lunes, 23 de julio de 2012

VIVENCIAS PERSONALES: Aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen del Carmen de Cádiz


Queridos amigos y hermanos del blog: en estos bellísimos días de estudio y vacaciones que estoy realizando en Cádiz, la ciudad trimilenaria del sur de España, he tenido la gracia de participar ayer por la tarde de un festejo mariano muy particular: la Santa Misa y posterior procesión del 5º Aniversario de la Coronación Canónica de la venerada imagen de Nuestra Señora del Carmen del Convento del Carmen y Parroquia del Carmen y de Santa Teresa de los Padres Carmelitas de Cádiz.

La Solemne Función fue presidida por el Rev. Padre Carlos Quijano Sánchez, Prior de esa casa y Director Espiritual de la Ilustrísima y Venerable Archicofradía Sacramental de Nuestra Madre y Señora del Carmen, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, acompañado por el Párroco, un sacerdote de Cádiz y yo, junto a los religiosos estudiantes del Carmelo Descalzo. Todo fue detalle y precisión amorosa en la cuidada liturgia en honor de la Reina y Hermosura del Carmelo, desde las sentidas palabras de Fray Carlos, la exquisita música del Coro, la cuidada preparación y organización de la Hermandad del Carmen, y por supuesto, el cariño y la emocionada devoción de los fieles que acompañaron con piedad todos los momentos de la celebración.

Les comparto este hermoso texto conmemorativo que he extraído de un Blog que lleva a delante un joven integrante de la Ilustre Archicofradía:
http://sacristiadelreal.blogspot.com.es/

5º Aniversario y parece que fue ayer…

Parece que fue ayer, Madre del Carmen, cuando se anunciaba alegremente tu coronación, todos coincidían en lo mismo “Ya era hora”… Cádiz anhelaba ese glorioso momento de plasmar en tu hermosa cabeza, el amor que te profesa desde hace más de tres siglos… Ese momento que tuvo lugar por fin, el 22 de Julio del año 2007… Ya estabas coronada…

Pero son muchos los recuerdos que se agolpan en la memoria de quienes tuvimos la suerte de vivir cada instante junto a Ti… Desde que iniciaste ese “Camino y Encuentro” y fuiste visitando los templos de la ciudad, empezando por las Madres Carmelitas Descalzas, tus monjas, que te esperaban ansiosas y contentas por esa histórica visita, la Capilla del Caminito y San Francisco con Amor y Vera Cruz, La Piedad con sus descalzas,  el Oratorio de San Felipe con las Aguas, con lluvias de pétalos y cohetes, el Hospitalito del Carmen y San Lorenzo con Servitas y el Pilar, San Antonio , Reparadoras y Hermanas de la Cruz, Hospital de San Rafael y el Santo Ángel, la Capilla del Caído, la vuelta por el Parque Genovés… y por fin tu barrio… Que te aguardaba impaciente, adornado y desgranado en versos para su Reina, Amparo y Patrocinio se vistieron de gala para Ti, en Beato Diego y Vea Murguía se te preparó una gran fiesta… Dos pancartas colgadas resumían el sentir de tu barrio: “Viva la Reina del  Mentidero” y “Gracias por ser nuestra Madre”.

Por fin volviste a tu casa, era Pascua, aun quedaba por venir tu mes de Julio, el Pregón de Pepe Trigo, la presentación del cartel y el estreno del himno, culminando con la hermosa y repleta Novena y ese traslado sin palio hasta tu primera casa, el Convento de Santo Domingo y Santuario de Nuestra Patrona, allí Cádiz rindió pleitesía a su Madre en esas dos entrañables advocaciones que una vez más en la historia se entrelazaban…

Ya presentías llegar a la Catedral, no sin antes visitar al Regidor Perpetuo de Cádiz, Jesús Nazareno, a cuya casa te acompañó la pequeñita y vicaria imagen de la “La Galeona”…

Y por fin el día esperado, 22 de Julio, día en el que la angelería bajó de los Cielos para colocarte, Reina de Cádiz, la corona de la devoción, del amor y de la promesa. Poco antes de la una de la tarde Don Antonio colocaba esa presea en tus sienes. Fuiste desde entonces Madre del  Carmen Coronada, aunque ya lo eras de siempre en nuestros corazones.

Cádiz se agolpaba en las calles para ver tu vuelta, todos los balcones se engalanaron con reposteros, las azoteas explosionaban en pétalos de mil colores, y una multitud, pocas veces vista, te acompañó y vitoreó hasta que entraste por tu barrio que te aguardaba con piropos y canciones para su Emperatriz Divina…

Madre del Carmen Coronada, hoy cuando se cumplen cinco años de aquel esplendoroso día, queremos seguir siendo corona de amor y caridad que te siga coronando, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.




Consagración a la Virgen del Carmen

Virgen del Carmen, llevamos sobre nuestro pecho tu santo escapulario, signo de nuestra consagración a tu corazón inmaculado. Madre querida, somos tus hijos, unos hijos de tu entera pertenencia.

Nuestra consagración, Señora y Madre del Carmelo, nos exige una entrega sin reservas a tu persona, una dedicación generosa a tu servicio, una fidelidad inquebrantable a tu amor y una solícita imitación de tus virtudes.

Gracias a tu escapulario, Virgen Bendita, somos miembros de tu Cuerpo Místico del Carmelo y participamos de la consagración comunitaria de la Orden del Carmen a Ti, que eres su cabeza.

Nuestra consagración se une, pues, a la de toda la familia carmelitana y acrecienta así su valor y eficacia. Santa María, abogada y mediadora de todos los hombres, no podríamos vivir nuestra consagración con olvido de quienes son tus hijos y nuestros hermanos.

Por eso, nos atrevemos a consagrarte la Iglesia y el mundo, nuestras familias y nuestra patria, nuestra parroquia. Te consagramos especialmente los que sufren en el alma o en el cuerpo: los pecadores, los tentados, los incomprendidos, los rechazados y perseguidos, los marginados, los presos, los desterrados, los emigrantes, los enfermos, los hambrientos…

Madre y Reina del Carmelo, por nuestra consagración somos del todo tuyos ahora en el tiempo. Que lo sigamos siendo también un día en la eternidad. Amén.


Antes de proclamar el Santo Evangelio, mientras el Coro entonaba el Aleluya, contemplando la hermosura de la Reina y Hermosura del Carmelo.


En cada esquina del recorrido de la procesión la Sagrada Imagen se detenía y recibía especial culto de manos del Rev. Padre Carlos Quijano Sánchez, quien brindó solemnidad, cercanía y devoción a las celebraciones por el 5º Aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen del Carmen.


En el atardecer gaditano la Virgen Coronada vuelve a su casa, el Templo conventual y parroquial, y se suceden los devotos gritos de “¡Guapa!” que son acompañados por un fuerte aplauso ante el paso de la Sagrada Imagen.


La noche a caído sobre Cádiz, los fieles devotos han vuelto a sus casas, pero saben que allí está siempre esperándolos su buena Madre, la Virgen del Carmen, Aquella que es su Madre en el tiempo y que lo será también por toda la eternidad.

2 comentarios:

  1. Marina Albornoz ha comentado desde Facebook: Me emocione muchísimo al leer. Gracias a Dios por haberlo encontrado como amigo. Mi gran devoción, por la advocación del Carmen me apasiona saber todo lo que pueda sobre Ella. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra, querida Marina, que te hayan llegado al corazón estas palabras. ¡Que la buena Madre del Carmen, te cuide siempre!

    ResponderEliminar