jueves, 5 de enero de 2012

CATEQUESIS DEL PAPA: "Jesús con su luz difunde sobre los hombres el esplendor de Dios"

Miércoles, 4 ene (RV).- Esta mañana en el Aula Pablo VI del Vaticano en la primera Audiencia General del año y ante miles de peregrinos Su Santidad Benedicto XVI dedicó su catequesis al tiempo litúrgico natalicio: “el Verbo asume nuestra humanidad y la naturaleza humana, por su parte, es elevada a la dignidad divina. En la Eucaristía se hace presente de modo real este asombroso intercambio”.
Texto completo de la catequesis del Papa:
Queridos hermanos y hermanas: me complace daros la bienvenida a esta primera Audiencia general del nuevo año y con todo mi corazón os ofrezco a vosotros y a vuestras familias mis mejores y mis más afectuosos deseos de buen año: Dios, que en el nacimiento de Cristo, su Hijo, ha inundado todo el mundo de alegría, derrame la paz sobre las obras y los días.
Estamos en el tiempo litúrgico de Navidad, que comienza la noche del 24 de diciembre con la víspera de Navidad y termina con la celebración del Bautismo del Señor. El arco de estos días es corto, pero lleno de celebraciones y de misterios y reúne todo en torno a dos grandes fiestas del Señor: Navidad y Epifanía. El nombre de estas dos solemnidades indica sus respectivas características. La Navidad celebra el hecho histórico del nacimiento de Jesús en Belén.
La Epifanía, nacida como fiesta en Oriente, indica un hecho, pero sobre todo un aspecto del Misterio: Dios se revela en la naturaleza humana de Cristo y éste es el sentido del verbo griego epiphaino (hacerse visible). En esta perspectiva, la Epifanía nos lleva a una serie de eventos cuyo objetivo es la manifestación del Señor: de manera particular la adoración de los Magos, que reconocen a Jesús como el Mesías esperado, pero también el Bautismo en el río Jordán con su teofanía, la voz de Dios desde lo alto, y el milagro de las bodas de Caná, como primera "señal" obrada por Cristo.
Una hermosa antífona de la Liturgia de las Horas, relaciona estos tres eventos en torno al tema de la boda entre Cristo y la Iglesia, y dice: "Hoy la Iglesia se ha unido a su celestial Esposo, porque Cristo en el río Jordán ha lavado sus pecados; los Magos corren con dones, con los regalos a la boda, y los invitados se regocijan de ver el agua convertida en vino" (Antífona de Laudes). Casi podemos decir que en la fiesta de Navidad se destaca el ocultamiento de Dios en la humildad de la condición humana, en el Niño de Belén. En la Epifanía, en cambio, se evidencia y manifiesta su aspecto, la aparición de Dios a través de esta misma humanidad.
En esta Catequesis quisiera recordar brevemente algunos de los temas típicos de la celebración de la Navidad del Señor para que cada uno de nosotros puede beber de la fuente inagotable de este Misterio que da abundantes frutos de vida. Ante todo nos preguntamos: ¿cuál es la primera reacción ante esta extraordinaria acción de Dios que se hace niño, que se hace hombre?
Pienso que la primera reacción no puede ser otra que la de la alegría. “Alegrémonos todos en el Señor, porque ha nacido en el mundo el Salvador”: así inicia la Misa de la noche de Navidad, y acabamos de oír las palabras del Ángel a los pastores: “os traigo una gran alegría” (Lc 2,10). Es el tema que abre el Evangelio, y es el tema que lo cierra porque Jesús Resucitado reprochará a los apóstoles precisamente de estar tristes (cfr Lc 24,17).
Incompatible con el hecho de que Él es un hombre para siempre.
Pero demos dar un paso adelante: ¿de dónde viene esta alegría? Yo diría que nace del asombro del corazón de ver cómo Dios está cerca de nosotros, como Dios piensa en nosotros, de cómo Dios actúa en la historia, por lo tanto es una alegría que proviene de la contemplación del rostro de aquel humilde niño porque sabemos que es el Rostro de Dios para siempre presente en nuestra humanidad, para nosotros y con nosotros.
La Navidad es alegría, porque vemos y por fin estamos convencidos de que Dios es el bien, la vida, la verdad del hombre y se rebaja hasta ser hombre, para elevarnos hacia Él: Dios se hace tan cercano que podemos verle y tocarle. La Iglesia ante este inefable misterio y los textos de la liturgia de esta época con asombro y alegría. Todas las canciones de Navidad expresan esta alegría. La Navidad es el punto en que el cielo y la tierra están unidos, y las distintas expresiones que escuchamos en estos días destacan la magnitud de lo sucedido: lo distante -Dios parece lejísimo-, se convirtió en cercano". Lo inaccesible quiere ser alcanzado, Él que existe antes del tiempo, empezó a ser en el tiempo, el Señor del universo, velando la grandeza de su majestad, tomó la forma de siervo "- exclama San León Magno en su segundo Sermón de Navidad (Sermón de Navidad 2, 2.1). En aquel Niño, necesitado de todo, como todos los niños, lo que es Dios: la eternidad, la fuerza, la santidad, la vida, la alegría, se unió a lo que somos nosotros: la debilidad, el pecado, el sufrimiento, la muerte.
La teología y la espiritualidad de la Navidad utilizan una expresión para describir este hecho, hablan de admirabile commercium, es decir de un admirable intercambio entre la divinidad y la humanidad. San Atanasio de Alejandría dice: "el Hijo de Dios se ha hecho hombre para hacerse Dios " (De Encarnatione, 54, 3: PG 25, 192), pero es sobre todo con San León el Grande y sus célebres Homilías de Navidad que esta realidad se convierte en objeto de profunda meditación. Afirma, en efecto, el Santo Pontífice: "Si hacemos un llamamiento a la inefable condescendencia de la divina misericordia que llevó al Creador de los hombres a hacerse hombre, ésta se elevará a la naturaleza de Aquel que nosotros adoramos en la nuestra" (Sermón 8 de Navidad: CCL 138,139). El primer acto de este intercambio admirable se realiza en la humanidad misma de Cristo. El Verbo ha asumido nuestra propia humanidad y, a su vez, la naturaleza humana ha sido elevada a la dignidad divina.
El segundo acto del intercambio consiste en nuestra participación, real e íntima, en la naturaleza divina de la Palabra. Como dice San Pablo: «cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la Ley, para redimir a los que estaban sometidos a la Ley y hacernos hijos adoptivos» (Gal 4,4 - 5). Por lo tanto, la Navidad es la fiesta en la que, Dios se hace tan cercano al hombre, que comparte su mismo acto de nacer, para revelarle su dignidad más profunda: la de ser hijo de Dios. Así es el sueño de la humanidad, que comenzó en el Paraíso: quisiéramos ser como Dios. Y este anhelo se realiza de una manera inesperada - pero no se realiza por la grandeza del hombre, que no puede hacerse Dios, sino por la humildad de Dios que desciende y con su humildad eleva al hombre a la verdadera grandeza de su ser. El Concilio Vaticano II ha dicho en este contexto que: «En realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado» (Gaudium et Spes, 22) De lo contrario, es un enigma, ¿qué quiere este hombre criatura? Sólo viendo que Dios está con nosotros, podemos ver la luz para nuestro ser, ser felices por ser hombres y vivir con confianza y alegría. Y ¿dónde se hace presente de una manera real este admirable intercambio, para que obre en nuestra vida y haga que ésta sea una existencia de verdaderos hijos de Dios? En la Eucaristía. Cuando participamos en la Santa Misa, presentamos a Dios el pan y el vino, fruto de la tierra, para que Él los acepte y los transforme, donándonos a sí mismo y haciéndose nuestro alimento, para que, recibiendo su Cuerpo y su Sangre, participemos en su vida divina.
Quisiera, en fin, detenerme sobre otro aspecto de la Navidad. Cuando el Ángel del Señor se aparece a los pastores en la noche del Nacimiento de Jesús, el evangelista Lucas señala que «la gloria del Señor los envolvió con su luz» (2,9), y el Prólogo del Evangelio de Juan habla del Verbo hecho carne como de la luz verdadera que viene al mundo, la luz capaz de iluminar a todo hombre (cf. Jn 1,9). La liturgia de la Navidad se llena de luz. La venida de Cristo disipa las tinieblas del mundo, llena la Noche Santa de fulgor celestial y difunde en los rostros de los hombres el resplandor de Dios Padre.
También hoy, envueltos con la luz de Cristo, la liturgia de la Navidad nos invita con insistencia a dejarnos iluminar la mente y el corazón por el Dios que ha mostrado el resplandor de su Rostro. El primer prefacio de Navidad proclama: «En el misterio del Verbo encarnado ha aparecido a los ojos de nuestra mente la luz nueva de tu esplendor, para que, conociendo a Dios visiblemente, por medio suyo seamos arrebatados por el amor de las realidades invisibles». En el misterio de la Encarnación de Dios, después de haber hablado y de intervenir en la historia, a través de mensajeros y signos, «se apareció», salió de su luz inaccesible para iluminar al mundo.
En la Solemnidad de la Epifanía, el 6 de enero, que celebraremos dentro de pocos días, la Iglesia propone una lectura muy significativa del profeta Isaías:
«¡Levántate, resplandece, porque llega tu luz y la gloria del Señor brilla sobre ti! Porque las tinieblas cubren la tierra y una densa oscuridad, a las naciones, pero sobre ti brillará el Señor y su gloria aparecerá sobre ti. Las naciones caminarán a tu luz y los reyes, al esplendor de tu aurora». (60,1-3). Es una invitación dirigida a la Iglesia, la Comunidad de Cristo, pero también a cada uno de nosotros, a tomar conciencia cada vez más viva de la misión y de la responsabilidad hacia el mundo de testimoniar y llevar la luz nueva del Evangelio. En el comienzo de la Constitución Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, encontramos las siguientes palabras: «Cristo es la luz de los pueblos. Por ello este sacrosanto Sínodo, reunido en el Espíritu Santo, desea ardientemente iluminar a todos los hombres, anunciando el Evangelio a toda criatura» (1).
El Evangelio es la luz que no se debe ocultar, sino que hay ponerla en la lámpara. La Iglesia no es la luz, sino que recibe la luz de Cristo, la acoge para estar iluminada por ella y para difundirla en todo su esplendor. Y esto también debe suceder en nuestra vida personal. Una vez más cito a San León Magno, quien dijo en la Noche Santa «Reconoce, cristiano, tu dignidad, y hecho partícipe de la naturaleza divina, no quieras nunca más volver a caer en la condición miserable de un tiempo, con una conducta indigna. Recuerda quién es la Cabeza, y de qué Cuerpo eres miembro. Recuerda, que arrebatado del poder de las tinieblas, has sido trasladado a la luz y al Reino de Dios» (Sermón de Navidad 1, 3,2: CCL 138.88).
Queridos hermanos y hermanas, la Navidad es detenerse a contemplar el Misterio de Dios que se hace hombre en la humildad y en la pobreza, pero sobre todo acoger, una vez más, nuevamente, en nosotros a ese Niño, que es Cristo Señor, para vivir de su misma vida, para que sus sentimientos, sus pensamientos y sus acciones, sean nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, nuestras acciones. Celebrar la Navidad es, por lo tanto, expresar la alegría, la novedad y la luz que este Nacimiento ha traído a toda nuestra existencia, para que nosotros también podamos ser portadores de la alegría, de la verdadera novedad, de la luz de Dios a los demás. Una vez más, deseo a todos ¡que el tiempo navideño sea bendecido por la presencia de Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario