en Galilea, es el Hijo Eterno de Dios, 'concebido por obra del Espíritu Santo y nacido de María Virgen'. Lo proclaman los Símbolos de la Fe, el Símbolo de los Apóstoles y el niceno-constantinopolitano; lo han enseñado los Padres de la Iglesia y los Concilios, según los cuales, Jesucristo, Hijo eterno de Dios, es 'ex substantia matris in saeculo natus' (Cfr. Símbolo Quicumque).

La Iglesia, pues, profesa y proclama que Jesucristo fue, concebido y nació de una hija de Adán, descendiente de Abrahán y de David, la Virgen María. El Evangelio según Lucas precisa que María concibió al Hijo de Dios por obra del Espíritu Santo, 'sin conocer varón' (Cfr. Lc 1, 34 y Mt 1, 18. 24-25). María era, pues, virgen antes del nacimiento de Jesús y permaneció virgen en el momento del parto y después del parto. Es la verdad que presentan los textos del Nuevo Testamento y que expresaron tanto el V Concilio Ecuménico, celebrado en Constantinopla el año 553, que habla de María 'siempre Virgen', como el Concilio Lateranense, el año 649, que enseña que 'la Madre de Dios... María... concibió (a su Hijo) por obra del Espíritu Santo sin intervención de varón y que lo engendró incorruptiblemente, permaneciendo inviolada su virginidad también después del parto'.

Esta fe está presente en la enseñanza de los Apóstoles. Leemos por ejemplo en la Carta a de San Pablo a los Gálatas: 'Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer... para que recibiéramos la adopción' (Gal. 4, 4-5). Los acontecimientos unidos a la concepción y al nacimiento de Jesús están contenidos en los primeros capítulos de Lucas, llamados comúnmente 'el Evangelio de la infancia', y es sobre todo a ellos a los que hay que hacer referencia.

Especialmente conocido es el texto de Lucas, porque se lee frecuentemente en la liturgia eucarística, y se utiliza en la oración del Ángelus. El fragmento del Evangelio de Lucas describe a anunciación a María, que sucedió seis meses después del anuncio del nacimiento de Juan Bautista (Cfr. Lc 1, 5-25). ' fue enviado el ángel Gabriel de parte de Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón de nombre José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María' (Lc 1, 26).

El ángel la saludó con las palabras 'Ave María', que se han hecho oración de la Iglesia (la 'salutatio angélica'). El saludo provoca turbación en María: 'Ella se turbó al oír estas palabras y discurría qué podría significar aquella salutación. El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, y concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y llamado Hijo del Altísimo... Dijo María al ángel: ¿Cómo podrá ser esto, pues yo no conozco varón? El ángel le contestó y dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra, y por eso el hijo engendrado será santo, será llamado Hijo de Dios' (Lc 1, 29-35). El ángel anunciador, presentando como un 'signo' la inesperada maternidad de Isabel, pariente de María, que ha concebido un hijo en su vejez, añade: 'Nada hay imposible para Dios'. Entonces dijo María: 'He aquí a la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra' (Lc 1, 37-38).

Este texto del Evangelio de Lucas constituye la base de la enseñanza de la Iglesia sobre la maternidad y la virginidad de María, de la que nació Cristo, hecho hombre por obra del Espíritu. El primer momento del misterio de la Encarnación del Hijo de Dios se identifica con la concepción prodigiosa sucedida por obra del Espíritu Santo en el instante en que María pronunció su 'sí': 'Hágase en mi según tu palabra' (Lc 1, 38).

Para identificar la fuente de la que deriva el Evangelio de la infancia, hay que referirse a la frase de San Lucas: 'María guardaba todo esto y lo meditaba en su corazón' (Lc 2, 19). Lucas lo dice dos veces: después de marchar los pastores de Belén y después del encuentro de Jesús en el templo (Cfr. 2, 51). El Evangelista mismo nos ofrece los elementos para identificar en la Madre de Jesús una de las fuentes de información utilizadas por él para escribir el 'Evangelio de la infancia'. María, que 'guardó todo esto en su corazón' (Cfr. Lc 2, 19), pudo dar testimonio, después de la muerte y resurrección de Cristo, de lo que se refería a su propia persona y a la función de Madre precisamente en el período apostólico, en el que nacieron los textos del Nuevo Testamento y tuvo origen la primera tradición cristiana.

El testimonio evangélico de la concepción virginal de Jesús por parte de María es de gran relevancia teológica. Pues constituye un signo especial del origen divino del Hijo de María. El que Jesús no tenga un padre terreno porque ha sido engendrado 'sin intervención de varón', pone de relieve la verdad de que Él es el Hijo de Dios, de modo que cuando asume la naturaleza humana, su Padre continúa siendo exclusivamente Dios.

La revelación de la intervención del Espíritu Santo en la concepción de Jesús, indica el comienzo en la historia del hombre de la nueva generación espiritual que tiene un carácter estrictamente sobrenatural (Cfr. 1 Cor 15, 45-49). De este modo Dios Uno y Trino 'se comunica' a la criatura mediante el Espíritu Santo. Es el misterio al que se pueden aplicar las palabras del Salmo: 'Envía tu Espíritu, y serán creados, y renovarás la faz de la tierra' (Sal 103/104, 30). En la economía de esa comunicación de Sí mismo que Dios hace a la criatura, la concepción virginal de Jesús, que sucedió por obra del Espíritu Santo, es un acontecimiento central y culminante. El inicia la 'nueva creación' Dios entra así en un modo decisivo en la historia para actuar el destino sobrenatural del hombre, o sea, la predestinación de todas las cosas en Cristo. Es la expresión definitiva del Amor salvífico de Dios al hombre, del que hemos hablado en las catequesis sobre la Providencia.

En la actuación del plan de la salvación hay siempre una participación de la criatura. Así en la concepción de Jesús por obra del Espíritu Santo María participa de forma decisiva. Iluminada interiormente por el mensaje del ángel sobre su vocación de Madre y sobre la conservación de su virginidad, María expresa su voluntad y consentimiento y acepta hacerse el humilde instrumento de la 'virtud del Altísimo'. La acción del Espíritu Santo hace que en María la maternidad y la virginidad estén presentes de un modo que, aunque inaccesible a la mente humana, entre de lleno en el ámbito de la predilección de la omnipotencia de Dios. En María se cumple la gran profecía de Isaías: 'La virgen grávida da a luz' (7, 14. Cfr. Mt 1, 22-23); su virginidad, signo en el Antiguo Testamento de la pobreza y de disponibilidad total al plan de Dios, se convierte en el terreno de acción excepcional de Dios, que escoge a María para ser Madre del Mesías.

Que en María, como colaboradora de Dios en dar a su Eterno Hijo, encontremos siempre el instrumento de nuestra unión con Jesús, en el tiempo y en la eternidad.

Con mi bendición.
Padre José Medina

jueves, 24 de marzo de 2011

PRO VIDA: ¡Celebra la Vida, porque siempre hay una razón para vivir!


Queridos amigos y hermanos del blog: el 25 de marzo se celebra la Jornada por la Vida. La Conferencia Episcopal Española ha lanzado un sitio web y un vídeo realmente emocionante para esta ocasión.

SIEMPRE HAY UNA RAZÓN PARA VIVIR porque vida es lo mejor que tenemos, el don más preciado y porque “La vida de cada ser humano es sagrada, es un bien y un deber cuidar la vida…” siempre y en todo momento. El drama más grande es cuando una “sociedad no sabe dar sentido al dolor o a la fragilidad humana y abandona a las personas a su soledad, los miembros de la Iglesia nos sentimos urgidos para responder con el amor de Cristo y engendrar esperanza en personas que, al sentirse queridas y acompañadas en su sufrimiento o soledad, pueden superar engaños y dolores; es decir, pueden encontrar la razón para vivir”.

La propuesta para Jornada de la Vida es la de hacer el viernes 25 una fiesta para CELEBRAR LA VIDA, porque SIEMPRE HAY UNA RAZÓN PARA VIVIR.

La idea de la Conferencia Episcopal es realmente genial, y el vídeo es una maravilla. En poco más de dos minutos cuenta de manera sencilla y alegra y con mucha esperanza que SIEMPRE HAY UNA RAZÓN PARA VIVIR por medio de cuatro historias que se desarrollan de forma paralela: un anciano que se encuentra en un hospital, junto a su hijo; un niño enfermo que recibe un regalo de su familia y amigos; dos personas discapacitadas que muestran gestos de cariño y afecto entre ellos; y una abuela que lee un cuento a sus nietos.

La idea se completa con un sitio en internet que servirá de encuentro para todos aquellos que amamos la vida: SIEMPRE HAY UNA RAZÓN PARA VIVIR, además del video, está a nuestra disposición el resto del material para la Jornada de la Vida.



miércoles, 23 de marzo de 2011

CATEQUESIS DEL PAPA: "San Lorenzo de Brindis, predicador y artífice de paz"

CIUDAD DEL VATICANO, 23 MAR 2011 (VIS).- “El mundo tiene necesidad de paz y de creyentes que sean pacificadores”. Lo ha dicho esta mañana Benedicto XVI durante la Audiencia General, la primera que el Papa ha celebrado este año en la plaza de san Pedro. El Santo Padre ha centrado su catequesis en la figura de san Lorenzo de Brindis (en el siglo Giulio Cesare Rossi, 1559-1619), insigne doctor de la Iglesia del siglo XVI y gran evangelizador, que enseñaba a los cristianos de su tiempo a defender el mensaje de Cristo “de la indiferencia religiosa”.

El santo, huérfano de padre a los siete años, es confiado por su madre al cuidado de los frailes Conventuales. Posteriormente, entra en la Orden de los Capuchinos y es ordenado sacerdote en 1582. Adquiere un gran conocimiento de las lenguas antiguas y modernas, gracias a lo cual "desarrolló un intenso apostolado entre diversos tipos de personas", explicó el Papa. Fue además un predicador eficaz y conocía muy bien no solo la Biblia, sino la literatura rabínica, "hasta el punto de que los mismos rabinos le demostraban estima y respeto".

Como teólogo experto de la Sagrada Escritura y de los Padres de la Iglesia, Lorenzo de Brindis ilustró de forma ejemplar la doctrina católica también a los cristianos que, sobre todo en Alemania, se habían adherido a la Reforma "Enseñaba de forma clara y tranquila -dijo el Santo Padre- el fundamento bíblico y patrístico de todos los artículos de fe puestos en entredicho por Martin Lutero. Entre ellos, el primado de San Pedro y sus sucesores, el origen divino del episcopado, la justificación como transformación interior del ser humano, la necesidad de las obras buenas para la salvación. El éxito alcanzado por Lorenzo nos ayuda a entender que también hoy en el diálogo ecuménico, llevado cabo con tantas esperanzas, la confrontación con las Sagradas Escrituras leídas en la Tradición de la Iglesia constituyen un elemento irrenunciable y de importancia fundamental".

Incluso los fieles más sencillos, que no poseían una gran cultura se beneficiaron de la predicación de Lorenzo que llamaba a todos a la coherencia de la vida con la fe profesada. "Este fue uno de los grandes méritos de los Capuchinos y de otras órdenes religiosas que en los siglos XVI y XVII contribuyeron a la renovación de la vida cristiana en la sociedad (...) También en nuestros días la nueva evangelización -observó Benedicto XVI- necesita apóstoles bien preparados y valientes para que la luz y la belleza del Evangelio prevalezcan sobre las orientaciones culturales del relativismo ético y de la indiferencia religiosa y transformen las diversas formas de pensar y actuar en un auténtico humanismo cristiano".

Profesor de teología, maestro de novicios, ministro provincial y ministro general de la Orden Capuchina, Lorenzo, en medio de tantos trabajos cultivaba, además "una vida espiritual de fervor excepcional", recordó el Papa, subrayando que "todo presbítero puede evitar el peligro del activismo, es decir, de actuar olvidando los motivos principales del ministerio, solo si presta atención a su propia vida espiritual".

“El mundo tiene necesidad de paz y
de creyentes que sean pacificadores”

El Santo Padre ilustró a continuación otro aspecto característico de la obra del santo: su acción por la paz. "Tanto los Sumos Pontífices como los príncipes católicos le confiaron importantes misiones diplomáticas para dirimir controversias y favorecer la concordia entre los estados europeos amenazados en aquella época por el imperio otomano. La autoridad moral de que gozaba lo convertía en consejero buscado y escuchado. Hoy, como en la época de San Lorenzo, el mundo necesita paz, necesita hombres y mujeres pacíficos y pacificadores. Todos los que creen en Dios deben ser siempre fuente y artífices de paz".

Lorenzo de Brindis fue canonizado en 1881 y nombrado Doctor Apostólico en 1959 por el Beato Juan XXIII en reconocimiento a sus numerosos escritos de exégesis bíblica y mariología. En sus obras evidencia también la acción del Espíritu Santo en la existencia de los creyentes. "San Lorenzo de Brindis -concluyó el pontífice- nos enseña a amar la Sagrada Escritura, a crecer en la familiaridad con ella, a cultivar diariamente la relación de amistad con el Señor en la oración para que cualquier acción y actividad nuestras tengan en él su inicio y su cumplimiento".

martes, 22 de marzo de 2011

ACTUALIDAD: La sentencia a favor del crucifijo es histórica, "el crucifijo expresa identidad cultural y religiosa"

Queridos amigos y hermanos del blog: la Corte Europea de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo resolvió el pasado 18 de marzo, en una sentencia inapelable, que los crucifijos pueden permanecer en las escuelas públicas. Este fallo se da luego de la posición favorable a los crucifijos en Italia y Austria, luego de los fallos de la Corte Suprema de Casación, en el primer caso, y de la Corte Constitucional, en el segundo.

Con esta resolución la Corte Europea establece que "no existe violación del artículo 2 del protocolo N° 1 (derecho a la educación) de la Convención Europea de Derechos Humanos" Este artículo se refiere a la obligación del estado, "en el ejercicio de sus funciones en relación a la educación, a respetar el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones religiosas y filosóficas".

El fallo de la Corte indica que "si bien el crucifijo es por encima de todo un símbolo religioso, no hay evidencia para la Corte de que su exposición en una pared de un aula influencie en los alumnos". "Además -dice la resolución- si bien se comprende que la demandante haya visto que esta exposición del crucifijo en las aulas a la que asistían sus hijas como una falta de respeto del Estado a su derecho de educar en conformidad a sus propias convicciones filosóficas, su percepción subjetiva no ha sido suficiente para establecer una violación al artículo 2 del protocolo 1".

El fallo también recuerda que el gobierno italiano explicó en su apelación que "la presencia de los crucifijos en las escuelas públicas corresponde a una tradición que consideran importante perpetuar". Asimismo, las autoridades de Italia resaltaron que el crucifijo no es solo un símbolo religioso sino que "representa los principios y valores que formaron los cimientos de la democracia y la civilización occidental, y que su presencia en las clases es justificable a este respecto".

La Corte Europea de Derechos Humanos aceptó la apelación presentada por el gobierno de Italia el pasado 28 de enero de 2010, luego de que en noviembre de 2009 decidiera que los crucifijos no debían estar en las aulas de las escuelas. La resolución de noviembre de 2009 le daba la razón a una madre de familia de dos alumnas que alegaba que los crucifijos "no correspondían" a la forma que sus hijas deberían ser educadas. Ante esta decisión, el gobierno de Italia defendió la presencia de los crucifijos en las aulas de los colegios públicos, como un símbolo que representa las raíces cristianas del país.


Fallo de corte a favor de crucifijo es victoria para Europa

El Presidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa, Cardenal Péter Erdő, señaló que la sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos a favor de la presencia de los crucifijos en las escuelas públicas constituye "primero que nada una victoria para Europa". En sus declaraciones dadas a conocer luego de la sentencia inapelable de la Corte sobre el caso de una madre que demandó a Italia por considerar que el crucifijo era una violación a su derecho de educar a sus hijas de acuerdo a sus convicciones, el Cardenal dijo que "la sentencia de ahora es un signo de buen sentido, sabiduría y libertad".

"Hoy -continuó- se ha escrito una página de la historia. Se ha abierto una esperanza no solo para los cristianos, sino para todos los ciudadanos europeos, creyentes y laicos, que estaban profundamente golpeados por la sentencia del 3 de noviembre de 2009 (en contra del crucifijo) y que estaban preocupados ante procedimientos que tienden a desmoronar una gran cultura como la cristiana y a minar en definitiva la propia identidad".

En opinión del también Arzobispo de Esztergom-Budapest (Hungría), "considerar la presencia del crucifijo en el espacio público como contraria a los derechos del hombre sería negar la idea misma de Europa. Sin el crucifijo la Europa que hoy conocemos no existiría. Por este motivo la sentencia es primero que nada una victoria para Europa".

Finalmente el Cardenal dijo estar convencido de que esta sentencia "contribuirá a confiar en la Corte y en las instituciones europeas por parte de muchos ciudadanos europeos. Con ella los jueces han reconocido que la cultura de los derechos del hombre no debe excluir a la fuerza a la civilización cristiana".

Vaticano: Sentencia a favor del crucifijo es histórica

El Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, señaló ayer por la tarde que el fallo de la Corte Europea de Derechos Humanos, a favor de los crucifijos en las aulas de las escuelas, es una "sentencia histórica" que respeta las bases de la civilización europea y la libertad religiosa.

En su declaración sobre el fallo del viernes 18 de marzo de la Corte Europea que resolvió que el crucifijo en las aulas de las escuelas públicas de Italia no viola el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones, el vocero vaticano dijo que la sentencia de este tribunal "se ha recibido con satisfacción por parte de la Santa Sede". "Se trata de una sentencia histórica, como demuestra el resultado al que ha llegado la Gran Sala al final de un examen profundo sobre la cuestión", añadió.

"De hecho, ha rebatido desde todos los puntos de vista una sentencia de primera instancia, adoptada por unanimidad por una Cámara del Tribunal, que suscitó no sólo el recurso del Estado Italiano, sino también el apoyo de numerosos Estados europeos, como nunca antes había sucedido, y la adhesión de muchas organizaciones no gubernamentales, expresión de un amplio sentimiento de la población".

Con este fallo, continuó, se reconoce que "la cultura de los derechos del hombre no debe ponerse en contraposición con los fundamentos religiosos de la civilización europea, a los que el cristianismo ha dado una contribución esencial". Asimismo, la resolución reconoce que "es un deber garantizar a cada país un margen de aprecio del valor de los símbolos religiosos en la propia historia cultural y en la identidad nacional y del lugar de su exposición (como ha sido confirmado en estos días también por sentencias de tribunales supremos de algunos países europeos)".

"En caso contrario, en nombre de la libertad religiosa, se tendería paradójicamente a limitar o incluso a negar esta libertad para excluir de la vida pública toda manifestación. De este modo, se violaría la misma libertad, obscureciendo las identidades específicas y legítimas". Con esos argumentos, dijo luego el sacerdote jesuita, el tribunal dejó claramente establecido que "la exposición del crucifijo no es adoctrinamiento, sino expresión de la identidad cultural y religiosa de los países de tradición cristiana".

"La nueva sentencia de la Gran Sala es bien acogida también porque contribuye eficazmente a restablecer la confianza en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por parte de una gran parte de europeos, convencidos y conscientes del papel determinante de los valores cristianos en su propia historia, pero también en la edificación de la unidad europea y en su cultura de derecho y de libertad", concluyó.

sábado, 19 de marzo de 2011

SACERDOCIO: 19 DE MARZO, DÍA DEL SEMINARIO, “El sacerdote, don de Dios para el mundo”


Queridos amigos y hermanos del blog: en la clausura del Año Sacerdotal, el 13 de junio de 2010, Benedicto XVI se dirigió así a la multitud congregada en la Plaza de San Pedro: “El sacerdote es un don del corazón de Cristo: un don para la Iglesia y para el mundo”. Parafraseando las palabras del Papa, el lema que anima la jornada del Día del Seminario 2011 es, precisamente, “El sacerdote, don de Dios para el mundo”, en la certeza de que también hoy el sacerdote representa para el mundo una acción de Dios en la que se refleja su predilección amorosa por los hombres.

Es en tiempos de incertidumbre, cuando se antoja más necesario que nunca prolongar la estela de tantos sacerdotes que han sido claves para la renovación espiritual y social del mundo en distintas épocas y geografias. Benedicto XVI lo recordó, cuando se dirigía hacia Santiago de Compostela y Barcelona en noviembre pasado, y mencionó a algunos de los grandes santos de nuestro país, entre ellos San Juan de Ávila (patrón del clero secular español), que contribuyeron “al renacimiento del catolicismo en la época moderna” y que siguen inspirando hoy el camino del futuro.

El cartel de la campaña de este año, además del lema, muestra la figura de Cristo, compuesta por un mosaico realizado con fotografías de seminaristas, sacerdotes e imágenes del mundo en el que llevan a cabo su ministerio. La imagen del Cristo, que se descubre en toda su belleza cuando se observa el cartel a distancia, expresa de manera muy sugerente y evocadora lo que el lema de la Jornada dice con palabras: que el sacerdote, otro Cristo, es un don de Dios para el mundo.

La mayoría de las diócesis españolas celebran el “Día del Seminario” el día 19 de marzo, fiesta de San José. La iniciativa nació en 1935. Desde entonces, cada año la Jornada llega con un nuevo lema y el objetivo de suscitar vocaciones sacerdotales mediante la sensibilización, dirigida a toda la sociedad, y en particular a las comunidades cristianas. Como el día de San José no es siempre fiesta civil en todas las comunidades autónomas de España, desde hace un par de décadas la Jornada del Seminario se celebra el 19 de marzo y también en el domingo más próximo. Con todo, la Iglesia ha conservado para la festividad de San José el carácter del día de precepto.

Datos estadísticos de España

En el curso 2010-2011 se ha producido un aumento del 14,83% en el número de seminaristas ordenados en España. En concreto, se ha pasado de 141 en el año 2009 a 162 en el 2010. Asimismo, se está produciendo en los últimos años un incremento en el número de seminarios, tanto mayores como menores.

El número total de seminaristas que hay en España, en el curso 2010-2011, es de 1.227. En términos absolutos, se ha producido un leve descenso del 3% con respecto al curso anterior y la cifra se sitúa ligeramente por encima de la que había hace 2 años, en 2009, cuando el número total era de 1.224. La exigencia en la selección y el cuidado del discernimiento vocacional, a los que llamó con especial énfasis el Papa durante el Año Sacerdotal, siguen siendo criterios de actuación en los seminarios españoles, conscientes de que el ejercicio del ministerio requiere un esfuerzo constante para poder ser, de una forma adecuada, don para un mundo necesitado.

Oración por las Vocaciones Sacerdotales

Señor Jesús, que nos prometiste:
«pedid y recibiréis, llamad y se os abrirá»,
regálanos las vocaciones sacerdotales
que tanto necesita tu Iglesia y el mundo de hoy.
Haz que las familias sean el campo fértil donde puedan germinar.
Bendice el trabajo apostólico de catequistas y educadores,
para que logren despertar y madurar la vocación sacerdotal
en aquellos que tú, Señor, has elegido a tu servicio.
Ilumina la tarea educativa de los formadores del Seminario
para que creen un verdadero cenáculo
donde el encuentro contigo ayude a cada seminarista
a configurar su corazón, de Buen Pastor, con el tuyo.
Que Santa María, Reina de los Apóstoles,
lleve de la mano a los seminaristas y sacerdotes
para que sean realmente gloria de la Iglesia
y un verdadero don de Dios para el mundo.
Amén

Junto a Don Joaquín y a Don Rafael, Obispos de Getafe, los sacerdotes ordenados el pasado 9 de mayo de 2010.

viernes, 18 de marzo de 2011

ARTICULOS PERIODISTICOS: ¿Vale la pena ser sacerdote hoy?

Queridos amigos y hermanos del blog: les comparto un artículo periodístico, que he escrito para la edición de marzo de “Padre de todos” la Revista de la Diócesis de Getafe:

¿Vale la pena ser sacerdote hoy?

Hoy es más que un lugar común afirmar que vivimos un tiempo de crisis, quizás una de las más radicales de la historia. La humanidad, como un gigantesco hijo pródigo, pidió a Dios la parte de su herencia, para aventurarse a vivir libremente y con total autonomía. Las distintas sociedades jaqueadas por una subversión de todos los valores que habían fundado la grandeza de la sociedad cristiana, han quedado libradas a sí mismas, girando desquiciadamente sobre sí.

Y dentro de estos tiempos de contratiempos nos encontramos nosotros: los sacerdotes de Jesucristo. ¿Qué sentido tiene ser sacerdote hoy en un mundo que ha llegado a su ‘meta-tentación’?: “La tentación del rechazo de Dios en nombre de su propia humanidad” (Juan Pablo II, Discurso a los obispos de Francia, 1º de junio de 1980). La Iglesia nos llama a los sacerdotes y seminaristas a no dejarnos llevar por el desaliento que puede invadir nuestra alma, principalmente al advertir cómo en el mundo secularizado de hoy nuestra identidad sacerdotal no es ni comprendida ni debidamente valorada. El sacerdote se encuentra como si de golpe la sociedad le hubiera negado sentido a su existencia. La sociedad cree poder vivir sin nosotros, y en ocasiones no teme decírnoslo con total franqueza.

Por esto el sacerdote debe volver siempre a la pregunta sobre su identidad y misión, pero para preguntarle a quién sólo nos puede dar la respuesta verdadera: el Divino Maestro, preguntémosle quiénes somos, cómo quiere Él que seamos, cuál es, ante Él, nuestra identidad. Y Él nos dirá: “Sois sacerdotes! ¡Sois necesarios, más aún, imprescindibles”.

Juan Pablo II en su alocución al clero español en 1982 resumía nuestra identidad en tres palabras: “llamados, consagrados, enviados”. Esta triple dimensión explica y determina la identidad del ya sacerdote y perfila la del seminarista camino a las sagradas órdenes. Sí, somos –y debemos decirlo con humildad pero con santo orgullo- depositarios de la salvación para los hombres, testigos de un Reino que se inicia en este mundo, pero que llegará a su perfección en el más allá.

No debemos olvidar nunca que lo que se pide al sacerdote en estos tiempos tan difíciles por los que atraviesa el mundo y la Iglesia es que dé a Jesucristo, con sus palabras y sobre todo con el ejemplo de su fe. “Sacerdos, Alter Christus” (El Sacerdote, otro Cristo).

¿Qué significa ser sacerdote hoy? Hoy, como siempre, ser sacerdote es aceptar el compromiso de vivir completamente al servicio de Dios, extendiendo su Reino en el mundo. Pueden cambiar las circunstancias, lo que no cambia es la elección que Cristo ha hecho de nosotros desde la eternidad. Somos los mensajeros de un anuncio que el mundo necesita. Trabajemos sin descanso y descubriremos la alegría de ser un obrero de la viña del Señor. Nuestro trabajo es ante todo de orden espiritual y seremos tanto más eficaces cuanto más estemos unidos a la Vid verdadera, que es Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote.

Al concluir estas palabras convierto en afirmación la pregunta inicial: ¡Sí, vale la pena ser sacerdote hoy! - Porque nuestro sacerdocio, según el apremiante llamado del Papa Benedicto XVI a la Nueva Evangelización, debe ser presentado al hombre de hoy a través de “nuevos métodos, nuevo ardor y nueva expresión”, pero en exquisita fidelidad al sacerdocio de siempre, porque es una participación en el sacerdocio eterno de Cristo, que es el mismo ayer, hoy y siempre.

Renovemos los sacerdotes el deseo de una vida santa para Gloria de Dios y bien de las almas; que renueven los seminaristas el deseo de seguir caminando, firme y decididamente, en pos del sacerdocio; que nuestros jóvenes se animen a mirar a los ojos a Jesucristo, quien mirándolos con amor los llamará vivir la más apasionante de todas las aventuras: la de dejarlo todo para seguirlo a Él.

D. José Medina

jueves, 17 de marzo de 2011

CINE: “De dioses y hombres” (Por la libertad religiosa)


Queridos amigos y hermanos del blog: la película “De dioses y hombres” narra el tramo final de la vida de la pequeña comunidad de monjes trapenses del monasterio de Nuestra Señora del Atlas en Tibhirine, en las montañas del Magreb argelino. La historia empieza varias semanas antes de que un grupo terrorista ordene a todos los extranjeros que salgan del país. Un grupo armado entra a la fuerza en el monasterio en Nochebuena. A partir de ese momento, los monjes se plantean si deben quedarse o irse y toman la decisión en comunidad. Basada en hechos reales, la película ha obtenido el Gran Premio del Jurado en Cannes 2010.

La noche del 26 al 27 de marzo de 1996, un comando armado formado por una veintena de hombres irrumpió en el monasterio y secuestró a los siete trapenses de nacionalidad francesa. Un mes después, reivindicaba el acto criminal el jefe de los «Grupos islámicos armados» (GIA), Djamel Zitouni, en un comunicado en el que proponía a Francia un intercambio de prisioneros.

Al mes siguiente, un segundo comunicado de los GIA anunciaba sus muertes: “Les hemos cortado las gargantas a los monjes”. Ocurrió el 21 de mayo de 1996. Nueve días después fueron hallados sus cuerpos. El padre Christian de Chergé, prior de la comunidad, solía decir a sus hermanos: “Somos orantes en medio de un pueblo de orantes”.

Todos los miembros de la comunidad había decidido permanecer en Tibhirine conscientes del riesgo que ello conllevaba para sus vidas. La película Des hommes y des dieux se detiene en mostrar cómo vivían los religiosos la amenaza de la violencia que finalmente acabó con sus vidas.

El monasterio de Nuestra Señora del Atlas se había despojado de sus riquezas, había donado casi toda su tierra al Estado, compartía su gran jardín con el pueblo vecino. Los monjes habían hecho una elección de pobreza: también en el sentido de abandono total a la voluntad de Dios y de los hombres.

El prior trapense Christian de Chergé dejó plasmada su fe y amor a Cristo y a su Iglesia en una carta conocida como su “testamento espiritual”, fechada el 1 de enero de 1994. Para el director de AIN-España, Javier Menéndez Ros, “es un homenaje a aquellos que, como Jesucristo, padecen sufrimiento y entregan su vida por amor”.

Les ofrezco una profunda reflexión sobre la misma de Mons. José Ignacio Munilla Aguirre, Obispo de San Sebastián, España:


“De dioses y hombres” (Por la libertad religiosa)

A estas alturas ya nadie duda de que el cine no es, ni puede serlo, un arte aséptico en lo que se refiere a los valores o contravalores que transmite. La proliferación de películas de marcado acento anticatólico ha sido muy notoria en los últimos años, pero gracias a Dios, cada vez son más los que, poniendo en práctica el conocido refrán “más vale encender una luz que maldecir las tinieblas”, tienen la osadía de realizar un cine de marcada inspiración cristiana. Se trata de producciones generalmente modestas en su presupuesto, pero que tienen el acierto de trasladar a la pantalla, con notable éxito, testimonios reales y concretos, que contrastan con la abundancia de leyendas negras difundidas en la filmografía sobre la vida e historia de la Iglesia.

Pues bien, entre la amplia oferta que la cartelera cinematográfica nos ofrece en estos días, podemos disfrutar de la producción francesa “De dioses y hombres” del director Xavier Beauvois. En ella se narra lo acontecido en el monasterio cisterciense del Monte Atlas (Argelia) a mediados de 1996, cuando siete monjes fueron secuestrados y finalmente decapitados por la facción radical del GIA (Grupo Islámico Armado). El guión de esta película recoge con fidelidad la buena armonía de estos monjes cristianos con los pobladores musulmanes de aquella región, al mismo tiempo que la irrupción repentina del fundamentalismo islámico, que cambia por completo el escenario de pacífica convivencia. Lejos de ser una película que tome pie del fundamentalismo para satanizar al conjunto del Islam, refleja de forma sobresaliente el ideal del diálogo interreligioso propugnado por la Iglesia en el Concilio Vaticano II.

Este filme alcanza especial relevancia y actualidad, por el hecho de que su llegada a España ha coincidido con un momento de notable recrudecimiento de la persecución y el exterminio de las minorías cristianas de tradición milenaria, en países de mayoría musulmana e hindú. El destino de estos cristianos, tanto en Oriente Medio como en Oriente, se torna cada vez más dramático e incierto, a raíz de la confluencia de tres circunstancias: el resurgimiento de los fundamentalismos, el error y fracaso de la guerra de Irak, y el olvido de las raíces cristianas en Occidente. Los cristianos árabes se encuentran en medio de un peligroso “sandwich”: sospechosos de complicidad con Estados Unidos, por el mero hecho de ser cristianos; y al mismo tiempo ignorados por un Occidente laicista que se avergüenza de sus raíces.

Recientemente, el sociólogo Massimo Introvigne denunciaba que el fundamentalismo islámico y el laicismo, son dos caras de la misma moneda. Sin pretender comparar lo que ocurre en Oriente y en Occidente, es un hecho que la libertad religiosa no es respetada ni por unos ni por otros. En el fondo se trata de un desequilibrio entre fe y razón: El laicismo de Occidente difunde un racionalismo antirreligioso, mientras que los fundamentalismos de Oriente impulsan una religiosidad irracional. En Occidente existe una dictadura del relativismo, mientras que desde Oriente emergen los fanatismos intolerantes.

El desarrollo de los acontecimientos está demostrando que, en nuestros días, el diálogo interreligioso entre una cultura cristiana y otra musulmana o hindú es perfectamente viable. El verdadero choque de trenes se produce en el encuentro del laicismo, por un lado, y el fundamentalismo, por el otro, que se retroalimentan, hasta el exterminio. Lo malo es que, como dice el refrán, “cuando dos elefantes pelean, sufre la hierba”. Y en este caso, los principales perjudicados de esta situación están siendo las minorías cristianas en países de mayoría musulmana e hindú. Tanto en Occidente como en Oriente, el antisemitismo del siglo XX está siendo sustituido en el siglo XXI por un modo de cristianofobia.

El Papa Benedicto XVI dirigió un mensaje al mundo el primer día de este año, Jornada de la Paz, con el título de “La Libertad religiosa, camino par la paz”, en el que recordaba aquellas palabras del Concilio Vaticano II: “La libertad religiosa es condición para la búsqueda de la verdad. La verdad no se impone con la violencia sino por la fuerza de la misma verdad” (Dignitatis Humanae 1).

Como conclusión y ejemplo práctico, es emocionante escuchar en la escena final de esta bella película “De dioses y hombres”, el testamento que el superior de aquella abadía cisterciense dejaba escrito antes de su martirio: « He vivido lo suficiente como para saberme cómplice del mal que parece prevalecer en el mundo; incluso del que podría golpearme ciegamente. (…) Conozco el desprecio con que se ha podido rodear a los habitantes de este país tratándolos globalmente. Conozco también las caricaturas del Islam fomentadas por un cierto islamismo (…) Mi muerte, evidentemente, parecerá dar la razón a los que me han tratado de ingenuo o de idealista. Pero estos deben saber que, por fin, seré liberado de mi más punzante curiosidad, y que podré, si Dios así lo quiere, hundir mi mirada en la del Padre, para contemplar con Él a sus hijos del Islam, tal como Él los ve. En este “gracias” en el que está dicho todo sobre mi vida, os incluyo, por supuesto, a amigos de ayer y de hoy… Y a ti también, “amigo del último instante”, que no habrás sabido lo que hacías. ¡Sí!, para ti también quiero este “gracias” y este “a-Dios”, en cuyo rostro te contemplo. Y que nos sea concedido reencontrarnos como ladrones felices en el paraíso, si así lo quiere Dios, Padre nuestro, tuyo y mío. Amén.

¡Inshalá!
Mons. José Ignacio Munilla AguirreObispo de San Sebastián, España



“Somos orantes en medio de un pueblo de orantes”.

martes, 15 de marzo de 2011

JUAN PABLO II: Ya está en Facebook y en YouTube

Queridos amigos y hermanos del blog: ante la beatificación del papa Juan Pablo, que tendrá lugar el 1 de mayo, se ha lanzado en Facebook una página dedicada a él. En esta página se insertan todos los videoclips presentes en una página de Youtube dedicada también al papa Wojtyla. Los videoclips recorren el pontificado año tras año, con la voz del futuro beato y en varios idiomas.

Los audios han sido proporcionados y seleccionados por los programas lingüísticos de Radio Vaticano, sobre los que el Centro Televisivo Vaticano (CTV) ha realizado un montaje de vídeo.

El objetivo, según una nota difundida para esta ocasión, es el de diversificar los instrumentos “para dar el mayor realce posible y la máxima difusión a esta iniciativa”.

“Sabemos bien cuántas personas están emocionadas mientras se acerca la beatificación de Juan Pablo II”, explicó el padre Federico Lombardi, director de Radio Vaticano, en una entrevista concedida a la emisora pontificia.

“Por ello hemos buscado una vía más, aparte de las ya disponibles, para permitir a todas las personas interesadas retomar contacto con la figura de Juan Pablo II también a través de imágenes y palabras que fueron muy queridas en su larguísimo pontificado”.

“Este es el objetivo de abrir una nueva página específica sobre Juan Pablo II, tanto en Youtube como, en esta ocasión, también en Facebook”. La iniciativa es fruto de la sinergia entre Radio Vaticano y el Centro Televisivo Vaticano, y ha sido concordada con el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales.

“Trabajamos todos por el mismo objetivo, y por ello hacemos converger nuestras iniciativas, para un fin común”, afirmó el padre Lombardi. “Estamos contentos de que todos aquellos que, también desde otros sitios, de otras páginas personales de Facebook, quieran unirse para compartir esta riqueza de imágenes y de sonidos, lo puedan hacer”.

La nueva página web es “un camino más” por el que Juan Pablo II sigue hablando a los jóvenes, añadió el portavoz vaticano. “Creo que en la memoria de los jóvenes ha quedado muy vivo, no ha desaparecido – comentó –. Y además, nosotros creemos en su presencia espiritual eficaz, su presencia viva”.

Las redes sociales, subrayó, “se prestan a los mensajes del Santo Padre de los últimos años, que invitan a un uso positivo de estas nuevas tecnologías”, y “nos dicen que esta es una gran ocasión en la que aprovechar sus potencialidades precisamente para ofrecer esta presencia que ahora ya es más fácilmente alcanzable a través de la imagen y el sonido”.

Como subrayó el Papa Benedicto XVI en su Mensaje para la última Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, las nuevas tecnologías dan “oportunidades inéditas de establecer relaciones y de construir comunión”.

“Debemos intentar emitir una gran ola de positividad, de amistad, de valores espirituales a través de los caminos abiertos por las redes sociales”, observó el padre Lombardi. “¿Y qué más hermoso y más poderoso que la imagen y la voz de un papa que ha sido tan amado por toda la humanidad?”.

LA DIRECCIÓN DE JUAN PABLO II EN FACEBOOK ES:
www.facebook.com/vatican.johnpaul2

LA DIRECCIÓN DE JUAN PABLO II EN YOU TUBE ES:
http://www.youtube.com/giovannipaoloii

jueves, 10 de marzo de 2011

CONFERENCIAS: "Ayudar y Servir es vivir a la manera de Jesús"

Queridos amigos y hermanos del blog: días pasados los miembros de la PASTORAL DE LA SALUD DE ARANJUEZ me invitaron a dar una CONFERENCIA sobre un tema referente a su labor pastoral en la Iglesia.

Recordé dos actitudes “fuerza” en la vida de Jesús: “AYUDAR” y “SERVIR”, y me parecieron hermosas actitudes para intentar profundizarlas y explicarlas en la vivencia personal de Jesús. Conocer cómo las vivió él, para poder vivirlas nosotros.

Así nació esta conferencia que impartiré en la CAPILLA DEL REAL DELEITE DE ARANJUEZ el próximo lunes 14 de marzo a las 17:00 hs. Concluyendo luego de un espacio de intercambio personal con el rezo de la SANTA MISA a las 18:00 hs.

Si os interesa y queréis concurrir, estáis invitados y os espero con ilusión y alegría. La dirección es Paseo del Deleite, 3, Aranjuez, Madrid. Encomiendo a vuestra oración la misma.

Cordialmente.
Padre José Medina

miércoles, 9 de marzo de 2011

CATEQUESIS DEL PAPA: "Vivir la Cuaresma es redescubrir el compromiso bautismal"

CIUDAD DEL VATICANO, 9 MAR 2011 (VIS).-"Hoy, con el austero símbolo de la ceniza, entramos en el tiempo de Cuaresma, comenzando un viaje espiritual que nos prepara para celebrar dignamente los misterios pascuales. La ceniza (...) es un signo que nos recuerda nuestra condición de criaturas, nos invita a la penitencia y a intensificar nuestros esfuerzos para convertirnos y seguir cada vez más al Señor", dijo el Papa en la audiencia general de los miércoles a los 7.000 fieles congregados en el Aula Pablo VI.

"La Cuaresma es un camino, es acompañar a Jesús que sube a Jerusalén, lugar de la realización del misterio de su pasión, muerte y resurrección; nos recuerda que la vida cristiana es un "camino" por recorrer, que consiste no tanto en una ley que cumplir sino en la persona de Cristo, a quien hay que encontrar, conocer y seguir".

"Sobre todo la liturgia, la participación en los sagrados misterios, nos llevan a emprender este camino con el Señor, (...) reviviendo los acontecimientos que nos trajeron la salvación, pero no como una simple conmemoración, como un recuerdo de cosas pasadas -subrayó el Santo Padre, recordando que "hay una palabra clave que se repite con frecuencia en la liturgia para indicar esto: la palabra "hoy", que debe entenderse en el sentido original y concreto, no metafórico. Hoy Dios nos revela su ley y nos da a elegir entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte".

En los domingos de Cuaresma vivimos un "itinerario bautismal" para "hacer que nuestras vidas recuperen las exigencias y los compromisos adquiridos con este sacramento, que es la base de nuestra vida cristiana".

El primer domingo, "llamado Domingo de la tentación porque presenta las tentaciones de Jesús en el desierto, nos invita a renovar nuestra decisión definitiva de Dios y afrontar con valentía la lucha que nos espera para permanecer fieles".

El segundo domingo es el de Abraham y la Transfiguración y "como Abraham, padre de los creyentes, nosotros también estamos invitados a salir de nuestra tierra, a dejar la seguridad que hemos construido, para poner nuestra confianza en Dios. La meta ya se entrevé en la transfiguración de Cristo, el Hijo amado, en el que también nosotros nos convertimos en " hijos de Dios".

En el tercer domingo encontramos a la Samaritana. "Como Israel en el Éxodo -dijo Benedicto XVI- también nosotros recibimos en el bautismo el agua que salva. Jesús dice a la Samaritana que tiene un agua de vida, que apaga cualquier sed: un agua que es su mismo espíritu.

El cuarto domingo nos hace reflexionar sobre la experiencia del ciego de nacimiento. En el Bautismo somos liberados de las tinieblas del mal y recibimos la luz de Cristo para vivir como hijos de la luz. (...) Por último, el quinto domingo presenta la resurrección de Lázaro. En el Bautismo hemos pasado de la muerte a la vida y nos volvemos capaces de agradar a Dios, de hacer que muera el hombre viejo para vivir del Espíritu del Resucitado".

El itinerario de la Cuaresma se caracteriza, en la tradición de la Iglesia, por algunas prácticas: el ayuno, la limosna y la oración. El ayuno "significa la abstinencia de alimentos, pero incluye otras formas de privación para una vida más sobria" y "está también estrechamente vinculado a la limosna", que "bajo el nombre único de "misericordia" abarca muchas buenas obras". Asimismo en este tiempo la Iglesia "nos invita a una oración más fiel e intensa y a una meditación prolongada de la Palabra de Dios".

"En este camino cuaresmal -concluyó el Papa- os invito a acoger la invitación de Cristo a seguirlo de un modo más decidido y coherente, renovando la gracia y los compromisos bautismales, para que revistiéndonos de Cristo, podamos llegar renovados a la Pascua y decir con san Pablo: "vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí"".

martes, 8 de marzo de 2011

LITURGIA: Pistas de reflexión para el Mensaje del Papa para la Cuaresma 2011

Queridos amigos y hermanos del blog: les comparto una reflexión teológico-pastoral sobre el mensaje de Benedicto XVI con motivo de la Cuaresma que mañana Miércoles de Ceniza comenzaremos. El lema que el Santo Padre ha elegido para esta Cuaresma ha sido: "Con Cristo sois sepultados en el Bautismo, con él también habéis resucitado" (cf. Col 2, 12), y la reflexión ha sido realizada por el Consejo Pontificio "Cor Unum".

"Con Cristo sois sepultados en el Bautismo, con él también habéis resucitado" (cf. Col 2, 12). Estas palabras de san Pablo a la comunidad cristiana de Colosas hacen referencia al tema del Bautismo, que el Papa Benedicto XVI ha elegido para su Mensaje de Cuaresma de este año. El Santo Padre cita un pasaje del Apóstol de los Gentiles como síntesis de la finalidad de este sacramento: "conocerle a él, el poder de su resurrección y la comunión en sus padecimientos hasta hacerme semejante a él en su muerte" (Flp 3, 10-11).

El Consejo Pontificio Cor Unum es el dicasterio de la Santa Sede encargado de la presentación del Mensaje de Cuaresma. La principal tarea de Cor Unum es difundir la catequesis de la Iglesia sobre la caridad y las iniciativas caritativas concretas de nuestro Santo Padre. Para ayudar a dar a conocer este Mensaje cuaresmal anual en vuestras Iglesias, comunidades y organizaciones locales Cor Unum ofrece las siguientes claves de comprensión de este vínculo evidente entre Bautismo y caridad que el Papa Benedicto XVI desea subrayar:

1. Frente al auténtico sufrimiento que encontramos a nivel global - desastres naturales, enfermedad, hambruna, guerra - estamos obligados a dar respuesta a las necesidades inmediatas y a buscar soluciones concretas para aliviar la miseria (cf. Deus Caritas est, 31a). Pero, aunque es importante proveer a las necesidades materiales, de por sí esto nunca puede garantizar la felicidad y la paz duraderas. Cristo fundó la Iglesia para dar mucho más. El sufrimiento, tanto global como personal - enfermedad, soledad, penurias financieras, problemas familiares y, en última instancia, el mayor enemigo de todos, la muerte - requiere una respuesta que sólo el hecho de poseer la vida eterna puede dar: conocer a Cristo, "conocerle a él, el poder de su resurrección y la comunión en sus padecimientos, hasta hacerme semejante a él en su muerte, tratando de llegar a la resurrección de entre los muertos".

2. Este don se nos promete en nuestro Bautismo. En efecto, en el diálogo que forma parte del Rito, las preguntas y respuestas hacen hincapié en el don de la "fe" y en la promesa de la "vida eterna". El sacramento del Bautismo tiene este significado y realiza este don: "Esta misma vida ya se nos transmitió el día del Bautismo, «al participar de la muerte y resurrección de Cristo»", escribe el Papa en su Mensaje de Cuaresma. La palabra griega "bautizar" (báptizein) significa inmersión o sumergir en las aguas bautismales lo que el Apóstol Pablo llama el "hombre viejo" o el hombre que vive según la carne (cf. Col 3, 9). Se trata del hombre que vive sólo para sí mismo, separándose arrogantemente de su Creador y cerrando egoístamente los ojos ante las necesidades de su prójimo. No se trata de una simple descripción teológica: todos entendemos perfectamente lo que es el "hombre viejo" porque hacemos experiencia de los efectos directos de esta índole dentro de nosotros, sintetizados en los siete pecados capitales: ira, avaricia, pereza, soberbia, lujuria, envidia y gula.

3. El Bautismo es el "encuentro con Cristo", escribe el Papa Benedicto XVI en su Mensaje. Nos lava del pecado original que heredamos de nuestros primeros padres y del resultado de todos sus pecados, e imparte una naturaleza nueva, permitiéndonos entrar en "la mentalidad de Jesucristo". Este "hombre nuevo" vive según los sentimientos de Jesús por la "vida eterna" que recibe ya ahora del Espíritu Santo. San Pablo enumera los frutos del espíritu de Dios que habita en nosotros: amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí (Ga 5, 22). En lo hondo del corazón de la persona - bautizada y no bautizada - yace el deseo de recibir y vivir estos frutos. Sólo el hecho de poseer esta vida es un remedio duradero para todo sufrimiento, tanto personal como universal.

4. La nueva naturaleza que recibimos en el Bautismo es la fuente para las obras de caridad específicas por amor de Dios y del prójimo, el primer y mayor mandamiento de la nueva Ley y compendio de todo el Evangelio (cf. Mt 22, 34-40). El ayuno, la limosna y la oración son una ayuda para que muera nuestra vieja naturaleza y abramos nuestro corazón al Señor y a nuestros hermanos y hermanas necesitados.

La fe, junto con la promesa de "vida eterna" que se nos hace en el Bautismo, debe crecer, ser constantemente alimentada (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 1254). Esta Cuaresma el Papa Benedicto XVI propone un itinerario o "hoja de ruta" para ayudarnos en esta tarea. Tres elementos pueden ser especialmente útiles para proponer a las comunidades parroquiales, a las instituciones (como las escuelas católicas y las universidades) y a los fieles:

- Primero, el Santo padre fija para nosotros citas concretas con personas y acontecimientos específicos en los cinco domingos de Cuaresma. Nos pone ante la Palabra de Dios que se proclama en esos domingos. De este modo desea que hagamos la experiencia de un encuentro personal con Cristo, la respuesta a los anhelos más profundos de la persona humana y del mundo. Este encuentro se puede concretar en el tiempo que dedicamos personalmente o con otros a la lectura de estos pasajes de la Escritura y que durante estos cuarenta días nos permiten escuchar, contemplar y poner en práctica la Palabra de Dios.

- Segundo, el encuentro con Cristo a través de su Palabra y los sacramentos se manifiesta en obras concretas de misericordia. También aquí, en nuestras parroquias, comunidades, instituciones educativas o de otro tipo, al igual que cada uno de nosotros personalmente, tenemos la oportunidad en este tiempo favorable, con la ayuda de la gracia de Dios, de dejar de vivir para nosotros mismos y de orientar nuestros corazones al amor a Dios y a nuestros hermanos necesitados. Este es también el ímpetu de las campañas cuaresmales que organizan las Conferencias Episcopales y otras entidades.

- Tercero, el Papa nos presenta el tiempo de Cuaresma como un "camino" o "itinerario", un arco de tiempo para que dé fruto la semilla plantada en el Bautismo. Este, nos indica el Papa, refleja la entera existencia de cada persona, vivida entre la resurrección de Cristo y la nuestra; este definitivo ofrecimiento de comunión con Dios para la eternidad conforma desde dentro nuestra vida actual, tanto en el ámbito social como individual. Este tercer elemento subraya la necesidad de alentar a vivir este itinerario con la ayuda de la gracia, particularmente mediante los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía.

domingo, 6 de marzo de 2011

EVANGELIO DOMINICAL: "No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’ entrará en el reino de los cielos"

9º Domingo del Tiempo Ordinario
Ciclo A
Evangelio: Mateo 7, 21-27




“Señor, sé para mí una roca de refugio, alcázar fuerte que me salve” (Sal 31, 3).

Queridos amigos y hermanos del blog: las palabras “obediencia” y “cumplimento” no son simpáticas. A los hombres de nuestro tiempo cualquier exigencia parece contrariar su libertad. En este 9º Domingo del Tiempo Ordinario la Palabra de Dios es clara: hay que “obedecer los mandamientos del Señor” (Primera lectura); no basta una fe reducida a pura “palabrería”: “Hay que cumplir la voluntad del Padre” (Evangelio).

“Mirad: yo pongo hoy ante vosotros bendición y maldición; bendición, si obedecéis a los mandamientos del Señor vuestro Dios…, maldición, si desobedecéis” (Dt 11, 26-28). Toda la perfección de Israel estaba contenida en la ley y se expresaba en su observancia. Dios bendecía o maldecía al hombre según su obediencia o desobediencia a la ley. El Nuevo Testamento instaura un orden nuevo: Dios bendice y salva al hombre no por la observancia de la ley antigua, ya caducada, sino por la fe en Cristo Salvador.

Es san Pablo el gran defensor de este principio: “Pero ahora, independientemente de la ley, la justicia de Dios se ha manifestado…, justicia de Dios por la fe en Jesucristo” (Rom 3, 21-22). El cambio es brusco. Los hebreos, fieles observantes de la ley mosaica, no tienen más derecho a la salvación que los hombres que desconocen esa ley; para unos y para otros la salvación es don gratuito ofrecido por la bondad infinita de Dios a cuantos creen en Jesucristo.

También en el Evangelio de Juan se lee: “todo el que cree en el Hijo, tiene por él la vida eterna” (3, 15). Y san Pablo aclara: “el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley” (Rom 3, 28). Se ha de entender que las obras excluidas son solamente las de la ley mosaica y no las buenas obras fruto de la fe en Cristo. Pues el mismo Apóstol explica en otro lugar que para la salvación cuenta sólo “la fe que actúa por la caridad” (Gal 5, 6), o sea la fe que no es sólo adhesión de la inteligencia a Cristo, sino adhesión de todo el hombre: entendimiento y voluntad, pensamientos y obras.

Esto justamente enseña Jesús cuando declara: “No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’ entrará en el reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial” (Mt 7, 21). La fe debe penetrar toda la vida y llevar al hombre no al reconocimiento meramente abstracto de la existencia de Dios, sino a un reconocimiento práctico que implica la sumisión de la voluntad a la de Dios y una conducta regulada según sus mandamientos. Por eso los que reducen la profesión de su fe a la oración, al apostolado o a un mero ejercicio del ministerio “¿No profetizamos en tu nombre y arrojamos demonios…?” (ib 22), pero no la extienden a los sectores todos de la vida personal mediante el cumplimiento de la voluntad de Dios, escucharán un día: “No os conozco” (ib 23).

Sólo la fe que se concreta en una adhesión plena al querer de Dios permite al hombre edificar su casa sobre roca, y no temer que sea abatida por vientos o tempestades. La casa es la vida cristiana que, fundamentada en la fe en Cristo y en el cumplimiento de su palabra, puede desafiar cualquier huracán y aun el tiempo y la muerte trocándose en vida eterna.

Les propongo dos textos, uno de san Juan Crisóstomo y otro de Jacques Bénigne Bossuet, para hacer un momento de oración desde el Evangelio de este domingo:

“El alma del justo a ningún mal se abate; y la razón es porque está cimentada sobre la roca viva, esto es, sobre la firmeza de su doctrina, ¡oh, Señor Jesús! A la verdad, más firmes que una roca son tus preceptos, que nos levantan por encima de todos los oleajes humanos… ¿Qué vida, por ende, puede haber más afortunada que ésta? Esto no puede prometérnoslo ni la riqueza, ni la fuerza corporal, ni la gloria, ni el poder, ni otra cosa alguna de este mendo, sino sola y únicamente, la posesión de la virtud…

Señor, no sólo me animas a la virtud por la esperanza de los bienes venideros: el reino de los cielos, la recompensa inexplicable…, bienes, en fin, incontables, sino también por los mismos bienes presentes, poniéndonos delante la gran seguridad y hasta el placer que en ella se halla”
(San Juan Crisóstomo, Comentarios al Evangelio de san Mateo, 24, 2-3).

“¡Oh Jesús!, me acerco a ti lo más posible y con viva fe, para conocer a Dios en ti y por ti, y para conocerlo de modo digno de Dios; es decir de modo que le ame y obedezca, según dice su discípulo predilecto: ‘El que dice que conoce a Dios y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso’, y tú mismo: ‘El que me ama, guardará mi palabra’.

Sólo, pues, para amarte quiero conocerte; y para esforzarme a hacer tu voluntad, quiero conocerte y amarte, convencido de que no podré conocerte bien sin unirme a ti con corazón puro y casto… Que la luz de la fe me guíe y me ilumine para llegar a amarte, siendo propio de la fe, según lo que dice san Pablo: ‘obrar y moverse por amor’.”
(Jacques Bénigne Bossuet, Elevaciones a Dios sobre los misterios, Oración).

Por tanto, mis queridos hermanos, hay que cumplir la voluntad del Padre, nos ha dicho Jesús. Nuevamente nos ha “hablado fuerte” para que no vivamos engañados. No basta decir que somos cristianos; hay que cumplir la voluntad de Dios si queremos alcanzar la felicidad eterna.

Con mi bendición.
Padre José Medina

sábado, 5 de marzo de 2011

ACTUALIDAD: Las Diócesis de España conmemoran este Domingo el "Día de Hispanoamérica"

Queridos amigos y hermanos del blog: con el propósito de centrar una atención especial a las Iglesias necesitadas de América latina y, de forma particular, a aquellos sacerdotes y misioneros que prestan su servicio en el continente latinoamericano, la Iglesia en España conmemorará mañana 6 de marzo el "Día de Hispanoamérica". El evento es promovido por el Secretariado de la Comisión Episcopal de Misiones y la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA).

La jornada, que se viene llevando a cabo -de manera ininterrumpida- desde 1959 y tiene lugar en todas las diócesis de España, se hará en torno al lema "Jóvenes misioneros por un continente joven", justamente en el contexto de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se celebrará en Madrid en agosto, y con el fin de centrar una especial atención en aquellos jóvenes sacerdotes y misioneros que prestan su servicio en las iglesias de América Latina.

"La tarea de la evangelización de los jóvenes es de suma importancia; el Papa lo ha resaltado como una de las preocupaciones más profundas del último Sínodo de los Obispos sobre la Palabra de Dios. En la Exhortación apostólica postsinodal ‘Verbum Domini' recuerda que ‘los jóvenes son ya desde ahora miembros activos de la Iglesia y representan su futuro". Para ellos la Iglesia debe tomar conciencia de la necesidad de ‘un anuncio claro' y de que hacen falta ‘testigos y maestros, que caminen con ellos y los lleven a amar y a comunicar a su vez el Evangelio, especialmente a sus coetáneos, convirtiéndose en auténticos y creíbles anunciadores'; es lo que recuerda Mons. Ramón del Hoyo López, Obispo de Jaén y Presidente del Secretariado de la Comisión Episcopal de Misiones, en un mensaje que dio a conocer para la ocasión.

En ese mismo mensaje, el Obispo también hace referencia a la Iglesia en América Latina y, al intercambio entre ella y la Iglesia Española: "América Latina continúa necesitando el apoyo y presencia de las Iglesias particulares de España, como también necesitan éstas, abriéndose todas a la universalidad, recibir el intercambio y dinamismo evangelizador de aquellas Iglesias más jóvenes".

Mons. del Hoyo López, en representación de los obispos españoles, también expresó su agradecimiento a todos quienes promueven el Evangelio en Latinoamérica: "Los obispos de España renovamos nuestro agradecimiento a estos sacerdotes que están dedicando su vida a la evangelización en América y renovamos nuestro llamamiento a continuar esta importante misión que corresponde a la Iglesia de España, de forma particular".

A la celebración, igualmente, "se une en gozo" la Presidencia de la Pontificia Comisión para América Latina que -a través de su presidente, el Cardenal Marc Ouelet, y su vicepresidente, Mons. Octavio Ruiz Arenas- envió un mensaje que hace una llamada misionera a los jóvenes.

"La Iglesia renueva hoy más que nunca su confianza en los jóvenes, en su deseo profundo de encontrar un sentido alto de la existencia y en su capacidad de conocer la verdad. De hecho son muchos los que hoy en día, con madurez, escuchan la voz de Cristo y se deciden a ir más allá de sus aspiraciones terrenas o de sus proyectos personales, llegando a descubrir en Él aquella respuesta que calma la nostalgia del corazón humano"; dice parte del mensaje.

Entre las actividades que se llevan a cabo en la jornada, además de invitar a orar por la labor misionera que realizan institutos de vida consagrada, sociedades apostólicas, sacerdotes y laicos españoles en el continente americano, también se lleva a cabo una colecta que busca apoyar la misión, principalmente en las iglesias más necesitadas de América Latina. El año pasado la colecta alcanzó unos 87.607.93 euros.

viernes, 4 de marzo de 2011

PRO VIDA: Una gran manifestación en Madrid será el acto central del Día Internacional de la Vida en España

Queridos amigos y hermanos del blog: “Si a la Vida” será el lema, un mensaje unitario que pretende la defensa de la vida desde su concepción hasta el final de la misma de forma natural. En definitiva, la defensa y reivindicación de la vida como principal derecho humano.

Los convocantes desean convertir el evento en una cita anual como sucede en muchos otros países. Un total de 48 entidades de la sociedad civil (entre otras: Federación Española de Asociaciones Provida, Fundación Redmadre, Fundación Vida, Derecho a Vivir y Fundación Madrina) convocan conjuntamente para una manifestación con motivo del Día Internacional de la Vida, que se celebra cada 25 de marzo en todo el mundo, además del calendario y formato de los diversos actos que tendrán lugar en torno a esta fecha.

La fecha para celebrar la fiesta de la vida está prevista para el 26 de marzo, sábado, alrededor de las 12.00 h.; hora a la que se espera la llegada de todos los ciudadanos de Madrid y poblaciones de alrededor para apoyar la causa.

La manifestación, que tendrá como objetivo la defensa y reivindicación de la vida como principal derecho humano, hará un recorrido que se iniciará en la Plaza de Cibeles y terminará en la emblemática Puerta del Sol. Además, las asociaciones convocantes manifestaron su deseo de perpetuar esta cita en el tiempo como sucede en muchos otros países: Francia, Estados Unidos, México, Argentina…, y convocarla cada año entorno al Día Internacional de la Vida. En este sentido, Alicia Latorre, presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida, señala que “en España las asociaciones provida llevamos muchos años trabajando duro defendiendo de mil maneras, en público y en privado, la vida humana. Cada día son más los frentes abiertos y cada día estamos más convencidos de que esta causa merece la pena y que el mal sólo se vence con el bien y con el esfuerzo y la unión de todos”.

Las asociaciones convocantes señalaron que a la vez que en Madrid, se celebrarán concentraciones similares en el resto de localidades de la geografía española, además de las múltiples actividades que se organicen entorno al Día Internacional de la Vida. El carácter de esta convocatoria pretende impulsar una imagen positiva de la vida desde su concepción hasta el final de la misma de forma natural.

Para Carmina García-Valdés, directora general de la Fundación Redmadre, “En la manifestación “Sí a la Vida”, pedimos a los medios de comunicación que difundan una imagen positiva de la vida, de la maternidad y del embarazo. Así mismo, consideramos que los Poderes Públicos deben ayudar a la mujer embarazada y establecer políticas activas de apoyo a la natalidad, a la familia, organización básica de la sociedad y ámbito insustituible para el nacimiento de nuevos seres humanos y la educación y crianza de los mismos”.

El lema elegido para este primer evento y posteriores celebraciones en años sucesivos responde a las palabras: “Si a la vida”, un mensaje unitario en defensa de la vida que revindica los siguientes postulados:

• Es una respuesta afirmativa, positiva a favor de la vida, de la vida de todos, en cualquier circunstancia.

• Una respuesta que va a ser firme y decidida ante cualquier situación o reto que se presente.

• Un compromiso personal y social que nos empuja a construir, a curar heridas del pasado y a vivir el presente aportando cuanto esté en nuestra mano al servicio de la vida y su dignidad.

En este sentido, para Manuel Cruz, director de la Fundación Vida, “abortar nunca ha sido ni será un sueño, y desasistir en el dolor o ante la muerte va contra la ayuda que debemos prestar de modo natural a nuestros semejantes, no nos van a engañar en cosas tan esenciales pues son las que nos hacen verdaderamente humanos. Todos los seres humanos somos semejantes, la semejanza es lo que nos une y de ahí se genera un vínculo además del vínculo de estar vivos. Si a la Vida”.

Por su parte, Gádor Joya, portavoz de Derecho a Vivir, señaló que “estamos a favor de todas las vidas, y a lo largo de toda la vida, España va a estar defendiendo todas las vidas en cualquier momento, por eso decimos si a la vida en positivo”.

La manifestación pretende defender la vida en todas sus etapas, en esta línea, Yolanda Melul, destacó que “Fundación Madrina (es su portavoz) insta a que desde los poderes públicos se promueva una Ley Integral de Apoyo a la Mujer Madre y Trabajadora y no una ley que solo contempla aspectos sanitarios”.

Posteriormente y como conclusión, se leyó el manifiesto que centrará el acto del 26 de marzo una vez llegue la cabecera de la manifestación a la Puerta del Sol.

• Día: 26 de marzo
• Hora: a las 12 de la mañana
• Recorrido: Desde la Plaza de Cibeles
hasta la Puerta del Sol
• Lema: "Sí a la vida"

jueves, 3 de marzo de 2011

CATEQUESIS DEL PAPA: "San Francisco de Sales, gran maestro de espiritualidad y de paz"

CIUDAD DEL VATICANO, 2 MAR 2011 (VIS).-En la audiencia general de este miércoles, celebrada en el Aula Pablo VI, el Papa habló sobre san Francisco de Sales, obispo y doctor de la Iglesia, que vivió entre los siglos XVI y XVII.

Nacido en 1567, de una noble familia francesa, cuando todavía era joven san Francisco, dijo Benedicto XVI, "tuvo una crisis profunda, mientras reflexionaba sobre el pensamiento de san Agustín y de santo Tomás de Aquino, que lo llevó a interrogarse sobre su salvación eterna y el destino que Dios le tenía reservado, sufriendo como un verdadero drama espiritual las principales cuestiones teológicas de su tiempo". El santo "se abandonó entonces al amor de Dios: amándolo, sin esperar nada, y al mismo tiempo, confiando en el amor divino. Este será el secreto de su vida".

El Santo Padre explicó que san Francisco de Sales fue ordenado sacerdote en 1593 y consagrado obispo de Ginebra en 1602, "en un período en que la ciudad era bastión del Calvinismo. (...) Apóstol, predicador, escritor, hombre de acción y de oración, (...) empeñado en la controversia y en el diálogo con los protestantes, experimentó, más allá del necesario debate teológico, la eficacia de la relación personal y de la caridad".

Con santa Juana Francisca de Chantal, funda la Orden de la Visitación, "caracterizada por una consagración total a Dios vivida en la sencillez y humildad". San Francisco de Sales muere en 1622.

En su obra "Introducción a la vida devota", dirige una invitación que en aquella época pudo parecer revolucionaria. Es la invitación a ser totalmente de Dios, viviendo en plenitud la presencia en el mundo y las tareas del propio estado. (...) De este modo, nacía así la llamada a los laicos, la atención por la consagración de las cosas temporales y por la santificación de la vida cotidiana, sobre las que insistirán el Concilio Vaticano II y la espiritualidad de nuestro tiempo".

Refiriéndose a otra obra fundamental del santo, "Tratado del amor de Dios", el Papa resaltó que "en una época de intenso florecimiento místico, es una verdadera y propia "summa", y al mismo tiempo una obra literaria fascinante. (...) De acuerdo con el modelo de la Sagrada Escritura, san Francisco de Sales habla de la unión entre Dios y el ser humano, desarrollando toda una serie de imágenes de relación interpersonal. Su Dios es padre y señor, esposo y amigo".

"En el tratado -continuó- encontramos una profunda meditación sobre la voluntad humana y la descripción de su fluir, pasar, morir, para vivir, no sólo en el abandono total a la voluntad de Dios, sino a lo que a El le agrada, a su beneplácito. En la cumbre de la unión con Dios, además del éxtasis contemplativo, se encuentra el reflujo de la caridad concreta, que está atenta a todas las necesidades de los demás".

Benedicto XVI concluyó afirmando que "en una época como la nuestra, que busca la libertad, incluso con violencia e inquietud, no hay que olvidar la actualidad de este gran maestro de espiritualidad y de paz, que da a sus discípulos el "espíritu de libertad", aquella real, como ápice de una enseñanza fascinante y completa sobre la realidad del amor. San Francisco de Sales es un testigo ejemplar del humanismo cristiano; con su estilo familiar, con parábolas que a veces tienen un estilo poético, recuerda que el ser humano lleva impresa en lo más profundo de sí la nostalgia de Dios y que sólo en Él encuentra la verdadera alegría y su realización más plena".

miércoles, 2 de marzo de 2011

INTENCIONES DEL PAPA: Marzo de 2011

Queridos amigos y hermanos del blog: les comparto las intenciones del Santo Padre Benedicto XVI para este mes de marzo de 2011 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Claudio Barriga, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración:

La INTENCIÓN GENERAL para el mes de MARZO de 2011 es: “Para que los países de América Latina puedan avanzar en la fidelidad al Evangelio y progresar en la justicia social y la paz.”

Comentario pastoral:
1492 es la fecha de la llegada al continente americano de los primeros conquistadores y misioneros de España y Portugal. Una nueva sociedad, fruto del encuentro de dos mundos y dos culturas, se comenzó a gestar. Hubo aciertos y desaciertos, hubo bellos ejemplos de esforzados evangelizadores, pero también innumerables abusos e injusticias contra la población indígena y mestiza, en algunos casos calificados de genocidio, sumados al poco tiempo al horror indecible de la esclavitud africana. La nueva sociedad que se había fundado estaba lejos de ser coherente con el evangelio que había llegado con los colonizadores.

Diversas circunstancias de la historia llevaron a que entre 1810 y 1811 movimientos independentistas separaran las naciones de América Latina de la corona europea. Una nueva etapa histórica se abría para estas regiones. La independencia que conquistaron no significó que se solucionaran las grandes injusticias sociales ni los graves problemas de pobreza de las mayorías. La tarea de una sociedad más justa y más fiel al evangelio siguió pendiente después de estas fechas y sigue pendiente hasta hoy. A lo largo de esos 500 años, muchos han anunciado a Jesucristo. Los mártires y los profetas tampoco han faltado, asesinados o perseguidos por la causa de la justicia del evangelio. Muchos han luchado por hacer avanzar la sociedad hacia condiciones de mayor igualdad y bienestar para todos, alzando la voz para denunciar abusos y atropellos. En tiempos más recientes, en el oscuro período de represión de parte de las dictaduras militares del siglo pasado, muchos fueron perseguidos, torturados y asesinados, entre los que destaca Monseñor Oscar Romero, arzobispo de El Salvador, asesinado cobardemente en 1980.

Esta intención de oración del Santo Padre llega cuando estos países, el año pasado y el actual, están celebrando sus 200 años de vida independiente. La voz del Papa se suma a tantos que desean para el así llamado “continente católico” una sociedad donde todos puedan tener vida en Cristo, y vida en abundancia. La persistencia de graves injusticias y pobreza, corrupción y populismos, discriminación y clasismo, la secularización y el consumismo propios del mundo globalizado, etc., atentan contra la vida plena de los hijos e hijas de Dios. La Iglesia quiere asumir la misión, siguiendo al Maestro, de trabajar al servicio del Reino de Dios, para “que los países de América Latina puedan avanzar en la fidelidad al Evangelio y progresar en la justicia social y la paz”.

“…en toda Latinoamérica, el «nosotros» de la Iglesia es factor de identidad, plenitud de verdad y caridad que no puede ser reemplazado por ninguna ideología, un llamamiento al respeto de los derechos inalienables de cada persona y a su desarrollo integral, anuncio de justicia y hermandad, fuente de unidad.” (Benedicto XVI, Mensaje de Navidad, 2009).

La INTENCIÓN MISIONERA para MARZO de 2011 es: "Para que el Espíritu Santo dé luz y fuerza a las comunidades cristianas y a los fieles perseguidos o discriminados a causa del Evangelio en muchos lugares del mundo."

Comentario pastoral:
Llamados a evangelizar también mediante el martirio. En esta Jornada dedicada a las misiones, recuerdo en la oración a quienes han hecho de su vida una exclusiva consagración al trabajo de evangelización. Una mención particular es para aquellas Iglesias locales, y para aquellos misioneros y misioneras que se encuentran testimoniando y difundiendo el Reino de Dios en situaciones de persecución, con formas de opresión que van desde la discriminación social hasta la cárcel, la tortura y la muerte. No son pocos quienes actualmente son llevados a la muerte por causa de su “Nombre”. Es aún de una actualidad tremenda lo que escribía mi venerado Predecesor, el Papa Juan Pablo II: “La memoria jubilar nos ha abierto un panorama sorprendente, mostrándonos nuestro tiempo particularmente rico en testigos que, de una manera u otra, han sabido vivir el Evangelio en situaciones de hostilidad y persecución, a menudo hasta dar su propia sangre como prueba suprema” (Novo millennio ineunte, 41).

La participación en la misión de Cristo, en efecto, marca también la vida de los anunciadores del Evangelio, para quienes está reservado el mismo destino de su Maestro. “Recordad lo que os dije: No es el siervo más que su amo. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán” (Jn 15,20). La Iglesia sigue el mismo camino y sufre la misma suerte de Cristo, porque no actúa según una lógica humana o contando con las razones de la fuerza, sino siguiendo la vía de la Cruz y haciéndose, en obediencia filial al Padre, testigo y compañera de viaje de esta humanidad.

Como Iglesia, somos muy modestos con respecto a nuestros mártires. Cada año un gran número de cristianos son asesinados, golpeados, violados, expulsados de sus casas incendiadas y de sus tierras. En el Estado de Orissa, India, sucedió el año pasado a gran escala. Los medios mundiales de comunicación apenas lo informaron.

Se puede pensar de otras religiones que habrían hecho mucho más escándalo. El hecho de que los cristianos perseguidos tiendan a poner la otra mejilla y la idea de que es correcto maltratar a los cristianos porque están asociados con Occidente, hace que la persecución a los cristianos resulte a veces aceptable y a menudo invisible.

Sorprendentemente en una era de derechos humanos universales, algunos países han legalizado la persecución anti-cristiana – como China, Pakistán y Arabia Saudita. Ocho estados en la India han decretado leyes anti-conversión. En otros lugares la discriminación religiosa es ilegal pero se practica abiertamente.

Aunque la persecución al cristianismo a menudo tiene un núcleo de odio a la fe, casi siempre hay factores políticos y económicos involucrados. En la India los fundamentalistas hindúes se oponen a la conversión de las castas inferiores, porque trastorna el status quo social y político. ¿Cómo deberíamos responder? Tal vez no hemos elaborado suficientemente el consejo de poner la otra mejilla, ni la asombrosa oración de Jesús por los que lo crucificaron. Ambas son poderosas y desafiantes afirmaciones de la verdad, con una fuerza moral y espiritual que trasciende la violencia. También debemos recordar la respuesta del Señor en su juicio, cuando le golpean la cara: desafía al atacante a justificarse, confrontándolo no-violentamente con el poder de la verdad. Así como perdonamos y oramos por los que persiguen a nuestros hermanos\as, tenemos también derecho a plantearles la misma pregunta en su defensa: “Si han hecho algo malo, digan qué es; y si no, ¿por qué los persiguen?”.