domingo, 20 de julio de 2014

EVANGELIO DOMINICAL: Hoy el trigo y la cizaña crecen juntos, mañana sólo los justos brillarán como el sol en el Reino de Dios

16º Domingo del Tiempo Ordinario
Ciclo A
Evangelio: Mateo 13, 24-43

Jesús propuso a la gente otra parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras todos dormían vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue. Cuando creció el trigo y aparecieron las espigas, también apareció la cizaña. Los peones fueron a ver entonces al propietario y le dijeron: 'Señor, ¿no habías sembrado buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que ahora hay cizaña en él?'. El les respondió: 'Esto lo ha hecho algún enemigo'. Los peones replicaron: '¿Quieres que vayamos a arrancarla?'. 'No, les dijo el dueño, porque al arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha, y entonces diré a los cosechadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en manojos para quemarla, y luego recojan el trigo en mi granero'".

También les propuso otra parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas".

Después les dijo esta otra parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa".

Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.

Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: "Explícanos la parábola de la cizaña en el campo".

El les respondió: "El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno, y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles. Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo. El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal, y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!"

Palabra del Señor.


“Tú, Señor, eres bueno e indulgente” (Sal 86, 5).

Queridos amigos y hermanos del blog: los que tenemos fe convivimos en el mundo con personas que no tienen fe. En la sociedad hay personas que tienen una conducta intachable y otras cuya conducta es reprochable. En nuestro propio corazón, junto a los buenos deseos, aparecen los malos deseos. En este 16º domingo durante el año, la parábola del trigo y la cizaña ilustra nuestra condición humana. Por eso, la liturgia nos presenta a un Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarse, rico en amor y fidelidad.

La Liturgia de la Palabra se presenta hoy como un himno a la misericordia de Dios y lleva a reflexionar sobre este consolador atributo divino, para alimentar nuestra confianza en el Señor y estimularnos a reproducirlo en nuestra conducta propia. El argumento es introducido por la primera lectura (Sab 12, 13. 16-19): “Tú poder es el principio de la justicia, y tu sabiduría universal te hace perdonar a todos… Tú, poderoso soberano, juzgas con moderación, tú nos gobiernas con gran indulgencia… Obrando así enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser humano (ib 16. 18-19). Con frecuencia entre los hombres la fuerza acaba con la justicia y ahoga la indulgencia; no así en Dios, cuyo poder es también fuente de justicia y de misericordia, y se identifica con ellas. Así templa los justos castigos con una espera clemente, para dar a los hombres “lugar al arrepentimiento” (ib 19).

El mismo tema se ilustra de forma concreta en la parábola evangélica del trigo y la cizaña (Mt 13, 24-43). El que habla no es ya el autor del libro de la Sabiduría, sino Jesús, Sabiduría encarnada: “El Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo” (ib 24). Pero de noche el enemigo siembra cizaña, la cual pronto se apodera del grano; y cuando los criados proponen al señor arrancarla, éste lo impide: “No, que podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la ciega” (ib 29-30).

Un labrador no razonaría así: escardaría el grano para librarlo de la mala hierba. Es que no se trata de una lección de agricultura, sino de mostrar cuál es la actitud de Dios frente a los buenos y a los malos. En la explicación de la parábola se dice que “el campo es el mundo”, donde Jesús, el Hijo del hombre, siembra el reino de los cielos. “La buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo” (ib 38-39).

En este mundo el Reino de los cielos está en fase de evolución y crecimiento, por eso no hay separación neta entre buenos y malos; Dios no la quiere, y permite que vivan los unos junto a los otros sea para probar a los primeros y consolidarlos en la virtud, sea para dar tiempo a los segundos de convertirse, y aun porque no se excluye que en un momento dado la buena semilla degenere en cizaña. Así como en esta vida nadie es definitivamente partidario del Maligno, pues siempre puede apartarse del mal, tampoco es nadie definitivamente ciudadano del Reino, ya que por desgracia puede pervertirse.

La parábola, pues, es una invitación a todos a la vigilancia, a no dejar pasar en vano la hora de la gracia y a estar prontos para la siega, porque “lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el fin del tiempo”. Entonces “todos los corruptores y malvados” serán arrojados “al horno encendido”, mientras “los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre” (ib 40-43). La indulgencia misericordiosa de Dios se cambiará un día en juicio irrevocable para los que se obstinaron en el mal.

Entretanto los “ciudadanos del Reino” son invitados a imitar la misericordia del Padre celestial aceptando pacientemente las dificultades provenientes de la convivencia con los enemigos del bien y tratándolos con bondad fraterna en la esperanza de que, vencidos por el amor, cambien de conducta.

Se debe también recurrir a la oración, para que Dios ponga un dique a la inundación del mal y defienda a sus hijos del contagio; el cómo hay que dejárselo a él. Viene, pues, muy a propósito la palabra de san Pablo (Rom 8, 26-27 - segunda lectura): “Nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene”; pero el Espíritu Santo lo sabe; y pues “su intercesión por los santos es según Dios”, hay que dejar la causa del bien en sus manos.

Les dejo otro texto, no el que se presenta en la Misa de hoy del libro de la Sabiduría, que es una reflexión orante sobre lo que estamos meditando: “Señor, te compadeces de todos porque todo lo puedes y disimulas los pecados de los hombres para que se arrepientan. Amas a todos los seres y nada de lo que hiciste aborreces, pues, si algo odiases, no lo hubieras creado. Y, ¿cómo podría subsistir cosa que no hubieses querido? ¿Cómo se conservaría si no la hubieses llamado? Mas tú todo lo perdonas porque todo es tuyo, Señor que amas la vida, pues tu espíritu imperecedero está en todas las cosas. Por eso mismo gradualmente castigas a los que caen; les amonestas despertando la conciencia de sus pecados para que se aparten del mal y crean en ti, Señor” (Sabiduría, 11, 23-26; 12, 1-2).

Hacemos nuestros los sentimientos de la Santa Abulense: “¡Qué mal pagamos tu amistad, Señor, pues tan presto nos tornamos enemigos mortales! Por cierto que es grande tu misericordia. ¿Qué amigo hallaremos tan sufrido? Y aun una vez que acaezca esto entre dos amigos, nunca se quita de la memoria ni tornan a tener tanta amistad como antes. Pues ¿qué de veces serán las que faltamos en la tuya de esta manera, y qué de años nos esperas de esta suerte? Bendito seáis Vos, Señor Dios mío, que con tanta piedad nos lleváis que parece olvidáis vuestra grandeza para no castigar, como sería razón, traición tan traidora como ésta” (Santa Teresa de Jesús, Conceptos del amor de Dios, 2, 19).

“¿Quieres que vayamos a arrancarla?”. “No -les dijo el dueño-, porque, al arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar también el trigo”. Así nos aconseja Jesús. Hermanos: La liturgia de hoy es consoladora. Vemos cómo Dios sabe esperar y nos colma con la feliz esperanza del arrepentimiento y el perdón. Porque nuestro Dios es compasivo y bondadoso, lento para enojarse y rico en amor y fidelidad.

Con mi bendición.
Padre José Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario