martes, 31 de julio de 2012

CATEQUESIS DEL PAPA: “Dios quiere saciar el hambre más profundo, el hambre de orientación, de sentido, de verdad, el hambre de Dios”


Queridos amigos y hermanos del blog, el pasado domingo, a las 12 horas, Benedicto XVI se asomó al balcón del patio del Palacio Apostólico de Castel Gandolfo y recitó el Ángelus junto a los fieles y a los peregrinos presentes. Les ofrezco el texto completo de las palabras del papa al introducir la oración mariana.

Queridos hermanos y hermanas:

Este domingo hemos iniciado la lectura del capítulo 6 del Evangelio de Juan. El capítulo se abre con la escena de la multiplicación de los panes, que después Jesús comenta en la sinagoga de Cafarnaúm, indicando a sí mismo como el "pan" que da la vida. Las acciones de Jesús son paralelas a las de la Última Cena: "Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que estaban recostados", como lo dice el Evangelio (Jn. 6,11). La insistencia en el tema del "pan", que es compartido, y sobre el dar gracias (v.11 eucharistesas en griego), recuerdan la Eucaristía, el sacrificio de Cristo para la salvación del mundo.

El evangelista señala que la Pascua, la fiesta, estaba cerca (cf. v. 4). La mirada se dirige hacia la Cruz, el don del amor y hacia la Eucaristía, la perpetuación de este don: Cristo se hace pan de vida para los hombres. San Agustín lo comenta así: "¿Quién, sino Cristo es el pan del cielo? Pero para que el hombre pueda comer el pan de los ángeles, el Señor de los ángeles se hizo hombre. Si esto no se hubiera realizado, no tendríamos su cuerpo; al no tener su propio cuerpo, no comeríamos el pan del altar" (Sermón 130,2). La Eucaristía es el mayor y más permanente encuentro del hombre con Dios, en el cual el Señor se hace nuestro alimento, se da a sí mismo para transformarnos en él mismo.

En la escena de la multiplicación, se describe también la presencia de un niño que, ante la dificultad de alimentar a tantas personas, ofrece compartir lo poco que tenía: cinco panes y dos peces (cf. Jn. 6,8). El milagro no se produce de la nada, sino de un modesto compartir inicial de lo que un muchacho sencillo tenía con él. Jesús no nos pide lo que no tenemos, sino nos hace ver que si cada uno ofrece lo poco que tiene, puede lograrse una y otra vez el milagro: Dios es capaz de multiplicar nuestro pequeño gesto de amor y hacernos partícipes de su don. La multitud fue sorprendida por el prodigio: ve en Jesús al nuevo Moisés, digno de poder, y en el nuevo maná, el futuro asegurado; pero se detienen en el elemento material, en lo que habían comido, y el Señor, "a sabiendas de que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte él solo" (Jn. 6,15). Jesús no es un rey terrenal, que ejerce su dominio, sino un rey que sirve, que se acerca hasta el hombre para satisfacer no solo el hambre material, sino sobre todo un hambre más profundo, el hambre de orientación, de sentido, de verdad, el hambre de Dios.

Queridos hermanos y hermanas, pidamos al Señor que nos ayude a redescubrir la importancia de alimentarnos no solo de pan, sino de verdad, de amor, de Cristo, del cuerpo de Cristo, participando fielmente y con gran conciencia de la Eucaristía, para estar cada vez más íntimamente unidos a Él. En efecto, no es el alimento eucarístico el que se transforma en nosotros, sino que somos nosotros los que gracias a él acabamos por ser cambiados misteriosamente. Cristo nos alimenta uniéndonos a él; «nos atrae hacia sí» (Exhortación Apostólica Sacramentum caritatis, 70). Al mismo tiempo, oremos para que nunca le falte a nadie el pan necesario para una vida digna, y que se terminen las desigualdades no con las armas de la violencia, sino con el compartir y el amor.

Nos confiamos a la Virgen María, a la vez que invocamos sobre nosotros y nuestros seres queridos, su maternal intercesión.

viernes, 27 de julio de 2012

ESPIRITUALIDAD: La religión cristiana favorece la vida espiritual de las personas


Queridos amigos y hermanos del blog: por estar en afín sintonía con nuestra propuesta espiritual les comparto la homilía pronunciada el pasado miércoles por monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela, con motivo de la fiesta del Apóstol Santiago, patrono de España:

La solemnidad del Apóstol Santiago el Mayor, patrón de España, nos anima a revitalizar la auténtica religiosidad y a recordar los valores del Evangelio transmitidos por el Apóstol, que han ido modelando la fisonomía espiritual y cultural de Europa, y que han de ser referencia ineludible a la hora de ser testigos del Dios vivo. Esta preocupación adquiere un relieve especial en una sociedad anónima como la nuestra, en la que la opinión común es modelada con frecuencia sin tener en cuenta que la existencia humana es una realidad abierta a lo trascendente.

“La Iglesia católica está firmemente comprometida para que se otorgue el justo reconocimiento a la dimensión pública de la afiliación religiosa” [Benedicto XVI, Discurso en Berlín], siempre atenta para que el respeto hacia el otro se mantenga en toda circunstancia. La religión cristiana favorece la vida espiritual de las personas y de los pueblos, iluminando la dimensión cultural y social, la económica y la política. “No se trata de una confrontación ética entre un sistema laico y un sistema religioso, sino de una cuestión de sentido al que se confía la propia libertad”, ayudando a la persona a tomar conciencia de su verdadera identidad, cuando la autonomía humana se ha convertido en referente único y el progreso pretende sustituir la providencia de Dios.

Para conocer la naturaleza de cada pueblo, decía San Agustín, hace falta mirar a las cosas que ama. Es momento de preguntarnos qué es lo que amamos en una cultura marcada por lo efímero y lo voluble, donde los vínculos son cada vez más superficiales, donde el individualismo hace vulnerables a las personas y donde se pretende que la vivencia religiosa quede marginada a lo estrictamente privado. Volver a Dios y regenerar la situación actual, son dos tareas en las que convergen la misión de la Iglesia y el empeño sanamente laico de una sociedad que no quiera ser una Babel. Hay que obedecer a Dios para volver de verdad al hombre, respondiendo a las grandes preguntas de éste, y mostrando la aportación de humanidad, de razón y de libertad, que ofrece la fe cristiana. La vida se obscurece si no se abre a Dios, pues “donde está Dios, allí hay futuro”[Benedicto XVI, Discurso en Friburgo, 24 de septiembre de 2011].

“Es cierto que el hombre puede excluir a Dios del ámbito de su vida. Pero esto no ocurre sin gravísimas consecuencias para el hombre mismo y para su dignidad como persona: el alejamiento de Dios lleva consigo la pérdida de aquellos valores morales que son base y fundamento de la convivencia humana…” [Juan Pablo II, Homilía en Huelva, IV Visita Apostólica a España en 1993]. Potenciar el diálogo entre fe y razón, entre política y religión, entre economía y ética, permitirá construir una civilización que no convierta al hombre en algo superfluo.

Dios nos ama y nos bendice con la gratuidad de su gracia. “Pero llevamos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no proviene de nosotros” (2Cor 4,7). Somos llamados a reflejar la presencia de Cristo en el mundo y a discernir creyentemente la realidad. “Cristo, resucitado de entre los muertos, brilla en el mundo, y lo hace de la forma más clara, precisamente allí donde según el juicio humano todo parece sombrío y sin esperanza. Él ha vencido a la muerte, vive, y la fe en Él, como una pequeña luz, penetra todo lo que es oscuridad y zozobra”[Ibid.].

Con el testimonio de la santidad y de la fidelidad que siempre da calidad humana y espiritual a nuestras relaciones, podemos decir: “Creí por eso hablé, también nosotros creemos y por eso hablamos” (2Cor 4,13). La fe que no nos ahorra sufrimientos y dificultades, hemos de vivirla con mayor conciencia y madurez día a día. “Desde Compostela, corazón espiritual de Galicia, nos decía el Papa Benedicto XVI,  exhorto a todos los fieles de esta querida Archidiócesis, y a los de la Iglesia en España, a vivir iluminados por la verdad de Cristo, confesando la fe con alegría, coherencia y sencillez, en casa, en el trabajo y en el compromiso como ciudadanos”. Es el espíritu de fe (2 Cor 4,13), el que lleva a anunciar a Cristo muerto y resucitado, que nos descubre la perspectiva de la vida eterna dando sentido a la existencia del hombre en este mundo. “Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho valor” (Hech 4,33). El espíritu del Resucitado nos hace sentir la urgencia y la belleza de anunciar su Palabra y dar testimonio de Él entre los hombres. “En el cristianismo todo termina siendo derivado de Cristo o referido a Cristo: la búsqueda de Dios, la esperanza humana, la relación con el prójimo. Porque en él Dios nos ha dado su medida, modales e intenciones… En él hemos descubierto quien es nuestro prójimo, cuándo y cómo somos prójimos para los demás” [O. González De Cardenal, Raíz de la esperanza, Salamanca 1995, 349].

Así nos dice: “El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo” (Mt 20,26-27). No debemos ceder a la lógica del poder y del egoísmo. Fue la lógica que llevó a Santiago y a su hermano Juan a pedir a través de su madre los primeros puestos, irritando al resto de los apóstoles. “Dominio y servicio, posesión y don, interés y gratuidad: estas lógicas profundamente contrarias se enfrentan en todo tiempo y lugar. No hay ninguna duda sobre el camino escogido por Jesús: Él no se limita a señalarlo con palabras a los discípulos de entonces y de hoy, sino que lo vive en su misma carne”. En las actuales circunstancias sentimos intranquilidad ante la situación de tantas personas necesitadas espiritual y materialmente, y no debemos eludir la responsabilidad ante los graves problemas sociales que más allá de los procesos y mecanismos estrictamente económicos, movidos a veces por una especulación inmoral, deben resolverse con un compromiso ético y moral. La voluntad de servir ha de ser la opción para no poner el beneficio económico por encima del bien de la persona humana, ni el éxito individual por encima de la solidaridad. Buscar siempre el bien común con espíritu de justicia y ser para los demás embellecen nuestra existencia.

Pero todo esto será sólo un buen deseo, si no nos convertimos al Señor. En una visión reductiva de la persona humana se nos hace creer que la felicidad se puede conseguir a través de la acumulación de bienes, que la libertad consiste en la satisfacción de todos los deseos, y que la vida social puede resultar de la conjugación de todos los intereses privados. En medio del desvalimiento económico, provocado por el desorden moral, el miedo condiciona los diferentes aspectos de nuestra vida, y la crisis está repercutiendo de manera dramática sobre personas y familias con menos posibilidades. La Iglesia, siempre atenta a lo que afecta al hombre, está ayudando con su acción caritativa y social, nos llama a  recuperar la confianza en los valores como la sobriedad, el esfuerzo, la veracidad, la comprensión, la honestidad, el compromiso social, y la gratuidad, y nos indica que sólo Cristo es la respuesta a nuestras aspiraciones más profundas. La crisis puede ser ocasión de una toma de conciencia saludable para crear las condiciones de un nuevo estilo de vida que se concreta en que todo lo que queramos que haga la gente con nosotros, lo hagamos nosotros a la gente (Mt 7,12), mirando con confianza al futuro. Podemos hacer presente el amor de Cristo en el mundo. La actitud de Santiago y Juan, a partir del momento en que el Señor les pregunta: “¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?”, y le responden “podemos” (Mt 20,22), fue la de quien se pone en camino, teniendo fija la mirada en la ciudadanía del Cielo (Fil 3,20). Dirigir nuestra mirada al cielo es posibilitar que en la tierra brille el reflejo de la gloria de Dios.

miércoles, 25 de julio de 2012

VIVENCIAS PERSONALES: Visitando con Don Joaquín, el Obispo de Getafe, la Bodega de Carlos III de España


Queridos amigos y hermanos del blog: el pasado domingo 8 de julio, luego de la Santa Misa y bendición de la Casa de Oración en el Cortijo de San Isidro, a cargo del Obispo de Getafe, Don Joaquín María López de Andujar, tuvimos ambos la hermosa oportunidad de conocer la única bodega de la Corona Real Española, el lagar en el que durante tres siglos se elaboró el vino de la Casa Real. La visita guiada estuvo a cargo de su actual responsable, D. Fernando Muñoz y fuimos acompañados por la Alcaldesa del Real Cortijo, Dña. María Antonia de Oro Redondo. Les comparto –junto con nuestro agradecimiento por tal cordial invitación- la historia y características de esta subterránea e histórica bodega y el reportaje fotográfico de la visita.

Historia

“Por orden de SM Carlos III, el 11 de junio de 1782, se empieza a construir La Bodega llamada del Real Cortijo. Diseñada por Marquet, arquitecto real, y construida por D. Manuel Serrano. El lagar tendrá 900 m2 en una nave neoclásica abovedada y la bodega subterránea una superficie de 2500 m2, recorrerá casi medio kilómetro de longitud bajo el pueblo del Real Cortijo de San Isidro. El presupuesto inicial asciende a 5.810.000 Reales.” Perteneció a la Casa Real hasta el Reinado de Isabel II y hoy es un Monumento Histórico-Artístico único y especial.

Descripción de la Bodega

El Lagar: es una larga edificación de 70 m de longitud y 12 metros de anchura; formada por 14 pórticos transversales constituidos por arcos formeros; dos filas de columnas de fábrica de ladrillo de sección cuadrada con cabezas de piedra de Colmenar donde descansan catorce grandes bóvedas tabicadas en media naranja que cubren la nave central.

Galerías Subterráneas: la cueva de crianza está constituida por dos galerías subterráneas abovedadas, construidas en ladrillo visto de una longitud de 385 metros y 4,50 metros de anchura que atraviesa todo el pueblo del Real Cortijo de San Isidro.

El ramal principal fue concebido para la guarda de vino por éste motivo su bóveda central tiene una pendiente continúa de aproximadamente un 3%; en ella colgaban unos canales de caña y troncos por el que discurría el vino para llenar las 187 tinajas de 25 arrobas alojadas en sendas hornacinas. Estos nichos de dos metros de diámetro y 3.30 metros de altura acometen a la bóveda central con lunetos apuntados, siguiendo un ritmo continuo solo roto en las dos plazas de encuentro entre galerías cubiertas por altas y elegantes cúpulas de ladrillo visto siguiendo un dibujo en estrella.

El ramal tiene 10 tragaluces y 8 óculos centrales de sección circular que, en chimenea, salen al exterior y sirven de respiraderos. La primera “plaza” llamada Bóveda del Rey albergaba una gran tinaja de 402 arrobas propiedad exclusiva del Rey como indicaba un grabado cerca de su boca en el que se leía “Su Majestad El Rey”. La segunda llamada Bóveda de la Reina de idénticas características tenía una tinaja curiosamente algo mayor de 412 arrobas en cuyo grabado se leía “Su Majestad La Reina”.

El segundo ramal de las cuevas, utilizado antiguamente para almacenar el aceite, lo constituye una galería de 115 metros de longitud, de construcción mucho más sencilla, formada por una nave abovedada de seis metros de anchura y 4.50 m de altura, también ejecutada en ladrillo visto, con aparejo en espiga en la clave de la bóveda. Este ramal tiene 5 tragaluces y 2 respiraderos.

Sus dos laterales en forma media luna albergaban semienterradas tinajas de barro cocido con capacidad de 28 arrobas (350 l) para la guarda del aceite.

Condiciones de la Bodega

La temperatura 12 º C y la humedad 85 % no varían en todo el año.

Portada de Acceso: el acceso desde los jardines a la galería subterránea es una monumental portada de piedra de Colmenar, diseñada por Marquét y construida en 1.782 en el estilo neoclásico, por D. Manuel Serrano.

Está situada en el centro de un muro de planta semielíptica y está formada por tres vanos divididos por pilastras toscanas que alojan un arco central de acceso y dos arcos menores laterales adintelados.

En su parte superior hay un mirador donde los Reyes contemplaban toda la vega de Aranjuez.

Localización

La Bodega del Real Cortijo se encuentra a 4 Km del Real Sitio de Aranjuez en un pequeño pueblo neoclásico creado por Carlos III en el siglo XVIII, el Cortijo de San Isidro, y a 47 Km de Madrid.

La entrada de los ramales subterráneos está en la entrada del pueblo, bajo sus jardines y a dos pasos de la iglesia. La entrada del lagar se encuentra en la calle León Ruiz Ruiz del Cortijo de San Isidro.

Contacto: http://www.realcortijo.com/

Vista aérea de la monumental portada de piedra de Colmenar, diseñada por Marquét y construida en 1.782 en el estilo neoclásico, por D. Manuel Serrano.


Vista general de la entrada a la cueva principal de la Real Bodega de Carlos III.


El comienzo de la visita guiada y la admiración ante el monumental pórtico de entrada.


Ingresando por el ramal principal que fue concebido para la guarda de vino, por éste motivo su bóveda central tiene una pendiente continúa de aproximadamente un 3%.


Dadas las extraordinarias condiciones que ofrece la Bodega del Real Cortijo de Carlos III en lo referente a ausencia de variaciones térmicas, acústicas y de humedad, el vino se traslada a esta bodega para ser envejecido. Pasará un mínimo de un año en barricas de roble, con trasiegos periódicos y rellenado semanal, para, después, reposar en botella en las bóvedas subterráneas hasta ser etiquetado en su tercer o quinto año.




Los gráficos y las fotos que acompañan esta publicación son propiedad de la Bodega del Real Cortijo y las fotos que sale Don Joaquín, son propiedad de “Foto Portillo”, C/Stuart, 44, Aranjuez, 91 892 18 70

martes, 24 de julio de 2012

CATEQUESIS DEL PAPA: “Dios es el Pastor de la humanidad”


Queridos amigos y hermanos del blog: el pasado domingo, a las 12 horas, Benedicto XVI se asomó al balcón del patio del Palacio Apostólico de Castel Gandolfo y recitó el Ángelus junto a los fieles y a los peregrinos presentes. Les ofrezco las palabras completas del papa al introducir la oración mariana:

¡Queridos hermanos y hermanas! La Palabra de Dios de este domingo nos vuelve a proponer un tema clave y siempre fascinante de la Biblia: nos recuerda que Dios es el pastor de la humanidad. Esto significa que Dios quiere para nosotros la vida, quiere guiarnos hacia buenos pastos, en el que podemos alimentarnos y reposar; no quiere que nos perdamos y que muramos, sino que lleguemos al destino de nuestro camino, que es precisamente la plenitud de la vida. Eso es lo que cada padre y cada madre quiere para sus hijos: el bien, la felicidad, la realización. En el Evangelio, Jesús se presenta como el Pastor de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Su mirada sobre la gente es una mirada "pastoral". Por ejemplo, en el Evangelio de este domingo, se dice que "al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tiene pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas" (Mc. 6, 34). Jesús encarna a Dios Pastor con su forma de predicar y con su obra, cuidando de los enfermos y de los pecadores, de los que están "perdidos" (cf. Lc. 19,10), para traerlos de vuelta a salvo, en la misericordia del Padre.

Entre las "ovejas perdidas" que Jesús ha salvado hay también una mujer llamada María, de la localidad de Magdala, en el lago de Galilea, y por eso llamada Magdalena. Hoy es su memoria litúrgica en el calendario de la Iglesia. Dice el evangelista Lucas que de ella Jesús hizo huir siete demonios (cf. Lc. 8,2), es decir, la rescató de una total esclavitud al mal.

¿En qué consiste esta profunda sanación que Dios obra a través de Jesús? Se trata de una paz verdadera, completa, fruto de la reconciliación de la persona con sí misma y en todas sus relaciones: con Dios, con los demás, con el mundo. En efecto, el Diablo siempre está tratando de arruinar la obra de Dios, sembrando la división en el corazón humano, entre el cuerpo y el alma, entre el hombre y Dios, en las relaciones interpersonales, sociales, internacionales, e incluso entre el hombre y la creación. El mal siembra la guerra; Dios crea la paz. De hecho, como dice san Pablo: Cristo «es nuestra paz: el que de dos pueblos hizo uno, derribando el muro divisorio, la enemistad, a través de su carne" (Ef. 2,14). Para llevar a cabo esta obra de reconciliación radical Jesús, el Buen Pastor, ha debido convertirse en Cordero, "el Cordero de Dios… que quita el pecado del mundo" (Jn. 1,29). Sólo así ha podido llevar a cabo la maravillosa promesa del Salmo: "Bondad y amor me acompañarán todos los días de mi vida, / y habitaré en la casa de Yahvé / un sinfín de días" (22/23, 6).

Queridos amigos, estas palabras nos hacen vibrar el corazón, porque expresan nuestro deseo más profundo, diciendo para lo que hemos sido creados: ¡para la vida, la vida eterna! Son las palabras de aquellos que, como María Magdalena, han experimentado a Dios en sus vidas y conocen su paz. Palabras más que que nunca verdaderas en los labios de la Virgen María, que vive ya para siempre en los pastos del Cielo, donde la ha conducido el Cordero Pastor. ¡María, Madre de Cristo, nuestra paz, ruega por nosotros!

lunes, 23 de julio de 2012

VIVENCIAS PERSONALES: Aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen del Carmen de Cádiz


Queridos amigos y hermanos del blog: en estos bellísimos días de estudio y vacaciones que estoy realizando en Cádiz, la ciudad trimilenaria del sur de España, he tenido la gracia de participar ayer por la tarde de un festejo mariano muy particular: la Santa Misa y posterior procesión del 5º Aniversario de la Coronación Canónica de la venerada imagen de Nuestra Señora del Carmen del Convento del Carmen y Parroquia del Carmen y de Santa Teresa de los Padres Carmelitas de Cádiz.

La Solemne Función fue presidida por el Rev. Padre Carlos Quijano Sánchez, Prior de esa casa y Director Espiritual de la Ilustrísima y Venerable Archicofradía Sacramental de Nuestra Madre y Señora del Carmen, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, acompañado por el Párroco, un sacerdote de Cádiz y yo, junto a los religiosos estudiantes del Carmelo Descalzo. Todo fue detalle y precisión amorosa en la cuidada liturgia en honor de la Reina y Hermosura del Carmelo, desde las sentidas palabras de Fray Carlos, la exquisita música del Coro, la cuidada preparación y organización de la Hermandad del Carmen, y por supuesto, el cariño y la emocionada devoción de los fieles que acompañaron con piedad todos los momentos de la celebración.

Les comparto este hermoso texto conmemorativo que he extraído de un Blog que lleva a delante un joven integrante de la Ilustre Archicofradía:
http://sacristiadelreal.blogspot.com.es/

5º Aniversario y parece que fue ayer…

Parece que fue ayer, Madre del Carmen, cuando se anunciaba alegremente tu coronación, todos coincidían en lo mismo “Ya era hora”… Cádiz anhelaba ese glorioso momento de plasmar en tu hermosa cabeza, el amor que te profesa desde hace más de tres siglos… Ese momento que tuvo lugar por fin, el 22 de Julio del año 2007… Ya estabas coronada…

Pero son muchos los recuerdos que se agolpan en la memoria de quienes tuvimos la suerte de vivir cada instante junto a Ti… Desde que iniciaste ese “Camino y Encuentro” y fuiste visitando los templos de la ciudad, empezando por las Madres Carmelitas Descalzas, tus monjas, que te esperaban ansiosas y contentas por esa histórica visita, la Capilla del Caminito y San Francisco con Amor y Vera Cruz, La Piedad con sus descalzas,  el Oratorio de San Felipe con las Aguas, con lluvias de pétalos y cohetes, el Hospitalito del Carmen y San Lorenzo con Servitas y el Pilar, San Antonio , Reparadoras y Hermanas de la Cruz, Hospital de San Rafael y el Santo Ángel, la Capilla del Caído, la vuelta por el Parque Genovés… y por fin tu barrio… Que te aguardaba impaciente, adornado y desgranado en versos para su Reina, Amparo y Patrocinio se vistieron de gala para Ti, en Beato Diego y Vea Murguía se te preparó una gran fiesta… Dos pancartas colgadas resumían el sentir de tu barrio: “Viva la Reina del  Mentidero” y “Gracias por ser nuestra Madre”.

Por fin volviste a tu casa, era Pascua, aun quedaba por venir tu mes de Julio, el Pregón de Pepe Trigo, la presentación del cartel y el estreno del himno, culminando con la hermosa y repleta Novena y ese traslado sin palio hasta tu primera casa, el Convento de Santo Domingo y Santuario de Nuestra Patrona, allí Cádiz rindió pleitesía a su Madre en esas dos entrañables advocaciones que una vez más en la historia se entrelazaban…

Ya presentías llegar a la Catedral, no sin antes visitar al Regidor Perpetuo de Cádiz, Jesús Nazareno, a cuya casa te acompañó la pequeñita y vicaria imagen de la “La Galeona”…

Y por fin el día esperado, 22 de Julio, día en el que la angelería bajó de los Cielos para colocarte, Reina de Cádiz, la corona de la devoción, del amor y de la promesa. Poco antes de la una de la tarde Don Antonio colocaba esa presea en tus sienes. Fuiste desde entonces Madre del  Carmen Coronada, aunque ya lo eras de siempre en nuestros corazones.

Cádiz se agolpaba en las calles para ver tu vuelta, todos los balcones se engalanaron con reposteros, las azoteas explosionaban en pétalos de mil colores, y una multitud, pocas veces vista, te acompañó y vitoreó hasta que entraste por tu barrio que te aguardaba con piropos y canciones para su Emperatriz Divina…

Madre del Carmen Coronada, hoy cuando se cumplen cinco años de aquel esplendoroso día, queremos seguir siendo corona de amor y caridad que te siga coronando, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.




Consagración a la Virgen del Carmen

Virgen del Carmen, llevamos sobre nuestro pecho tu santo escapulario, signo de nuestra consagración a tu corazón inmaculado. Madre querida, somos tus hijos, unos hijos de tu entera pertenencia.

Nuestra consagración, Señora y Madre del Carmelo, nos exige una entrega sin reservas a tu persona, una dedicación generosa a tu servicio, una fidelidad inquebrantable a tu amor y una solícita imitación de tus virtudes.

Gracias a tu escapulario, Virgen Bendita, somos miembros de tu Cuerpo Místico del Carmelo y participamos de la consagración comunitaria de la Orden del Carmen a Ti, que eres su cabeza.

Nuestra consagración se une, pues, a la de toda la familia carmelitana y acrecienta así su valor y eficacia. Santa María, abogada y mediadora de todos los hombres, no podríamos vivir nuestra consagración con olvido de quienes son tus hijos y nuestros hermanos.

Por eso, nos atrevemos a consagrarte la Iglesia y el mundo, nuestras familias y nuestra patria, nuestra parroquia. Te consagramos especialmente los que sufren en el alma o en el cuerpo: los pecadores, los tentados, los incomprendidos, los rechazados y perseguidos, los marginados, los presos, los desterrados, los emigrantes, los enfermos, los hambrientos…

Madre y Reina del Carmelo, por nuestra consagración somos del todo tuyos ahora en el tiempo. Que lo sigamos siendo también un día en la eternidad. Amén.


Antes de proclamar el Santo Evangelio, mientras el Coro entonaba el Aleluya, contemplando la hermosura de la Reina y Hermosura del Carmelo.


En cada esquina del recorrido de la procesión la Sagrada Imagen se detenía y recibía especial culto de manos del Rev. Padre Carlos Quijano Sánchez, quien brindó solemnidad, cercanía y devoción a las celebraciones por el 5º Aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen del Carmen.


En el atardecer gaditano la Virgen Coronada vuelve a su casa, el Templo conventual y parroquial, y se suceden los devotos gritos de “¡Guapa!” que son acompañados por un fuerte aplauso ante el paso de la Sagrada Imagen.


La noche a caído sobre Cádiz, los fieles devotos han vuelto a sus casas, pero saben que allí está siempre esperándolos su buena Madre, la Virgen del Carmen, Aquella que es su Madre en el tiempo y que lo será también por toda la eternidad.

sábado, 21 de julio de 2012

MEDIOS & REDES: 10 cosas que hay que hacer (o evitar) en la evangelización online


No fingir, reconocer los errores, ser uno mismo, formarse bien, escuchar más que hablar, cultivar las relaciones... los consejos de Matthew Warner, creador de TweetCatholic, parecen aplicables dentro y fuera de la Red.

Matthew Warner es ingeniero, padre de familia, creador de la red Flocknote (www.flocknote.com ), de www.tweetcatholic.com  y uno de los autores que escriben en el libro "The Church and New Media". También es responsable del blog "Fallible Blogma" (www.fallibleblogma.com ). Recogemos sus ideas, nacidas de su experiencia en la Red y las adaptamos ligeramente para el lector de lengua española.

1. EVITA: Fingir, representar un papel, posar.

LO QUE HAY QUE HACER: Sé tú mismo.

"No pasa nada porque no seamos perfectos, de hecho es una ventaja. La gente puede entenderlo. La forma más segura de ser original es ser tú mismo. No finjas".

2. EVITA: Juzgar y condenar a las personas.

LO QUE HAY QUE HACER: Decir la verdad sobre sus actos

"San Efrén decía: sé amable con todos los que encuentres, porque cada persona lucha una gran batalla. No sabes lo que está viviendo ni por lo que pasa otra persona. Dale el beneficio de la duda y empieza amándola. Pero, si la amas de verdad, asegúrate de compartir la verdad con ella acerca de sus acciones, por su bien, no por el tuyo".

3. LO QUE HAY QUE HACER: Predicar siempre el Evangelio.

EVITA: Usar palabras, excepto cuando sea necesario.

"La mejor forma de evangelizar son tus acciones, no tus palabras. Esto también se aplica online. No uses los medios de comunicación sólo para promover la fe. Úsalos para practicar la fe".

4. EVITA: Discutir para ganar debates.

LO QUE HAY QUE HACER: Relacionarse con personas para ganar corazones para Cristo.

"No busques peleas. Busca personas con necesidad y pregúntales cómo puedes ayudarlas".

5. EVITA: Olvidar que la evangelización eficaz empieza con relaciones.

LO QUE HAY QUE HACER: Empieza con las relaciones que ya tienes.

"Dios ya ha colocado gente en tu vida a la que servir. Quizá no te gusten. Pero quizá esa es la clave".

6. EVITA: Centrarte en señalar que todos los demás hacen mal.

LO QUE HAY QUE HACER: Comparte lo que has descubierto que es bueno.

"Cualquiera puede sentarse a señalar lo mal que lo hacen todos los demás. Es más eficaz si puedes compartir lo magnífico lo bueno. Detrás de cada no en las reglas de la Iglesia hay un sí profundo que da plenitud. Que la gente lo sepa".

7. EVITA: Fingir que siempre tienes la razón.

LO QUE HAY QUE HACER: Admitirlo cuando te equivocas.

Es bueno para la humildad, es bueno para construir relaciones... porque es cierto. No es necesario que tengas respuesta para todo. Súmate al viaje en su busca. La Iglesia es un hospital para pecadores, no un museo para santos.

8. EVITA: Decir lo que te viene en gana.

LO QUE HAY QUE HACER: Repasar, editar y corregir lo que dices: piensa a quién puede afectar.

Tus palabras y acciones pueden tener ramificaciones que no pensabas. Hay gente que puede leer o escuchar lo que dices. Unas palabras descuidadas pueden hacer daño a mucha gente.

9. EVITA: Hablar más de lo que escuchas.

LO QUE HAY QUE HACER: Dedicar más tiempo a conocer tu fe que a predicarla.

Si vas a compartir algo de algún valor, asegúrate que dedicas tiempo a llenarte primero de cosas buenas.

10. EVITA: Olvidar que tu alegría es evangelizadora.

LO QUE HAY QUE HACER: Dejar una sonrisa alegre en tu presencia online.

"Santa Teresa de Ávila decía que un santo triste es un triste santo. La alegría es atractiva y contagiosa. No vende mucho hablar con enfado del gozo y la paz que la fe te dan. Hazlo con corazón alegre".

Y Matthew Warner concluye con una pregunta a los lectores: ¿qué más cosas añadirías que hay que hacer y evitar para evangelizar en Internet?

jueves, 19 de julio de 2012

VIVENCIAS PERSONALES: Encuentro en Sevilla con el fraile Carmelita Descalzo que suscitó mi vocación sacerdotal



Queridos amigos y hermanos del blog: como bien dice la conocida canción, “Sevilla tiene un color especial...”, pero no sólo color, sino también calor: 42 grados el pasado lunes cuando tuve la dicha de estar ahí. Era el día de la Virgen del Carmen, a quien tanta devoción se le tiene en España, y muy especialmente en los pueblos costeros, que la veneran como “Estrella del Mar”. Ese día la Virgen me hizo un regalo muy grande que quiero compartir con todos vosotros: reencontrarme después de 12 años con el sacerdote que despertó en mí la vocación sacerdotal, el fraile carmelita descalzo Ramón Terrones, sacerdote oriundo de Jaén, que cumple este año su 50 aniversario sacerdotal, de los cuales estuvo 26 años en Argentina.

Yo también tuve mis “huellas en la nieve”

Cuenta la biografía de san Josemaría Escrivá de Balaguer que las Navidades de 1917-1918 en Logroño fueron extremadamente frías. El termómetro se mantuvo a catorce grados bajo cero durante muchos días y la ciudad quedó casi paralizada. Un día de aquellos, tras una fuerte nevada, sucedió un hecho que, aunque pueda parecer intrascendente, cambió el horizonte de su vida: vio unas huellas en la nieve, las huellas de un carmelita que caminaba con los pies descalzos por amor a Dios. Al ver aquellas huellas, Josemaría experimentó en su alma una profunda inquietud divina que le suscitó un fuerte deseo de entrega. Otros hacían tantos sacrificios por Dios y él -se preguntó-... ¿no era capaz de ofrecerle nada?

Puede sorprender que un motivo tan pequeño -unas pisadas en la nieve- baste a un adolescente para tomar una decisión tan grande: entregar a Dios su vida entera; pero ése es el lenguaje con el que Dios suele llamar a los hombres y así son las respuestas, los signos de fe, de las almas generosas que buscan sinceramente a Dios. No fue una simple reacción, emotiva y pasajera. “Comencé a barruntar el Amor, a darme cuenta de que el corazón me pedía algo grande y que fuese amor. Yo no sabía lo que Dios quería de mí, pero era, evidentemente, una elección. Ya vendría lo que fuera”.

Empezó a asistir diariamente a la Santa Misa y después de algún tiempo decidió hacerse sacerdote: le pareció que era el mejor camino para estar enteramente disponible a esa Voluntad de Dios que había intuido en su alma -“un algo que estaba por encima de mí y en mí”-, y cuyo alcance último desconocía.

Encuentro con Fray Ramón en Alta Gracia, Córdoba (Argentina)

En 1981 yo tenía 18 años y estaba –junto con mi familia- viviendo en la ciudad cordobesa de Alta Gracia, que es un antiguo y prestigioso lugar turístico caracterizado por el emplazamiento del casco de una estancia jesuítica. Esta ciudad está unida muy especialmente a la gran ciudad gaditana -donde me encuentro en estos días- ya que en Alta Gracia vivió sus últimos años de vida Manuel de Falla, compositor nacido en Cádiz, quien falleció allí el 14 de noviembre de 1946.

En esa hermosa ciudad serrana conocí al fraile Ramón Terrones, quien cada tarde bajaba desde la Gruta de la Virgen de Lourdes a celebrar la misa vespertina a las Madre Carmelitas Descalzas, cuyo monasterio se encuentra bajo la advocación de “Nuestra Señora de Belén y San José”. Yo en esos juveniles años no pensaba ser sacerdote, ni mucho menos. Estando terminando mis estudios secundarios, de novio con una hermosa compañera de aquél último año de la secundaria y soñando abrirme camino en los medios de comunicación social, específicamente en el apasionante mundo del cine. Pero Dios tenía otros planes y ¡Bendito sea! Que así haya sido.

Fray Ramón, hombre de una gran sencillez y con el encanto y la gracia propia del buen andaluz, fue captando poco a poco mi atención, fui acercándome a sus vespertinas misas, quedándome al fondo de la Iglesia, hasta que un día me invita a ayudarle como monaguillo, y ahí estaba yo en el altar, observado por la atenta mirada de las monjas carmelitas descalzas y sin la menor idea de lo que estaba haciendo en tan sagrado lugar…

De ahí comenzaron a sucederse muchos encuentros e interminables conversaciones a la salida de la Misa en las Carmelitas, en las visitas que le hacía en la gruta de Lourdes y en “Las Moradas” un antiguo hotel de esa zona serrana que comprado por los Carmelitas se convirtió en una Casa de Retiro, que fue también tiempo después y por algunos años Noviciado. Recuerdo que una vez me animé a preguntarle ¿Qué hace un sacerdote? Ante lo cual me respondió –con gran sabiduría- que lo más importante es lo qué es un sacerdote, y luego lo que hace. Sabia distinción que me ha seguido acompañando y cuestionando durante mis casi 21 años de ministerio sacerdotal.

Los años fueron pasando, nos seguimos viendo y compartiendo distintas instancias de la vida, ya que mi vocación ha estado unida –en distintos momentos y en distintas formas- y lo estará por siempre al carisma y espiritualidad carmelitana, vivida desde mi vocación al sacerdocio secular o diocesano.

Los Carmelitas Descalzos de la Provincia de Andalucía

En 1899 llegaron al puerto de Buenos Aires los primeros carmelitas descalzos y dieron origen con su arribo al comienzo de la historia del Carmelo Descalzo masculino en la Argentina. Historia con muchas vicisitudes, como en toda vida humana. Y que en estos 113 años de presencia, y en dos momentos distintos y significativos tuvo a los Carmelitas Descalzos de la Provincia de Andalucía como protagonistas de esa andadura fundacional tras las huellas de santa Teresa de Jesús y de san Juan de la Cruz.

Hoy casi todos han regresado a su España natal. Ellos fueron alma y vida del Carmelo en Argentina desde 1905 a 1966 y desde 1976 a 2005. Ellos forjaron con una entrega admirable el carisma teresiano-sanjuanista en mi tierra, pusieron los cimientos de un edificio espiritual que continua erguido y dando frutos; y formaron a aquellos que hoy dan vida al Carmelo Descalzo Argentino, denominado “Delegación General San José” desde el 2005.

En mi corazón agradecido encuentro nombres de aquellos años que están grabados entrañablemente: Fray Antonio Molina García y el Hno. Ángel, ambos fallecidos recientemente. Como así también quien fue Delegado Provincial en Argentina y actual Prior del Convento de Cádiz, Fray Carlos Quijano Sánchez; y otro, muy querido también, Fray Francisco Víctor López Fernández, actual Prior del Convento de Úbeda.

Fray Ramón y mi vocación sacerdotal

Fray Ramón Terrones (actualmente miembro conventual en Sevilla) es a quien yo considero padre de mi vocación, fue el quien con su ejemplo de vida y con su “estilo de fraternidad” tan propio del Carmelo Teresiano suscitó en mí los primeros destellos de la vocación sacerdotal. Hoy como sacerdote sé que para despertar santas vocaciones al sacerdocio es necesario rezar de manera convencida, humilde e insistente a Dios; así como también dar un testimonio ardoroso de su amor que muestre la belleza de este llamado. Hoy, más que nunca, debemos orar a Dios, tocar a su puerta para que nos dé vocaciones. Rezar con gran convencimiento. Dios no se cierra a la oración permanente, confiada. Esto es lo primero: rezar con humildad, confianza e insistencia por las vocaciones tocando el corazón de Dios para que nos dé sacerdotes.

Pues bien, todo esto que hoy yo creo convencido es lo que percibí en Fray Ramón, no literalmente en las huellas de unos pies descalzos en la nieve de un frío invierno; sino en el día a día de un hombre que lejos de su tierra y de su gente, le dedicó 26 años de sacerdocio al Carmelo y a la Iglesia en Argentina y a quien hoy, a través de estas palabras y estas imágenes, le agradezco todo lo que hizo por mí, por que si yo cada día alzo en mis manos esa pequeña forma de plan blanco y luego se convierte en el Cuerpo de Cristo, Pan vivo para nuestra salvación, es porque un día, supo ver en mi –en semilla- el buen trigo que amasaría a un Sacerdote para siempre.

¡Gracias querido Ramón!, desde esta página te mando un fuerte abrazo, mi cariño hecho oración y mi eterna gratitud. Me encomiendo y te encomiendo a la dulce intercesión de la Virgen del Carmen, Reina y Hermosura del Carmelo.

Padre José Medina

Enero de 1984, primeras inquietudes vocacionales junto a Ramón con mis 21 años en la Casa de Retiro “Las Moradas” en Alta Gracia, Córdoba, Argentina. Los frailes de Córdoba, a principios del siglo XX, poseían una residencia de descanso desde la que atendían el santuario de la Gruta. En 1961 se pudo adquirir un antiguo hotel más próximo al santuario, para trasladar allí la comunidad convertida en seminario menor hasta 1976. Desde 1987 funciona como casa de retiro, salvo unos años en los cuales se instaló allí el Noviciado.


Estas fotos celebrando juntos la Santa Misa son de 1997. ¿El lugar? La Capilla del Monasterio de las Madres Carmelitas de Alta Gracia, fundado el 24 de agosto de 1962, bajo la advocación: “Nuestra Señora de Belén y San José”. La comunidad trabaja para su sustento en el tallado del cristal. Si van por allí, pueden visitarlas, están en la calle Eduardo Madero 501, de Alta Gracia, Córdoba, Argentina

* La foto que encabeza este artículo está sacada ante el Altar Mayor de la Iglesia del Convento del Santo Ángel de Sevilla el 16 de julio de 2012, Festividad de Nuestra Señora del Carmen.


martes, 17 de julio de 2012

ESPIRITUALIDAD - “Son menester amigos fuertes de Dios para sustentar a los flacos”


Mensaje del Santo Padre Benedicto XVI al obispo de Ávila por el 450 aniversario de la Fundación del Monasterio de San José y del inicio de la Reforma del Carmelo promovida por Santa Teresa de Jesús:

Al venerado hermano monseñor Jesús García Burillo, obispo de Ávila.

1. Resplendens stella. «Una estrella que diese de sí gran resplandor» (Libro de la Vida 32,11). Con estas palabras, el Señor animó a Santa Teresa de Jesús para la fundación en Ávila del monasterio de San José, inicio de la reforma del Carmelo, de la cual, el próximo 24 de agosto, se cumplen cuatrocientos cincuenta años. Con ocasión de esa feliz circunstancia, quiero unirme a la alegría de la querida Diócesis abulense, de la Orden del Carmelo Descalzo, del Pueblo de Dios que peregrina en España y de todos los que, en la Iglesia universal, han encontrado en la espiritualidad teresiana una luz segura para descubrir que por Cristo llega al hombre la verdadera renovación de su vida. Enamorada del Señor, esta preclara mujer no ansió sino agradarlo en todo. En efecto, un santo no es aquel que realiza grandes proezas basándose en la excelencia de sus cualidades humanas, sino el que consiente con humildad que Cristo penetre en su alma, actúe a través de su persona, sea Él el verdadero protagonista de todas sus acciones y deseos, quien inspire cada iniciativa y sostenga cada silencio.

2. Dejarse conducir de este modo por Cristo solamente es posible para quien tiene una intensa vida de oración. Ésta consiste, en palabras de la Santa abulense, en «tratar de amistad, estando muchas veces a solas con quien sabemos nos ama» (Libro de la Vida 8,5). La reforma del Carmelo, cuyo aniversario nos colma de gozo interior, nace de la oración y tiende a la oración. Al promover un retorno radical a la Regla primitiva, alejándose de la Regla mitigada, santa Teresa de Jesús quería propiciar una forma de vida que favoreciera el encuentro personal con el Señor, para lo cual es necesario «ponerse en soledad y mirarle dentro de sí, y no extrañarse de tan buen huésped» (Camino de perfección 28,2). El monasterio de San José nace precisamente con el fin de que sus hijas tengan las mejores condiciones para hallar a Dios y entablar una relación profunda e íntima con Él.

3. Santa Teresa propuso un nuevo estilo de ser carmelita en un mundo también nuevo. Aquellos fueron «tiempos recios» (Libro de la Vida 33,5). Y en ellos, al decir de esta Maestra del espíritu, «son menester amigos fuertes de Dios para sustentar a los flacos» (ibíd. 15,5). E insistía con elocuencia: «Estáse ardiendo el mundo, quieren tornar a sentenciar a Cristo, quieren poner su Iglesia por el suelo. No, hermanas mías, no es tiempo de tratar con Dios asuntos de poca importancia» (Camino de perfección 1,5). ¿No nos resulta familiar, en la coyuntura que vivimos, una reflexión tan luminosa e interpelante, hecha hace más de cuatro siglos por la Santa mística?

El fin último de la Reforma teresiana y de la creación de nuevos monasterios, en medio de un mundo escaso de valores espirituales, era abrigar con la oración el quehacer apostólico; proponer un modo de vida evangélica que fuera modelo para quien buscaba un camino de perfección, desde la convicción de que toda auténtica reforma personal y eclesial pasa por reproducir cada vez mejor en nosotros la «forma» de Cristo (cf. Gal 4,19). No fue otro el empeño de la Santa ni el de sus hijas. Tampoco fue otro el de sus hijos carmelitas, que no trataban sino de «ir muy adelante en todas las virtudes» (Libro de la Vida 31,18). En este sentido, Teresa escribe: «Precia más [nuestro Señor] un alma que por nuestra industria y oración le ganásemos mediante su misericordia, que todos los servicios que le podemos hacer» (Libro de las Fundaciones 1,7). Ante el olvido de Dios, la Santa Doctora alienta comunidades orantes, que arropen con su fervor a los que proclaman por doquier el Nombre de Cristo, que supliquen por las necesidades de la Iglesia, que lleven al corazón del Salvador el clamor de todos los pueblos.

4. También hoy, como en el siglo XVI, y entre rápidas transformaciones, es preciso que la plegaria confiada sea el alma del apostolado, para que resuene con meridiana claridad y pujante dinamismo el mensaje redentor de Jesucristo. Es apremiante que la Palabra de vida vibre en las almas de forma armoniosa, con notas sonoras y atrayentes.

En esta apasionante tarea, el ejemplo de Teresa de Ávila nos es de gran ayuda. Podemos afirmar que, en su momento, la Santa evangelizó sin tibiezas, con ardor nunca apagado, con métodos alejados de la inercia, con expresiones nimbadas de luz. Esto conserva toda su frescura en la encrucijada actual, que siente la urgencia de que los bautizados renueven su corazón a través de la oración personal, centrada también, siguiendo el dictado de la Mística abulense, en la contemplación de la Sacratísima Humanidad de Cristo como único camino para hallar la gloria de Dios (cf.Libro de la Vida 22,1; Las Moradas 6,7). Así se podrán formar familias auténticas, que descubran en el Evangelio el fuego de su hogar; comunidades cristianas vivas y unidas, cimentadas en Cristo como en su piedra angular y que tengan sed de una vida de servicio fraterno y generoso. También es de desear que la plegaria incesante promueva el cultivo prioritario de la pastoral vocacional, subrayando peculiarmente la belleza de la vida consagrada, que hay que acompañar debidamente como tesoro que es de la Iglesia, como torrente de gracias, tanto en su dimensión activa como contemplativa.

La fuerza de Cristo conducirá igualmente a redoblar las iniciativas para que el pueblo de Dios recobre su vigor de la única forma posible: dando espacio en nuestro interior a los sentimientos del Señor Jesús (cf. Flp 2,5), buscando en toda circunstancia una vivencia radical de su Evangelio. Lo cual significa, ante todo, consentir que el Espíritu Santo nos haga amigos del Maestro y nos configure con Él. También significa acoger en todo sus mandatos y adoptar en nosotros criterios tales como la humildad en la conducta, la renuncia a lo superfluo, el no hacer agravio a los demás o proceder con sencillez y mansedumbre de corazón. Así, quienes nos rodean, percibirán la alegría que nace de nuestra adhesión al Señor, y que no anteponemos nada a su amor, estando siempre dispuestos a dar razón de nuestra esperanza (cf. 1 Pe 3,15) y viviendo, como Teresa de Jesús, en filial obediencia a nuestra Santa Madre la Iglesia.

5. A esa radicalidad y fidelidad nos invita hoy esta hija tan ilustre de la Diócesis de Ávila. Acogiendo su hermoso legado, en esta hora de la historia, el Papa convoca a todos los miembros de esa Iglesia particular, pero de manera entrañable a los jóvenes, a tomar en serio la común vocación a la santidad. Siguiendo las huellas de Teresa de Jesús, permitidme que diga a quienes tienen el futuro por delante: Aspirad también vosotros a ser totalmente de Jesús, sólo de Jesús y siempre de Jesús. No temáis decirle a Nuestro Señor, como ella: «Vuestra soy, para vos nací, ¿qué mandáis hacer de mí?» (Poesía 2). Y a Él le pido que sepáis también responder a sus llamadas iluminados por la gracia divina, con «determinada determinación», para ofrecer «lo poquito» que haya en vosotros, confiando en que Dios nunca abandona a quienes lo dejan todo por su gloria (cf. Camino de perfección 21,2; 1,2).

6. Santa Teresa supo honrar con gran devoción a la Santísima Virgen, a quien invocaba bajo el dulce nombre del Carmen. Bajo su amparo materno pongo los afanes apostólicos de la Iglesia en Ávila, para que, rejuvenecida por el Espíritu Santo, halle los caminos oportunos para proclamar el Evangelio con entusiasmo y valentía. Que María, Estrella de la evangelización, y su casto esposo San José intercedan para que aquella «estrella» que el Señor encendió en el universo la Iglesia con la reforma teresiana siga irradiando el gran resplandor del amor y de la verdad de Cristo a todos los hombres. Con este anhelo, Venerado Hermano en el Episcopado, te envío este mensaje, que ruego hagas conocer a la grey encomendada a tus desvelos pastorales, y muy especialmente a las queridas Carmelitas Descalzas del convento de San José, de Ávila, que perpetúan en el tiempo el espíritu de su Fundadora, y de cuya ferviente oración por el Sucesor de Pedro tengo constancia agradecida. A ellas, a ti y a todos los fieles de Ávila, imparto con afecto la Bendición Apostólica, prenda de copiosos favores celestiales.

Vaticano, 16 de julio de 2012

sábado, 14 de julio de 2012

VIVENCIAS PERSONALES: Imágenes de la Bendición y reapertura de la Casa de Oración “San Isidro” del Real Cortijo de San Isidro, Aranjuez, Madrid


Queridos amigos y hermanos del blog: el Domingo 8 de julio de 2012 -siendo yo Cura Párroco de "Nuestra Señora de las Angustias" de Aranjuez- el Obispo de Getafe, Joaquín María López de Andújar, estuvo en el Real Cortijo de San Isidro. Presidió la Santa Misa de las doce del mediodía y a su término bendijo las obras de restauración y la reapertura de la Casa de Oración “San Isidro”.

En un clima de familia pudimos compartir un agradecido momento junto a nuestro Padre y Pastor, Don Joaquín, quien en la Santa Misa nos animó –siguiendo el Evangelio dominical- a “seguir a Cristo con una mirada de profunda fe, requisito esencial para que Él pueda realizar su obra en nosotros” y a “dejar obrar a Dios en nuestra vida con su poder sanador y vivificador”. Luego de la Misa “con profunda gratitud y alegría” bendijo las obras de restauración de la Casa y la encomendó al Santo Patrono para que sea “lugar de encuentro y comunión para todos aquellos que en ella se alojen”.

Casa de Oración “San Isidro”

La Casa de Oración  “San Isidro” es una propiedad de la Diócesis de Getafe, administrada por la Parroquia “Nuestra Señora de las Angustias” de Aranjuez. Es una casa  albergue totalmente restaurada y acondicionada como lugar de encuentro y descanso para adultos y familias; disponible también para convivencias y colonias con niños y jóvenes.

Acondicionada como una casa rural acogedora dispone de todas las comodidades para pasar, en ambiente de familia, unos días de retiro, de convivencia o de descanso, paseando por los alrededores o haciendo excursiones por sus cercanías (está a 4 km de Aranjuez, Paisaje Cultural de la Humanidad) con sus espectaculares paisajes y siglos de historia.

Instalaciones: dispone de 2 plantas con: 3 habitaciones con camas literas, 3 servicios con duchas comunes, 1 sala de reuniones y conferencias, 1 comedor, 1 cocina completa, calefacción central, y por supuesto, cuenta como Iglesia propia la Real Capilla del mismo Cortijo (a 15 metros de la casa).

La casa se ofrece con servicio de comidas, con menús adecuados a cada tipo de grupo y necesidad. Capacidad máxima para 30 personas. Está abierta todo el año.

¿Cómo llegar?

La Casa está situada en la Plaza Mayor del Cortijo, en el Nº 3, junto a la Iglesia (no hay posibilidad de perdida). El Cortijo a su vez se encuentra a 4 km de la ciudad de Aranjuez.

Transporte público Madrid-Aranjuez:

RENFE: (línea C-3, cada 30 minutos desde Atocha)
902 320 320 - http://www.renfe.com/
A.I.S.A. (Autobuses Interurbanos desde Méndez Álvaro y Legazpi  cada 30 minutos aproximadamente)
 
Transporte público Aranjuez-Cortijo de San Isidro:

A.I.S.A. (Autobuses Interurbanos desde Aranjuez cada 1 hora aproximadamente)
 
Contacto para información y reservas: 

Eduardo Pedraza Ferret, Gestor

 Imagen desde el coro de uno de los momentos de la Santa Misa presidida por Don Joaquín María, Obispo de Getafe, en la Real Capilla del Cortijo de San Isidro.

Don Joaquín, quien recibio muestras de cariño y agradecimiento por su presencia, también recibió sendas cestas con frutos del esfuerzo y el trabajo de los labradores de la zona, especialmente las exquisitas fresas y fresones del lugar.

Antes de la bendición de la Casa, me tocó explicar al Sr. Obispo y a la comunidad allí reunida los detalles de las obras realizadas en el edificio para la reapertura de la Casa de Oración "San Isidro".

Don Joaquín María bendiciendo la Casa, la cual encomendó al Santo Patrono San Isidro Labrador para que sea “lugar de encuentro y comunión para todos aquellos que en ella se alojen”.

Durante el “vino español” servido al término de la bendición Don Joaquín, comparte un diálogo con la Alcaldesa del Real Cortijo, Dña. María Antonia de Oro Redondo.

 Visitando una de las habitaciones de la Casa de Oración, que dispone de 3 dormitorios con una capacidad máxima para 30 personas.

Aquí en el comedor de la casa, donde se ofrece un servicio de comidas, con menús adecuados a cada tipo de grupo y necesidad.


Las fotos que ilustran este artículo son propiedad de “Foto Portillo”, C/Stuart, 44, Aranjuez, 91 892 18 70

jueves, 12 de julio de 2012

PRO VIDA: Ley de aborto trata como residuo o basura a no nacidos


El especialista en obstetricia y ginecología, Esteban Rodríguez, criticó la ley del aborto en España porque ha sido el producto de una tiranía que haciendo un abuso del poder, trata a los no nacidos como el “resido o basura” de una relación sexual.

“La ley abortista impuesta por una parte del Parlamento español, considera un derecho reproductivo tratar como residuo o basura a los niños antes del parto cuando se den unas circunstancias tales como que: no haya sido planificado y tenga menos de 14 semanas de vida o le sea detectada alguna anomalía antes de nacer a través de los programas institucionales de cribados de defectos congénitos”, expresó el experto en un artículo dado a conocer por la ANDOC.

Rodríguez indicó que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua define como “desecho” a aquello “que queda después de haber escogido lo mejor y más útil de algo. Cosa que, por usada o por cualquier otra razón, no sirve a la persona para quien se hizo. Residuo, basura. Desprecio, vilipendio. Lo más vil y despreciable”.

“A la luz de esta definición –explicó-; después de haberse escogido lo mejor y más útil de una relación sexual lo que queda es un desecho: la vida de una nueva persona”.

“Tras hacer uso del sexo y una vez obtenido el placer, el producto natural del mismo, ya no sirve a las personas para las que se hizo y, ese nuevo ser humano es considerado como cosa vil y despreciable, como residuo o basura, como un ‘desecho reproductivo’ al que hay que vilipendiar y arrancar del seno materno”, criticó.

Asimismo, indicó que no es legítimo dar a la mujer una facultad, “o mejor una situación de poder”, para matar a un hijo indefenso antes de nacer; porque ello revela un “abuso de superioridad”.

“Los grupos nacionalistas, comunistas, y socialistas que, sin transparencia y sin alentar la participación ciudadana, han sacado adelante esta ley de derechos reproductivos que convierte a una categoría de seres humanos en desechos reproductivos, han aprovechado la notable desproporción en número y de fuerza para deshacerse de los seres humanos más débiles e indefensos”, advirtió.