martes, 4 de junio de 2013

INTENCIONES DEL PAPA: Mes de JUNIO de 2013

Queridos amigos y hermanos del blog: el Santo Padre Francisco indica para cada año y para cada mes, cuales son las intenciones generales y misioneras de la Iglesia en todo el mundo, por las que quiere que se ore. Éstas intenciones las confía al Apostolado de la Oración, quienes propagan en el mundo entero la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, a fin de que éste las difunda con la mayor amplitud posible. Les comparto ahora las intenciones para este mes de junio de 2013 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Claudio Barriga, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración.

La INTENCIÓN GENERAL para JUNIO 2013 es: “Que prevalezca entre los pueblos una cultura de diálogo, escucha y respeto mutuo”.

COMENTARIO PASTORAL: Una favorita oración vespertina y muy antigua comienza: “Graba en tu Sagrado Corazón los nombres de los miembros de esta comunidad” Junio, el mes del Sagrado Corazón, nos llama a la cultura del diálogo para estar dispuestos a escuchar y a respetar a los demás de tal forma que probablemente no se lo hubieran podido imaginar aquellos que hace ciento setenta años pronunciaban esta oración.

Las personas de entonces estaban cerradas en su pequeño círculo familiar y social sin la posibilidad de saber lo que acontecía en el mundo fuera de su entorno. No habían las noticias sensacionalistas que aparecen en nuestros modernos medios de comunicación tales sobre “Burma”, “Siria”, “Paquistán” o “Sudán” Mientras vemos en la pantalla y escuchamos en la radio noticias terribles, nos enteramos por un lado del sufrimiento que padecen las personas pero por el otro constatamos también la incapacidad de la gente para el diálogo, el escaso respeto por los demás y la falta de sensibilidad con los que sufren.

En un pequeño Centro llamado Metta Karuna (“Compasión y Cordialidad” en lengua Khmer) situado al nordeste de Camboya, se anima a la gente a contemplar el mundo a través de los que sufren partiendo de la base de sus diferentes creencias. Los Hindus de la India procedentes de Cachemira dialogan con cristianos y musulmanes procedentes del Pakistán; aunque comienzan con furiosos debates luego surge pronto un mutuo entendimiento y comprensión.

Los mutilados de guerra del Sudán del Sur se encuentran con personas procedentes de Camboya víctimas de minas terrestres. Éstas cuentan sus terribles y traumáticas experiencias, pero en el transcurso de la narración revelan poco a poco una alentadora esperanza. Tanto estas personas como las expulsadas de sus tierras van aprendiendo a asumir su situación con una actitud positiva que en su día les llevará a ser agentes de justicia y de paz. Las mujeres narran sus tristes historias pero hallan en el grupo el ánimo y el estímulo que necesitan para sus vidas.

Mientras la escalada de conflictos étnicos y religiosos en el mundo van en aumento, es preciso también que se desarrolle a su vez una cultura de escucha y respeto mutuo basados en el diálogo. Conviene que cada uno en su entorno siga esta línea para que la cultura de ‘Metta Karuna’ aparezca con fuerza entre nosotros.

Señor del universo, haz que estemos todos unidos por medio de tu Sagrado Corazón y permite que tu compasión, justicia y comprensión irradie en nuestro ser para que el diálogo, la escucha y el mutuo respeto prevalezcan entre todos.

Hermana Denise Coghlan RSM
Directora Nacional Servicio Jesuita de
Refugiados en Camboya

La INTENCIÓN MISIONERA para JUNIO 2013 es: “Que allí donde más se nota la influencia de la secularización, las comunidades cristianas puedan promover con eficacia una nueva evangelización”.

COMENTARIO PASTORAL: Los inicios de las Jornadas Mundiales de la Juventud se remontan al año 1984 cuando Juan Pablo II invitó a los jóvenes de todo el mundo a participar del Jubileo Internacional de la Juventud. En 1986 el Papa institucionalizó las Jornadas convocando la primera para el año 1987. Desde entonces, todas ellas han sido importantes para que miles de jóvenes profundicen su fe y descubran su vocación evangelizadora. Una vez más, el Papa nos invita a rezar por la próxima Jornada Mundial de la Juventud que habrá de realizarse en julio de 2013 en Río de Janeiro. La intención es clara: que la Jornada anime a los jóvenes a hacerse discípulos y misioneros del Evangelio.

Ahora bien, pedir que la Jornada Mundial de la Juventud anime a todos los jóvenes cristianos a hacerse discípulos y misioneros del Evangelio, es pedir que el Espíritu Santo despierte en ellos la adhesión profunda a Cristo y a su mensaje. Sólo quién se apasiona por Jesús y su Evangelio puede ser discípulo y misionero. Sabemos que esa pasión y esa adhesión profundas no tienen su fuente más radical en la propia voluntad, ni en el conocimiento que podamos adquirir sobre la persona de Jesús y de su Evangelio, aunque todo ello sea necesario. La adhesión profunda y verdadera a la persona de Cristo y a su Evangelio proviene, en última instancia, de la acción del Espíritu Santo en nuestros corazones.

El dulce huésped del alma, como reza el himno, es quién puede sacarnos de las enmarañadas redes que despliega nuestro egoísmo, incitándonos a buscar el placer personal por encima de todo, o a asegurar el futuro con títulos, dinero, relaciones y tantas otras cosas que apuntan a la propia realización, como si allí estuviese el sentido último de la vida.

El Espíritu Santo, el Paráclito (defensor), es quién puede hacernos sentir que Cristo es el sentido verdadero sentido para nuestras vidas. ¡Sólo Dios salva! Sólo Dios puede hacer que nos enamoremos de Cristo y de su Evangelio. A nosotros nos toca pedir y acoger al Espíritu que desea traer vida nueva a nuestros corazones.

San Agustín nos recuerda que la oración nos prepara para recibir los dones que Dios nos ofrece: “…nuestro Dios y Señor no pretende que le descubramos nuestros deseos, pues él, ciertamente no puede desconocerlos, sino que pretende que, por la oración, se acreciente nuestra capacidad de desear, para que así nos hagamos más capaces de recibir los dones que nos prepara.” (Carta a Proba. Carta 130, 8, 15.. CSEL 44, 56-57).

El Papa pide nuestras oraciones para que la Jornada Mundial sea una oportunidad privilegiada, un espacio propicio, una tierra fértil, para acoger al Espíritu Santo que se ofrece a todos los jóvenes cristianos. ¡Recemos para que se intensifique el deseo en los jóvenes de conocer y amar a Jesús para que con la fuerza de lo alto se animen a ser discípulos de Cristo y misioneros de su Evangelio!

Padre Armando Raffo, sj
Miembro del Equipo de Coordinación latinoamericana
de la Compañía de Jesús (CPAL),
responsable del sector juventud.

1 comentario:

  1. Maria Luisa Barajas4 de junio de 2013, 17:17

    Padre Bendición y Dios lo bendiga por sus enseñanzas y mcomentarios tan hermosos en ocasión de las intensiones para el mes de junio a las cuales todos debemos sumarnos para que la buena Noticia sea anunciada hasta los últimos rincones de la tierra.

    ResponderEliminar