sábado, 5 de mayo de 2012

CINE: “Prefiero el paraíso”, cuando la caridad se hace ley de vida


Queridos amigos y hermanos del blog: días pasados tuve la oportunidad de ver en un cine de Madrid “Prefiero el paraíso”, un film que narra distintos momentos de la vida de San Felipe Neri (1515-1595), llamado el “Apóstol de Roma”, cuya fiesta se celebra el 26 de Mayo. Me emocionó profundamente la veracidad y honestidad del relato, y ahora se las recomiendo vivamente, porque estoy convencido que les hará mucho bien verla y compartirla con los más chicos de la familia.

A película es una producción de la RAI, que protagonizó Gigi Proietti, plenamente identificado con el santo, el gran renovador de la Roma de los Médicis. Seis millones de espectadores siguieron esta biografía en su pase televisivo en Italia. Se estrenó en el 2009, y la versión reducida de dos horas que ese está proyectando en los cines de España fue hace unos meses otro éxito de audiencia en la televisión italiana.

Una película directa al corazón

La trama se desarrolla en la Roma del siglo XVI, con el gobierno de corrupción y nepotismo de los Médici.  Allí llega Felipe Neri (Gigi Proietti), un hombre pobre que pide a San Ignacio que le envíe a las Indias como misionero. Su destino, que irá poco a poco descubriendo, es otro: vivir en Roma, con los niños de los suburbios, a los que rescatará de la miseria, del hambre y de los abusos. La Roma de los Papas no puede tener a estos niños en el abandono, clamará Proietti, plenamente identificado con el santo de Roma.

La historia fluye sin interrupción ni sobresaltos. Giacomo Campiotti, el director de la serie de televisión y de la adaptación cinematográfica, ha sabido hacer de la necesidad virtud. Con un presupuesto ajustado, ha logrado plasmar en imágenes un guión sólido, bien trabajado, en los que se entremezclan los momentos de tensión con otros de humor. Lo extraordinario, incluyendo resurrecciones de muertos y curaciones milagrosas, ocurren con normalidad ante nuestros ojos. No esperemos grandes decorados ni caros efectos especiales. La película busca la complicidad del espectador, y  emociona. Y lo logra, provocando que la historia nos resulte cercana y cuestione nuestras propias vidas. Es un cine, directo al corazón.

Una película con un gran protagonista: Gigi Propietti 

Gigi Propietti (Roma, 2 de noviembre de 1940) es  un hombre que ha sido todo en la escena italiana. En Prefiero el paraíso, consigue una de sus grandes creaciones. Utiliza todos sus recursos, y no sólo con la voz, sino con los gestos, muy a la manera italiana, provocando momentos hilarantes. 

Propietti logra un necesario equilibrio de un santo con una personalidad compleja, que amó sin medida, tal como se afirma en la película. Vivió, como señala algún autor, un continuo pentecostés, un período en la que la Iglesia Católica recuerda la llegada del Espíritu Santo tras la resurrección de Cristo. Es la bondad -afirma Propietti-, no es una persona bondadosa. No fue un doctor de la Iglesia, pero sabía hacerse entender por la gente sencilla. Propietti se enfrentó a un reto, la interpretación de Johnny Dorelli en “State Bouni Se Potete”, que en los años ochenta, encarnó a San Felipe Neri. No sé cómo va a ser aceptado "mi", nuestro Felipi Neri. Es un relato que prima los aspectos internos de este gran santo, sin olvidarnos de su historia. Hemos intentado mostrar el alma de este gran personaje. Creo yo que apasiona por sí mismo porque es una figura muy carismática y muy fuerte.

Una película con una excelente banda musical

La música es esencial. Y no solo el tema principal, “Preferisco il Paraiso”, que se estrenó en 2010 en la catedral de Roma, San Juan de Letrán, en el concierto de Navidad, sino por toda la banda sonora, que nos recuerda al mejor Ennio Morricone de La Mision (1986) y que no desmerece a la compuesta por Angelo Branduardi para la version del año 1984 sobre San Felipe Neri. El autor es un monseñor, Marco Frisinas, que ha trabajado en unas veinte bandas sonoras para la TV, como la Biblia o los biopics de Juan Pablo II o Juan XXIII, o miniseries más profanas como Tristan e Isolda, Miguel Stragoff,Callas y Onassis. 

Y el protagonismo de la música está justifcado. Era para Felipe Neri un elemento esencial en su tarea de la salvación de los niños abandonados de Roma. Proietti, musico como el santo, se ha identificado por completo con ese papel de la música como factor de renovacion y cambio del ser humano.

Una película que vale la pena ver en familia

Aunque san Felipe Neri es más conocido por su frase “Sed buenos si podéis”, el director italiano Giacomo Campiotti ha escogido para titular este largometraje una expresión que pone en boca del santo cuando el Papa le ofrece ser cardenal, y que canta una y otra vez con los niños callejeros de Roma: “¡prefiero el paraíso!”. 

La película refleja de forma entrañable, cercana y muy humana al apóstol de la alegría. Un cura que llega, sucio del camino, a la Ciudad Eterna porque quiere irse a las misiones con los jesuitas, pero que descubre su misión entre los más pequeños de la urbe, que viven abandonados y explotados. Entre muchas dificultades, contará siempre con la ayuda de Dios.






1 comentario:

  1. Elenita de Burgos6 de enero de 2013, 13:57

    Una de las mejores peliculas, me ha movido el
    Alma y el Corazòn y espero no me parè ahì e imite una pizca de su Bondad, de su Amor, de su Alegria, gracias y ojala vuelan a repornerla, todo mi Amor.

    ResponderEliminar