domingo, 8 de junio de 2014

EVANGELIO DOMINICAL: “Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor”

Pentecostés
Ciclo A
Evangelio: Jn 20, 19-23

Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: «La paz con vosotros».

Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor. Jesús les dijo otra vez: «La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío».

Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

Palabra del Señor.


“Manda tu Espíritu, Señor, y renovarás la faz de la tierra” (Salmo 104, 30).

Queridos amigos y hermanos del blog: La fiesta que hoy celebramos se llama Pentecostés. Esta palabra señala que el hecho que conmemoramos ocurrió cincuenta días después de la resurrección de Jesús. Pero lo que festejamos es importantísimo: hoy se cumple la promesa de Jesús, llega el Espíritu Santo y se inicia la misión de la Iglesia: anunciar al mundo el amor de Dios, hecho hombre en Jesucristo. Al actualizar ese momento, la Iglesia entera revive su vocación: evangelizar a todos los pueblos, de toda raza y cultura. “El Espíritu del Señor llena todo el mundo, y él, que mantiene todo unido, habla con sabiduría” (Misal Romano). Esta realidad, anunciada en el libro de la Sabiduría, se cumplió en toda su plenitud el día de Pentecostés, cuando los apóstoles y los que estaban con ellos “se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería” (Hc 2, 49.

Pentecostés es el cumplimiento de la promesa de Jesús: “cuando yo me fuere, os lo enviaré” (Jn 16, 7); es el bautismo anunciado por él antes de subir al cielo: “seréis bautizados en el Espíritu Santo” (Hc 1, 5); como también es el cumplimiento de sus palabras: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, ríos de agua viva manarán de su seno” (Jn 7, 37-38). Comentando este último episodio, nota el evangelista: “Esto dijo del Espíritu, que habían de recibir los que creyeren en él, pues aún no había sido dado el Espíritu, porque Jesús no había sido glorificado” (ib 39). No había sido dado en su plenitud, pero no quiere decir que el Espíritu faltara a los justos. El Evangelio lo atestigua de Isabel, de Simeón y de muchos otros más. Jesús lo declaró de sus apóstoles en la vigilia de su muerte: “vosotros le conocéis porque permanece con vosotros” (Jn 14, 17); y aún más en la tarde de Pascua, cuando apareciéndose a los once en el cenáculo, “sopló y les dijo: Recibid el Espíritu Santo” (Jn 20, 22).

El Espíritu Santo es el “don” por excelencia, infinito como infinito es Dios; aunque quien cree en Cristo ya lo posee, puede sin embargo recibirlo y poseerlo cada vez más. La donación del Espíritu Santo a los apóstoles en la tarde de la resurrección demuestra que ese don inefable está estrechamente unido al misterio pascal; es el supremo don de Cristo que, habiendo muerto y resucitado por la redención de los hombres, tiene el derecho y el poder de concedérselo. La bajada del Espíritu en el día de Pentecostés renueva y completa este don, y se realiza no de una manera íntima y privada, como en la tarde de Pascua, sino en forma solemne, con manifestaciones exteriores y públicas indicando con ello que el don del Espíritu no está reservado a unos pocos privilegiados sino que está destinado a todos los hombres como por todos los hombres murió, resucitó y subió a los cielos Cristo. El misterio pascual culmina por lo tanto no sólo en la Resurrección y en la Ascensión, sino también en el día de Pentecostés que es su acto conclusivo.

Cuando los hombres, impulsados por el orgullo y casi desafiando a Dios, quisieron construir la famosa torre de Babel, no podían entenderse (Gn 11, 1-9, primera lectura de la Misa de la Vigilia de Pentecostés). Con la bajada del Espíritu Santo sucedió lo contrario: no confusión de lenguas, sino el “don” de lenguas que permitía una inteligencia  recíproca entre los hombres “de cuantas naciones hay bajo el cielo” (Hc 2, 5); ya no más separación, sino fusión entre gentes de los más diversos pueblos. Esta es la obra fundamental del Espíritu Santo: realizar la unidad, hacer de pueblo y de hombres diversos un solo pueblo, el pueblo de Dios fundado en el amor que el divino Paráclito ha venido a derramar en los corazones.

San Pablo recuerda este pensamiento escribiendo a los Corintios: “Todos nosotros hemos sido bautizados en un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo, y todos, ya judíos, ya gentiles, ya siervos, ya libres, hemos bebido del mismo Espíritu” (1 Cr 12, 13). El divino Paráclito, Espíritu de amor, es espíritu y vínculo de unión entre los creyentes de los cuales constituye un solo cuerpo, el Cuerpo místico de Cristo, la Iglesia. Esta obra, comenzada el día de Pentecostés, está ordenada a renovar la faz de la tierra, como un día renovó el corazón de los apóstoles, rompiendo su mentalidad ligada al judaísmo, para lanzarlos a la conquista del mundo entero, sin distinción de razas o de religiones. Esta empresa fue facilitada de manera concreta con el don de las lenguas que permitió a la Iglesia primitiva difundirse con mayor rapidez. Y si con el tiempo ese don ha cesado, fue sustituido, y lo es todavía hoy, por otro don no menos poderoso para atraer a los hombres al Evangelio y unirles entre sí: el amor.

El lenguaje del amor es comprendido por todos: doctos e ignorantes, connacionales y extranjeros, creyentes e incrédulos. Por eso precisamente tanto la Iglesia entera como cada uno de los fieles tienen necesidad de que se renueve en ellos Pentecostés. Aunque el Espíritu Santo esté ya presente, hay que continuar pidiendo: “Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor” (Versículo del Aleluya). Pentecostés no es un episodio que se cumplió cincuenta días después de la Pascua y ha quedado ya cerrado y concluido; es una realidad siempre actual en la Iglesia. El Espíritu Santo, presente ya en los creyentes por razón de esta presencia suya en la Iglesia, los hace cada vez más deseosos de recibirlo con mayor plenitud, dilatando él mismo sus corazones para que sean capaces de recibirlo con efusiones cada vez más copiosas.

Terminemos con una oración bellísima que se encuentra en los “escritos inéditos” de Sor Carmela del Espíritu Santo: “¡Oh Espíritu Santo, Amor sustancial del Padre y del Hijo, Amor increado, que habitas en las almas justas! Ven sobre mí como un nuevo Pentecostés, trayéndome la abundancia de tus dones, de tus frutos, de tu gracia y únete a mí como Esposo dulcísimo del alma.

Yo me consagro a ti totalmente: invádeme, tómame, poséeme toda. Sé luz penetrante que ilumine mi entendimiento, suave moción que atraiga y dirija mi voluntad, energía sobrenatural que dé vigor a mi cuerpo. Completa en mí tu obra de santificación y de amor. Hazme pura, transparente, sencilla, verdadera, libre, pacífica, suave, quieta y serena aun en medio del dolor, ardiente de caridad hacia Dios y hacia el prójimo.

Ven, oh Espíritu vivificante, sobre esta pobre sociedad y renueva la faz de la tierra, preside las nuevas orientaciones, danos tu paz, aquella que el mundo no puede dar. Asiste a tu Iglesia, dale santos sacerdotes, fervorosos apóstoles, solicita con suaves invitaciones a las almas buenas, sé dulce tormento a las almas pecadoras, consolador refrigerio a las almas afligidas, fuerza y ayuda a las tentadas, luz a las que están en las tinieblas y en las sombras de la muerte”.

Con mi bendición.
Padre José Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario