martes, 5 de marzo de 2013

VIVENCIAS PERSONALES: Predicando ante el Santísimo Cristo de la Esperanza



"Santo Cristo de la Esperanza"

Queridos amigos y hermanos del blog: durante el pasado fin de semana la “Hermandad  del Silencio”, de la Línea de la Concepción, celebró en la Parroquia de San Pío X el habitual Triduo Cuaresmal en honor del Santísimo Cristo de la Esperanza, Titular de la Corporación. Presidió la Sagrada Cátedra en la primera y segunda jornada de Triduo el Párroco de dicha parroquia y Director Espiritual de la Hermandad, Rvdo. P. D. Rubén Jesús Virués Gómez, mientras que el domingo fui yo el invitado a presidir y predicar en dicho culto, ya que habitualmente los fines de semana me encuentro visitando las parroquias del Campo de Gibraltar en mi tarea de promotor vocacional como Director Espiritual del Seminario San Bartolomé de Cádiz y Ceuta. 

Imagen del Santísimo Cristo de la Esperanza

Esta bellísima imagen del Señor crucificado fue esculpida por el imaginero sevillano D. José Antonio Navarro Arteaga, siendo bendecida el día 9 de Marzo del año 2.002 en la Parroquia de San Pío X.

El excelente tratamiento de realidad idealizada que ofrece la anatomía, con una impecable culminación de líneas, alcanza sus más singulares aciertos en el busto del Redentor. Jesús se presenta muerto en la cruz, el paño de pureza queda sujeto a la cintura con varias vueltas y anudado a ambos lados de la cadera, la cabeza cae inclinada levemente sobre su lado izquierdo y se mantiene sujeto a la cruz arbórea mediante cuatro clavos, penetrando los superiores por las muñecas. La obra artística carece de corona de espinas y juego de potencias.

Continuando con la tradición de la escuela sevillana de imaginería, la sangre queda reducida a lo sucinto (las cinco llagas y en las heridas de la frente provocadas por la corona de espinas) sin hacer hincapié en los aspectos cruentos de la muerte del Señor. El rostro es bello y sereno, en el cual no se aprecia el rigor mortis. La escultura por tanto nos ofrece los clásicos cánones de la imaginería andaluza para representar al Crucificado, cuyo objetivo es conmover al fiel presentándole a Cristo muerto pero sereno, sin ahondar en los aspectos físicos más dolorosos y moviendo a la devoción del que lo contempla por su unción y belleza formal.

Mis vivencias ante la sagrada imagen

Fue una experiencia altamente positiva la visita a la parroquia que tiene como patrono al Santo Papa Pío X, desde la cálida recepción del P. Rubén, su párroco, el cordial trato de los feligreses y miembros de la Hermandad, y ciertamente, la profunda emoción de contemplar a este Cristo de la Esperanza, que ya -como cuentan los parroquianos- en el mismo taller y antes de estar terminada la talla, los vecinos del lugar le tenían devoción y le acercaban sus velas y pedidos.

En un momento de oración entre la misa de las 9:30h y luego la principal que fue a las 11:30h rezando ante la imagen recordé las palabras del gran poeta Lope De Vega, en su verso que hace que el corazón duela porque habla de nuestra ingratitud para ese su gran AMOR, por todos, sin excluir a nadie, amor también por mí.

Entonces le fui repitiendo al Señor, -lo que luego expresé en la homilía que les comparto- con mi corazón de rodillas, con mi corazón contrito porque estas palabras son mi verdad, y la de todo aquel que lo busque con sincero corazón:

"Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío
que a mi puerta, cubierto de rocío
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí!
¡Qué extraño desvarío si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

Cuántas veces el ángel me decía:
"Alma, asómate ahora a la ventana;
verás con cuánto amor llamar porfía"
Y cuántas, hermosura soberana,
"Mañana le abriremos", respondía
para lo mismo responder mañana!".

Si, Santísimo Cristo de la Esperanza, "mañana"... porque hoy estamos muy ocupado… “mañana”… porque hoy no nos apetece... “mañana”… porque no sabemos lo que nos vas a pedir... “mañana”… porque la verdad, en definitiva, es que nos asusta un poco ese TU AMOR POR NOSOTROS y nosotros... no sabemos amar así... 

¡Santísimo Cristo de la Esperanza, enséñanos a amarte, con todo nuestra alma, con toda nuestra inteligencia, con todo nuestro ser, con todo nuestro corazón; para mejor conocerte, amarte y servirte y luego gozar de Ti por toda la eternidad. Amén.

Con mi bendición.
Padre José Medina

 
Homilía del Padre José Medina ante la imagen del Santísimo Cristo de la Esperanza, predicada el Domingo 3 de marzo de 2013 en la Parroquia San Pío X, en La Línea de la Concepción, provincia de Cádiz, España. 
 

  Predicando ante la sagrada imagen del Cristo de la Esperanza.


 ¡Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, 
dichosos los invitados a la mesa del Señor!


 ¡Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, 
 porque con tu Santa Cruz redimisteis al mundo!
 
 
 Luego del tradicional besapiés realizamos esta foto de familia con algunos de los miembros de la Junta de Gobierno y Hermanos de la Hermandad del Silencio.

2 comentarios:

  1. Gracias a Dios que me permite leerte, en cada palabra lo siento al Papá bueno que me habla directo al alma cuando mas lo necesito.

    Abrazo grande

    Mariano

    ResponderEliminar
  2. AL CRISTO DE LA ESPERANZA Quien me puede a mi impedir que yo no crea en ti...quien me puede a mi decir que no fue verdad aquello que yo vivi....porque despues de una semana alli.... te caistes por tres veces seguidas del cabezero de aquella cama...acaso fue porque te apiedastes de mi....te acordastes de como sufria tu madre Maria.... al verte a ti en la cruz morir........

    ResponderEliminar