sábado, 18 de agosto de 2012

VIVENCIAS PERSONALES: Evangelizando en Galicia con la Asunta a los Cielos y San Roque


Queridos amigos y hermanos de blog: del pasado 14 al 16 de este mes de agosto he estado en las siempre entrañablemente queridas tierras de Galicia. Precisamente en Viana do Bolo, invitado por el párroco de “Santa María de la Asunción”, Don Ignacio Lindoso González, de la Diócesis de Astorga. La invitación cursada era para presidir y predicar las fiestas patronales del pueblo, enmarcadas litúrgicamente en la Solemnidad de la Asunción de María a los Cielos y en la Fiesta de San Roque, día además de la Fiesta principal de Viana do Bolo.

Les cuento un poco de Viana do Bolo:

Viana del Bollo (en gallego y oficialmente Viana do Bolo) es un municipio español situado al este de la provincia de Orense (Galicia). Es cabeza de partido judicial de su nombre, que está situado en el corazón del país del Bibei, a caballo entre las comunidades de Galicia y Castilla y León, rozando en su extremo oriental las tierras del Parque Natural del lago de Sanabria. Esta comarca, conocida como la Maxia Verde de Galicia, forma parte de las sierras sur-orientales gallegas, caracterizadas por sus altas montañas y sus profundos valles, recorridos por numerosos ríos como el Río Bibei, el Camba o el Conso, que en muchos casos forman embalses y cañones. Por su superficie (271,51 km²) es, tras A Veiga, el segundo municipio más extenso de la provincia.

Viana del Bollo es un pueblo eminentemente agrícola y ganadero. La agricultura, limitada por el clima y el minifundio, es principalmente para el consumo particular, si exceptuamos la castaña, con gran expansión y demanda en el mercado. Se trata de una forma de agricultura altamente ecológica, que permite mantener el paisaje en su estado original, lo que convierte a esta zona en un foco turístico muy demandado. En cuanto a la ganadería, predomina el vacuno, seguido por el ovino, el caprino y el porcino. Su aprovechamiento en fundamentalmente cárnico, con una gran tradición en los procesos de transformación autóctonos.

La actividad forestal se ha visto incrementada notablemente, a pesar de los incendios sufridos en los últimos años. Las coníferas han sido las especies más repobladas. La actividad industrial se centra en las empresas de transformación agraria y en la producción de energía hidroeléctrica en los valles de Bibey, Camba y Conso. El río Bibei, en su curso alto recorre estas tierras montañosas y circunda el promontorio sobre el que se eleva la villa.

La Parroquia y su párroco:

Realmente ha sido una gracia muy grande conocer esta parroquia gallega, que tiene además de su villa de cabecera, otras 17 que son atendidas por su joven párroco, Don Ignacio. Para mi ha sido altamente edificante ver la solicitud pastoral y la preocupación real del sacerdote por la atención concreta de todos los numerosos lugares de culto y el sincero cariño por parte de sus distintos feligreses que requieren los servicios y la presencia de su pastor.

He disfrutado mucho de ver como las distintas comunidades preparaban con ilusión, dedicación y esmero todos los detalles de cada procesión y misa, bajo la atenta mirada y acompañamiento del párroco. Todo salió de la mejor manera posible: los distintos coros, los monaguillos, los diversos ministerios de cada celebración, las bandas que amenizaban con las infaltables gaitas los distintos pasos de las procesiones, en fin, una verdadera gozada.

Y qué decirles del honor que me tocó de presidir esas festivas celebraciones y ver el respeto y la atención ante cada una de las homilías que prediqué exaltando la figura y misión de Nuestra Amada Madre Asunta a los Cielos, y del querido San Roque a quien pedimos su intercesión para la salud del alma y del cuerpo.

También tuve la gracia de acompañar a Don Ignacio en los festejos en otros de sus pueblos: para al Asunción estuvimos en Sobuguido y para San Roque en Soutelo, dos de los 18 pueblos que con tanto celo pastoral son acompañados por él.

Quiera Dios y la Virgen, poder volver un día a esos lugares y volver a ver esos rostros de gente sencilla y amable que con fe y devoción celebran sus fiestas y ponen su confianza en Dios, para la edificación de sus vidas. ¡Gracias, Don Ignacio, por vuestra invitación! Unidos siempre en cada oración, en cada Eucaristía, en cada Rosario a la Virgen. ¡Dios les bendiga y gracias por vuestro cordial recibimiento!

Con mi bendición.
Padre José Medina.


 Esta es Viana do Bolo, en la Provincia de Ourense, Galicia. Allí, cerca de 3.300 habitantes son protegidos por Santa María de la Asunción, que junto a San Roque, son sus celestiales patronos.


 Iglesia Parroquial de "Santa María de la Asunción", templo cabecera de 18 pueblos que forman la actual jurisdicción parroquial de Viana do Bolo.


En la Iglesia de Sobuguido a media mañana del día de la Asunción participamos con deleite de algunas piezas musicales a cargo de la Banda de Gaitas, que con ese sonido entrañablemente gallego nos emocionó y preparó los corazones para la fiesta.


Una imagen que se repite a lo largo de toda la campiña gallega: la Iglesia y junto a ella el cementerio, cercanía que nos repite aquello de que la Iglesia nos acompaña de la cuna hasta la sepultura, de la tierra al cielo.


 Ellas iban sin apuro en busca de pastos y agua fresca, nada sabían de nuestra urgencia por llegar a tiempo a la celebración en Vianna do Bolo. Un momento para la distención y la risa en medio del trajín pastoral.


Todo listo para empezar la procesión. La Santísima Virgen y San Roque a punto de caminar por las calles del pueblo, bendiciendo cada corazón e infundiendo en ellos el amor a Dios.

Predicando el Evangelio por los caminos de España: en esta oportunidad Viana do Bolo. ¡Cuántos lugares de la Madre Patria se van sumando ya en los cuales Dios me permite predicar su Palabra!


Aquí estoy junto a Don Ignacio Lindoso González, Cura Párroco de "Santa María de la Asunción. ¡Dios lo bendiga siempre y lo haga feliz y fecundo en su ministerio!


Toda la belleza de las sierras y del embalse del Rio Bibei, vistos desde un mirador en lo alto de Viana do Bolo. Con cuanta belleza a bendecido el Creador a Galicia.

1 comentario:

  1. Descubro este blog por casualidad. Me llena de paz ver el paisaje de mi querida tierra. Cuantos momentos intensos vividos en esa Parroquia. Seguiré pasando por aquí Padre José Medina

    ResponderEliminar