martes, 27 de noviembre de 2012

FE Y VIDA: Famosa bloguera ex atea se bautizó y ya es católica



Queridos amigos y hermanos del blog: Leah Libresco, conocida joven bloguera atea estadounidense que en junio de este año anunció que creía en Dios y que quería ingresar a la Iglesia Católica, se bautizó el pasado 18 de noviembre.

Libresco era conocida por sus escritos sobre ética y religión desde una perspectiva atea en su blog “Unequally Yoked” (Yugo Desigual). Sin embargo, tras descubrir “algunas lagunas importantes en mi defensa de mis propias posiciones” descubrió que “hay una religión que parece la forma más prometedora para alcanzar esa verdad viviente”, que anhelaba.

Leah como joven filósofa, especializada en ética, que no ha hecho más que recorrer la senda de cualquier pensador honrado, como recomendaba Antony Flew, «sigue el argumento hasta sus últimas consecuencias». Leah era la antítesis de los neoateos, no sólo es amable, abierta, dialogante también se enfrentaba a la realidad con ansia de búsqueda, sin temor y sin prejuicios.

Empantanada en una disciplina en la que se ahogan los ateos que no abrazan sucedáneos de tipo utilitarista, la ética; Leah profundizó en sus estudios. En su preocupación por el transhumanismo y la moral fundamental descubrió la coherencia del pensamiento cristiano. Como en un brindis lejano da las gracias a otro filósofo que recorrió ese mismo camino en la década de los 80, Alasdair MacIntyre, que le ayudó a descubrir la virtud y a cruzar el Tiber. Lo resume muy bien ella: “Yo creía que la Ley Moral no era más que una verdad platónica, abstracta y distante. Resulta que ahora creo que es una especie de Persona, además de la Verdad”.

No hubo una comprehensión (sí, con hache) total de Dios. No. Las «conversiones intelectuales» en este sentido no existen. Existen personas que se convierten. En estos casos suele haber una mezcla de maravilla ante la Verdad o de remoción de un obstáculo que impide la acción de la Gracia que siempre estuvo ahí. La Fe se puede perder, pero no se puede ganar, es don. Así se encuentra la joven filósofa, sabiendo que todavía tiene que encajar algunas piezas intelectualmente, pero confiada y como le gusta repetir, orante, «rezando la Liturgia de las Horas».


El 18 de noviembre, en un post publicado en su blog anunció que:

 “hoy fui recibida en la Iglesia Católica y recibí los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Santa Comunión”.

Leah también lo anunció en la red social Twitter, donde escribió que “mi largo viaje llega a un inicio… recibida en la Iglesia Católica hoy. ¡Aleluya!”.

La escritora  de 22 años indicó en su blog que eligió a San Agustín como su santo patrón de Confirmación, pues “quería un santo de confirmación con el que pueda sentirme más directamente sorprendida y desafiada”.

La joven relató en su blog que tras su conversión, el primer libro que leyó fue Confesiones de San Agustín.

“Lo que más me impactó fue el romance de Agustín con la Verdad. Él buscó a su amada a través de un camino largo y tortuoso, pero su amor y fidelidad fueron suficientemente poderosos para darle la fuerza de alejarse de filosofías incompletas”, señaló.

Leah también dijo que le gusta “tener un santo patrón que cayó en el maniqueísmo”, pues “¿quién mejor para defenderme contra mis impulsos intelectuales a costa de los físicos que un hombre que sentía mi mismo anhelo y le dio la espalda por un amor más grande?”.

“San Agustín de Hipona, reza por mí”, concluyó.

Los escritos de Leah Libresco pueden leerse en 
http://www.patheos.com/blogs/unequallyyoked/

No hay comentarios:

Publicar un comentario