martes, 3 de diciembre de 2013

INTENCIONES DEL PAPA: Mes de DICIEMBRE de 2013

Queridos amigos y hermanos del blog: el Santo Padre Francisco indica para cada año y para cada mes, cuales son las intenciones generales y misioneras de la Iglesia en todo el mundo, por las que quiere que se ore. Éstas intenciones las confía al Apostolado de la Oración, quienes propagan en el mundo entero la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, a fin de que éste las difunda con la mayor amplitud posible. Les comparto ahora las intenciones para este mes de diciembre de 2013 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Claudio Barriga, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración.

La INTENCIÓN GENERAL 
para DICIEMBRE 2013 es: 

“Que los niños abandonados o víctimas de cualquier forma de violencia encuentren el amor y la protección que necesitan.”

COMENTARIO PASTORAL: El sufrimiento de los niños nos podrá parecer siempre cruel e injusto, pero en este comentario de la intención del Papa para este mes centraremos la atención sobre una de sus manifestaciones, tal vez la peor: un fenómeno alarmante y creciente en nuestras sociedades, la dramática realidad de los niños de la calle.

La UNICEF define a los niños de la calle como los niños que tienen que trabajar en las calles para llevar dinero a sus familias, o niños abandonados que no tienen familias que viven y duermen en las calles. Son los pobres más pobres, los más vulnerables e indefensos, empujados por la pobreza a un mundo de violencia, hambre y abusos. Para sobrevivir, la mayoría trabajan más de diez horas al día. Distribuyen periódicos, limpian taxis, recogen chatarra, empujan carros, vigilan coches aparcados, venden caramelos, llevan el equipaje o mendigan. Algunos trabajan en la prostitución, o como “burreros” o “camellos” para vendedores de droga, otros son carteristas, otros realizan pequeños servicios de limpiezas o trabajan en la agricultura.

Duermen donde se sienten más seguros. La puerta de una tienda, un banco en la plaza, un conducto de aire caliente, cerca de una hoguera en la playa, las escaleras de una estación de tren. Muchos de ellos duermen de día, pensando que están más seguros durante las horas diurnas. Algunos duermen solos, otros se acurrucan juntos en busca de calor o protección. La cama es un trozo de cartón, una manta vieja, periódicos. Si tienen la suerte de tener un par de zapatos, se los quita y duerme con ellos bajo la cabeza, para poder darse cuenta de si alguien quiere robárselos. Las monedas que sobran se las meten en la boca.

Estos niños nunca saben cuándo serán despertados por la bota de un policía, por un chorro de agua fría de un camión de la limpieza, o incluso por una bala de un grupo de vigilantes o de un oficial de la ley que usa su arma alegremente. Comen lo que pueden. Sus estómagos no siempre están vacíos, pero probablemente estén desnutridos. Sus cabellos cobrizos pueden parecer agradables, pero seguro que es un signo de una seria carencia de las vitaminas adecuadas. Si no hay suficiente dinero, entonces siempre están los contenedores de basura en los que escarbar, las puertas de atrás de algunos restaurantes que tiran las sobras al final de la noche y cualquier cosa que se pueda robar en una tienda.

Las Estadísticas

• Se estiman en unos 200 millones los niños en todo el mundo que viven o trabajan en las calles.
• En Sudamérica, al menos 40 millones de niños viven en la calle; en Asia 25 millones; y en toda Europa aproximadamente otros 25 millones de niños y jóvenes viven en las calles.
• En el año 2020, se estima que habrá 800 millones de niños en la calle.

Hay muchos centros de acogida y rehabilitación de estos niños, en todos los países, de las Iglesias, del Estado o de otras instituciones. Les ofrecen hospedaje, alimento, cursos de alfabetización y capacitación. Siempre necesitan fondos y la ayuda de voluntarios. Tal vez te puedes acercar y colaborar, además de tenerlos en tu oración durante este mes…

Concluyo este comentario con algunos estremecedores testimonios de los mismos niños, encontrados en el sitio web de la organización norteamericana Arco Iris de la Esperanza, de la cual he tomado gran parte de la información para estas líneas (http://rainbows.wecspain.org/roh/html/ninosdelacalle.html )
(Rainbows of Hope http://rainbowsofhope.org/ )

Michla "He estado en las calles por cuatro años. Me gano la vida lavando autos, cargándolos con alguna mercancía o a veces mendigando. No estoy viviendo con mis padres pues me dijeron que me fuera hace mucho tiempo, se mudaron, y desaparecieron (abandonándome). Dijeron que tenían muchos otros hijos y que no podían mantenerme. Dijeron que debía ser capaz de ganarme la vida sin molestarlos a ellos".

Cuando se les consultó por qué se drogan:
• “para tener más confianza al pegar a otros y tener el valor para robar”
• “para que cuando te pillen robando y te peguen por ello no sientas el dolor”
• “para olvidar los problemas y ser feliz”
• “para tener ideas para buscar dinero”
• “te ayuda a dormir”
• “para no sentir dolor”
• "te hace más valiente, y así te peleas con alguien que no quiere pagarte por tus servicios" (dicho por una niña involucrada en la prostitución)
• “para que cuando tengas que matar a alguien no lo veas como algo malo”
• “para que cuando robes no te sientas mal”
• “así no piensas”
• “cuando tu madre te persigue”
• "a veces se te acusa de tomar drogas cuando en realidad no lo haces, de manera que acabas tomándolas”.

Claudio Barriga, sj
Director General Delegado del Apostolado
de la Oración

La INTENCIÓN MISIONERA 
para DICIEMBRE 2013 es:  

“Que los cristianos, iluminados por el Verbo Encarnado, preparemos la venida del Salvador.”

COMENTARIO PASTORAL: En este tiempo santo del Adviento, no basta solamente volver la mirada para contemplar la primera Navidad, sino que queremos mirar nuestro mundo de hoy y examinar dónde quiere el Salvador Jesucristo venir a morar o vivir con nosotros. Jesucristo, que nació en Belén hace 2000 años, está ansioso de volver a nacer en nuestro mundo. Según lo que dijo el místico medieval, Meister Eckhart, “Si Cristo naciera 1000 veces en Belén, pero no en ti, todo sería en vano”.

Jesucristo viene como un don pero también como un desafío. Por lo tanto hemos de mirarnos a nosotros mismos y reflexionar sobre dónde la paz, el gozo, la luz y el amor de Jesucristo podrían y deberían estar más presentes en nuestra vida personal y en nuestras relaciones. El Papa Benedicto nos recordó esto el Adviento pasado cuando dijo: “Al prepararnos para la Navidad, es importante encontrar tiempo para la contemplación de nosotros mismos y realizar una evaluación sincera de nuestra vida”.

Sin embargo, el significado pleno de la Navidad no se detiene sólo en nosotros sino que va más adelante. Hemos de mirar más allá de nosotros mismos. De acuerdo con la intención del Santo Padre para este mes, hacemos nuestra parte para “preparar a la humanidad para la venida del Salvador”.

Como lo hace la poderosa figura del Adviento, Juan el Bautista, también nosotros por medio de nuestras oraciones, buen ejemplo, y nuestras acciones según el ejemplo de Cristo, indicamos el camino hacia Jesús para que pueda nacer de nuevo en nuestro mundo. De nuevo, con Meister Eckhart: “De qué me sirve que el Padre haga nacer a Su Hijo, si yo no lo hago nacer!” Los Obispos de Estados Unidos en una carta pastoral sobre María, hace algunos años escribieron: “Todos los que verdaderamente siguen a Cristo, se convierten como madres de Cristo ya que por su fe lo hacen nacer en otros”.

Siguiendo el ejemplo de María procuramos vivir de acuerdo con la oración de San Francisco de Asís y nos convertimos en instrumentos de la paz, el gozo y el amor en nuestro mundo. Si hacemos nuestra parte en preparar a la humanidad para la venida del Salvador, entonces ciertamente, será una celebración de Navidad más llena de gozo y de paz y un Año Nuevo lleno de bendiciones.

Rev. Peter Schineller, S.J.
Archivero, Provincia de Nueva York,
Compañía de Jesús

No hay comentarios:

Publicar un comentario