lunes, 7 de octubre de 2013

VIRGEN MARÍA: Nuestra Señora del Rosario, Patrona y Protectora de la Ciudad de Cádiz, España


Queridos amigos y hermanos del blog: en el Convento de Santo Domingo los gaditanos veneran a su Patrona, la Virgen del Rosario, que recibe fervoroso culto en el camarín central de su retablo mayor. La hermandad del Rosario, integrada en principio por los esclavos negros residentes en la ciudad, surge a finales del siglo XVI en la antigua ermita del Rosario, hoy parroquia del mismo nombre.

Con la llegada a la ciudad de los frailes dominicos y la fundación de su convento, estos se hacen cargo de la dirección espiritual de ésta hermandad, que se traslada llevando consigo a su imagen titular al nuevo templo, en 1636. Esta creciente devoción motiva que a partir de 1691 el capuchino Fray Pablo de Cádiz fundara una por una hasta quince compañías espirituales que cada noche cantaban públicamente los misterios del rosario por las calles de la ciudad.

Por otro lado, la intervención milagrosa de la Virgen del Rosario en las epidemias de 1681 y 1730, motiva que en 1755, en el terremoto de Lisboa que se dejó notar con bastante fuerza en nuestra ciudad, donde los gaditanos asustados corrieron hacia la puerta del convento de Santo Domingo para que los dominicos sacaran procesionalmente a la Virgen para parar la fuera del mar, el Ayuntamiento de la ciudad, nueve días después, tuviese a bien nombrarla Patrona y Protectora de la Ciudad de Cádiz, patronazgo que la Santa Sede, mediante bula otorgada y firmada por Pío IX, ratifica el 25 de junio de 1867, siendo obispo de la ciudad Fray Félix.

La Virgen del Rosario fue coronada canónicamente por el cardenal y arzobispo de Sevilla, Pablo Segura, el 4 de mayo de 1947.

Desde el 26 de mayo de 1967 ostenta la vara de Alcaldesa Perpetua de la ciudad, y también tiene honores de Capitán General. Éstos, concedidos por los marinos, que la tienen por Patrona de la Armada Española desde la victoria de Lepanto (7 octubre de 1571). Y tiene, infinidad de regalos de gentes de toda condición.

Imagen de Nuestra
Señora del Rosario

Desde la fundación de la Cofradía del Rosario en 1590 ó 1591 han pasado por el culto de los gaditanos cuatro imágenes titulares de la Virgen del Rosario. 

La primera de ellas sólo permanece al culto seis años ya que padece los efectos del sitio y saqueo de la ciudad de Cádiz en 1596; es la conocida como Lady Vulnerata. Esta imagen fue arrastrada y mutilada en dicho asalto por las tropas anglosajonas al mando del Conde de Essex y tomada como uno de los tesoros de los cuales fue desposeída la ciudad en aquellos tristes sucesos.

Esta talla se encuentra hoy día recibiendo culto en la Iglesia de San Albano de los Ingleses de la ciudad de Valladolid desde el día 8 de septiembre de 1600, ya que hasta allí fue llevada por una colonia católica de ingleses que recogieron la imagen tras ser llevada a las islas británicas después el saqueo. Estos datos son recogidos por el mencionado historiador gaditano Ángel Mozo en 1981, a quien debemos hacer acreedor de tan interesante e importante descubrimiento para la ciudad de Cádiz.

    Convento de Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo, Cádiz, España.

Tras el macabro saqueo llevado acabo por las hordas inglesas la cofradía se ve obligada a encargar una nueva imagen titular. Esta vendrá ser de candelero y se ejecutó hacia 1598. Era imagen de semblante triste, muy erguida, de mirada frontal y con una leve inclinación de la cabeza. Esta imagen estuvo al culto de los gaditanos hasta 1931, año en el que el templo de Santo Domingo, lugar donde radicaba imagen, sufre las iras de los exaltados republicanos los cuales queman el templo perdiéndose esta y otras imágenes.

Pronto se repuso la talla por medio del encargo que realizaron un grupo de gaditanos devotos de la Virgen al escultor y sacerdote Félix Granda y Buylla. Así, la imagen se puso al culto el 23 de diciembre de 1933, fecha en la que se volvieron a abrir las puertas del templo dominico tras la pertinente restauración que se realizó tras la barbarie de 1931.

Esta imagen no sigue los cánones de la anterior y no llega a gustar a los gaditanos, que la llamaban cariñosamente "la rubia de Granda" por el color de sus cabellos y sus ojos azules. Lo que sí recoge esta imagen de la anterior son las manos y el Niño Jesús, algo que la siguiente talla también tomará, y es que fue lo único que se salvó del fuego republicano.

En 1943 se decide encargar una nueva y retirar la anterior del culto. Esta talla, que es la que hoy se venera, fue realizada por el imaginero sevillano Manuel José Rodríguez Fernández Andes, es una imagen que muestra una serena belleza que causa la admiración, devoción y respeto, y que llegó a calar en los fieles gaditanos.

Imagen de La Galeona que se quemó en mayo de 1931.
La Galeona

Existe otra, ésta de talla de madera, sin vestidos de tela, de unos 60 centímetros de altura, que se conoce con el sobrenombre de “La Galeona” y que también tiene su pequeña historia. El cuerpo de la primitiva Galeona se quemó el mismo día que la Patrona. Pero, inexplicablemente, se salvó de ella la cabeza. Y el Niño Jesús, que alguien se llevó y que luego, cuando se enteró que iban a reconstruir la imagen de la Virgen, devolvió secretamente. Y los frailes dominicos mandaron rehacer, a partir de la cabeza y sin que se perdiera el tizón quemado, el cuerpo de la Virgen. 

Y lo hizo Juan Luis Vasallo, el año 1945, conservando en su interior, a modo de reliquia, el leño quemado de su primer cuerpo y colocado de nuevo el Niño Jesús en el brazo izquierdo de la Virgen. Y así, en la imagen que hoy vemos, la cabeza de la Madre y el Niño son de la primera Galeona, y el cuerpo, una perfecta reconstrucción del anterior. Una vez reanudado el culto a la imagen tras el incendio del convento y de su propia imagen, se ponen en marcha la concesión de su coronación canónica, la cual efectuó sobre las benditas sienes de la Señora, el Cardenal y Arzobispo de Sevilla, D. Pablo Segura, el 4 de mayo de 1947.

No hay comentarios:

Publicar un comentario