martes, 2 de septiembre de 2014

INTENCIONES DEL PAPA: Mes de SEPTIEMBRE de 2014


Queridos amigos y hermanos del blog: el Santo Padre Francisco indica para cada año y para cada mes, cuales son las intenciones generales y misioneras de la Iglesia en todo el mundo, por las que quiere que se ore. Éstas intenciones las confía al Apostolado de la Oración, quienes propagan en el mundo entero la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, a fin de que éste las difunda con la mayor amplitud posible. Les comparto ahora las intenciones para este mes de septiembre de 2014 con una síntesis del comentario que ofrece el P. Claudio Barriga, S.J., Director General Delegado del Apostolado de la Oración.


La INTENCIÓN GENERAL para SEPTIEMBRE 2014 es: 
“Para que los discapacitados mentales reciban el amor y la ayuda que necesitan para llevar una vida digna”.


COMENTARIO PASTORAL: Las personas con discapacidad son en todo el mundo cerca de mil millones, 1,8% de ellos vive en países en vias de desarrollo. Estos son datos que surgieron del primer informe del año 2011 que realizó la Organización Mundial de la Salud (OMS). De estos datos sin embargo, no es fácil saber cuantos son los discapacitados mentales, por quienes el Papa nos invita a rezar en este mes de septiembre de 2014. Sabemos que son millones y que son todas aquella personas que han perdido la voluntad y la capacidad de entender, o no la han tenido jamás. Por eso, viven en un estado de dependencia total de los otros. No tienen ninguna esperanza de cura, más allá de los tratamientos con psicofármacos.

En general en todas partes, los discapacitados mentales sufren discriminación de todo tipo: desde el derecho a nacer, si existe alguna señal de enfermedad en el exámen prenatal, al abandono de cualquier forma de asistencia, especialmente si los afectados no tienen familia, hasta transformarse en objetos de desprecio, de burla, de escarnio. Son, por lo tanto, personas que se encuentran entre las más indefensas, las que están sometidas a mayores riesgos y que, si pudieran expresarse, muchísimos de ellos dirían como el paralítico del Evangelio “Señor, no tengo a nadie que me ayude” (Jn, 5,7).

El Papa nos recuerda que hay algo verdaderamente grande que podemos hacer por ellos. ¡Orar a fin que “reciban el amor y la ayuda que necesitan para tener una vida digna”! Esto significa concretamente reconocimiento, atención, promoción, posibilidad de compartir, asistencia, ayuda permanente y de calidad. Sin distinción de clase, de nacionalidad o de religión. Y esto debe realizarse con mucho mayor urgencia cuanto más vulnerables sean según la condición en la que estén. En la oración el Papa hace referencia también a su dignidad. No son personas de segunda categoría. En ellos está todo el valor que el Creador puso, al igual que en cualquier otro hombre. Hay algo más: la misteriosa semejanza con el Siervo sufriente descrito por el profeta Isaías, anticipando el cuerpo desfigurado de Jesús durante su pasión y su crucificción. Pidamos cada día, con las palabras del Papa, que se difunda en el mundo una idea de sociedad que se haga cargo de ellos.

D. Nino Minetti, SdC
Provincial en Italia de la Congregación de San Luis Guanella y Superior General Emérito.


La INTENCIÓN MISIONERA para SEPTIEMBRE 2014 es:
“Para que los cristianos, inspirados en la Palabra de Dios, se comprometan al servicio de los pobres y de los que sufren”.

COMENTARIO PASTORAL: Madre Teresa de Calcuta impactó y sigue impactando a los habitantes de nuestro planeta Tierra por su incansable dedicación a los más pobres y sufrientes. La admiraron y le ayudaron creyentes y no creyentes. Otros y otras fueron más allá: se sintieron motivados y llamados a consagrar su vida al Señor Jesús en el servicio de los marginados y excluidos, siendo parte de la Congregación por ella fundada: las Misioneras y los Misioneros de la Caridad.

Todos los santos y santas han hecho el mismo camino: conocen a Jesús que se hizo pobre entre los pobres, lo aman y lo siguen, sirviendo a los más pobres. Pensemos en San Francisco, San Vicente de Paul, San Juan Bosco y tantos otros. También muchos laicos y laicas cristianos en todos los puntos del planeta entregan su tiempo, sus energías, su creatividad y sus bienes, si los tienen, para cuidar a los más débiles: enfermos, encarcelados, hambrientos, refugiados, drogadictos, encarcelados, etc.

¿Y por qué esta coincidencia? Porque todos han escuchado la misma Palabra de Jesús: “Todo lo que hiciste al más pequeño de mis hermanos, a mí me lo hiciste” (Mt 25). Jesús quiso identificarse con todo aquél que sufre carencias de cualquier tipo, de tal modo que para nosotros que tenemos fe, el servicio a los más pobres es un acto religioso y no sólo social. En este acto se produce un encuentro con Cristo Vivo que nos cuestiona e interpela, que nos evangeliza y nos orienta desde las personas más vulnerables.

Cuando recorremos las páginas del Evangelio, contemplamos a Jesús sanando a los enfermos, enderezando a los encorvados por el peso de la vida, dando vista a los ciegos, haciendo caminar a los paralíticos, limpiando a los leprosos, resucitando a los muertos, dando de comer a las multitudes hambrientas y enseñándoles un camino nuevo en la vida. El es la Palabra viva de Dios hecha carne que siempre debe inspirarnos y movernos a salir de nuestras comodidades e indiferencia para escuchar el grito de los pobres. Es un camino estrecho pero que conduce a la verdadera felicidad, a las Bienaventuranzas, y abre los corazones a la fe. El servicio a los pobres es el más poderoso instrumento de evangelización.

Oremos este mes con el Papa, que nos da ejemplo de dedicación a los pobres, para que la Palabra de Dios inspire cada vez más nuestras propias acciones en servicio de un mundo más justo.

Padre Fernando Tapia
Párroco de Santa Cristina y Director del Departamento de Espiritualidad del Arzobispado de Santiago de Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada