jueves, 13 de marzo de 2014

ENTREVISTAS: "No existe el superhombre revolucionario"

Queridos amigos y hermanos del blog: en este 13 de marzo de 2014 el prestigioso diario venezolano “La Verdad”, ha publicado una extensa entrevista que me realizó la periodista Luzmila Mejía Smith. Dicha entrevista gira en torno a diversas reflexiones sobre la persona y el ministerio del Papa Francisco en el 1º Aniversario de su Pontificado:

"No existe el superhombre revolucionario"

Por Luzmila Mejía Smith / Diario “La Verdad”, Maracaibo, Venezuela, 2014 ®

Conoció a Francisco en 2001, luego de una misa en el Hospital de Muñiz, Argentina. Ese día el entonces arzobispo lavó los pies de 12 personas con sida. Desde entonces comenzó a analizar su obra. "La gran diferencia que observamos es su permanente alegría"

El Jueves Santo de 2001, Jorge Bergoglio, en ese entonces Arzobispo de Argentina, lavó los pies a 12 enfermos de Sida en el Hospital Muñíz tras celebrar una misa. Al finalizar un grupo de periodistas presentes lo rodeó para obtener una entrevista, José Medina Pellegrini logró alzar su voz hasta preguntarle: “¿Por qué eligió el hospital para celebrar el jueves santo?

La respuesta que recibió Medina, quien para el momento era Delegado de Medios para la Comisión Episcopal de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Argentina, aún la recuerda, palabra a palabra, por su sencillez evangélica: “La sociedad se olvida de los enfermos y de los pobres. Por eso he preferido ir a lugares donde las personas padecen algún sufrimiento. El año último estuve en la cárcel con los presos. Como sacerdotes queremos poner en las manos del Señor, como una ofrenda santa, nuestra propia fragilidad, la fragilidad de nuestro pueblo, de la humanidad entera”.

Al despedirse de cada enfermo, Bergoglio les decía al oído como un susurro “recen por mi”.  Sus palabras y la escena mostraron al sacerdote periodista quién es el hombre que hoy dirige el destino del Vaticano en su tramado interior y espiritual. La gracia de conocer a Bergoglio en sus años de ministerio pastoral, y la certeza absoluta de ver en el Sumo Pontífice a ese mismo hombre, motivaron a Medina a convertirse en el primer escritor y biógrafo argentino en publicar obras que presentan con habilidad a un Papa que a nadie está dejando indiferente.

El padre Medina ha publicado siete libros, entre ellos “Francisco, el Papa de todos”, en el cual presenta una primera aproximación de su persona y pensamiento. En entrevista exclusiva con el Diario La Verdad nos cuenta, desde España, extractos de lo que vio y oyó de Bergoglio como ciudadano argentino y sacerdote de la Iglesia que peregrina al sur de Argentina.

Jorge Bergoglio es definido como un hombre simple y sencillo, que cuando vivía en Buenos Aires tenía costumbres como andar en metro, caminar, y leer mucho.  Después de un año de Pontífice, ¿continúa igual?

Un hombre simple y sencillo, que se consideraba pastor de un pueblo pobre y que vivía con la misma pobreza que su pueblo. La gran diferencia que observamos es su permanente alegría, y no digo que antes fuera un hombre triste, sino que Dios le ha dado en esta etapa de su vida un carisma que lo tiene fundamentado en dos actitudes: una gran alegría y una gran paz interior y exterior, que lo hace manifestar tal gracia en todo momento de su ministerio petrino.

Considera que ¿es un religioso con alma también política?

Si vamos a la acepción más pura de la palabra ciertamente que sí. El hombre es un “animal político”, afirmaba Aristóteles, en cuanto que es un hombre preocupado por la cosa pública, por el bien de los ciudadanos, especialmente de los más pobres y necesitados. Y esta solicitud por la “cosa pública” está dentro del ámbito de las inquietudes de un legítimo pastor, porque a la Iglesia le toca fundamentalmente la predicación del Evangelio, que debe iluminar, también, toda realidad humana, sin excepción alguna.

¿El papa Francisco está cerca de ser el “revolucionario” que dibujan los medios de comunicación? El impacto que ha tenido su imagen para la Iglesia, ¿lo considera producto de su personalidad o de una campaña mediática para presentarlo?

Los que tenemos la responsabilidad de trabajar en los medios de comunicación sabemos muy bien que una es la “verdad pública” y otra, muchas veces, la “verdad publicada”. Y ese Papa Francisco, superhombre revolucionario, no existe en la realidad. Francisco es un hombre que cada día quiere estar a la altura de la misión encomendada, con alma grande y generosidad, como afirmaba san Ignacio de Loyola. Pero ese personaje mediático que muchas veces nos presentan algunos medios masivos de comunicación, está muy lejos de ser ese hombre.

¿Quién es el Papa Francisco hombre? Sus preferencias, gustos, quehaceres

Se ha declarado apasionado lector de su paisano Jorge Luis Borges, del ruso Fiódor Dostoyeski, de la poesía de Hölderlin y de los grandes autores clásicos. Reconoce que le gusta la música clásica, sobre todo “La Obertura Leonora número tres” de Beethoven. Es un apasionado  del tango, porque “lo bailé de joven”, y sus cantantes preferidos son Carlos Gardel, Julio Sosa y Ada Falcón. Su película favorita es “El festín de Babette” (Gabriel Axel, 1987) y ha gustado de todas las de Tita Merello, cantante y actriz argentina, verdadero ícono der ser porteño. Gran aficionado al fútbol y seguidor del equipo de San Lorenzo de Almagro. Al igual que sus hermanos aprendió a cocinar cuando su madre quedó paralítica luego del quinto parto. Muy frugal para la comida, gusta de la fruta, del pollo sin piel y de las ensaladas.

¿Qué características han marcado el liderazgo del Papa Francisco en el transcurso de este año?

Creo que, sin lugar a dudas, la ternura y la misericordia son la esencia de su mensaje pastoral en este primer año de ministerio petrino. Y esto por que ambas actitudes son la esencia del Evangelio. Son el corazón del Evangelio. De lo contrario, no se entiende a Jesucristo, ni la ternura del Padre, que lo envía a escucharnos, a curarnos, a salvarnos. Yo creo que éstas van a ser siempre las características de su liderazgo espiritual y pastoral.

En su libro usted destaca la devoción del Papa hacia la Virgen.  ¿De qué manera lo ha influenciado en su reivindicación de la mujer?

Es sumamente exquisita la devoción a María que tiene el Papa Francisco, y como argentino, y buen porteño, en su advocación de la Virgen Gaucha, Nuestra Señora de Luján, me parece que es imposible acercarnos a bosquejar un perfil espiritual de él, si no nos adentramos en este aspecto de su vida. Él guarda un recuerdo entrañable de su abuela paterna, porque según su mismo testimonio: “la que me enseñó a rezar fue mi abuela. Ella me enseñó mucho en la fe y me contaba las historias de los santos”. Y también fue de su abuela de quien aprendió una entrañable devoción a María Santísima, devoción que como ha confesado en distintas oportunidades se ha traducido en el rezo diario y devoto del Santo Rosario.

La figura de María le ha llevado a una clara visión del lugar de la mujer en la Iglesia, llegando a afirmar que "sufre" cuando ve que en la Iglesia y en las organizaciones eclesiales se reduce el papel de las mujeres sólo a la servidumbre: "Sufro, y os digo la verdad, cuando veo en la Iglesia o en algunas instituciones eclesiales que el papel de la mujer queda relegado a un papel de servidumbre y no de servicio. Veo mujeres que hacen cosas de servidumbre y no de servicio". Nos dice que es necesario una reflexión de toda la Iglesia para dar mayor valor a la presencia de las mujeres.

Afirma que "aunque muchas cosas han cambiado en la evolución cultural y social, es un dato de hecho que la mujer da a luz a personas". Dando a la mujer la maternidad Dios le ha confiado de una manera muy especial el ser humano "Dando a la mujer la maternidad Dios le ha confiado de una manera muy especial el ser humano". Afirma que existen dos peligros siempre presentes y uno de ellos es "reducir la maternidad a un papel social, a un deber, aunque noble, pero que no ayuda a construir plenamente la comunidad" y el otro es "promover una especie de emancipación que abandona lo femenino y los valiosos rasgos que lo caracterizan".

¿Cuáles retos personales considera que enfrenta Jorge Bergoglio como el Papa Francisco? ¿Qué considera que le ha costado más en el año pontificado?

Hace un año atrás el cardenal Bergoglio no tenía ningún proyecto para pastorear o cambiar la Iglesia en aquellos aspectos –propios de este tiempo- que necesitan del aire siempre fresco del Evangelio. Él no esperaba, por decirlo de alguna manera, ser el Obispo de Roma. Empieza a gobernar buscando poner en práctica todo lo que había surgido en el debate entre los cardenales de las diversas congregaciones. Y esto es lo que está realizando con un gran espíritu de colegialidad, característica muy propia de una Iglesia y de un Pastor que viven el Concilio Vaticano II. ¿Qué puede haberle costado más? Me parece que es una pregunta muy personal, y yo desconozco completamente que puede ser, si realmente así acontece en su interior.

El Papa recibió duras críticas por su papel durante la dictadura en Argentina,  ¿cree que esas críticas disminuyeron luego de su reunión con la Presidenta Cristina Kirchner?

El paso de los meses que han transcurrido desde aquel 13 de marzo de 2013 nos han ido aportando información muy fidedigna sobre su verdadero rol en los años del último gobierno militar en Argentina. Hoy sabemos con ciencia cierta de su valentía y actos concretos para salvar a muchos de, quizás, una muerte segura. Fueron años muy difíciles para la Argentina y para la Iglesia en Argentina. Y el entonces “Padre Jorge”, ya que ni obispo era en esos años, hizo lo que pudo, con las posibilidades reales que tuvo, y creo, que algo y mucho más también. No veo elementos para afirmar que las críticas que se fueron desvaneciendo con el paso de estos meses de pontificado tengan alguna relación con la visita que le hizo la Sra. Kirchner al papa Francisco a los pocos días de iniciar su ministerio.

¿Cuáles son las principales críticas que hacen  a su año de pontificado y las respuestas que el Papa tiene hacia ellas?

El Santo Padre es consciente que no puede agradar a todos por sus actos del ejercicio de su ministerio: ni a los de afuera, ni a los de adentro. Él tiene que seguir con todo aquello que Dios le pide. No está solo en su trabajo porque es acompañado por el consejo de muchos, toda la Curia Romana tiene esa misión de acompañarle en su misión. Él escucha, y esto no es una actitud fingida o de compromiso, escucha realmente. Pero hay un momento, el propio de la decisión, de poner una firma, en el cual queda solo con su sentido de la responsabilidad ante Dios y ante su conciencia. De ahí la importancia fundamental de acompañarle con nuestra oración, por su salud, por sus intenciones, por sus graves responsabilidades. Él reza por nosotros, hagamos lo mismo por él.

Perfil

Nombre completo: José Antonio Medina Pellegrini

Nacimiento: 29 de enero de 1963 en San Martín, Mendoza, Argentina.

Ordenación: 29 de septiembre de 1991 por Monseñor Juan Rodolfo Laise

Estudios: Licenciado en Teología Espiritual en la Universidad Pontificia de Comillas, Madrid; Máster en Mística y Ciencias Humanas.

Algunos cargos: Cura Párroco de "San Charbel" (San Luis), "Nuestra Señora del Carmen" (Wilde) y "Nuestra Señora de Fátima" (Valentín Alsina). Delegado de Prensa y Difusión de su actual titular, Monseñor Rubén Oscar Frassia, en la Diócesis de Avellaneda-Lanús, Buenos Aires.  Capellán y Confesor Auxiliar del Santuario de Lourdes, Francia.

En la actualidad: Director Espiritual del Seminario Diocesano “San Bartolomé” de España. Reside en la Diócesis de Cádiz y Ceuta. Capellán de las Religiosas María Inmaculada y tiene a su cargo programas de evangelización en Radio María España y Cadena Cope Cádiz.


Link permanente de la entrevista en su medio original:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada