viernes, 26 de diciembre de 2014

PADRE JORGE LORING: Santa Misa en el 1º Aniversario de su fallecimiento

Queridos amigos y hermanos del blog: un grupo de amigos y colaboradores del recordado Rvdo. P. Jorge Loring, SJ, me ha invitado a presidir la Solemne Santa Misa en sufragio por su alma al haberse cumplido ayer, 25 de diciembre, el 1º Aniversario de su fallecimiento. Será celebrada hoy en la Iglesia de Santiago Apóstol, Plaza de la Catedral, s/n, Cádiz, a las 20hs.

Jorge Loring Miró (vivió 92 años), nació en Barcelona, el 30 de septiembre de 1921 y falleció en Málaga, el 25 de diciembre de 2013. Fue religioso jesuita, sacerdote. Escritor, ensayista,  apologeta, conferencista en televisión, radio y otros medios y gran defensor de la Sábana Santa.

Solía comentar las razones en las que fundamentó su vocación, son éstas: “La felicidad del hombre está en servir al prójimo. Si yo me pongo al frente de la fábrica de mi padre podré dar trabajo a varios centenares de familias. Pero si me hago jesuita ayudaré a salvar almas, lo cual es muchísimo mejor. Lo más grande que puedo hacer en la vida es colaborar con Cristo a la salvación de las almas”.

Esta certeza lo acompañó siempre y la vivió con ese acento fuerte y vibrante que le hacía decir: “Yo pego voces pero es Dios quien toca los corazones”. En el recordatorio de su Misa por sus 50 años de sacerdote el 15 de julio de 2004, escribió: “Jesucristo me ha ungido sacerdote para repartir Su Cuerpo, Su Palabra y Su Perdón”.

Hace un año, en el día de la Natividad del Señor, entregaba su alma al Padre Eterno, luego de haber gastado y desgastado su vida por la predicación del Evangelio. Así fue él, un apasionado por Jesucristo, lo que fue propio de un corazón enamorado, vivo y despierto, donde no tuvo lugar la apatía o la abulia, sino la entrega total, generosa y de buen grado a quien tanto amó y en Él a sus hermanos. Tuvo la radicalidad que debe darse en el corazón de todo discípulo del Señor, pues al Dios que ha sido absolutamente generoso y misericordioso al darle a su propio Hijo, y hacerlo su sacerdote, no pudo ni quiso corresponder mezquinamente.

A aquellos que lean esta noticia desde tantos y distintos lugares les invito que se unan a nuestra plegaria agradecida, rezando el Santo Rosario o participando en la Santa Misa en comunión de oraciones en sufragio por su alma.

Con mi bendición.
Padre José Medina.

Imagen escaneada del Diario de Cádiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario