martes, 15 de mayo de 2012

VIVENCIAS PERSONALES: Pregonero de las Fiestas Patronales de San Isidro Labrador en el Real Cortijo de San Isidro, Madrid


Queridos hermanos y amigos del blog: el pasado viernes 11 de mayo comenzaron las Fiestas Patronales en honor de San Isidro Labrador en la Entidad Local Menor Real Cortijo de San Isidro, que eclesialmente es parte de la jurisdicción de la Parroquia “Nuestra Señora de las Angustias” de Aranjuez, de la cual soy el Cura Párroco.

El Ayuntamiento de la E.L.M del Real Cortijo de San Isidro y la Comisión de Festejos tuvieron la deferencia de invitarme a ser el pregonero de estas fiestas, elección que agradezco públicamente desde esta página, como lo hice durante el desarrollo del mismo pregón. Hoy, día de San Isidro Labrador les comparto el texto y algunas fotos de ese pregón:


“Fiestas de San Isidro Labrador”
11 de mayo 2012
PREGÓN DE FIESTAS


Sra. Alcaldesa, María Antonia de Oro Redondo, Miembros del Directorio Municipal del Real Cortijo de San Isidro, cortijeros y cortijeras, queridos hermanos todos:

En unos minutos vamos a meternos de lleno en las Fiestas de San Isidro Labrador del corriente año. Por eso mis palabras, además de breves, serán de alegría y de ánimo festivo, porque comenzamos a celebrar a este humilde labrador, Patrón de Madrid, de nuestro Real Cortijo y de todos los trabajadores del campo.

Agradezco profundamente a la Sra. Alcaldesa y a los miembros del Directorio municipal el haberme invito a ser el pregonero de esta fiestas. Invitación que me llena de sano orgullo y que es, a su vez, un acicate para entregarme como Padre y Pastor de esta porción de la comunidad parroquial con la generosidad por vosotros merecida por tal alto gesto de estima. ¡Muchas gracias!

¡Un sacerdote pregonero en estos tiempos! Cómo no recordar la conocida sentencia del libro “El Ingenioso caballero Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes, en el Capítulo 9 de la segunda parte. Allí Don Quijote y Sancho Panza se adentran de noche en El Toboso buscando el palacio de Dulcinea: “Guió don Quijote, y habiendo andado como doscientos pasos, dio con el bulto que hacía la sombra, y vio una gran torre, y luego conoció que el tal edificio no era un alcázar, sino la iglesia principal del pueblo. Y dijo: - Con la iglesia hemos topado, amigo Sancho”.

Y es así: con el pregonero de este año: ¡Con la Iglesia hemos topado! Y yo me digo: ¡Bendito sea Dios!, que en su Providencia amorosa me permite como sacerdote de Jesucristo, en nombre de nuestro Celestial Patrono, dar inicio a las Fiestas Patronales.

A San Isidro muchos poemas e himnos le han escrito diversos autores de diversos tiempos, pero yo quiero pedir prestados unos versos a Jesús García García, vecino ribereño y un gran poeta de la vida. El 15 de mayo de 2009 escribió este

Romance de San Isidro Labrador

San Isidro labrador
labrando en su quintería,
cuando iba a labrar
era más de mediodía.

Los labradores linderos
todos le tenían envidia,
de ver que lo que sembraban
como lo de él no rendían.

Algunos de estos labradores
a su amo fueron a ver
para decirle que su críado
no cumplía con su deber.

Miren: si mi criado no labra
ni cumple con su deber,
yo, a ustedes no les pido
para pagarle a él.

 Todos se fueron a casa
con la cara avergonzada,
y a otro día el amo de Isidro
quiso ver lo que pasaba.

A otro día muy de mañana
en su caballo fue al campo
y antes de llegar ya vió
tres pares de bueyes blancos.
 
Tres Ángeles iban detrás
también vestidos de blanco,
y el amo preguntó a Isidro,
¡Dime, quién te está ayudando!.

A mí no me ayuda nadie
a cumplir con mi trabajo,
tan sólo me ayuda Dios
que me da salud y amparo.

Terminado este coloquio
Isidro salió labrando,
y el amo veía tres surcos
no habiendo más que un arado.

San Isidro al día siguiente
con su yunta fue a labrar,
y se olvidó de llevar agua
y apareció un manantial.

Estando Isidro labrando
muy cerquita de Madrid,
montando en su caballo
vió a su amo de venir.

Muy buenos días Isidro,
venga Usted con Dios mi amo,
¿Cómo va esa faena?,
Esto queda bien labrado.

Isidro, ¿no hay por aquí
ningún arroyo ni fuente,
para calmar esta sed
que yo traigo tan ardiente?.

No le extrañe a usted mi amo
si le digo que ahí arriba,
encima de aquella roca
brote agua cristalina.

Y muy pronto cogió Isidro
la vara de los gavilanes,
con ella dio un fuerte golpe
y salió el agua a raudales.

El amo muy emocionado
apenas si lo podía creer,
y con su caballo salió
a decírselo a su mujer.

Nuestro criado es un Santo
a su esposa le decía,
es un verdadero santo
y los dos lloran de alegría.

A otro día por la mañana
las campanas ya tocaron,
sacaban a San Isidro
por mandato de su amo.

Y este Santo Labrador
en Madrid es venerado,
y se celebra su fiesta
el día quince de mayo.

(¡Un fuerte aplauso a Jesús García García presente entre nosotros, poeta ribereño, poeta de la vida!)

Bien, prometí decir unas breves palabras, así decimos siempre los curas, pero no siempre cumplimos. Sólo me falta hacerle un regalo al Cortijo y a todos vosotros, sus habitantes, en estas Fiestas Patronales y es anunciarles la presencia de nuestro querido Obispo, el Obispo de Getafe, Mons. Joaquín María López de Andújar. Él estará aquí con nosotros el Domingo 8 de julio para presidir la Santa Misa de las 12:00 hs. y a su término bendecir las obras de restauración y la reapertura de la Casa de Oración San Isidro, que luego de muchos años, vuelve a abrir sus puertas para brindar su servicio de acogida a feligreses y peregrinos de Madrid y España toda. Están todos invitados a compartir con él ese momento.

Vamos ahora al ansiado grito que da inicio a nuestra fiesta:

Cortijeros y cortijeras: ¡Viva San Isidro!,
                                        ¡Viva el Cortijo!
                                        ¡Viva la fiesta en familia!,
                                        ¡Viva la sana alegría!
                                        ¡Vamos a por ellas!



Don José Antonio Medina Pellegrini
Cura Párroco

Palabras iniciales y presentación del pregonero a cargo de la Sra. Alcaldesa del Real Cortijo de San Isidro, María Antonia de Oro Redondo.  

 Aquí estoy en pleno desarrollo del Pregón de Fiestas, junto a mí la Sra. Alcaldesa y miembros del Directorio Municipal del Real Cortijo de San Isidro, en el escenario armado en la Plaza Mayor del Cortijo.

 Jesús García García, vecino de Aranjuez, es el autor del "Romance de San Isidro Labrador" que leí en el Pregón. En la foto recibiendo el aplauso de todos los presentes al termino de esa lectura.

 Al final, el grito esperado que daba inicio 
a la alegría de una nueva fiesta patronal:
¡Viva San Isidro!, ¡Viva el Cortijo! ¡Viva la fiesta en familia!, 
 ¡Viva la sana alegría! ¡Vamos a por ellas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario