viernes, 2 de marzo de 2012

INTENCIONES DEL PAPA: Marzo de 2012


Queridos amigos y hermanos del blog: el Santo Padre Benedicto XVI indica para cada año y para cada mes, cuales son las intenciones generales y misioneras de la Iglesia en todo el mundo, por las que quiere que se ore. Éstas intenciones las confía al Apostolado de la Oración, quienes propagan en el mundo entero la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, a fin de que éste las difunda con la mayor amplitud posible. Les comparto ahora las intenciones para este mes de marzo de 2012 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Claudio Barriga, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración.

La INTENCIÓN GENERAL para MARZO 2012 es: “Para que en todo el mundo sea reconocida adecuadamente la contribución de la mujer al desarrollo de la sociedad”.

COMENTARIO PASTORAL: Vida familiar o carrera profesional, ¿es necesario elegir? Testimonio... Nací en 1953, y fui educada juntamente con tres hermanos; ninguno de mis recuerdos de infancia me hacen pensar en las ocupaciones tradicionales de las niñas. ¿Será acaso esto lo que me hizo elegir, al terminar mis estudios en la escuela secundaria, una Escuela de ingeniería en Agronomía? Esas escuelas se acababan de abrir a candidatas femeninas. De nuevo me encontré en un universo esencialmente masculino.

Me casé y a mi vez fui madre de tres hijas. Esta vez se transformó el equilibrio y en la casa nosotras las mujeres éramos mayoría. A su vez ellas se hicieron mujeres, esposas o compañeras y madres. Y su manera de vivir esta triple vocación es bastante diferente de la mía. En treinta años, la idea, la manera de pensar el papel de la mujer y las maneras prácticas como lo realizan han cambiado bastante. Por ejemplo ¿cómo unir la vida de familia y la carrera profesional? Por mi parte, al regresar de un largo tiempo de cooperación en África, con tres niñas pequeñas, elegí no retomar la actividad profesional para estar más disponible y administrar tranquilamente los asuntos domésticos.

Mis tres hijas, treinta años más tarde, tienen un empleo que desean conservar. Como la mayor parte de las mujeres francesas, ellas podrán, sin duda, unir su actividad profesional y atender al mismo tiempo a dos o tres hijos! Gracias a los permisos o licencia para los padres, a las treinta y cinco horas de trabajo a la semana, a los subsidios familiares y a la buena acogida de los niños pequeños en la guardería infantil y en las escuelas, ellas han podido organizar su vida de una manera impensable hace algunos años, particularmente cuando los lugares de trabajo no son los mismos para ambos padres. Las condiciones para lograr esto con éxito: sus cónyuges respectivos han aceptado que no siempre su propio proyecto profesional tenga la prioridad, y ambos participan en las tareas domésticas y del cuidado de los niños.

Pero estos son equilibrios precarios o inestables. Las responsabilidades de las empresas y del legislador están comprometidas, especialmente en materia de derecho del trabajo (cambios forzados o el trabajo el domingo por ejemplo). Es la condición para que estas mujeres, instruidas y competentes, puedan aportar su contribución propia a la sociedad.

Mirando 30 años hacia atrás, no lamento las opciones que hice, lo que he elegido. Ello me ha permitido dedicarme a cierto número de actividades asociativas, de ocuparme en su debido momento de mis padres ancianos. Este servicio que prestan las mujeres debe ser reconocido por la sociedad (ser tomada en cuenta para el cálculo de la pensión, por ejemplo). Pero me alegro que mis hijas puedan, cada una, vivir su compromiso de madre y ejercer su actividad profesional al servicio de la sociedad.

Oremos pues este mes con el Santo Padre para que, en todas partes del mundo, las mujeres puedan aportar su contribución a la sociedad en general. Oremos de manera particular por las mujeres que viven en países o culturas en los cuales su capacidad es poco valorada y sus derecho fundamentales mal respetados.

Claire Ranquet del Equipo Apostolado de la Oración – Francia

La INTENCIÓN MISIONERA para MARZO 2012 es: “Para que el Espíritu Santo conceda perseverancia a cuantos son discriminados, perseguidos y asesinados por el nombre de Cristo, particularmente en Asia”.

COMENTARIO PASTORAL: Muchos países, también en Asia, se sienten orgullosos de la democracia. Saben que el fundamento de la democracia es el respeto de los derechos humanos. Por esta razón, todos los ciudadanos tienen la libertad de elegir y practicar sus religiones respectivas. Desgraciadamente, la persecución a los seguidores de algunas religiones sigue siendo hoy una realidad actual. En los países comunistas, como China y Vietnam, el Cristianismo tiene mucha dificultad para crecer y prosperar. Otros países rechazan el cristianismo de manera más implícita, como por medio de la discriminación política. Recientemente, la palabra Allah para referirse al Dios de los cristianos fue prohibida en Malasia. Esta prohibición no fue fácil para los cristianos allí porque esa era la única manera que conocen para dirigirse a su Dios.

Afortunadamente, esta prohibición unilateral por fin fue revocada. Entre tanto en Indonesia, donde los musulmanes son una mayoría, hay discriminación en casi todos los aspectos de la vida aun cuando el gobierno nunca lo ha reconocido. Aquí, ser cristiano quiere decir que se le niega todo acceso a ser empleado del Estado o a carreras destacadas como ser profesor en una universidad del Estado, y a no recibir suficiente educación religiosa en las escuelas del Estado. Aun en algunas regiones, los servicios religiosos sólo se permiten dentro de la Iglesia y no se permite ningún culto en las casas.

Esto es algo irónico en Indonesia, que es famosa por su ideología de Bhinneka Tunggal Ika, que significa unidad en la diversidad cuando, en realidad, la tolerancia entre los seguidores de diferentes religiones no existe. En este país, la persecución contra los cristianos no se puede considerar meramente como discriminación sino también como un acto de hostilidad. Los hechos: durante los años 2004-2010, 2.442 iglesias han sido destruidas o cerradas. Recientemente, en febrero 2011, hubo un brutal ataque masivo organizado contra las Iglesias Católica y Pentecostal en Temanggung, Java Central.

Últimamente, especialmente en Asia, la persecución contra los cristianos tiende a intensificarse. Una de las causas es la ola de radicalismo y fundamentalismo de las otras religiones. Ellos sospechan que los cristianos dedican grandes esfuerzos para tratar de cristianizar a otros.

Debido a este peligro latente, en marzo del año 2012, la Iglesia nos invita a rogar por los cristianos frecuentemente perseguidos y también para que disminuya el radicalismo y el fundamentalismo. En medio de este desafío y amenaza, los cristianos necesitan profundizar e intensificar su perseverancia, y tener valor para defender su fe. De hecho, la Iglesia, especialmente en Asia, tiene que encontrar maneras de convivencia en paz y armonía, a la vez que defenderse del radicalismo y del fundamentalismo.

De hecho es un momento de gracia por medio del cual la Iglesia en Asia pueda experimentar la verdad del Evangelio. “Dichosos vosotros si sois injuriados por el nombre de Cristo, pues el Espíritu de gloria, que es el Espíritu de Dios, reposa sobre vosotros” (1 P 4, 14). Está claro que el esfuerzo humano solo no es suficiente para hacer frente a este santo desafío. Necesitamos orar fervientemente para que el Espíritu Santo fortalezca a los que son discriminados y que son víctimas de persecución y violencia por su fe.

Gabriel Possenti Sindhunata, SJ
Secretario Nacional del Apostolado de la Oración en Indonesia

No hay comentarios:

Publicar un comentario