viernes, 20 de abril de 2012

ACTUALIDAD: Estadísticas de 7 años de Pontificado del Papa que «no duraría» y «no sabría»


Queridos amigos y hermanos del blog: al cumplir 85 años de edad y 7 de pontificado, el balance de trabajo de Benedicto XVI es impresionante. Un comunicado editorial del portavoz de la Santa Sede en Radio Vaticano ha servido para conmemorar a la vez el cumpleaños de Joseph Ratzinger (85 años el pasado lunes) y el aniversario de su llegada al trono de Pedro (7 años ayer jueves).

Y el padre Federico Lombardi, S.I. ha recordado lo que se decía de él cuando fue elegido: "Muchos se preguntaron si, tras años marcados por la enfermedad de su gran predecesor, su papado sería tan fuerte y duradero como se esperaba, y si un teólogo que había conducido un dicasterio específicamente doctrinal durante tanto tiempo sabría cómo abordar las muy diferentes tareas del gobierno pastoral de la Iglesia universal".

Pues bien, ¿cuáles son los resultados? La lista que hace Lombardi no deja lugar a dudas de cómo Benedicto XVI ha disipado todas esas dudas:

-23 viajes internacionales;
-23 países visitados;
-26 viajes dentro de Italia;
-4 sínodos de obispos;
-3 jornadas mundiales de la juventud;
-3 encíclicas e infinidad de otros actois magisteriales;
-2 años dedicados, a San Pablo y al Sacerdocio;
-2 libros, Jesús de Nazaret y Luz del mundo.

Y, añade Lombardi, "hemos visto al Papa afrontar con valentía, humildad y determinación -esto es, con un claro espíritu evangélico-, situaciones difíciles, como la crisis de los abusos sexuales".

Además, "y por encima de todo, hemos conocido, por la coherencia y consistencia de sus enseñanzas, que la prioridad de su servicio a la Iglesia y a la humanidad es conducir a las almas a Dios, al Dios que nos dio a conocer Jesucristo, y que la fe y la razón se ayudan mutuamente en la búsqueda de la verdad y responden a las expectativas y exigencias de cada uno de nosotros y de la humanidad en su conjunto, que la marginación de Dios y el relativismo son serios peligros de nuestro tiempo".

Lombardi recuerda, por último, que la tarea continúa, y el Papa tiene por delante a corto plazo el Encuentro Mundial de las Familias, el viaje a Oriente Medio, el Sínodo para la Nueva Evangelización y el Año de la Fe.

Todo ello está, concluye, "en las manos de Dios, al servicio de Dios y de su Iglesia".

La raíz de la serenidad de Benedicto es su misma fe

“Ciertamente. El Papa es un hombre de fe y un verdadero creyente. Es el que puede ayudar y servir a la Iglesia como roca de la fe, precisamente porque es el primero en creer. Y, en este sentido, la fe es fuente de una serenidad y de una alegría tan profunda que nadie puede apagar. La raíz de la serenidad del alma de papa Benedicto es su misma fe y, por lo tanto, la esperanza que mana de ella”, lo expresó el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi SJ, en una entrevista de Radio Vaticana con motivo del cumpleaños del Santo Padre.

Y expresó que en este día del cumpleaños del Pontífice lo embargan dos sentimientos: “Uno es la gratitud al Señor por este Papa que nos guía con gran firmeza, amabilidad y fe. Por lo que es un don de Dios. Y el otro es de admiración. Pues, aun habiendo comenzado su ministerio al servicio de la Iglesia universal con una edad avanzada, se trata de un Pontificado muy rico e intenso, con tantos viajes y hechos muy importantes, con un Magisterio intenso y múltiple. Por lo tanto, hay que decir que lo que el Papa logró hacer en estos siete años es algo admirable”.

 Y destacando la personalidad del Pontífice alemán, el padre Lombardi expresó que “lo que más me impacta es su amabilidad y su atención. Él vive de forma muy intensa el trato con alguien: escucha verdaderamente lo que le dice su interlocutor. Y lo hace con gran atención y respeto. Además, tiene una lucidez y una claridad de pensamiento y de expresión, una densidad de contenido que comunica -junto con su amabilidad y su atención– y que impacta de forma muy profunda”.

A pedido del entrevistador destacó, a modo de balance de los siete años de Pontificado, “diría que en este Pontificado, la Iglesia se concentró sobre lo esencial de su misión. Es decir, la prioridad de la atención a Dios, a la relación del hombre con Dios, a la dimensión trascendente de la vida, a la personalidad de Jesucristo como revelador del verdadero Rostro de Dios. Me parece que una característica de este Pontificado es la dimensión religiosa del ministerio de la Iglesia, un tiempo en que algunos aspectos de ‘poder’ se vuelven cada vez más secundarios. El papa Benedicto XVI guía a la Iglesia hacia el centro de su misión”.

En estos últimos tiempos el Papa sufrió por hechos internos en el Vaticano, como las fugas de noticias. Y, sin embargo, dice el vocero vaticano “el Papa testimonia serenidad y alegría. Se trata de un episodio transitorio. Los problemas que el Papa siente son los de la secularización, del olvido de Dios, del relativismo y de la pérdida de referencias en la orientación, de tantas personas, en la época moderna”.

“En lo que se refiere a la Iglesia, sufrió por cierto ante los aspectos de incoherencia y de infidelidad a su misión y a su dignidad. En estos años vimos también, con mucho sufrimiento, todo lo relacionado con los abusos. Creo que éstas son las cosas que hacen sufrir al Papa, más que algún chisme interno”.

Pero, resaltó el padre Lombardi, “ante los pesares, el Papa transmite serenidad y alegría, alentando asimismo a los fieles a pesar de las preocupaciones..."

“Percibo mucho el ‘intercambio’ de infundir aliento que el Papa vive. Es decir, el Papa dice a menudo ‘he venido para confirmar en la fe y para alentar, pero agradezco el aliento que me dan cuando me responden con gratitud y cariño’. Cuando me reciben con apertura y fervor. Mi deseo, es, por lo tanto, que siga sintiendo este ‘intercambio’ y él también sea alentado -por la Iglesia y por tantas personas- en el desarrollo de su ministerio”, concluyó el padre Lombardi. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario