viernes, 25 de noviembre de 2011

CONFERENCIAS: "El Padre Pío, hombre de Dios al servicio de los hombres"


Queridos amigos y hermanos del blog: hoy viernes 25 de noviembre a partir de las 19:00 hs. en la Parroquia “Nuestra Señora de las Angustias”, situada en Av. del Príncipe, 73, de Aranjuez, Madrid, se realizarán una serie de eventos en torno a la figura y el mensaje del Santo Padre Pío. Nos visitará Fray Elías Cabodevilla, fraile capuchino, quien disertaré sobre el tema: “EL PADRE PÍO, HOMBRE DE DIOS AL SERVICIO DE LOS HOMBRES”.

En la conferencia se expondrán los principales elementos de la Vida y Milagros del Santo de los Estigmas, el Padre Pío. Él es hoy uno de los santos más venerados e invocados por los católicos. Su tumba, en San Giovanni Rotondo (Foggia - Italia), es el segundo lugar católico más visitado del mundo. Allí, su cuerpo ha sido expuesto a la veneración en una urna de cristal. El padre Pío, que prometió pedir a Dios la gracia de «quedarse a la puerta del cielo hasta ver entrar allí al último de sus hijos».

Breve reseña sobre Fray Elías 
y su devoción al Padre Pío

Elías Cabodevilla es sacerdote capuchino español, Licenciado en Derecho Canónico por la Universidad Gregoriana de Roma y Doctor en la misma especialidad por la Universidad de Navarra. Ordenado sacerdote en los años en que transcurría el Concilio Vaticano II, ha compaginado su tarea dentro de la Orden de Frailes Menores Capuchinos junto con variadas responsabilidades en pastoral litúrgica y otras instituciones eclesiales. La vida y obra del Padre Pío lo cautivaron profundamente entregando parte de su ministerio a promover su devoción. Colabora con la revista LA VOCE DEL PADRE PIO de Italia.

Tuvo el encargo de presentar desde Roma la figura y la santidad del padre Pío en las transmisiones que TVE realizó de la beatificación y canonización del santo, el 2 de mayo de 1999 y el 16 de junio del 2002. En los últimos años ha pasado los meses de marzo a noviembre en San Giovanni Rotondo, atendiendo, especialmente en el confesonario, a los peregrinos que llegan hasta la tumba del santo, sobre todo a los de lengua española. Y en los meses de noviembre a marzo intenta dar respuesta a las peticiones que le llegan, sobre todo de Latinoamérica. Lo ha hecho ya en Argentina, Chile, México, Puerto Rico, Florida (USA), y - cómo no - en España.

En más de una oportunidad y en diversos lugares del mundo Fray Elías Cabodevilla, ha expresado: «En este momento tal vez sea el santo más popular del mundo católico, ya que sólo el santuario de Guadalupe en México recibe cada año más visitas que su tumba de San Giovanni Rotondo». El mismo conferenciante asegura que el «secreto» del Padre Pío, si existe, es que «sintoniza de modo muy especial con el hombre y la mujer de nuestro tiempo», y enumera tres características básicas de su mensaje: en primer lugar, «lo que vive y lo que propone es tremendamente sencillo»; en segundo lugar, «donde llega el Padre Pío, o mejor dicho, Dios Nuestro Señor a través del Padre Pío, se alcanza una profunda vivencia del Evangelio», y finalmente, va a lo fundamental, el amor a Dios y al prójimo, especialmente el más necesitado.

Aunque estudió en Roma en los años 60, Elías Cabodevilla no pudo ver en persona al Padre Pío, porque los superiores de la orden, ante el revuelo popular que había levantado el popular religioso, habían prohibido a los capuchinos de conventos distintos al de San Giovanni que se acercaran a verlo o conversar con él. Pero el investigador ha conocido a muchas personas que lo trataron directamente. Cuando se le pregunta por la faceta más atractiva del santo capuchino no sabe si quedarse con su profunda vida de oración, su manera delicada de afrontar los sufrimientos y las contradicciones que sufrió, su intensa dedicación al confesionario, al que dedicó una media de ocho horas diarias durante muchos años -«ya en los años 50 tuvo que dar citas para confesar con varios días de antelación», afirma- o su devoción a la Virgen. «Quizá su profunda y entrañable devoción a la Santísima Virgen sea la guinda más hermosa de su completa espiritualidad», señala. Incluso Juan Pablo II, en la misa de la canonización, pidió al nuevo santo que transmitiera a los cristianos de nuestro tiempo «su tierna y filial devoción a la Madre de Dios, ya que Ella siempre nos lleva a su Hijo».

También destaca la cercanía que suscita su personalidad, como demuestra el hecho de que, siendo ya un santo canonizado, casi nadie le llama «San Pío de Pietrelcina», sino que se le sigue nombrando con la denominación que llevó mientras estuvo vivo.

Programa de actos en la Parroquia de "Nuestra Señora de las Angustias" de Aranjuez, Madrid

Hoy, 25 de noviembre, Fray Elías celebrará a las 19:00 hs. la Santa Misa; a las 19:45 hs. impartirá la Conferencia; y a las 20:45 hs. se expondrá a la Veneración de los fieles presentes una Reliquia del Santo Padre Pío (un mitón usado por el Santo Padre Pío para ocultar y proteger las llagas de las manos).

La entrada para la conferencia es libre y gratuita. Se invita a traer un alimento no perecedero para la “cesta de Navidad” que entregaremos a las familias que ayudamos en Cáritas Parroquial.


miércoles, 23 de noviembre de 2011

CATEQUESIS DEL PAPA: “El cristiano tiene que ser sembrador de esperanza y tomar en sus manos las riendas de su propio futuro”


Queridos amigos y hermanos del blog: el Santo Padre Benedicto XVI celebró esta mañana a las 10,30 la tradicional audiencia general de los miércoles, en esta ocasión en el Aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano, ante la presencia de varios miles de fieles y peregrinos procedentes de numerosos países.

Como es habitual cada vez que el Sucesor de Pedro regresa de una visita apostólica, el Papa se refirió a su reciente viaje a Benín, donde dejó un mensaje de esperanza para toda África y el mundo entero.

A modo de introducción, se leyó un pasaje del Evangelio según San Mateo. El Papa por su parte, comenzó destacando que aún está vivo en su recuerdo la reciente visita apostólica que realizó a Benín, donde firmó y entregó la Exhortación Apostólica postsinodal “Africae munus”, fruto de la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos y donde rindió homenaje al cardenal Bernardin Gantin, hombre de Iglesia, considerado Padre de la patria, y donde llamó a todos a ser constructores de comunión, paz y solidaridad, sin olvidar su encuentro con los niños, que constituyen el futuro de África, y con quienes sufren. Este es el resumen que el Pontífice leyó en nuestro idioma: 

Queridos hermanos y hermanas: hoy quiero hablarles de mi Viaje Apostólico a Benin, que como Sucesor de Pedro he realizado en la celebración de los ciento cincuenta años del inicio de la evangelización de esas tierras, donde he tenido además la ocasión de firmar y entregar a la comunidad eclesial la Exhortación Apostólica postsinodal Africae munus, fruto de la Segunda Asamblea Especial para el África del Sínodo de los Obispos. He querido por otra parte rendir homenaje y orar ante la tumba del cardenal Bernardin Gantin, hombre de Iglesia, y considerado Padre de la patria. Con la multitudinaria participación de fieles de Benin y otros países africanos, se han vivido momentos extraordinarios de oración y fiesta. Ha sido maravilloso el testimonio de cómo la fe logra unir a las generaciones y se puede responder así al reto de cada una de las etapas de la vida. He tenido igualmente ocasión de exhortar a todos a ser sembradores de esperanza en cada realidad y en cada ambiente, a ser constructores incansables de comunión, paz y solidaridad, para cooperar así en el plan de salvación de Dios para la humanidad.

En sus palabras en francés, aludiendo a las grandes y positivas emociones vividas en su Viaje Apostólico a Benín, Benedicto XVI destacó que fueron “tres días, en los que tuvo la grata oportunidad de vivir una conmovedora experiencia de fe y de encuentros, en los que pudo conmemorar el 150 aniversario de la evangelización de la nación beninesa y entregar la Exhortación Apostólica postsinodal Africae munus”.

Y reiterando que “con la ayuda de Dios, África puede hacer frente al desafío de la reconciliación, la justicia y la paz”, el Papa subrayó que por este motivo invitó “a todos los africanos a ser sembradores de esperanza -en cada situación humana y eclesial- y a tomar en sus manos las riendas de su propio futuro”.

Tras renovar su invitación “a los obispos, a los sacerdotes y a los seminaristas a una fe viva y auténtica, alimentada por la Palabra de Dios y la práctica de la virtud”, el Papa se refirió, en particular a la “inolvidable” misa multitudinaria que presidió en Cotonú, que “mostró que la fe en Cristo es capaz de unir a todas las generaciones y de responder a sus expectativas”.

El Santo Padre también afirmó que “a través de la alegría y el entusiasmo de todo un pueblo, especialmente de los niños que son el futuro, se evidencia la luminosidad del ‘sí’ a la vida y se percibe su verdadera relación con Dios”, y alentó, una vez más, a “apreciar y apoyar la riqueza de la vida y la reserva de vitalidad de este continente, sobre el que ¡la Iglesia y la humanidad pueden contar!”.

Renovando su gratitud al Presidente de la República de Benin, al Presidente de la Conferencia Episcopal Beninesa y a todo el pueblo de esta nación africana por la calurosa acogida que le brindaron, el Papa agradeció asimismo todos los esfuerzos realizados por el buen logro de su viaje.

En especial, en sus saludos, a los peregrinos francófonos presentes en esta audiencia, Benedicto XVI se dirigió a los miembros de la Hermandad de Benín en Roma; a la Asociación "San Benito Patrono de Europa” y al grupo del Carmelo de la Virgen María Misionera de Teyssières, exhortando a todos ellos a “dejarse inundar por la alegría de la fe en Cristo, para testimoniar la esperanza por doquier”.

Hablando en italiano el Obispo de Roma manifestó su satisfacción al acoger esta mañana a la delegación del Foro Católico-Ortodoxo, compuesta por numerosos Prelados a quienes dirigió su cordial saludo. Y, de modo particular a los miembros católicos, el Papa los felicitó con ocasión del 40° aniversario del Consejo de las Conferencias Episcopales Europeas.

También dio su calurosa bienvenida a los peregrinos italianos procedentes de las parroquias de San Elpidio a Mare y de San Juan Bautista de Nápoles Chiaiano; así como a los militares de la Asociación Nacional de Carabineros de Salerno y a los alumnos y profesores de numerosas escuelas.

Por último, su pensamiento se dirigió, como es costumbre, a los jóvenes, enfermos y recién casados presentes en esta audiencia general. A todos ellos Benedicto XVI les recordó que estamos viviendo los últimos días del Año litúrgico, “que nos invitan –dijo– a considerar con la mirada de la fe el tiempo que pasa”.

Por esta razón pidió a los queridos jóvenes que “sintonicen” su camino personal con el de la Iglesia, marcado por la Liturgia, y que se preparen a vivir el Tiempo del Adviento como tiempo de “espera interior del Mesías, nuestro Salvador”.

A los queridos enfermos el Papa les pidió que invoquen de Dios “el don de la esperanza”, ofreciendo también su sufrimientos. Mientras a los recién casados les dijo que tengan “siempre confianza en la divina Providencia, que guía y acompaña a las familias cristianas”. Al saludar a los fieles procedentes de América Latina y de España, el Papa les agradeció su presencia con las siguientes palabras:

Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos de España, Argentina, México y otros países latinoamericanos. Invito a todos a dar gracias al Señor por esta Visita Apostólica a Benin. Que María, madre de la Iglesia, acompañe toda conversión, consolide cada iniciativa de reconciliación, y dé eficacia a los esfuerzos en favor de la paz. Muchas gracias.

martes, 22 de noviembre de 2011

SANTO PADRE PÍO: Preparándonos para la Conferencia del próximo viernes sobre el Santo Padre Pío


El padre Elías sostiene una reliquia, un mitón que ocultaba las manos heridas del santo capuchino - Foto: Gabriel Galindez

Queridos amigos y hermanos del blog: acercándonos a la fecha de la Conferencia sobre la vida y los milagros del Santo Padre Pío, quiero presentarles un poco la figura del R. P. Fray Dr. ELÍAS CABODEVILLA, OFMCap, en un reportaje publicado por “La Razón.es” en su edición del 1 de octubre de 2011.

El Padre Pío milagros en el siglo XX

Elías Cabodevilla analiza los lazos del santo italiano con Juan Pablo II

MADRID– Elías Cabodevilla, navarro y sacerdote capuchino, es el mayor especialista español en todo lo referente a San Pío de Pietrelcina, «Padre Pío», quizá el santo más milagroso del siglo XX. Elías ha estado en Madrid unos días predicando sobre este santo. Cuando Cabodevilla estudiaba en Pamplona para ser sacerdote en los años 60, él y sus compañeros capuchinos sólo oían rumores acerca de un monje rebelde en Italia, quizá loco, quizá estafador, que al parecer se provocaba heridas en las manos y al que muchos le atribuían intercesiones milagrosas. Pero cuando murió el Padre Pío en septiembre de 1968 y las multitudes peregrinaron a su tumba en San Giovanni Rotondo, él, como muchos otros, se preguntó por su figura. Hoy, el padre Elías vive allí casi todo el año y ha hablado con infinidad de personas que conocieron al santo y quedaron transformadas por él. «A sus milagros les acompaña siempre un cambio de vida de la persona», afirma Cabodevilla. «Los devotos del Padre Pío necesitan hablar de él, no he visto un fenómeno con esa intensidad en otros santos. Además, lo consideran como un padre, como uno más de la familia. Incluso Juan Pablo II, durante la homilía de su canonización,  lo llamó “amado Padre Pío”», señala este capuchino.

La relación del Papa polaco con el monje italiano queda reflejada en varias cartas que se conservan. Ya había tratado con él en 1947, cuando Wojtyla era un cura recién ordenado, y ya entonces vio sus estigmas, las heridas en pies, manos y el costado. «En 1962, Karol Wojtyla, ya arzobispo de Cracovia, le escribió: “Venerable Padre, te ruego que eleves a Dios una oración por una madre de cuatro hijas, que tiene 40 años y vive en Cracovia, en Polonia. Durante la última guerra  pasó cinco años en un campo de concentración de Alemania. Está en gravísimo peligro de perder la vida a causa de un cáncer». Los médicos le daban un año de vida, pero la mujer se curó milagrosamente y aún vive. Se trata de Wanda Poltawska, famosa amiga del Papa, cuya correspondencia con él se ha publicado recientemente en España. Recientemente, durante el proceso de beatificación de Juan Pablo II, apareció una carta suya de 1963 en la que pide al monje rezar por otros conocidos: la hija de un abogado de Polonia, una señora de Cracovia, «y por mí, por unas dificultades pastorales».

Cabodevilla afirma que el Padre Pío era «jocoso, pronto a la broma», pero con un temperamento fuerte. Era muy exigente como confesor, y a los que acudían a él por morbo les descubría y trataba «con dureza pero con misericordia», explica Cabodevilla.

Con todo, la Iglesia declara oficialmente la santidad del Padre Pío, pero no la realidad de sus estigmas, aunque tanto Juan Pablo II como Pablo VI los mencionan. El padre Elías lleva consigo un mitón del santo, uno de los guantes sin dedos que usaba para ocultar las heridas de sus manos y que tiene certificado vaticano. «El Padre Pío enseñó a amar a Dios, al prójimo y a los necesitados», concluye Cabodevilla.

«Daré más guerra muerto que vivo»

Hablar del Padre Pío es hablar de uno de los santos que más milagros realiza en nuestro tiempo. Para recoger estas impactantes historias de fe y conversión hace unos meses la edictorial LIBROS LIBRES publicó «Padre Pío», escrito porJosé María Zavala. Uno de los testimonios que aparecen en la quinta edición de este libro es el de Charo Andrés. Una mujer que tras las lectura de la obra de Zavala quedó maravillada por la vida del santo capuchino y decidió volver a la Iglesia después de 35 años, hasta hoy no deja de rezar su novena. «Daré más guerra muerto que vivo», profetizó San Pío de Pietrelcina poco antes de morir, algo que demuestran estos milagros que se producen cada día alrededor de su figura.

Pablo J. Ginés - La Razón.es ® 

Vínculo permanente:  http://www.larazon.es/noticia/8064-el-padre-pio-milagros-en-el-siglo-xx#fotos

«Daré más guerra muerto que vivo»

sábado, 19 de noviembre de 2011

FE Y VIDA: Nota de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española ante las elecciones generales de 2011


1. El próximo día 20 de noviembre estamos todos convocados a las urnas. Con este motivo, los obispos ofrecemos a los católicos y a cuantos deseen escucharnos algunas consideraciones que ayuden al ejercicio responsable del deber de votar. Es nuestra obligación de pastores de la Iglesia orientar el discernimiento moral para la justa toma de decisiones que afectan a la realización del bien común y al reconocimiento y la tutela de los derechos fundamentales, como es el caso de las elecciones generales.

2. En su discurso sobre los fundamentos del derecho, pronunciado el mes pasado ante el Parlamento federal de Alemania, el Papa recordaba que “el cristianismo nunca ha impuesto al Estado y a la sociedad un derecho revelado, un ordenamiento jurídico derivado de una revelación. Se ha referido, en cambio, a la naturaleza y a la razón como verdaderas fuentes del derecho [...], la razón abierta al lenguaje del ser”. Nosotros hacemos nuestras consideraciones desde ese horizonte de los fundamentos prepolíticos del derecho, sin entrar en opciones de partido y sin pretender imponer a nadie ningún programa político. Cada uno deberá sopesar, en conciencia, a quién debe votar para obtener, en conjunto, el mayor bien posible en este momento.

3. No se podría hablar de decisiones políticas morales o inmorales, justas o injustas, si el criterio exclusivo o determinante para su calificación fuera el del éxito electoral o el del beneficio material. Esto supondría la subordinación del derecho al poder. Las decisiones políticas deben ser morales y justas, no sólo consensuadas o eficaces; por tanto, deben fundamentarse en la razón acorde con la naturaleza del ser humano. No es cierto que las disposiciones legales sean siempre morales y justas por el mero hecho de que emanen de organismos políticamente legítimos.

4. En concreto, como ha señalado el Papa en agosto, aquí en Madrid, la recta razón reconoce que hemos sido creados libres y para la libertad, pero que no actúan de modo conforme con la verdadera libertad quienes “creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces y cimientos que ellos mismos; desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias; dar a cada instante un paso al azar, sin rumbo fijo, dejándose llevar por el impulso de cada momento”.

5. Por todo ello, hemos de llamar de nuevo la atención sobre el peligro que suponen determinadas opciones legislativas que no tutelan adecuadamente el derecho fundamental a la vida de cada ser humano, desde su concepción hasta su muerte natural, o que incluso llegan a tratar como un derecho lo que en realidad constituye un atentado contra el derecho a la vida. Son también peligrosos y nocivos para el bien común ordenamientos legales que no reconocen al matrimonio en su ser propio y específico, en cuanto unión firme de un varón y una mujer ordenada al bien de los esposos y de los hijos. Es necesario promover nuevas leyes que reconozcan y tutelen mejor el derecho de todos a la vida, así como el derecho de los españoles a ser tratados por la ley específicamente como “esposo” y “esposa”, en un matrimonio estable, que no quede a disposición de la voluntad de las partes ni, menos aún, de una sola de las partes.

6. La grave crisis económica actual reclama políticas sociales y económicas responsables y promotoras de la dignidad de las personas, que propicien el trabajo para todos. Pensamos en tantas familias, carentes de los medios necesarios para subvenir a sus necesidades más básicas. Pensamos también en el altísimo porcentaje de jóvenes que nunca han podido trabajar o que han perdido el trabajo y que, con razón, demandan condiciones más favorables para su presente y su futuro. Son necesarias políticas que favorezcan la libre iniciativa social en la producción y que incentiven el trabajo bien hecho, así como una justa distribución de las rentas; que corrijan los errores y desvíos cometidos en la administración de la hacienda pública y en las finanzas; que atiendan a las necesidades de los más vulnerables, como son los ancianos, los enfermos y los inmigrantes.

7. El ordenamiento jurídico debe facilitar el ejercicio efectivo del derecho que asiste a los niños y jóvenes a ser educados de modo que puedan desarrollar lo más posible todas sus capacidades. Debe evitar imposiciones ideológicas del Estado que lesionen el derecho de los padres a elegir la educación filosófica, moral y religiosa que deseen para sus hijos. En cambio, ha de ser facilitada la justa iniciativa social en este campo. La presencia de la enseñanza de la religión y moral católica en la escuela estatal - como asignatura fundamental opcional - es un modo de asegurar los derechos de la sociedad y de los padres que exige hoy una regulación más adecuada para que esos derechos sean efectivamente tutelados.

8. Recordamos de nuevo que se reconoce la legitimidad moral de los nacionalismos o regionalismos que, por métodos pacíficos, desean una nueva configuración de la unidad del estado español. Y también, que es necesario tutelar el bien común de la nación española en su conjunto, evitando los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública por causa de pretensiones separatistas o ideológicas de cualquier tipo.

9. Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, dado que el terrorismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión justa y razonable de la vida.

10. Ante los desafíos que se presentan a la comunidad internacional, son necesarias políticas guiadas por la búsqueda sincera de la paz, basadas en el respeto al derecho, nacional e internacional, así como en la promoción del entendimiento y de la solidaridad entre los pueblos y las culturas.

Pedimos al Señor de la paz y a su Madre santísima que iluminen a quienes vamos a votar, para que lo hagamos de manera verdaderamente libre y responsable.