sábado, 16 de febrero de 2013

VIVENCIAS PERSONALES: Homilía junto al Sepulcro de San Juan de la Cruz, en Segovia, España

San Juan de la Cruz
Queridos amigos y hermanos del blog: desde el 8 al 14 de febrero pasado he realizado una peregrinación por los caminos de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz. Junto a nuestro Obispo, Don Rafael Zornoza Boy, formadores y toda la comunidad del Seminario “San Bartolomé” de la Diócesis de Cádiz y Ceuta nos pusimos en camino de fe y comunión. Han sido para nuestros seminaristas días que forman parte del proceso formativo, que debe ser integral, en todo Seminario. 

Sepulcro de San Juan de la Cruz, en Segovia

Entre los muchos lugares que visitamos estuvimos en Segovia, precisamente en el sepulcro de San Juan de la Cruz, literato y religioso abulense, considerado el patrón de los poetas españoles.

Uno de los visitantes más ilustres que ha tenido el sepulcro de San Juan de la Cruz en Segovia llegó el 4 de noviembre de 1982. El papa Juan Pablo II recorrió algunas ciudades españolas, y en Segovia ofició a los pies del Acueducto un gran encuentro, el de mayor congregación de personas de los últimos años que se recuerdan en esa capital. El Santo Padre aprovechó para acercarse al convento de los Carmelitas Descalzos, fundado por San Juan de la Cruz en 1586, donde se encuentran sus restos. De hecho, Karol Wojtyla basó su tesis doctoral en San Juan de la Cruz.

El cadáver del Santo no se encuentra completo en su sepulcro. La integridad intelectual del Santo y poeta no la consiguieron sus restos mortales, pues una disputa entre Úbeda (Jaén) y Segovia hizo que se repartieran sus huesos.

Otras reliquias ubetenses de Juan de Yepes están en el oratorio de San Juan de la Cruz. Allí se encuentran un fémur y una mano. El resto del cuerpo está en el monasterio de los Carmelitas. “La osamenta de Segovia está muy limpia y aseada, porque en 1992 unos expertos llegados del Vaticano la examinaron, desinfectaron, hidrataron y recompusieron para que San Juan estuviera de buen ver”. 

Fue una noble segoviana, Ana de Mercado y Peñalosa, la que ordenó el traslado del cuerpo de San Juan de la Cruz desde la ciudad jienense de Úbeda, donde había sido enterrado. San Juan le había dedicado el poema ‘Llama de amor viva’. Al parecer, le había pedido este trabajo literario en 1582, cuando le conoció en Granada.

Imagen de Cristo que le habló a san Juan de la Cruz
La capilla en la que descansan los restos de San Juan de la Cruz, aunque no estén todos, es obra de Félix Granada, realizada en 1927, en homenaje a los 200 años de la canonización del Santo. A la salida de la capilla se encuentra la iglesia que en su altar mayor tiene un retablo moderno y gigantesco compuesto por nueve cuadros inspirados en su obra poética. Son obra del Carmelita mexicano Gerardo López Bonilla, con motivo de la visita de Juan Pablo II en 1982.

Juan de la Cruz una vez ordenado sacerdote y al acabar Teología en Salamanca se propuso, con Teresa de Jesús, la restauración de la orden del Carmen. Pero su vida fue complicándose a medida a la par que sus viajes en nuevas fundaciones y visitas a conventos. Desde Toledo Fray Juan fue enviado al Convento del Calvario, en la serranía de Jaén. Luego estuvo en Baeza, Alcalá y Granada.

De regreso a Segovia, San Juan accedió al cargo de primer Definidor y tuvo que fijar en este punto su residencia y gobernar el convento. Sus tres años de estancia en la ciudad de Segovia fueron un período de paz. Pero por discrepancias de pensamientos con sus mismos hermanos de religión, fue trasladado a Jaén, teniéndose que refugiar, al poco tiempo, por enfermedad, en un convento de Úbeda, donde enfermó y murió, por lo que no pudo volver a Segovia, hasta después de muerto.

Homilía: “San Juan de la Cruz y el Sacerdocio”

En la homilía que me tocó predicar en esa visita traté de descubrirles a los seminaristas las bases sobre las que san Juan de la Cruz asentó su vida espiritual y su vivencia sacerdotal. Las podemos concretar en tres grandes bases: la meta, el camino y el estilo. 

Hay tres capítulos en el segundo libro de la Subida (los capítulos 5, 6 y 7) que deberían ser los primeros en estudiarse para entender el pensamiento espiritual de San Juan de la Cruz, que en realidad no es pensamiento propio sino el pensamiento de la Revelación.

En esos tres capítulos se habla de:
1) La meta a la que hay que tender: la UNIÓN CON DIOS.
2) El camino por el que hay que ir: CRISTO CRUCIFICADO.
3) El estilo que hay que llevar: la VIDA TEOLOGAL.

Así les he compartido una de las visitas de este camino tras las huellas de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz. En esos días hemos pedido para cada uno de nosotros la gracia de un encuentro personal con Jesucristo, y que esta sea una experiencia de fe que nos transforme totalmente y nos encamine a buscar decididamente la santidad: la santidad del sacerdote diocesano.

Con mi bendición.
Padre José Medina

 

Homilía de Padre José Medina sobre “San Juan de la Cruz y el Sacerdocio” 
predicada el martes 12 de febrero de 2013 en el Convento del Sepulcro de 
San Juan de la Cruz, de los Padres Carmelitas Descalzos, en Segovia, España.


 Vista general del Convento de los Padres Carmelitas Descalzos de Segovia, donde reposan los sagrados restos mortales de San Juan de la Cruz.

La Santa Misa de ese día fue en el Oratorio del Convento, levantado en el mismo lugar donde tuvo su celda como Prior de la Comunidad San Juan de la Cruz. Presidió el Padre Rector y la predicación estuvo a mi cargo.

 Formadores y seminaristas en otra de las capillas, ésta contiene el cuadro con la imagen de Jesucristo que le ofreció a san Juan de la Cruz que le pidiera lo que quisiera, ante lo cual respondió: "Señor padecer y ser despreciado por Vos".

Capilla en la que descansan los restos de San Juan de la Cruz, cuyo autor fue Félix Granada, realizada en 1927, en homenaje a los 200 años de la canonización de San Juan de la Cruz.

2 comentarios:

  1. Querido padre José:

    Cuando más siento que me he preparado, cuando logro concentrarme en mis objetivos espirituales, cuando me siento cerca, muy cerca de nuestro Papá bueno, cuando al fin logro tener y concretar proyectos que me permitan acercarme y acercar a Cristo a los demás...
    Alli es cuando comienzan mis problemas, de a poco, de a uno y se van sumando. sin que me de cuenta comienzan abarcar mis pensamientos, la totalidad de mi tiempo, me aquejan, me aturden y opacan mi débil alma, Y ya no existe mas nada que ellos.
    Y cuando me encuentro alli, en el fondo del pozo, boca abajo y masticando el barro, sin poder ponerme de pie, cando me siento frustrado, abandonado, y olvidado por todos, cuando siento que no tiene sentido nada... Una vez más, y cuando lo creía tan lejos, puedo sentir su calor y que el nunca se ha ido. que vive en mí, como en todos.
    Bendito sea el Señor, benditas mi cruses, benditos mis miedos y mis pesares, por que sin ellos no podría sentir su amor.
    Una vez más me pongo de pie, buscando salir del pozo, una vez más quiero caminar a su encuentro, una vez más quiero correr a sus brazos y sentir su calor, porque se que sin El no hay nada y en El lo tengo todo.
    Triste por haber caído, Feliz por querer levantarme y ansioso por comenzar a caminar hacia su amor.
    Así me siento hoy, luego de mucho tiempo y muchas derrotas.
    Reflexionando que necesito una fe madura si quiero transmitirlo, que necesito tenerlo adentro si quiero transmitir su amor.

    Te mando un abrazo grande en la distancia,

    Mariano

    ResponderEliminar
  2. El sepulcro se realizo en Talleres Granda , siendo el escultor Julio Vicent Mengual según consta en varias reseñas entre ellas en el Museo nacional del Prado

    ResponderEliminar