miércoles, 9 de octubre de 2013

ENTREVISTAS: “Francisco es un regalo de Dios para el mundo y la Iglesia”


© Heras - ABC.es CyL

El que fuera secretario ejecutivo de Comunicación Social del Episcopado Argentino durante el Arzobispado de Jorge Mario Bergoglio, presenta en Valladolid 
un libro sobre la figura 
del Papa Francisco

La Iglesia católica está viviendo una revolución desde que el Papa Francisco viste de blanco. La curia y la sociedad han visto con buenos ojos el mensaje de renovación y cercanía que Jorge Mario Bergoglio transmite en sus apariciones públicas y pastorales. El «Papa del pueblo» es muy conocido en Buenos Aires, donde ejerció la labor católica durante gran parte de su vida. José Antonio Medina, sacerdote nacido en San Martín (Mendoza) ejerció el cargo de secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Comunicación Social durante los años de Arzobispado de Jorge Mario Bergoglio en la capital argentina, permitiéndole un conocimiento del actual pontífice que desgrana para ABC.

- ¿Cómo ha visto al Papa en durante sus primeros meses de Pontificado?

-Es un hombre que realmente está trabajando con ilusión, empeño y unas ideas muy claras, así que yo lo veo maravillosamente bien. Para mi Francisco es un regalo de Dios para el mundo y la Iglesia porque poco a poco nos está haciendo darnos cuenta de que más allá de las estructuras, lo primero es Dios y la gente. El pontífice nos está mostrando que lo esencial se encuentra en el evangelio y que tenemos que volver a ello. Durante la historia han aparecido hombres muy importantes que han roto todas las estructuras como Francisco de Asís, Teresa de Jesús, Ignacio de Loyola o el propio Juan Pablo II, y ahora apareció Francisco que nos está cuestionando y movilizando a todos. Personalmente me parece una gracia de Dios por los valores esenciales que tenemos que recuperar, y que por haberlos descuidado tanto así estamos.

«La diferencia entre el arzobispo 
Bergoglio y el Papa es que antes 
vestía de negro y ahora de blanco»

- Desde el conocimiento que tiene del entonces arzobispo Jorge Mario Bergoglio, ¿ha cambiado mucho su personalidad desde su papel en Argentina hasta ahora?

- Para los que tenemos la suerte de conocerlo, la única diferencia que vemos es que antes vestía de negro y ahora viste de blanco. Es curioso porque existen fotos de diferentes momentos de sus quince años como arzobispo de Buenos Aires en las que hace las mismas actividades que desempeña ahora como Papa. Y la otra gran diferencia es la permanente alegría que tiene, porque antes era un hombre más introvertido y hoy lo vemos con esa sonrisa amplia.

- ¿Qué le puede aportar el Papa Francisco a la Iglesia y a la sociedad en estos momentos tan difíciles?

- Su principal aportación es que por fin, después de 50 años, los documentos del Concilio Vaticano II dejan de estar en un papel y comienzan a estar reflejados en una persona. El Concilio se está comenzando a vivir con gran fuerza gracias a este papado que está volviendo al evangelio y la puesta en práctica del Concilio Vaticano II. Por ejemplo, el papado actuando en colegialidad como estamos viendo ahora es una muestra de ello.

- ¿Cómo se estructura el libro que presenta hoy?

- «Francisco, el Papa de todos» fue uno de los primeros libros que salió sobre su persona, aunque en la actualidad existen cientos de ellos. Lo que me animó a escribirlo fue el conocimiento que tenía de su labor en Buenos Aires, del que guardaba mucho material de archivo. El libro se divide en tres partes, una primera biográfica que en la que cuento su vida eclesial hasta el momento en que es elegido pontífice. Una segunda en la que hago una crónica periodística desde la renuncia de Benedicto XVI hasta el momento en que se encuentra por primera vez con el Papa Francisco. Y una tercera parte, en la que intento hacer una síntesis de todo el magisterio previo del Pontífice para conocer el sustento teológico, espiritual y filosófico de este obispo argentino que hoy es el Papa de todos.

«Es muy raro encontrarte una chabola 
de Buenos Aires que no tenga una 
foto del cardenal Bergoglio visitándola»

- ¿Alguna anécdota sobre el Papa Francisco que no haya trascendido a este lado del charco?

- Durante este primer verano la gente se extrañó de su ausencia en Castelgandolfo durante el periodo vacacional. Los que le conocíamos de antes sabíamos que en el verano argentino, cuando el resto de los curas nos íbamos de vacaciones, él se iba días enteros a pasarlos con los párrocos y familias de las chabolas de Buenos Aires. Es muy raro encontrarse una casa de esa zona donde no haya una foto del cardenal Bergoglio con la familia o tomando mate con ellos.

© David Alonso / Valladolid - ABC.es CyL / Religión (05-10-2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario