sábado, 2 de marzo de 2013

VIVENCIAS PERSONALES: Homilía en el día del fin del pontificado de Su Santidad Benedicto XVI


Queridos amigos y hermanos del blog: el pasado jueves 28 de febrero en este rincón de España donde vivo, estábamos celebrando el Día de Andalucía. Rector, formador y seminaristas del Seminario Mayor de la Diócesis de Jerez de la Frontera habían venido a compartir con nosotros, los miembros del Seminario Mayor de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, un día de convivencia en nuestro estilo de fraternidad sacerdotal.

La jornada fue sencilla pero fraternalmente entrañable. Y tuvo un momento Mariano muy especial. En el mismo instante en que Su Santidad Benedicto XVI estaba partiendo desde el Vaticano hasta su residencia temporal en el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, para iniciar allí su nueva etapa de vida como Papa Emérito, una etapa en la cual desde el ocultamiento en Dios y en la oración, se seguirá ofreciendo por la Iglesia y por el mundo; nosotros nos congregábamos en oración pidiendo por él, por su salud y por sus intenciones, y por la Iglesia, en este momento de expectación llena de esperanza e ilusión ante la pronta elección y nombramiento de su futuro Pastor.

La Virgen del Rosario, patrona de Cádiz

¿Dónde estábamos? En el Convento de Santo Domingo donde los gaditanos veneran a su Patrona, la Virgen del Rosario, que recibe fervoroso culto en el camarín central de su retablo mayor. La imagen actual, inspiración de la antigua desaparecida en los disturbios de 1931 víctima del fuego, es obra del imaginero sevillano José Fernández–Andes, a pesar de ello, la devoción sigue intacta a través de los siglos.

La Hermandad del Rosario, integrada en principio por los esclavos negros residentes en la ciudad, surge a finales del siglo XVI en la antigua ermita del Rosario, hoy parroquia del mismo nombre. Con la llegada a la ciudad de los frailes dominicos y la fundación de su convento, estos se hacen cargo de la dirección espiritual de ésta hermandad, que se traslada llevando consigo a su imagen titular al nuevo templo, en 1636. 

Por otro lado, la intervención milagrosa de la Santísima Virgen del Rosario en las epidemias de 1681 y 1730, motiva que en 1755, en el terremoto de Lisboa que se dejó notar con bastante fuerza en Cádiz, donde los gaditanos asustados corrieron hacia la puerta del convento de Santo Domingo para que los dominicos sacaran procesionalmente a la Virgen para parar la fuera del mar, el Excmo. Ayuntamiento de la ciudad, nueve días después, tuviese a bien nombrarla Patrona y Protectora de la Ciudad de Cádiz, patronazgo que la Santa Sede, mediante bula otorgada y firmada por Pío IX, ratifica el 25 de junio de 1867, siendo obispo de la ciudad Fray Félix.

Homilía en el día de fin de pontificado de Benedicto XVI

En ese marco nos recogimos en oración y en el rezo de la Hora de Nona de la Liturgia de las Horas, que me tocó presidir impartí esta reflexión que ahora les comparto en la gratitud y en el reconocimiento a este hombre de Dios que fue nuestro Papa en últimos 8 años.

Con mi bendición.
Padre José Medina




Homilía del Padre José Medina en el día del fin del pontificado de Su Santidad Benedicto XVI , predicada el jueves 28 de febrero de 2013 en el Convento de Santo Domingo, Iglesia donde se venera la imagen de la Virgen del Rosario, Patrona de Cádiz, en Cádiz, España.

 Juan al Diácono Iván Llovet en el presbiterio del Convento Santo Domingo, presidiendo el rezo de la Hora de Nona, pidiendo por Su Santidad Benedicto XVI al término de su pontificado.



“Santo Padre, gracias por todo lo que nos diste, te llevaremos siempre en nuestro corazón, y te pedimos que nos guardes en el tuyo. Tú corazón de Buen Pastor, que está a minutos de inmolarse en el silencio de una vida oculta y orante por la Iglesia y por el mundo, abrazando siempre a Cristo Crucificado.


 Rectores, formadores y seminaristas de los Seminarios de Jeréz de la Frontera y de Cádiz y Ceuta, a los pies de la Virgen del Rosario, Patrona de Cádiz, rezando en la gratitud y el reconocimiento por Su Santidad Benedicto XVI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario