lunes, 16 de diciembre de 2013

VIVENCIAS PERSONALES: Ejercicios Espirituales a las Carmelitas Descalzas de Cádiz


Imagen de Nuestra Señora del Carmen del Altar Mayor
Queridos amigos y hermanos del blog: comenzando el Adviento, que ya estamos promediando, a las siempre queridas Madres Carmelitas Descalzas de Cádiz, pude cumplirles la promesa de predicarles los Ejercicios Espirituales correspondientes al presente curso. Con gozo y gratitud, han sido días muy plenos en el ejerciendo del ministerio de la palabra y del acompañamiento espiritual a esta querida comunidad contemplativa. La vivencia ha sido bajo la guía de Santa Teresa de Jesús.

Las Carmelitas Descalzas
de Cádiz

Su presencia en Cádiz data del año 1906 cuando hermanas carmelitas procedentes de Argel y de Méjico se refugiaron de las persecuciones religiosas acaecidas por entonces en sus países. Los primeros años no estuvieron exentos de dificultades. Vivieron en casas muy pequeñas de alquiler, y las vocaciones aumentaban. Ante la necesidad de obtener una casa propia acudieron a la intercesión de San José. Al poco tiempo un generoso bienhechor les hizo donación de una de sus propiedades. Corría el año 1926. Es la casa en la que actualmente viven frente al mar.

El convento está situado en la Calle Costa Rica, en el barrio de San Carlos. Fue ésta una de las últimas zonas de expansión urbana de la ciudad en su búsqueda de espacios para el crecimiento. Construido por el Conde de O’Reilly, gobernador de Cádiz, en 1784 se tienen noticias de que las casas particulares que forman las manzanas de toda esta zona están siendo elevadas. Por esta razón, el edificio que nos ocupa representa muy bien el tipo de construcción plurifamiliar de mediados del siglo XVIII y se encuadra en esa necesidad de aprovechar al máximo el espacio urbano, tan escaso en la ciudad. Por ello y debido al uso finalmente aplicado es un edificio peculiar. En su aspecto exterior nada indica que se está ante la entrada de un convento de clausura. Sin embargo, ya desde el zaguán se observan dependencias comunes y clásicas en la configuración tipológica de estos edificios. Así en él se localiza el típico torno y a su lado la puerta de acceso al locutorio donde las hermanas reciben y hablan a los visitantes a través de la reja.

Normalmente, los conventos suelen extenderse sobre amplias parcelas en las que la tipología conventual se desarrolla con libertad. En cambio éste, contrariamente a lo habitual, se desarrolla en altura como se observa en su reducido patio. De su lado izquierdo arranca la escalera que da acceso a las plantas superiores. Está formada por dos tramos que convergen en un pequeño descansillo del que parten los diferentes tramos que conducen a las restantes plantas y a la azotea.

Retablo de la Iglesia de las Carmelitas Descalzas de Cádiz
La iglesia está formada por tres naves separadas por pilares, destacando en su interior el retablo mayor que está estructurado en dos cuerpos y una sola calle. En el primer cuerpo se sitúa un sagrario donado por la madre de la Venerable niña María del Carmen González Valerio y que fue realizado con la plata procedente de dos piezas del ajuar personal de María del Carmen González. El segundo cuerpo corresponde a algún retablo reutilizado procedente, con probabilidad, de algunos de los conventos suprimidos de la ciudad. En él figura una hornacina central donde se sitúa la imagen de la Virgen del Carmen, muy querida por las hermanas del convento y que queda flanqueada por columnas corintias con el fuste profusamente decorado. El presbiterio cuenta además con dos hornacinas con las figuras de San José a la izquierda y Santa Teresa de Jesús a la derecha.

En la nave del evangelio de la iglesia nos encontramos con la imagen de San Pío X, que fue colocada en ese lugar en agradecimiento de las hermanas por la milagrosa ayuda prestada. Y es que cuando estaban realizando reparaciones y obras de absoluta necesidad en el convento, se quedaron sin recursos económicos pasando graves aprietos para poder hacer frente a las facturas. La situación llegó al punto de tener que paralizar las obras. Las hermanas entonces se encomendaron a este santo y, en ese momento, una llamada en el torno les proporcionó el dinero suficiente para poder finalizar las reparaciones que se estaban ejecutando.

Las Carmelitas Descalzas
(Orden de la Bienaventurada Virgen del Monte Carmelo)

Las Carmelitas de Cádiz es una pequeña comunidad de carmelitas descalzas que forman parte de la Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo. Una gran familia religiosa cuyo origen se remonta hasta el s. XIII en las mismas tierras de Palestina, con el fin de vivir en obsequio de Jesucristo imitando a la Virgen María.

Esta comunidad vive el espíritu y estilo de vida de nuestra Madre fundadora, Santa Teresa de Jesús (1515-1581). Ella, sintiéndose llamada por Dios a renovar el Carmelo, deseó vivir la Regla primitiva que los ermitaños del Monte Carmelo habían observado en los orígenes de la Orden. Y así, en 1562 fundó el primer convento reformado de carmelitas descalzas, comprometidas a vivir los consejos evangélicos según la Regla primitiva, en una pequeña comunidad fraterna, fundada en soledad, oración y pobreza.

Los Ejercicios compartidos
 
Desde la azotea del monasterio se ve una magnífica vista al mar
Del miércoles 27 de noviembre al miércoles 4 de diciembre pasado compartimos esos días de Ejercicios Espirituales donde las predicaciones giraron en torno al proceso vocacional y de conversión de Santa Teresa de Jesús, en un continuo reflejar en nosotros para tratar de vernos todos, ellas y yo también, interpelados por tan alto y santo proyecto de vida.

Santa Teresa de Jesús, vivenció con especial dolor los acontecimientos acaecidos por entonces, como la reforma protestante en Francia, las profanaciones de la Eucaristía y del sacerdocio. De tal manera se sintió conmovida por tales hechos, que imprimió en este estilo de vida de las primeras carmelitas descalzas, sus hijas, un sentido apostólico, orientando la oración, el retiro y la vida entera al servicio de la Iglesia.

De mi parte estuvo el desafío de iluminarlas desde la Palabra de Dios y el acompañamiento desde el ministerio sacerdotal. De parte de ellas la docilidad y el cumplimiento de los distintos momentos de cada día de los Santos Ejercicios. Han sido días de exquisita comunión fraterna, donde cada una de ellas, con su delicadeza humana y espiritual, no sólo me hicieron sentir su predicador, sino también su padre. A todos vosotros, queridos lectores de mi blog, encomiendo en la oración de intercesión a esta querida comunidad contemplativa, para que siendo fieles a su llamado encuentren en una respuesta cada vez más generosa e integral la razón más profunda de sus vidas y la consecución de la felicidad, en el tiempo y en la eternidad.

Con mi bendición.
Padre José Medina.

Santa Misa de Clausura de los Ejercicios Espirituales acompañado por el Seminarista de 6º año Jesús Fabra
 
Foto de familia con la comunidad de Carmelitas Descalzas de Cádiz irradiando en sus rostros la alegría de ser Esposas de Cristo

No hay comentarios:

Publicar un comentario